Entradas

Greenpeace bloquea la entrada de un buque gasero en el puerto de Sagunto

Esta mañana activistas de Greenpeace han accedido a bordo del buque Esperanza al puerto de la planta regasificadora de Enagás en Sagunto (Valencia) para impedir la entrada del buque gasero Merchant que proviene de Estados Unidos, cargado de gas de fracking. Greenpeace exige a Enagás (operadora de la red de gas) y a las empresas energéticas un plan de abandono progresivo del gas fósil, también llamado con el eufemismo de gas “natural”. Los activistas, de 18 nacionalidades distintas, portan pancartas con los mensajes “EL GAS NO ES EL FUTURO” y “NO + GAS” en español y en inglés.

Zódiacs de la organización se han aproximado al buque Merchant, que porta un cargamento de 138 mil metros cúbicos de gas licuado (como 41 piscinas olímpicas), para pintar en su costado el mensaje “NO + GAS”, mientras un escalador se ha encaramado al ancla del barco para ejercer una resistencia pasiva.

Greenpeace reclama al Consejo Europeo extraordinario de Energía que se celebra hoy, que aborde la escalada de los precios desde la raíz del problema, es decir, la dependencia que existe del gas. Los gobiernos deben aplicar medidas urgentes para proteger a las personas vulnerables afectadas por las subidas de los precios de la energía causadas por la volatilidad del gas, y acelerar la eliminación de todos los combustibles fósiles, incluido el gas, para evitar futuros riesgos.

La planta de regasificación junto a la que está anclado el Esperanza, es propiedad de Enagás en un 72,5% y es uno de los puntos calientes de la llamada crisis del gas. Greenpeace advierte que ya se están viviendo las consecuencias de esta crisis, tanto en la economía global, como en la nacional, afectando a toda la población por los continuos récords de subida de precios en la factura eléctrica. A esta crisis de precios se le suma la grave emergencia climática a la que nos enfrentamos. En concreto, de media, la planta de Sagunto es responsable de unas 4,5 millones de toneladas de emisiones directas anuales de CO2 (las mismas emisiones que casi 1.400.000 coches durante un año).

“El primer paso para que haya una transición que sea ordenada y justa con las personas es que los fondos de recuperación no se queden en manos de las grandes corporaciones que nos han traído a esta emergencia climática. El gas tiene que parar. Un gobierno y unas empresas que quieran demostrar su compromiso en la lucha contra el cambio climático lo primero que tienen que hacer es poner fecha de caducidad a todos los combustibles fósiles”, ha declarado Francisco del Pozo, responsable de la campaña de gas de Greenpeace

Con esta acción de protesta pacífica, y a menos de una semana del inicio de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático que se celebrará en Glasgow (COP26), Greenpeace denuncia que el gas no es un combustible ni limpio ni de transición, ya que en realidad es un potente emisor de gases de efecto invernadero compuesto fundamentalmente por metano, un gas con un potencial de calentamiento global a los 20 años, 84 veces superior al del CO2. En su proceso de extracción y transporte hay filtraciones de metano y finalmente durante su quema para los diferentes consumos, también produce CO2.

“Es hora de que Enagás y el resto del sector gasista asuma un compromiso urgente y real en la lucha contra el cambio climático y la transición energética y dejen de promover soluciones dudosas con publicidad verde y dinero público para mantener su modelo de negocio”, ha declarado Tatiana Nuño, responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace, “empresas como Repsol, Naturgy o Shell invierten millones en publicidad para convencernos de que un combustible fósil tan dañino para el clima como el gas puede ser parte de la solución a la emergencia climática. Ha llegado el momento de quitar el micrófono a los asesinos del clima y apagar su sucia propaganda”.

El pasado 4 de octubre Greenpeace, junto con otras 20 organizaciones, lanzó una iniciativa europea ciudadana para prohíbir la publicidad y patrocinios de los combustibles fósiles. El objetivo es conseguir un millón de firmas que la organización está recogiendo a través de la página web ¡Basta de publicidad de combustibles fósiles! [1]. Greenpeace también ha realizado acciones de protesta similares en Holanda y en Croacia.

El gas es el combustible fósil que más crece en el mundo, y se ha convertido en la segunda fuente de energía fósil en Europa. La organización ecologista considera imprescindible establecer un calendario para el abandono del gas junto con el resto de energías sucias y aumentar la proporción de energía renovable en el mix energético con participación de la ciudadanía. Greenpeace demanda que haya un sistema eléctrico 100% renovable, libre de gas fósil, no más tarde de 2030 y alcanzar el cero neto de las emisiones en 2040.

Tatiana Nuño |Greenpeace

Así viven los animales en la macrogranja más contaminante de España

  • Greenpeace accede a una de las mayores explotaciones de cerdos del país y documenta graves escenas de animales desatendidos y falta de higiene
  • La instalación de Cefusa (El Pozo – Grupo Fuertes) en Castilléjar, Granada, es la macrogranja porcina que más metano y amoniaco emite del país
  • La organización ecologista pide que no se concedan más licencias de apertura de este tipo de instalaciones ni se amplíen las existentes, por sus graves impactos medioambientales y sociales

Abandono, animales muertos, suciedad… son algunas de las condiciones que un equipo de investigación de Greenpeace ha encontrado al acceder al interior de una de las mayores explotaciones de ganadería industrial de España: la macrogranja de cerdos que Cefusa (del Grupo Fuertes, matriz de El Pozo) tiene en el pequeño municipio granadino de Castilléjar, al noreste de la provincia, donde cada año se pueden llegar a producir la friolera de 651.000 lechones. Esta gigantesca instalación, dividida en diez núcleos con varias naves, es además la macrogranja de porcino con mayores emisiones de metano y amoniaco del país. (Investigación completa aquí).

