El Código de Edificación exige ahorro de energía a todos los edificios.

El nuevo Código Técnico de Edificación entrará en vigor en marzo y afectará no sólo a las viviendas de nueva construcción como hasta ahora, sino que también afectará a aquellas reformas que se realicen en edificios antiguos.  

Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, en España existen alrededor de 26 millones de viviendas, 21 de las cuales tiene más de 30 años y 2 millones están en mal estado. El 60% de estas viviendas se construyeron sin seguir ningún tipo de normativa energética.

La nueva normativa se adapta a las peticiones europeas que exigen unos requisitos mínimos para controlar el gasto energético. A partir de marzo tanto las nuevas construcciones como las reformas que se realicen en edificios antiguos tendrán que alcanzar al menos el nivel D del Certificado de Eficiencia Energética. La etiqueta energética, que también se aplica a los electrodomésticos, alcanza la máxima eficiencia “A” y la mínima ”G”. El estándar actual se sitúa a mitad de la escala. Los edificios destinados a oficinas o naves, deberán obtener una calificación “A” o “B”

Según los datos del IDAE, sería necesario rehabilitar una media de 400.000 viviendas por año para cumplir con las exigencias Europeas en 2018 y 2020.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.