Entradas

En el Día Mundial del Reciclaje «Separar para ahorrar»

  • Cuatro de cada cinco ciudadanos afirman separar sus envases en el contenedor amarillo
  •  En 2021, un año aún marcado por la pandemia, cada ciudadano depositó de media 18,8 kg de residuos a los contenedores amarillos, el equivalente a bajar la bolsa de envases una vez cada cuatro días. En el caso del contenedor azul, esta cifra asciende a los 19,3 kg de papel y cartón
  • En total, el año pasado se enviaron a instalaciones recicladoras homologadas 1.570.513 toneladas de envases de plástico, metal, briks, papel y cartón para su posterior reciclaje, un 5,3% más que en 2020.

Hoy se celebra el Día Mundial del Reciclaje, una fecha que nace para poner en valor este hábito ambiental que, también en nuestro país, se va consolidando cada vez más entre los ciudadanos. Prueba de ello es que, según el estudio “Hábitos de la Población Española ante el reciclaje”, realizado por Instituto Catchment para Ecoembes, 4 de cada 5 ciudadanos, es decir el 82,9% de los encuestados, declaran tener, de media, 3 cubos, bolsas o espacios en casa para separar, destinando uno de ellos a los envases de plástico, metal y briks, los que van al contenedor amarillo. Esta cifra no ha dejado de crecer en los últimos años: en 2015, eran un 72,5% los que afirmaban separar a diario.

Este compromiso con el reciclaje que los ciudadanos declaran tener se refleja en los datos. En 2021, un año marcado aún por la pandemia, cada persona depositó de media 18,8 kg de residuos a uno de los 383.508 contenedores amarillos que hay distribuidos en las calles de todo el país, es decir, una bolsa cada cuatro días aproximadamente. En el caso del contenedor de papel y cartón, cada ciudadano depositó de media 19,3 kg de este tipo de residuos en los 240.297 contenedores azules que hay en España, lo que equivale, aproximadamente, a tirar una bolsa con estos envases al contenedor cada 8 días.

En cuanto a los residuos que deben depositarse a cada contenedor, el 90% de los encuestados dicen tener claro los del contenedor azul. En el caso del amarillo, los ciudadanos identifican más claramente con este contenedor las botellas de plástico, las tarrinas, las latas y los envoltorios de plástico, mientras que hay otros residuos, como los aerosoles y las bandejas de corcho blanco, que también deben depositarse en este contenedor pero que todavía generan dudas. Además, también hay ciudadanos que, equivocadamente, creen que hay que lavar los envases antes de echarlos a los contenedores o que reciclar los envases pequeños es menos importante porque tienen menor impacto en el medioambiente.

Por otro lado, aún hay ciudadanos que tiran al contenedor amarillo residuos que no son envases y que deben ir al punto limpio o el contenedor de resto, como los juguetes de plástico, calzado, ropa o productos plásticos de distinto tipo. De hecho, el 29,8% de los residuos de los contenedores amarillos no deberían haberse depositado en ellos.

Según declaraciones de Fernando Móner, presidente de la Confederación de Consumidores CECU: “Hay que seguir apostando por la formación e información en los colegios, hogares, etc., pues los datos nos demuestran que la concienciación es creciente y que el éxito de la sostenibilidad a través del reciclaje debe tener un foco claro en los hábitos de las personas consumidoras junto con una clara reducción de los residuos buscándolos nuevos usos”.

Un 5,3% más de toneladas de envases enviadas a instalaciones recicladoras

En 2021, en total, se enviaron a instalaciones recicladoras homologadas 1.570.513 toneladas de envases domésticos de plástico, metal, brik, papel y cartón, un 5,3% más que en 2020. “Estos datos demuestran que el reciclaje en el contenedor amarillo y azul es un hábito muy asentado en la sociedad española. El incremento de más de un 5% con respecto al año anterior nos indica no solo que cada vez reciclamos más, sino también mejor. Cada vez son más las personas que con sus acciones cotidianas quieren contribuir al cuidado del medioambiente no solo reciclando los envases, sino también reduciendo su uso y reutilizándolos siempre que sea posible”, ha indicado Nieves Rey, directora de Comunicación y Marketing de Ecoembes.

Por tipo de material, de las 1.570.513 toneladas de envases enviados a instalaciones recicladoras, 677.096 toneladas eran envases de plástico; 637.823 eran de papel y cartón; 247.157 toneladas eran envases de acero y aluminio, y las 8.436 restantes fueron envases de madera.