La visita a este megacomplejo del carnicero de El Pozo se ha producido dentro de la campaña de Greenpeace para denunciar el elevado impacto ambiental y social de la ganadería industrial. Este modelo contribuye a la crisis climática actual, a la pérdida de biodiversidad y al desmesurado consumo y contaminación del agua, y su avance descontrolado no para de agravar estos problemas. España ya es el primer productor de porcino de la UE: en 2020 se sacrificaron más de 56 millones de cerdos.

La instalación a la que ha podido acceder Greenpeace (con equipos EPIS y exhaustivas medidas de bioseguridad) es una enorme nave dedicada a la “producción y cría” de lechones. En su interior se documentaron escenas de madres recién paridas, o incluso pariendo en ese momento, sin ningún tipo de asistencia y con numerosos lechones muertos en minúsculas jaulas llenas de heces, además de roedores por doquier y mucha suciedad. Todo esto contrasta con la imagen que ofrece la empresa en sus comunicaciones en las que los animales viven en un ambiente totalmente diferente.

©Greenpeace/Pedro Armestre

Cada vez es mayor la oposición que este tipo de instalaciones despierta entre las personas que viven en sus inmediaciones por los malos olores que generan, a los que se suman la contaminación constante de sus acuíferos por las filtraciones de purines y el escaso impacto positivo que generan en forma de fijación de población o creación de empleo. Debido a su producción masiva e incesante, este tipo de instalaciones se convierten en auténticas fábricas de emisiones de gases de efecto invernadero y de amoniaco (240.000 kg en 2019), con el único y máximo objetivo de producir carne barata y pingües beneficios a sus propietarios.

“Lo que Greenpeace ha encontrado en la macrogranja del poderoso Grupo Fuertes, el principal productor cárnico de España, conocido por su famosa marca El Pozo, es vergonzoso. Sí esto ocurre aquí, no queremos ni imaginar cómo pueden estar muchas otras instalaciones de este tipo en el resto de España”, ha declarado Luís Ferreirim, responsable de agricultura de Greenpeace. “Es intolerable que se siga promoviendo este modelo en España, por ello exigimos que en primera instancia la Junta de Andalucía realice una inspección inmediata y completa de las instalaciones de Cefusa en Castilléjar y en segundo lugar ponga en marcha una moratoria a la ganadería industrial: ni nuevos proyectos ni ampliación de los existentes”, ha añadido Ferreirim.

A pesar de que las imágenes son duras, Greenpeace entiende que el sector cárnico no debe ocultar a las personas que consumen sus productos la realidad que hay detrás de ellos, ni vender imágenes que no corresponden con su realidad productiva, por lo que pide mayor transparencia e información. Para la organización ecologista, no sirve de justificación que algunos de los estándares que se aplican en las macrogranjas, como el tamaño de las jaulas, sea algo aceptado por las normativas, sino que pide que se abandone por completo este modelo industrial.

Los datos que ofrece el Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes estima que las emisiones de metano de la explotación porcina de Cefusa en Castilléjar, alcanzaron en 2019 los 590.000 kg. Este dato podría ser muy superior dado que, como también señala Naciones Unidas, el conocimiento y monitoreo de las emisiones son incompletos y esto propicia que se subestimen los datos reales de emisión.

“Es necesario poner fin al sinsentido de las macrogranjas. El Gobierno, y muy en particular el ministro Planas, debe tomar cartas en el asunto y poner en marcha medidas que impidan que las macrogranjas sigan instalándose en España de forma desmesurada y descontrolada y envenenando el aire que respiramos y el agua que bebemos“, ha concluido Ferreirim.

En abril de este año Greenpeace impulsó la creación de una Red de Vigilancia de la Contaminación del Agua por Nitratos. Uno de los grupos que participa en este proyecto es la Plataforma Salvemos Castilléjar. De las 30 muestras de agua recogidas por esta plataforma, muchas en las inmediaciones de esta macrogranja, se ha calculado un valor medio de la contaminación por nitratos de 31,4 mg/l, y cuatro muestras dieron valores superiores a 50 mg/l (el máximo legal permitido para agua potable), tres de ellas de agua superficial (una de una fuente) con el peligro que supone para la población que la consuma, y una en un pozo.

Video: https://greenpeace.smugmug.com/RURAL/Interior-macrogranjas/n-CbTnKm/i-MRpxcH3/A 

Luís Ferreirim | Greenpeace

Más de 15000 persona llenaron las calles de Madrid en rechazo al actual modelo energético

La tarde del sábado 16 de octubre, atendiendo a la convocatoria de la Alianza Energía y Territorio, más de 15.000 personas y 182 asociaciones llenaron las calles de Madrid en rechazo al modelo centralizado de renovables a gran escala en el que se basa el actual desarrollo de transición energética que trata la energía como un negocio y no como un bien común, que debe beneficiar a las personas y respetar la biodiversidad. Frente a lo que ven como un error histórico, reclamaban un modelo distribuido de renovables, que incluya la participación ciudadana y que se base en el ahorro, la eficiencia energética, el autoconsumo y las comunidades energéticas, como formas de democratización de la energía. Se trata, en definitiva, de aprovechar todas las virtudes de las fuentes renovables, deliberadamente limitadas por las grandes empresas del sector.

En la mañana del mismo día de la manifestación, en las escalinatas del congreso, representantes de ALIENTE entregaron su posicionamiento sobre biodiversidad, avalado por más de 270 científicos, así como su propuesta de alternativa de transición energética a una decena de representantes del Congreso  y el Senado.
La manifestación fue un rotundo éxito, especialmente teniendo en cuenta que la mayoría de los manifestantes acudieron a Madrid desde muy diversos territorios, transportados en autocares con un diseño de ruta con diversas paradas, para transportar a los habitantes de pequeñas localidades repartidas por cada comunidad. A pesar de las dificultades, el centro de la capital se inundó con sonidos, imágenes y palabras que permanecían difuminadas en entornos rurales, defendiendo sus áreas  locales, su medio natural y patrimonio cultural con pequeñas protestas que, por fin, se han reunido al grito común de “renovables sí, pero no así”, que representa el posicionamiento de la alianza.

