Una bolsa para pipas que recoge las cáscaras

girasolesLa empresa palentina de aperitivos y frutos secos Facundo, con fábricas en las localidades de Villada y Villamuriel de Cerrato, ha sacado al mercado una bolsa que recoge las cáscaras de las pipas, para animar al consumo de este fruto seco de una forma respetuosa con el medio ambiente. 

De esta forma Facundo recoge y adapta a las necesidades de consumo de sus clientes la idea de la «pipelera» que ya se ha utilizado en las procesiones de Semana Santa de Zamora o de Málaga, ha explicado a Efe el consejero delegado de Facundo, Vicente Villagrá.

Ahora la empresa palentina adapta esa idea a sus necesidades y saca al mercado una bolsa de doble nicho que se regala con cada bolsa de pipas y que no tiene ningún coste añadido para el consumidor, ha precisado Villagrá.

La bolsa es de papel para reciclar y tiene dos nichos o cavidades de distinto tamaño.

«En una se echan las pipas y en la otra las cáscaras, a medida que te vas comiendo las pipas», ha explicado Villagrá.

De esta forma Facundo quiere que comer pipas sea «un placer de este mundo», tal y como reza el lema que sustituye ahora al conocido «que dijo el toro al morir…», pero que sea un placer limpio y respetuoso con el medio ambiente.

El único inconveniente es el coste añadido que supone la fabricación de las bolsas para la empresa ya que no se repercute en el precio al cliente, pero la ventaja es el beneficio al medio ambiente.

«Todos los sectores productivos debemos facilitar las cosas al consumidor para colaborar con el medio ambiente», ha manifestado Villagrá, quien opina además que es fundamental adaptarse a los nuevos hábitos de consumo.

Por eso Facundo distribuirá de forma gradual las «pipeleras» para que se entreguen al consumidor en el bar, el quiosco o la tienda cuando adquiera una bolsa de pipas.

Esta iniciativa se enmarca por tanto dentro de la política de conservación del medio ambiente que mantiene esta empresa familiar desde su creación, en 1944, una política respetuosa que desarrolla en todos sus procesos productivos.

Además de la «pipelera» Facundo ha repartido ya a todos sus clientes unas pequeñas papeleras reutilizables, un bol de plástico de pequeño tamaño que incluyen a su vez una bolsa de plástico en la que se recogen las pipas y que ya se han distribuido en los bares y terrazas donde se venden y se consumen sus pipas.

Facundo es una empresa familiar que nació en Villada (Palencia) en 1944 con el matrimonio de Facundo Blanco y Lola de la Fuente y hoy da trabajo a 150 personas en sus tres fábricas de Villada y Villamuriel de Cerrato, en la provincia de Palencia.

En total suman 12.000 metros cuadrados de factorías en las que se reciben cada año 10 millones de kilos de productos, entre frutos secos y las materias primas que emplean para hacer sus aperitivos y de las que salen unas 800.000 bolsas de pipas diarias.

En Facundo fueron pioneros en tostar pipas de girasol con duchas de sal, en utilizar el polietileno para envasar el producto terminado y compraron la primera máquina envasadora automática que apareció en el mercado

Fuente_EFE Verde

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.