Estas  toneladas, que equivaldrían aproximadamente a más de 16.800 millones de envases, proceden no solo de los que los ciudadanos depositaron en los contenedores amarillos y azules de la vía pública, sino también de los que se recogieron en las más de 500.000 papeleras y contenedores de reciclaje instalados en oficinas, estaciones de transporte, centros deportivos y de ocio, así como a través de más de 100 máquinas de devolución y recompensa RECICLOS repartidas por el país. También se recuperaron envases de las plantas de residuos urbanos, procedentes del contenedor de resto.

Así, gracias a estos millones de envases que se enviaron a reciclar en 2021, se evitó la emisión de 2,05 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, el equivalente a lo que emiten las calefacciones de Asturias en un año. Además, se ahorraron 20,50 millones de m3 de agua y 5,27 millones de MWH de energía.

Nueva campaña contra el abandono de residuos en la naturaleza.

  • Cualquier persona puede participar y crear su punto de recogida de basuraleza a través de proyectolibera.org  o unirse a uno de los puntos ya creados, porque, como dice el lema de este año “estés en el punto en el que estés, lo importante es estar”.
  • En 2021, más de 11.000 voluntarios se unieron a esta acción y salieron a limpiar y concienciar en más de 1.100 espacios naturales de toda España

El abandono de residuos en la naturaleza se ha convertido en un problema que no solo es estético, sino que genera graves problemas ambientales. Según el ‘V Observatorio de la basuraleza’, elaborado por More Than Research para LIBERA*, un 67% de los españoles cree que el principal motivo por el que se tiran residuos a la naturaleza es la despreocupación.

Sin embargo, los españoles son cada vez más conscientes de la importancia de recoger esta basura. De hecho, según esta misma encuesta, la primera reacción de los ciudadanos al ver basura abandonada en la naturaleza es recogerla, aunque la hayan abandonado otros. Un dato que aumenta con respecto a la edición anterior más de siete puntos. Con esta premisa, la de recoger y concienciar, el Proyecto LIBERA, creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, celebra una nueva edición de ‘1m2 contra la basuraleza’, la gran cita colaborativa nacional para llamar la atención sobre este problema y liberar los espacios naturales de residuos. Una iniciativa que, este año, tendrá lugar el próximo sábado 11 de junio y que tiene como lema: “estés en el punto en el que estés, lo importante es estar”.

¿Cómo participar en la campaña?

Todas aquellas personas, empresas, entidades y asociaciones interesadas en unirse en esta sexta edición de ‘1m2 contra la basuraleza’, podrán hacerlo en tres modalidades:

  • Creando y coordinando un punto de recogida en cualquier espacio natural de España (hasta el 5 de junio).
  • Inscribiéndose en alguna de los puntos ya creados que podrán consultarse en el siguiente mapa: https://proyectolibera.org/proximos-eventos/ y solo hasta el 10 de junio.
  • Difundiendo la campaña a través de las redes sociales y el hashtag #Libera1m2

Además, quien lo desee, podrá registrar los residuos que vaya encontrando en la app ‘Basuraleza’, desarrollada por las asociaciones Paisaje Limpio y Vertidos Cero en colaboración con LIBERA. De esta forma, se podrá registrar la basuraleza encontrada y comprobar los residuos más habituales por comunidad autónoma y ganar recompensas por ello, alimentando la base de datos general que se elabora desde el Proyecto LIBERA conocida como el ‘Barómetro de la Basuraleza’.

Un año más, ‘1m2 contra la basuraleza’ contará con el apoyo de la Fundación Reina Sofía. Su Majestad la Reina Doña Sofía se unirá a una de las recogidas de basuraleza. Asimismo, esta sexta edición de la campaña contará con la ayuda de las alianzas del Proyecto LIBERA como Oceánidas, Cruz Roja, Hombre y Territorio o Adenex. A la cita también acudirán entidades sociales, ayuntamientos, centros educativos, o empresas, que colaborarán con la gran recogida de residuos.

“Es un orgullo ver como cada año son más los colectivos y los ciudadanos que participan en esta convocatoria. Nuestro informe Ciencia LIBERA muestra como 32 espacios de los 140 analizados contienen concentraciones muy elevadas de contaminantes en sus aguas poniendo en riesgo la supervivencia de estos ecosistemas.  Es fundamental que la sociedad se conciencie sobre la verdadera amenaza que supone la basuraleza y del grave impacto que genera en los espacios naturales”, afirma Miguel Muñoz, coordinador del Proyecto LIBERA en SEO/BirdLife.