Los propios organizadores se mostraban sorprendidos por la demostración de fuerza y unión, que emocionaba desde el arranque en Atocha, donde grupos llegados de todo el Estado empujaban a avanzar a la cabecera de la manifestación varios cientos de metros, antes de su salida prevista con destino a la Puerta del Sol.

Un modesto escenario congregó a los ponentes, entre los que se encontraban voces tan autorizadas como Margarita Mediavilla (Geeds Universidad de Valladolid) y los divulgadores de la naturaleza Joaquín Araujo y Odile Rodríguez de la Fuente. Sus discursos, igualmente emotivos, alertaron sobre el necesario cambio  profundo  y nada sencillo en las formas de vivir y de relacionarnos con la energía. Recordaron que se defiende la dignidad de los pueblos y la necesidad de proteger los espacios naturales en la lucha contra el cambio climático. Finalmente se lamentaron de que la solución actual aportada supone, realmente, un problema.

Por parte de ALIENTE, portavoces de distintos territorios dieron la bienvenida a los asistentes en las principales lenguas del Estado. A continuación, expusieron las razones inapelables que han llevado a la organización a proponer y defender un modelo de generación energética distribuida, justa con las personas, las economías locales, los paisajes y la biodiversidad que les da vida, ahora amenazados por la falta de planificación y la desbocada carrera de las empresas energéticas tradicionales por un camino equivocado que, en opinión de los científicos y colectivos integrados en la alianza, convertirá en un rotundo fracaso la oportunidad histórica que ofrecen las fuentes renovables.

Todas las personas manifestantes llegados de todos los rincones del estado  y reunidos en Madrid  han representado que el actual desarrollo de transición con renovables a gran escala es un problema que atañe, no solo al medio rural, sino también al urbano, pues todos sufrimos el aumento del precio de la factura de la luz, sometido al azar de la rentabilidad capitalista, y la pronta escasez de recursos  naturales escasos, agravada por la presión en el uso para el desarrollo de macroinstalaciones de renovables.
Al terminar el acto, numerosos asistentes y curiosos congregados en la plaza destacaron el ejemplar ambiente de emoción, moderación y respeto demostrado por las más de 15.000 personas, en representación de más de 180 grupos, que ven ya la fecha del 16 de octubre como el inicio de un futuro realmente sostenible, en el que los territorios hoy amenazados reciban también la justa recompensa de la transición ecológica, sin aumentar irremediablemente el problema de la despoblación.

Se recalca  que la  maravillosa respuesta de todas las plataformas  y colectivos al llamamiento de ALIENTE y  reunidos la tarde del sábado 16 de octubre en Madrid, es un ejemplo de movimiento  valiente, propositivo, responsable y que sus voces reunidas merecen ser escuchadas y respetadas sin faltarse al respeto pues defienden un bien común.
Se  hace evidente que ha llegado el momento de establecer el necesario debate, maduro, honesto, participativo y urgente, sobre el modelo de transición energética que reclama la actual situación de emergencia climática, pero manteniendo el foco en los beneficios para las personas y todas las formas de vida.
Con la espectacular manifestación, ALIENTE demuestra la imperiosa necesidad de ese reclamado debate al Ministerio de Transición Ecológica y reto Demográfico para, juntos, realizar la transición perfecta en la que todas y todos ganemos democráticamente.

Leroy Merlin presenta la 6ª edición del programa escolar ‘Hazlo Verde’

Un programa de acción educativa para impulsar la concienciación medioambiental entre los más jóvenes. Con la Misión de Residuos a Recursos, el programa trabajará la economía circular, el consumo responsable y fomentará la acción para mejorar el entorno. 

El objetivo de Hazlo Verde es sensibilizar y educar al alumnado sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la importancia que tienen sus actos cotidianos en el equilibrio del ecosistema, despertando su conciencia crítica y creando consumidores responsables. Se trata de un programa de educación ambiental que en sus anteriores ediciones ha movilizado a más de 600.000 jóvenes con la colaboración de voluntarios de la compañía y docentes de toda España.

En su 6ª edición convierte en protagonistas de la nueva Misión #DeResiduosaRecursos a los estudiantes de 2º y 3º ciclo de Educación Primaria y de ESO, animándoles tanto a reciclar y reparar como a construir proyectos creativos que pongan en valor los residuos consumidos a diario, en línea con el ODS 12. Así, busca fomentar en ellos/as hábitos sostenibles y de consumo responsable concienciando al alumnado sobre su importancia frente a los retos globales como la conservación de los recursos naturales.

El programa consta de contenidos pedagógicos gratuitos, adaptados a cada etapa escolar, y de talleres medioambientales para colegios impartidos por voluntarios de Leroy Merlin. Y por último de un concurso escolar nacional que tiene como propósito promover la generación de ideas para crear un hábitat más sostenible y premiará con jornadas en la naturaleza y 2.000€ a los mejores proyectos. En la web del programa (www.hazloverde.es) es posible acceder a la información de cada actividad, así como descargar materiales didácticos e inscribirse al concurso.

Leroy Merlin desarrolla Hazlo Verde en línea con su Propósito corporativo: ‘despertar en cada persona la motivación de crear entornos donde vivir mejor’. En este sentido, la protección del medioambiente y el consumo responsable son dos de los ejes estratégicos del marco de Negocio Responsable de la compañía. Por ello, contribuimos con los ODS, operando de forma sostenible, fomentando la concienciación ambiental y promoviendo la adopción de hábitos responsables.

