¿Y si en el futuro… los árboles iluminan las ciudades?

¿Qué? Hallazgo accidental que ha permitido saber que introduciendo nanopartículas de oro en el interior de las hojas de los árboles se consigue que estos emitan luz. Ventajas ambientales: Ahorro de energía y un aumento del secuestro de CO2 dado que la luminiscencia bio-LED en la que se basa hace posible que los árboles realicen más la fotosíntesis. 

El último ecodiseño del año, más que un ecodiseño es un proyecto de ecodiseño, porque aún está en proceso de investigación. Se trata de un descubrimiento reciente que han realizado ciertos investigadores de Taiwán. Como siempre, por accidente, y mientras buscaban una iluminación que no emitiera CO2, estos investigadores comprobaron como introduciendo nanopartículas de oro en el interior de las hojas de los árboles se conseguía que estos emitieran luz. Concretamente, este experimento se realizó con la implantación de nanopartículas de oro en las hojas de las plantas Bacopa caroliniana, a partir de la cual los científicos hicieron posible que la clorofila de las hojas produjera una emisión de color rojo.

Este descubrimiento, aún por desarrollar y analizar más profundamente, abre un abanico enorme de posibilidades en cuanto a la iluminación de espacios públicos, ya que por un lado ahorra el consumo de energía y por otro, aumenta la absorción natural de CO2 ya que la luminiscencia bio-LED en la que se basa hace posible que los árboles realicen más la fotosíntesis.

No es la primera vez, sin embargo, que estos aspectos se investigan. De hecho, una de las estrategias del ecodiseño consiste en imitar la naturaleza, lo que se llama también biomímesis o biomimética. La bioluminiscencia es una capacidad que presentan ciertos seres vivos para producir luz, como es el caso de las luciérnagas. Este proceso químico consiste en la oxidación de un sustrato de proteína luciferina, catalizado por la enzima luciferasa. Esta proteína es diferente en cada organismo, de modo que la luz emitida resulta diferente según la especie.

En definitiva, son varios los proyectos que quieren iluminar aprovechando los árboles y sin necesidad de consumo de energía.

Pero … ¿Qué efectos tiene la introducción de nanopartículas de oro en el interior de las hojas de los árboles? ¿Tiene efectos secundarios?¿Contraindicaciones? Está claro que las dudas que surgen frente descubrimientos de este tipo son múltiples y la reacción escéptica ante la manipulación de elementos naturales es evidente y comprensible. Esperamos que en breve estas investigaciones pasen a ser una realidad que nos permita iluminar nuestros espacios públicos de manera eficiente y sostenible. Y considerando que estamos en Navidad, aprovechando así para dar un aire más festivo en nuestras calles, sin necesidad de luces decorativas adicionales. Seguiremos informando … a lo largo del año 2011. Felices fiestas!

Fuente_Sostenible

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.