Por su parte, Sara Güemes, coordinadora del Proyecto LIBERA en Ecoembes, señala que “según nuestro ‘V Observatorio de la basuraleza’, la mayor parte de los españoles piensa que la responsabilidad de que haya basuraleza en nuestros entornos es de todos, algo que entronca muy bien con nuestro lema: “Aunque no sea tu basura, sí es tu problema”. Por este motivo, animamos a todos los ciudadanos a participar en esta nueva edición de ‘1m2 contra la basuraleza’, a invitar a amigos, familiares, compañeros de trabajo a que juntos pongamos nuestro granito de arena para concienciar de que podemos ser parte de la solución a este gran problema ambiental”.

En la pasada edición, más de 11.000 voluntarios participaron en recogidas en 1.100 espacios naturales de todo el país, con las que se lograron recoger un total de 114 toneladas de residuos abandonados en entornos terrestres, fluviales y marinos de todas las provincias españolas. En esa quinta edición, se contó también con la colaboración de organizaciones y asociaciones locales (320 puntos), ayuntamientos (223), particulares (183), empresas (138) centros educativos (53), administraciones autonómicas (49) y otros colectivos (64).

Más información:

Toda la información sobre la campaña, la forma de adherirse y apoyarla, así como sus diferentes vías de participación, se encuentran disponibles en https://proyectolibera.org/proximos-eventos/

La Región de Murcia renueva el convenio con Ecoembes para impulsar la recogida selectiva

La Región de Murcia y Ecoembes han renovado hoy, con la firma de un acuerdo marco, su colaboración para impulsar la recogida selectiva de los residuos de envases y su posterior reciclaje en la Región.

La renovación del acuerdo, que supone la prolongación del mismo durante un año, ha sido firmado entre Antonio Luego, consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente de la Región de Murcia y Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes, y servirá para que los ciudadanos de la Región de Murcia puedan seguir incrementando la aportación en los contenedores amarillos y azules que disponen en los municipios.

Entre los objetivos principales del convenio se encuentra la promoción de los sistemas de recogida selectiva de envases, la realización de campañas de información y sensibilización ambiental y el establecimiento de los mecanismos adecuados que garanticen el reciclado de los residuos.

Durante el proceso de recogida selectiva, los envases procedentes del contenedor amarillo son transportados a las plantas de selección, donde se clasifican por materiales para, posteriormente, ser entregados a recicladores que los convertirán en nueva materia prima con la que fabricar diferentes productos, como prendas textiles (forros polares), material de construcción (tuberías y moquetas), mobiliario urbano (bancos y bolardos) o nuevos envases, entre otros.

El consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, Antonio Luengo, celebró la renovación de la colaboración con Ecoembes, “lo que nos permitirá seguir avanzando en los procesos de recogida y tratamiento de residuos, fomentando la participación de las Entidades Locales en los Sistemas Integrados de Gestión y avanzando en la sensibilización y concienciación de la sociedad, quien sin duda debe ser nuestra gran aliada si queremos seguir avanzando en el cuidado del medio ambiente”.

“La renovación de este convenio supone seguir trabajando conjuntamente con el Gobierno de la Región de Murcia para impulsar el reciclaje de los envases, algo fundamental para el cuidado del medioambiente. Gracias a esta labor compartida que desde hace años llevamos realizando, hemos conseguido que el reciclaje a través de los contenedores amarillos y azules se convierta en un hábito consolidado entre la sociedad murciana, cada vez más sostenible y circular. Entre todos debemos seguir dando pasos para abandonar el antiguo modelo lineal de “usar y tirar” y avanzar hacia uno más circular, basado en las tres “R” – reducir, reutilizar y reciclar y sin duda, la colaboración del Gobierno y los municipios murcianos, reflejada en este convenio, es indispensable para poder hacerlo posible”, ha añadido Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes.