I Congreso de Agricultura Ecológica de la Región de Murcia

  • El I Congreso de Agricultura Ecológica de la Región de Murcia tuvo lugar los días 13, 14 y 15 de octubre en la ciudad de Murcia. Una cita que aunó a 700 personas entre la modalidad presencial y online procedentes de España y Latinoamérica.
  • La Región cerca de alcanzar el objetivo europeo para 2030 de dedicar el 25% de la superficie útil a esos cultivos

El evento se abría con la inauguración a cargo del consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, Antonio Luengo, en que recordó que “aunque queda aún camino por recorrer dentro del objetivo planteado por la Comisión Europea de alcanzar el 25 por ciento de las tierras dedicadas a la agricultura ecológica, en la Región de Murcia ya nos encontramos cerca de alcanzarlo, adelantándonos al plazo de 2030 fijado para los países de la Unión Europea, siendo así punteros a nivel internacional”. Y de David Samper, presidente del Consejo de Agricultura Ecológica de la Región de Murcia, que compartió con los asistentes el punto de partida del congreso – “el seis de marzo de 2020 en el CAERM dimos el pistoletazo de salida para la organización del primer Congreso de Agricultura Ecológica de la Región de Murcia, a partir de esa fecha nos pusimos a trabajar en colaboración con la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, la universidad de Murcia, la  Universidad Politécnica de Cartagena, la UCAM y destacadas empresas del sector como Koppert y Econex para poder organizar este Congreso, que a pesar de todos los contratiempos la próxima semana se celebrará en nuestra ciudad.”

Ante el amplio programa del congreso destacaron las ponencias magistrales de tres ponentes de talla internacional de Mª Dolores Raigón, reconocida investigadora de la Universidad Politécnica de Valencia, en los beneficios de los alimentos ecológicos que expuso “Las sinergias entre la agricultura ecológica y la alimentación sana y equilibrada”; Diego Canga, consejero principal de la Comisión Europea en la dirección General de Agricultura y medio rural y que ha trabajado activamente en el desarrollo del plan de acción europeo para el desarrollo de la producción ecológica, que recalcó las ayudas disponibles a la agricultura ecológica denominadas eco-esquemas y su apuesta por lograr el reconocimiento de la producción orgánica; y el Dr. Nicolás Olea, que mostró diferentes estudios que demostraban que “quien consume ecológico padece menos cáncer”.

Además el congreso contó con 22 trabajos procedentes de comunicaciones de investigadores y científicos de diferentes centros e instituciones formativas y de investigación, y ponencias destacables como la de Jose Mª Egea, catedrático de botánica por la Universidad de Murcia sobre cultivos provisorios como alternativa a los cultivos de la Región de Murcia; o la de Pedro José Pérez Saura, director técnico del Caerm, en la que trataba en profundidad las características del grupo de operadores según la nueva normativa europea que entra en vigor en enero de 2022.

En el cierre inaugural que puso el colofón a este esperado congreso de la Región David Samper compartió sus inicios e ilusión como operador ecológico, y de qué manera ha influido su apuesta en otros agricultores cercanos a él, hasta el día de hoy en el que la agricultura ecológica no se trata de una moda; sino de una apuesta por la salud y el bienestar de los consumidores.

El presidente del CAERM, David Samper, atendiendo a la prensa

Este I Congreso de Agricultura Ecológica de la Región de Murcia contó con el apoyo de patrocinadores y colaboradores como Econex, Koppert, Sipcam Iberia, Symborg, Cajamar, Innovabio, Caerm, Vitalis, Banco Sabadell, Fitó, Agrobank y Fitosoil.

El escándalo del robo del agua en España

  • Una investigación de WWF, realizada durante más de un año, revela el saqueo del agua en cuatro de los acuíferos más importantes y sobreexplotados de España que afectan a valiosos espacios naturales: Daimiel, Doñana, Mar Menor y acuíferos de Los Arenales.
  • Entre las cuatro zonas, se riega con agua extraída ilegalmente una superficie similar a 1,5 veces la ciudad de Madrid. 
  • La afección a Las Tablas de Daimiel es el caso más dramático: los cultivos de regadío ilegal equivalen a más de 62.300 campos de fútbol.
  • El saqueo del agua subterránea es un grave problema, alimentado por las expectativas que crea el apoyo al regadío de la política agraria y la inacción y la permisividad de las distintas administraciones en las últimas décadas. Además de una alarmante falta de información y opacidad que no permite saber cuánta agua se extrae realmente.

El robo del agua es uno de los delitos ambientales más extendidos e impunes en España. WWF revela este escándalo analizando cuatro de los acuíferos más sobreexplotados que afectan a los espacios protegidos de Daimiel, Doñana, Mar Menor y Los Arenales. La investigación arroja una cifra alarmante, pues se riega con agua extraída ilegalmente una superficie similar a 1,5 veces la ciudad de Madrid, más de 88.000 hectáreas. El robo de agua sucede frente a la inacción durante décadas de las distintas administraciones, que no han controlado ni saben el agua que realmente se extrae de los pozos mientras se agotan los acuíferos. 

WWF arroja luz en una nueva investigación, que ha durado más de un año, sobre cómo se produce el robo del agua en cuatro de los acuíferos más importantes de España. Solo en estas cuatro zonas, unas 88.645 hectáreas se riegan con agua extraída ilegalmente. En total, el agua robada subterránea equivale a más de 65.000 piscinas olímpicas (casi 220 millones de metros cúbicos). 

Para extraer agua subterránea es necesario solicitar una concesión administrativa que da derecho a sacar una cantidad de agua para un determinado fin. Pero lo que sucede realmente en estos cuatro acuíferos es que, sistemáticamente y con total impunidad, se están regando parcelas sin contar con autorización para extraer agua. Los datos que ha obtenido WWF son alarmantes, especialmente en el acuífero que alimenta a Las Tablas de Daimiel, que es el caso más dramático: al menos 51.465 hectáreas de cultivo se riegan con agua extraída ilegalmente, el equivalente a más de 62.300 campos de fútbol. Estos datos hacen saltar todas las alarmas ante una imagen cada vez más frecuente y desoladora del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, seco y mantenido en la UVI con aguas bombeadas artificialmente para minimizar los impactos y aparentar normalidad. Mientras, el nivel del agua subterránea bajo ellas se sitúa casi por debajo de los 20 metros de profundidad. 