Valoración de la nueva ley de Residuos

Greenpeace valora las importantes mejoras de esta ley, con propuestas que la organización lleva años trabajando como la introducción de un sistema de devolución y retorno de envases, pero considera que tiene aspectos mejorables

Declaración de Julio Barea, portavoz de Greenpeace:

Lo mejor: “Acaba de ser aprobada en el Congreso de los Diputados una ley de Residuos que incluye algunas mejoras en cuanto a la gestión de los residuos sólidos urbanos

Una de ellas es una de las cosas que, desde Greenpeace y otros grupos ecologistas y consumidores llevamos batallando muchos años, es que por fin podamos disfrutar como hacen en más de 40 países del mundo de un sistema de devolución y retorno de envases (SDDR) lo que conocíamos como “devolver el casco”. Otro de los logros que se ha conseguido es la erradicación de algunos utensilios de plástico de un solo uso como pajitas, cuberterías de plástico, bastoncillos de los oídos, etc.

También es muy positivo poder disfrutar por fin de agua del grifo en bares y restaurantes, y que no tengamos que consumirla embotellada. Otro tema importante es el de la fiscalidad verde. Se tendrá que pagar un canon a nivel estatal por las actividades de vertido y la incineración de residuos para intentar desincentivar estas dos técnicas que son las que mayoritariamente se están usando en nuestro país para gestionar los residuos”.

Lo mejorable: “Pero tenemos que decir que la ley tiene algunos puntos negativos y ha dejado pasar oportunidades importantes como tener objetivos ambiciosos de reducción. Sí se habla de reducción, como en todas las leyes, pero son pasos pequeños dada la gravedad de la situación que tenemos ahora mismo de contaminación por estos residuos a nivel estatal y mundial.

Otro de los puntos que también quedan muy flojos, es el tema de las tasas de reducción de residuos y que no se contemplan siquiera para fomentar los envases reutilizables, esta sería realmente una de las medidas más importantes incluso antes que el reciclaje. Precisamente en este reciclaje es con el que se sigue apostando con esta nueva ley para poder solventar el problema que tenemos con los residuos y como estamos viendo, solo con el reciclaje no es suficiente y nos ha llevado a la situación que tenemos. En este sentido la ley nos deja con una sensación agridulce. También tenemos que decir que la implantación del SDDR es un logro pero se dilata demasiado en el tiempo y seguramente no podremos disfrutar de este sistema hasta avanzado 2027”.

Casi nueve de cada 10 personas apoyan un tratado de la ONU sobre la contaminación por plásticos 

Casi nueve de cada 10 personas encuestadas en 28 países considera importante contar con un tratado mundial para luchar contra la contaminación por plásticos. Es el resultado de una encuesta realizada por Ipsos a más de 20.000 ciudadanos a finales del 2021 para la Fundación Plastic Free, con la colaboración de WWF. A pesar del respaldo mayoritario, sigue siendo incierto si se traducirá en la adopción de un acuerdo mundial ambicioso. Por ello, ante la próxima asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA), que se celebrará entre el 28 de febrero y el 2 de marzo, WWF -junto con la Fundación Plastic Free- pide a los líderes mundiales que adopten un tratado mundial para acabar con la contaminación por plásticos en la naturaleza para 2030.

Este estudio es la primera encuesta mundial exhaustiva sobre la necesidad de un tratado sobre la contaminación por plásticos. Los países latinoamericanos están a la cabeza, con un 93% de los encuestados de la región que reconocen la importancia de un acuerdo mundial sobre los plásticos, seguidos por Europa y la región de Asia-Pacífico.  México (96%), China (95%) y Perú (95%) son los países que tienen una mayor proporción de personas que consideran importante este tratado. Entre los países encuestados, también está España, donde el 90% de la población respondió que es importante adoptar un tratado global. De hecho, la iniciativa Naturaleza Sin Plásticos, que WWF tiene en marcha en España, ha logrado ya casi 130.000 firmas de ciudadanos pidiendo que se llegue a ese acuerdo global.

«Sabemos que la ciudadanía está extremadamente preocupada por la creciente crisis de la contaminación por plástico. Pero la acción individual no es suficiente. Es necesario que haya mandatos y objetivos claros y ambiciosos que replanteen nuestra relación con los plásticos para que la salud de las personas y la del medio ambiente no estén en riesgo por la contaminación de este residuo. La encuesta es un claro llamamiento para que sus gobiernos actúen ya», afirma Rebecca Prince-Ruiz, fundadora y directora ejecutiva de la Fundación Plastic Free.

La encuesta también revela que el 85% de los encuestados quiere que los fabricantes y los minoristas sean responsables de reducir, reutilizar y reciclar los envases de plástico. Estas demandas están en consonancia con el enfoque que han planteado Perú y Ruanda a los Estados miembros de la ONU para abordar la contaminación por plástico a lo largo de todo el ciclo de vida de este material. Esta propuesta se ha planteado de cara a las negociaciones y se decidirá entre el 1 y 2 de marzo en la conclusión del segmento de alto nivel de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Tras el creciente interés por la cuestión de la contaminación por plásticos que se inició en la UNEA en 2014, más de 180 naciones, que representan más de tres cuartas partes de los Estados miembros de la ONU, han expresado públicamente su apoyo a un tratado mundial sobre plásticos.

La preocupación de la opinión pública en torno a la crisis ha cobrado fuerza a medida que el problema del consumo excesivo de plástico y de la contaminación han crecido de forma exponencial. Los estudios sugieren que, si todo sigue igual, se duplicará la generación de residuos plásticos y se triplicarán los vertidos de este material en el océano para 2040, en comparación con los niveles de 2016. Se sabe que 2.144 especies de microbios, plantas y animales se ven afectadas por la contaminación por plástico y se calcula que los costes sociales, medioambientales y económicos del plástico producido solo en 2019 serán de, al menos, 3.7 billones de dólares  a lo largo de su vida útil.

Hasta el momento, más de 2 millones de personas de todo el mundo han firmado la petición de WWF para que adopte un acuerdo global contra el plástico. Además, más de 100 empresas mundiales y más de 700 organizaciones de la sociedad civil también han apoyado la petición de un tratado.

«La crisis de los plásticos amenaza con estar fuera de control y ya es hora de que los gobiernos de todo el mundo asuman el liderazgo. La gente de todo el mundo ha dejado clara su opinión. Desde WWF estamos trabajando activamente para que en la reunión se llegue a un acuerdo definitivo. Los gobiernos tienen ahora la responsabilidad y la oportunidad de adoptar un tratado mundial sobre los plásticos -que sea jurídicamente vinculante y establezca normas y reglamentos mundiales que aborden todo el ciclo de vida del plástico- para que podamos eliminar la contaminación por plásticos en el medio ambiente para 2030. No podemos permitirnos nada menos», dijo Marco Lambertini, Director General de WWF Internacional.

Nueva convocatoria del proyecto Libera en entornos fluviales

  • Las organizaciones, asociaciones, entidades y colectivos que quieran participar en la campaña pueden inscribirse hasta el 6 de marzo en proyectolibera.org para crear puntos de recogida y hacer ciencia ciudadana.
  • En la edición anterior, se lograron caracterizar más de 75.000 objetos en 338 puntos del país, retirando hasta 6,4 toneladas de basuraleza.

Conscientes de que es necesario ampliar el conocimiento acerca del impacto ambiental de la basuraleza en los entornos fluviales, LIBERA, el proyecto creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, lanza una nueva campaña de ‘1m2 por los ríos, lagos y embalses’, que tendrá lugar del 12 al 20 de marzo.

Así, en el marco del Día Internacional de los Ríos, que se celebra el 14 de marzo, esta quinta edición de la campaña de ciencia ciudadana tiene como objetivo continuar recogiendo datos para analizar tanto la tipología, como el volumen de basuraleza que es abandonada en estos entornos. Hasta el próximo 6 de marzo, cualquier organización, asociación o entidad puede participar en la campaña creando puntos de recogida de basuraleza a través de la web proyectolibera.org.

Como en todas las campañas de ciencia ciudadana, los colectivos participantes emplearán la app móvil ‘eLitter’, una herramienta de trabajo pionera en la caracterización de residuos, desarrollada por las asociaciones Paisaje Limpio y Vertidos Cero, en colaboración con LIBERA. Los datos obtenidos se integrarán en la base de datos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) y se sumarán a los objetos ya caracterizados que LIBERA recopila en su ‘‘Barómetro de la Basuraleza’’.

En la pasada edición de ‘1m2 por los ríos, lagos y embalses’, durante las jornadas de limpieza y recogida de datos que se desarrollaron gracias a la colaboración de más de 4.800 voluntarios en 338 puntos del país, se lograron analizar un total de 6,4 toneladas de basuraleza de los que se categorizaron 75.048 objetos. En este sentido, los residuos más encontrados fueron las colillas, las latas de bebida, las piezas de plástico inferior a 2,5 cm y las toallitas húmedas.