La clave para entender el robo del agua está en que las administraciones responsables desconocen cuánta agua se extrae de pozos por encima de lo autorizado, ya que no tienen capacidad de medir todas las extracciones, ni suficientes medios humanos para controlar estos recursos subterráneos. En algunos casos tampoco está claro cuánto se ha extraído por encima de los recursos disponibles. La continua expansión de la agricultura industrial y de los cultivos en regadío, promovida con ayudas públicas, alimentan esta situación ya que, en sus trámites y autorizaciones para las ayudas de la Política Agraria Común (PAC), la administración agraria responsable no ha exigido a los agricultores solicitantes presentar el derecho de uso de agua concedida. 

Mapa WWF. Cuatro de los acuíferos más importantes y sobreexplotados que afectan a Daimiel, Doñana, Mar Menor y Los Arenales son también el epicentro del robo del agua. Entre las cuatro zonas, se riega con agua extraída ilegalmente una superficie de 88.645 hectáreas. La cifra indica el volumen correspondiente a la extracción ilegal.

Mapa WWF. Cuatro de los acuíferos más importantes y sobreexplotados que afectan a Daimiel, Doñana, Mar Menor y Los Arenales son también el epicentro del robo del agua. Entre las cuatro zonas, se riega con agua extraída ilegalmente una superficie de 88.645 hectáreas. La cifra indica el volumen correspondiente a la extracción ilegal

Además, la propia Administración del agua ha alimentado tradicionalmente esta sobreexplotación concediendo derechos de uso de agua muy por encima de las capacidades según los Planes Hidrológicos, a causa del descontrol en el uso del agua subterránea y la debilidad de la Ley. Esto es lo que ha sucedido en Las Tablas de Daimiel, donde la administración pública se ha saltado su propio límite -establecido en el Régimen Anual de Extracciones- que tiene precisamente como objetivo reducir la extracción de agua para revertir el deterioro del acuífero, lo que llevó a que en 2019 se extrajera, en total, un 72% más de agua del volumen permitido.  

Otro de los puntos negros del robo del agua en España está en el acuífero de Los Arenales, en plena meseta castellanoleonesa. WWF concluye que en 2019 se regó con agua extraída ilegalmente 23.975 hectáreas, es decir, el equivalente a más de 29.000 campos de fútbol. Durante estos años, se ha asistido a una transformación total en esta zona que ha pasado del cultivo de cereales y viñedos de secano al predominio de cultivos de patatas, maíz, hortícolas, o remolacha entre otros, altamente demandantes en agua. Mientras, en los últimos 15 años, se ha registrado un preocupante descenso del acuífero de Los Arenales que sitúa el nivel de agua, en Tierra del Vino, la masa de agua subterránea más afectada, por debajo de los 25 metros. 

Además, el descenso de los acuíferos supone un grave problema de contaminación y una amenaza para la salud, ya que conlleva que la concentración de nitratos y arsénico sea mayor en el agua, como sucedió en 2006, hasta el punto de que en algunos casos no era apta para el consumo humano. La zona de Arenales está siguiendo el peligroso camino de Las Tablas de Daimiel, que le llevó a ser declarado sobreexplotado y, en la actualidad, está seco y depende de ‘transfusiones’ de agua de emergencia. 

Por otro lado en Doñana y Aljarafe, el humedal más importante de Europa, los datos que ha obtenido WWF concluyen que la superficie regada con agua extraída ilegalmente, en el corazón de este espacio clave para la biodiversidad y alrededores, es de más de 4.700 hectáreas, el equivalente a más de 5.700 campos de fútbol. En los últimos dos años el Ministerio para la Transición Ecológica ha cerrado numerosos pozos ilegales en la zona pero la Junta de Andalucía no ha hecho lo mismo con las superficies regadas ilegalmente que son de su exclusiva competencia. Como consecuencia de esta connivencia la sobreexplotación causada por el cultivo intensivo de fresas y otros cultivos se agrava cada vez más, por lo que el Tribunal de Justicia Europea sentenció el pasado mes de junio a España por el mal estado en el que se encuentra este Espacio Natural. Cabe recordar que Doñana ha perdido más del 80 % de sus marismas y el 90 % de sus lagunas estacionales desde principios del siglo XX debido al avance de la agricultura intensiva.

La extracción ilegal del agua además genera una grave situación de competencia desleal entre los agricultores que cuentan con todos los permisos y están comprometidos con la gestión sostenible de este recurso, frente los que lo hacen sin autorización y sin reparo alguno a cómo afectan al resto de productores. 

Mar Menor es otro de los epicentros del robo del agua en España, que además, vive momentos críticos tras un nuevo episodio de eutrofización que ha vuelto a convertir la mayor laguna salada de Europa en una auténtica ‘sopa verde’. La causa de este colapso ecológico se debe precisamente a las toneladas de nitratos y fosfatos que entran en la laguna a través de las ramblas procedentes de la agricultura intensiva que ha crecido sin ningún control. El informe señala que hay 8.460 hectáreas de cultivo de regadío ilegal en el Campo de Cartagena, el equivalente a más de 10.200 campos de fútbol. 

“Estos casos no son ejemplos únicos y aislados, sino una muestra de un problema mucho más generalizado que supone el uso ilegal del agua subterránea en España. El robo del agua es un escándalo para la sociedad y un delito que sucede por la impunidad y la inacción de las administraciones”, afirma Rafael Seiz, experto del programa de agua de WWF. 

Ante ello, WWF pide a las autoridades una acción contundente para mejorar el control de las aguas subterráneas, modificando la Ley de Aguas, ampliando las plantillas y también los recursos de las autoridades del agua. Igualmente demanda finalizar el procedimiento del cierre de todas las extracciones ilegales de los acuíferos y sancionar a aquellos que se saltan la ley cometiendo este delito ecológico contra la naturaleza y la seguridad hídrica de toda la sociedad, y reducir la superficie de regadío. 