“Los humedales son uno de los ecosistemas que más se están degradando en todo el mundo por la acción humana. Su conservación es indispensable para hacer frente a los efectos del cambio climático. Por tanto, desde LIBERA consideramos indispensable concienciar y sensibilizar a la ciudadanía frente al problema que supone el abandono de residuos en estos ambientes y animamos a la participación ciudadana en esta campaña. La información recogida por todos los participantes es muy importante para encontrar una solución al problema”, afirma Alberto Remacha, coordinador del Proyecto LIBERA en SEO/BirdLife.

“Tenemos que seguir concienciando sobre la contaminación de nuestros ríos, lagos y embalses como consecuencia del abandono de basuraleza. Necesitamos conocer, pero también poner soluciones a este problema para proteger nuestra naturaleza. Gracias a esta nueva campaña y al compromiso de los colectivos y asociaciones que participan, vamos a poder saber más acerca de la procedencia de la basuraleza y poder acometer actuaciones de concienciación y sensibilización hacia nuestros ríos”, añade Sara Güemes, coordinadora del Proyecto LIBERA en Ecoembes.

LIBERA caracteriza 257.000 residuos abandonados en la naturaleza en 2021

El Proyecto LIBERA, de SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes ha logrado numerosos avances en el 2021. Hoy se ha presentado su Memoria Anual que refleja el trabajo llevado a cabo en los diferentes ámbitos de actuación que contempla, y especialmente, en materia de ciencia ciudadana, uno de los grandes pilares del proyecto. De esta forma, se consiguieron caracterizar más de 257.000 objetos abandonados en la naturaleza. Un trabajo que se ha podido realizar gracias a la tecnología de apps como e-Litter, MARNOBA y Basuraleza, la nueva app que presentó LIBERA en 2021 para aumentar el uso de las caracterizaciones de residuos.

Estos datos se han obtenido gracias a la movilización de 25.800 personas*, que recogieron y caracterizaron 135,5 toneladas de basuraleza en más de 2.000 puntos naturales de toda España, tanto en las campañas de ciencia ciudadana de ‘1m2’ por los diferentes entornos (terrestre, fluvial y marino), así como en ‘1m2 contra la basuraleza’, la gran recogida colaborativa anual de residuos que celebra LIBERA cada mes de junio.

Con estas campañas, LIBERA pudo incrementar los datos recopilados en el ‘Barómetro de la Basuraleza’ e integrarlos en la base de datos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), ayudando a generar un mayor conocimiento sobre la basuraleza de nuestros entornos naturales.

La ciencia, la mejor herramienta para conocer la basuraleza

A este conocimiento se añade el generado por el proyecto Ciencia LIBERA, liderado por SEO/BirdLife en colaboración con el CSIC y presentado en 2021, que concluye que la mayor parte de los espacios naturales están afectados por contaminación difusa. A partir del análisis de más de 2.500 muestras de agua, suelos y sedimentos, en 140 de las 469 Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y de la Biodiversidad (IBA) identificadas en España, se obtuvieron más de 49.000 datos que evidencian la presencia de contaminación difusa en los espacios naturales analizados.

“Este estudio, el primero de sus características realizado en España, ha supuesto un primer paso para dimensionar el alcance de la contaminación difusa en el medio natural. El trabajo que desarrollamos con LIBERA marca un antes y un después en el conocimiento de este problema ambiental. Necesitamos más ciencia, pero también más conciencia para acabar con la basuraleza. Es urgente cambiar el modelo de producción y consumo para minimizar los residuos que generamos, el mejor residuo es el que no se produce. Es la mejor garantía para que en ningún caso acaben en la naturaleza”, afirma Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife.

En concreto, a nivel químico, se midió la presencia de 119 contaminantes, escogidos por su alto nivel de toxicidad y su potencial efecto negativo sobre los espacios y especies. También se ha analizado, con la colaboración de las entidades Paisaje Limpio, Vertidos 0 y Hombre y Territorio (HyT), la presencia de meso y microplásticos, así como su asociación con la presencia de contaminantes en el entorno. Precisamente, en 2020 HyT presentó el primer protocolo pionero de muestreo, detección, análisis e interpretación de microplásticos en ríos y otros ecosistemas acuáticos continentales, que permite proponer soluciones basadas en la ciencia y en los datos obtenidos a través de ciencia ciudadana. Un protocolo que se ha convertido ya en una herramienta más de ciencia ciudadana, empleada, entre otros, por Cruz Roja o ADENEX en más de 50 ríos.

Además, una de las novedades de este año del Proyecto LIBERA fue analizar la evolución de la basuraleza en espacios naturales de alto valor ecológico: los llamados ‘puntos de seguimiento’. De esta forma, se seleccionaron 17 emplazamientos, uno por comunidad autónoma, para ver la evolución de la presencia de residuos y su impacto en el entorno a lo largo del tiempo.

Como conclusión, en este primer año, se ha percibido que la cantidad de residuos ha disminuido de forma generalizada, aunque se ha observado un ligero aumento en áreas recreativas en los meses de más actividad antrópica (junio y septiembre).

Todo este empuje al ámbito científico se vio presente también en la organización de la primera edición de La Semana VIVA, una semana para impulsar el conocimiento a través de la ciencia, el debate y el intercambio de ideas. Así, mediante unas jornadas de formación online a través de encuentros, ponencias y charlas, los participantes pudieron aprender más sobre la problemática ambiental asociada a la basuraleza.

Pero para poder avanzar por este camino, LIBERA no trabaja solo, sino que cuenta con el apoyo de alianzas científicas, académicas y de investigación, en estrecha colaboración con asociaciones, ONG y universidades, que permiten el desarrollo de metodologías y herramientas innovadoras para favorecer impulsar el conocimiento. En concreto, este año, más de 1.900 entidades científicas, educativas y divulgativas y de la Administración Pública, 800 más que en 2020, se unieron a la red de colaboradores de LIBERA para luchar contra la basuraleza.

Así, #MiPuebloSinBasuraleza, una iniciativa para fomentar el turismo sostenible y respetuoso con la naturaleza ya cuenta con más de 450 municipios de toda España para concienciar sobre el problema que supone el abandono de residuos, en este caso en los pueblos y entornos rurales.

Igualmente, en el año anterior, LIBERA apadrinó un total 77 proyectos centrados en la conservación, divulgación e investigación de espacios naturales. Una fórmula para impulsar el trabajo de entidades, asociaciones y organizaciones sin ánimo de lucro locales de toda España en la lucha contra la basuraleza.

Otra novedad del 2021 ha sido la puesta en marcha de un protocolo para la detección y la posterior mitigación de puntos negros de basuraleza. Gracias a la colaboración ciudadana hemos podido detectar 47 puntos negros y contactar con 30 administraciones para informar sobre el problema.

La prevención, la base de LIBERA

Basándose en el conocimiento que aporta la caracterización de residuos, que permite identificar los residuos más abundantes encontrados en los entornos y sus principales zonas de acumulación, LIBERA pone en marcha campañas de sensibilización para llamar la atención de la ciudadanía, las instituciones y las empresas sobre las consecuencias de la basuraleza. Ejemplo de ello es que, detectando que las colillas eran unos de los residuos más abandonados durante las caracterizaciones de ‘1m2’ por entornos específicos, se llevó a cabo una campaña de prevención relacionada con este residuo.

En este sentido, LIBERA difundió en 2021 un total de 19 campañas de concienciación para evitar el abandono de residuos en espacios como cunetas, las ramblas, los torrentes y barrancos, identificados como grandes ‘puntos negros’ de concentración de residuos.

Además, LIBERA trabajó con 267 Espacios Naturales Protegidos, aportando señalética y materiales de prevención, así como formación e información a los técnicos y profesionales que trabajan en ellos para favorecer la conservación de estos espacios y ayudar a sensibilizar a todas las personas que los visiten sobre las consecuencias del abandono de basuraleza.

La educación como herramienta de cambio

Para lograr una ciudadanía concienciada y sensibilizada, es necesario hacer hincapié en la educación. Así, a través del programa Aulas LIBERA, durante este curso 2020/2021 cerca de 7.750 alumnos de 310 nuevas aulas aprendieron la problemática de los residuos abandonados en la naturaleza que les rodea y buscaron soluciones a través de juegos y acciones didácticas.

Además, la segunda edición de LIBERA Makers, una iniciativa diseñada para involucrar a los estudiantes de Formación Profesional a través de la innovación y del desarrollo de prototipos para acabar con la basuraleza, contó con la participación de más de 600 jóvenes de 41 centros de FP de toda España.

Asimismo, LIBERA también colaboró durante este 2021 con 23 universidades de toda España, que han incluido en su oferta educativa formación, charlas o exposiciones sobre la basuraleza con el fin de reforzar las capacidades de diferentes disciplinas universitarias.