“No podemos seguir hipotecando nuestro bien más preciado y escaso recurso subterráneo, especialmente ante la certeza del cambio climático que reducirá drásticamente el agua disponible. La agricultura ilegal y la impunidad de que gozan amenaza no sólo nuestros ecosistemas sino el agua de la que dependen millones de personas cuando no llueve. Reclamamos una acción contundente y eficaz a las administraciones para combatir este delito ecológico contra la naturaleza, nuestra seguridad hídrica y contra aquellos agricultores que sí cumplen con todas las normas”, afirma Rafael Seiz, experto del programa de agua de WWF. 

Por ello, ante la elaboración de los nuevos planes hidrológicos, WWF demanda que se incluyan todas las acciones necesarias para abordar este grave problema de manera urgente. Además, la organización reclama que el futuro Plan Estratégico de la PAC (PEPAC) aborde el problema de la extracción ilegal del agua para el regadío. 

*Equivalencia de campo fútbol realizada sobre un campo máximo de 75 metros de ancho por 110 metros de largo. 

Contacto de prensa

Nylva Hiruelas  

La Marcha a Glasgow por el Clima alcanza su ecuador

Tras 15 días caminando sin descanso, la Marcha a Glasgow por el Clima ha completado la mitad de su recorrido de más de 1.000 kilómetros. El grupo caminará a pie 29 etapas de una media de 35 kilómetros diarios hasta llegar a Glasgow, donde se celebrará la próxima COP26.

La ruta ha alcanzado el ecuador con su llegada a la ciudad de Leeds, donde las organizaciones ecologistas han sido recibidas por el alcalde, por el alcalde de los niños y por diferentes colectivos sociales y ecologistas.

Desde que salió de Zaragoza hace medio mes, la Marcha a Glasgow ha atravesado el sur de Inglaterra, las Midlands y se ha adentrado en Yorkshire. En todas sus paradas se han realizado encuentros con colectivos ecologistas locales que, con la pandemia, habían reducido su actividad. Estas semanas, con el impulso de la marcha y de la COP26, se están reactivando.

Activistas de Portsmouth, Southampton, Winchester, Ibthorpe, Peasemoor, Newbury, Oxford, Adderbury, Princethorpe, Loughborough, Hinkley, Leicester, Ruddington, Mansfield, Loughborough, Nottingham, Darton, Chesterfield, Sheffield han participado en la agenda de actos de la Marcha.

La ruta, que es muy exigente físicamente –tanto por la complejidad del clima británico como por la intensidad y kilómetros recorridos– ha discurrido hasta ahora sin contratiempos y con buen ánimo de las diez personas que marchan de manera fija.

Grupos locales de Extinction Rebellion, Friends of the Earth o Greenpeace, entre otras, les están haciendo de guías y garantizando alojamiento con el objetivo de que la presencia de la marcha suponga un incentivo para la movilización local. En la ciudad universitaria de Oxford, por ejemplo, la acogida fue muy numerosa y un nutrido grupo de personas cortó el tráfico atravesando la ciudad junto a los marchistas.

En Princethorpe coincidieron con Insulate Britain, un grupo activista que surge de Extinction Rebellion para hacer que el Gobierno aísle mejor las casas y reduzca las emisiones en Gran Bretaña. En Hoyland participaron en la protesta vecinal contra la destrucción de un parque cercano para la instalación de un centro logístico de la multinacional alemana Hermes.

Además, en varias ocasiones las marchistas han mantenido contactos con ayuntamientos de la ruta. En Winchester les recibió Vivian Achwal, alcaldesa del municipio, independiente, de centro izquierda y con claras proyecciones ecologistas que cuenta con el apoyo de la coalición de entidades involucradas en la acción contra el cambio climático. Similar acogida tuvieron en la ciudad industrial de Sheffield. En esta ocasión fue la alcaldesa laborista Gail Smith quien recibió a la Marcha junto a representantes y activistas de los grupos por el clima y el Partido Verde.

Durante este fin de semana en Leeds, tanto su alcalde, Asghar Khan, como su alcalde de los niños  Samuel Hill,les han dado la bienvenida. Esta es la población más importante del feudo laborista de Yorkshire y antigua zona minera golpeada por las políticas ultraliberales de Margaret Tacher.

Con estas acciones la Marcha a Glasgow quiere acercar a la COP26 la presencia activa de la ciudadanía europea comprometida, consciente de que “el cambio climático es generalizado, rápido y se está intensificando”, según el último informe del IPCC. En dicho informe, 11.000 científicas y científicos advierten de que, a menos que se decidan reducciones rápidas y ambiciosas de CO2, el mundo se enfrentará a un “sufrimiento indecible”.  

Con el objetivo de que  en la Conferencia de las Partes se llegue a acuerdos firmes y ambiciosos, el lema de las marchistas es “Si nosotros podemos… los gobiernos pueden”. La marcha confluirá antes de llegar a Glasgow con “Camino to COP26”, proyecto afín también de caminantes organizado por Extinction Rebellion UK.

La Marcha a Glasgow por el Clima es un proyecto nacido en Zaragoza y coorganizado por la Alianza por la Emergencia Climática, Ecologistas en Acción y Extinction Rebellion.

La empresa de producción ecológica Riet Vell celebra su vigésimo aniversario

La empresa de producción ecológica Riet Vell, fundada por SEO/BirdLife en el año 2001 para cultivar arroz orgánico en el delta del Ebro y restaurar y conservar hábitats y especies acuáticas, celebra su vigésimo aniversario

“Cuidar la naturaleza con el tenedor en la mano o desde el mantel” es uno de los lemas que SEO/BirdLife defiende desde hace décadas para empoderar al consumidor como actor clave en el desarrollo de una agricultura ecológica, familiar, de proximidad, que fomente la biodiversidad, que mantenga vivos los pueblos y garantice precios justos en toda la cadena de producción.

En el Día Mundial de la Alimentación, que se celebra el 16 de octubre, la ONG ambiental ha demostrado una vez más su compromiso con un modelo alimentario sostenible celebrando uno de sus grandes hitos: el vigésimo aniversario de Riet Vell. Esta empresa, creada en 2001 por SEO/BirdLife, hizo posible materializar un sueño: cultivar arroz ecológico y restaurar y conservar hábitats y especies, con criterios de investigación aplicada, en uno de los humedales más valiosos y amenazados de Europa y la península ibérica, el delta del Ebro.

Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife, destaca la importancia del modelo agroalimentario promovido por la organización para la conservación de hábitats y especies amenazadas: “En 2001 fuimos pioneros en España en lanzarnos a una aventura compleja e ilusionante como era la producción experimental de arroz ecológico en el delta del Ebro, uno de los humedales más importantes de Europa. Veinte años después, celebramos que, de manera experiencial, hemos demostrado a la sociedad y a las Administraciones que es posible, necesario y rentable crear modelos productivos sostenibles que produzcan alimentos saludables, que protejan los hábitats y las especies, y que generen riqueza en el territorio. Además, en Riet Vell creamos una reserva ornitológica que actualmente es un referente para el voluntariado nacional e internacional, para la educación ambiental, para el turismo ornitológico y la investigación científica.”

Arroz ecológico en un humedal Ramsar
El antecedente para materializar esta apuesta pionera en España fue el desarrollo de un proyecto LIFE en el delta del Ebro entre los años 1997 y 2000 liderado por SEO/BirdLife, cuya finalidad era evaluar la viabilidad del cultivo ecológico del arroz en este humedal. Tras comprobarse, con la colaboración de agricultores de la zona y un equipo técnico supervisor, que era posible poner en marcha esta experiencia, la ONG promovió entre sus socios y simpatizantes la creación de la empresa Riet Vell S.A., consiguiendo la colaboración de más de 200 personas y entidades dispuestas a aportar la financiación necesaria para crear la empresa, comprar una finca y comenzar su actividad produciendo y comercializando arroz ecológico. Riet Vell ha recibido numerosos premios y reconocimientos a lo largo de sus 20 años de historia.

Una apuesta arriesgada
Juan Carlos Cirera, director de Riet Vell, afirma que “el cultivo ecológico de este cereal es, sin duda, uno de los más complicados y exige de una gran profesionalidad y adaptación al medio. Esto explica el escaso número de productores que hay en el delta del Ebro y en toda España dedicados al arroz orgánico. Aun así, gracias, en cierta medida, a nuestro carácter visionario y a veinte años de trabajo en un humedal Ramsar de Importancia Internacional y en la Red Natura 2000, ya hemos despejado el camino a nuevos agricultores. De hecho, la superficie dedicada a este cultivo se ha incrementado notablemente en los últimos años.”

Más allá del Delta
Riet Vell h comercializa únicamente productos con marca propia y, con el tiempo, ha ampliado su oferta a otros alimentos ecológicos de gran calidad. Actualmente, trabaja con arroz del delta del Ebro y de otros humedales ibéricos, y además con pasta de trigo duro cultivado en zonas agroesteparias del valle del Ebro, y con legumbres del entorno de humedales estacionales en las llanuras cerealistas castellanomanchegas. Pero no sólo son alimentos ecológicos certificados, sino que contribuyen a la conservación de hábitats muy valiosos y numerosas especies de aves acuáticas y agroesteparias. Además, gran parte del trabajo que desarrolla Riet Vell se realiza en colaboración con otras pequeñas o medianas empresas, fortaleciendo alianzas y tejido empresarial local, creando sinergias en el territorio.

Y es que SEO/BirdLife, en sus 67 años de trayectoria, ha podido comprobar que los agricultores son los grandes aliados para materializar un modelo agroecológico con el que ganan ellos, la sociedad y la naturaleza. No en vano, otro proyecto de la organización, el Life Olivares Vivos, ha demostrado ser un excelente ejemplo de cómo el desarrollo de buenas prácticas agroambientales puede recuperar la biodiversidad en el olivar y ser rentable para el agricultor. A través de esta iniciativa se ha recuperado la biodiversidad en 20 olivares andaluces que abarcan 3.500 hectáreas y ya hay más de 700 agricultores interesados en participar. El proyecto otorga una marca diferenciadora que da un valor añadido a estos aceites de oliva extra de gran calidad para que el consumidor sepa que, al comprarlo, adquiere un producto que se alía con la naturaleza.

Según Asunción Ruiz, “tanto Riet Vell como Olivares vivos representan el modelo a seguir en las políticas y estrategias recogidas en el “Green Deal” o Pacto Verde Europeo. Son un ejemplo de cómo ‘traer la naturaleza de vuelta a las tierras agrícolas’, uno de los principales objetivos de la Estrategia de Biodiversidad para 2030; integran la filosofía de la estrategia ‘De la Granja a la Mesa’ (conectando productores y consumidores); la de adaptación al cambio climático; la Iniciativa de la UE sobre los polinizadores; los objetivos de reducción de agroquímicos y han sido excelentes campos de pruebas para inspirar el logro de los objetivos ambientales de la nueva PAC justa y sostenible que queremos”.

Anuncio by publiACTIVA

Riet Vell, laboratorio vivo
El cultivo del arroz es uno de los pilares de la Reserva Ornitológica de Riet Vell pero, además, el 20 % de las 54 hectáreas de este espacio están destinadas a otros usos, como la restauración de un humedal natural (la laguna de Riet Vell) y a la conservación de los ecosistemas acuáticos. Un espacio que se ha convertido con el paso de los años en una auténtica joya para los amantes de las aves, que alberga colonias de garzas, gaviotas, limícolas y otras aves acuáticas de gran interés, como el flamenco o el calamón.

Las actividades de la finca se complementan con proyectos de conservación, de seguimiento científico de flora y fauna, educación ambiental, visitas guiadas y otras tareas de mantenimiento y mejora de las zonas de uso público, el cultivo del huerto ecológico y la recepción de visitantes en la tienda-librería instalada en una barraca tradicional. Cada año, más de 5.000 personas visitan Riet Vell en grupos organizados o por cuenta propia, y muchos de ellos participan en eventos relacionados con la producción ecológica del arroz y su vinculación con la conservación del ecosistema, con la biodiversidad y con los valores culturales de la zona. En la reserva también existe desde hace más de diez años el programa de voluntariado internacional europeo VolBIRDS donde los participantes reciben formación práctica y teórica sobre el humedal y participan en todas las actividades desarrolladas en la reserva.

Reserva Ornitológica de Riet Vell. Detalle de la laguna. @SEO/BirdLife

Las grandes marcas de ropa apuestan por la reutilización de prendas

El sector de la moda cada vez es más consciente de la importancia de la reestructuración del negocio hacia un modelo circular, más ecológico, regenerativo y sostenible, con el fin de cooperar con el medioambiente.

Las marcas están lanzando alternativas para que entre consumidores y productores podamos colaborar con un mundo más ecológico. Más en concreto, las marcas de fast fashion están tratando de adaptarse a un cambio que de entrada choca frontalmente con su modelo de negocio. Para ello, están tratando de incorporar materiales reciclados en sus colecciones, trabajando con eficiencia energética en sus tiendas e incorporando contenedores de reciclaje en sus espacios de manera que puedan donar las prendas, reciclarlas o transformarlas en nuevos tejidos o se comercializarán para financiar los proyectos sociales de organizaciones sin ánimo de lucro.

“El camino aun es largo, pero si poco a poco, entre todos vamos aportando nuestro granito de arena, será más sencillo conseguir un modelo de consumo y producción sostenible. Al final a las grandes marcas son a las que más recorrido les queda para alcanzar un modelo ecológico, pero si van tomando conciencia e implementando en su negocio una economía circular, como es el reciclaje de prendas, ya están dando un paso más hacia el futuro” afirma Laura Opazo, autora de Armario Sostenible y especialista en moda sostenible.

El gran trabajo de las pequeñas empresas de moda sostenible

Podemos creer que las grandes empresas, debido a que cuentan con el poder de hacerse ver allá donde vamos, son las que invierten mayores esfuerzos por la moda sostenible, pero nada más lejos de la realidad, las protagonistas son las empresas de moda sostenible que trabajan día a día, para que esta sea una realidad.

Marcas como Elevate, Sepiia, Capitán Denim y Ecoalf, son algunos ejemplos de firmas que trabajan y apuestan día a día, por diseñar y crear productos pensando en el medioambiente.

¿Quieres aprender a practicar un consumo consciente?

Gracias al libro Armario sostenible de Laura (2ª edición), publicado por la editorial Zenith de Grupo Planeta, podemos aprender de forma práctica y sencilla alternativas de consumo con el fin de que seamos más conscientes de todo lo que implica la sociedad de hiperconsumo en la que vivimos, y la importancia de ser más respetuosos con el medio ambiente y mejoremos así nuestra relación con la moda.

“Quiero que la sociedad cada vez se haga más consciente de la moda sostenible. Vivimos en una sociedad que nos incita a consumir compulsivamente, compramos sin analizar qué necesitamos y qué nos favorece y acumulamos ropa que terminamos por no ponernos y eso es justo lo que queremos evitar” comenta Laura.

Aprobada la Declaración de Kunming en la COP15

Los ministros de gobierno reunidos en la Conferencia de la ONU sobre biodiversidad (COP15) adoptaron hoy la Declaración de Kunming. WWF muestra su satisfacción porque esta Declaración reconoce que el objetivo del Marco Mundial de Biodiversidad debe ser revertir la pérdida de biodiversidad para 2030. Para la organización, asegurar y mantener un compromiso político de alto nivel para revertir dicha pérdida de biodiversidad en esta década es un primer paso fundamental para abordar la actual crisis de la naturaleza.

La Declaración de Kunming, titulada ‘Civilización ecológica: construyendo un futuro compartido para toda la vida en la Tierra’, es el resultado del segmento de alto nivel de esta la primera parte virtual de la COP15 (la decimoquinta Conferencia de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica) y tiene como objetivo demostrar la voluntad política y el compromiso de los ministros para abordar la crisis de biodiversidad.

WWF celebra que la Declaración de Kunming reconozca el objetivo de revertir la pérdida de biodiversidad para 2030 y también aplaude la combinación de medidas contenidas en dicha Declaración, que incluyen tanto acciones de conservación como acciones para abordar la producción y el consumo insostenibles. Para WWF, todas estas medidas son esenciales para asegurar un mundo respetuoso con la naturaleza. 

La participación de los ministros de finanzas, agricultura, desarrollo y medio ambiente también muestra que los gobiernos están comenzando a reconocer la necesidad de hacer de la biodiversidad un tema principal en su política, aunque todavía estamos muy lejos de que los países participantes en la COP15 se planteen un enfoque transversal a la ahora de afrontar este tema tan complejo.

Luis Suárez, coordinador de conservación de WWF España, afirma: “La Declaración de Kunming es una muestra de voluntad política e impulsa las negociaciones de la ONU al señalar claramente en qué dirección hay que avanzar para abordar la pérdida de biodiversidad. Es muy significativo que reconozca que el objetivo del Marco Global debe ser poner a la naturaleza en camino de su recuperación para 2030. Sin embargo, evitar el colapso de la biodiversidad dependerá de cómo se ejecute dicho Marco Global de Acción, por lo que es urgente que los gobiernos conviertan estas palabras en realidad cuanto antes”.

Para WWF, el próximo mes de mayo, en Kunming, esta declaración debe convertirse en un plan de acción para la naturaleza que no solo proteja la tierra, el agua dulce y los mares, sino que también aborde nuestro sistema agrícola insostenible, adopte soluciones basadas en la naturaleza, garantice una financiación adecuada y se aplique de forma sólida.

“El mundo se está dando cuenta de que la crisis de la naturaleza es tan grave como la crisis climática, pero por desgracia no se está reaccionando lo suficientemente rápido. La pérdida de biodiversidad amenaza la salud humana y su medio de vida, y aumenta el riesgo de la próxima pandemia, pero las promesas de los líderes aún no se han traducido en ambición en la sala de negociaciones. Ahora es el momento de dar un paso al frente”, concluye Suárez.