“Es un orgullo comprobar cómo año tras año, las cifras nos demuestran que cada vez son más los voluntarios y voluntarias que se comprometen con el Proyecto LIBERA y con la naturaleza. Queremos corresponder ese compromiso, creando nuevas alianzas, involucrando a más administraciones, sectores, entidades y municipios, para continuar desarrollando acciones que nos ayuden a prevenir y a acabar con la basuraleza. Queremos seguir agitando conciencias para que nadie mire hacia otro lado”, afirma Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes.

Cómo reciclar correctamente esta Navidad

Las vacaciones y fiestas de Navidad son momentos de reunión y celebración, pero, también, son fechas en las que generamos residuos poco comunes que no solemos encontrar el resto del año. Esto puede plantearnos dudas sobre dónde depositar algunos de estos desechos navideños para darles una segunda vida y, por ello, es importante que tengamos claro dónde hacerlo.

Con el objetivo de resolver todas estas cuestiones, Ecoembes, lanza una serie de recomendaciones para continuar reciclando adecuadamente en Navidad y, con ello, contribuir a disfrutar de unas fiestas sostenibles y responsables con el medioambiente.

Además, si surge alguna otra cuestión, AIRE, el asistente inteligente de reciclaje desarrollado por Ecoembes, ayudará a los usuarios a aclarar en tiempo real cómo reciclar correctamente cualquier residuo. El bot, que registra más de un total de 60.000 descargas, ha resuelto a lo largo de 2021 más de 3.500 cuestiones diarias, superando las 1.100.000 consultas en lo que va de año.

Decoración de Navidad

Estos días, las calles y las casas se decoran con árboles de Navidad, luces y flores de pascua, entre otros adornos típicos. Una vez finalizadas las fiestas, debemos guardarlos para reutilizarlos el siguiente año, pero, ¿qué hacer con aquellos objetos que no pueden ser reutilizados?

En el caso de los árboles, si son naturales, deben ser trasplantados siempre que sea posible. De no ser así, deben desecharse en el punto limpio, al igual que los sintéticos que no puedas reutilizar. En cuanto a sus adornos, recíclalos creando nuevos “atrezzos” y, si no es posible, deposítalos en el contenedor gris (basura normal).

Por otro lado, las flores de pascua naturales puedes cuidarlas y mantenerlas para que florezcan al inverno siguiente, pero, si no lo consigues, deposítalas en el contener de basura orgánica. Si son de plástico u otro material, lo correcto es tirarlas en el cubo gris.

En cuanto a las luces, opta siempre por luces LED, ya que son más sostenibles, y una vez que estén fundidas, llévalas al punto limpio.

Dulces navideños, cenas y comidas

En esta época pasamos mucho más tiempo en la cocina y, además, disfrutamos de ricos y tradicionales dulces navideños como turrones o mazapanes. Los envoltorios de estos productos deben depositarse en el contenedor amarillo, al igual que las latas de bebidas y las conservas, las cuales solemos consumir más en estos días.

Por otro lado, al cocinar más en casa, aumenta también el uso del papel de horno o aluminio, con el que se suelen tapar las sobras de las copiosas comidas, siendo uno de los residuos que más consultas han registrado AIRE en este 2021, en concreto más de 12.300.

Es época de juguetes

Los más pequeños esperan con ilusión la llegada de los Reyes Magos y Papá Noel cargados de regalos, la mayoría de ellos juguetes que suelen reemplazar a los más antiguos que tienen por casa. En muchas ocasiones esos viejos juguetes acaban en el fondo de un cajón y, cuando esto sucede, lo mejor es donarlos para hacer felices a otros niños. Hay multitud de asociaciones y organizaciones que se encargan de recoger y repartir juguetes a otras familias. No obstante, si los juguetes están tan deteriorados que no pueden utilizase, deben desecharse en el contenedor gris.

En cuanto a las pilas y baterías que muchos de estos artículos tienen en su interior, es necesario tirarlas al punto limpio o a los contenedores especiales habilitados para ello. En este sentido, los datos registrados en AIRE, demuestran que este tipo de artículos preocupan a los ciudadanos, ya que en este 2021 se han recibido cerca de 3.500 consultas sobre cómo reciclar correctamente las pilas.

Papel de regalo y cajas de cartón

Sin duda, el papel de regalo y las cajas de cartón son uno de los residuos más habituales de estas fechas. Para reducir su consumo existen originales alternativas, como reciclar periódicos o revistas antiguas y envolver los regalos con ellos. Otra idea es guardar el envoltorio y reutilizarlo para futuras ocasiones.

Aun así, en el caso de que el papel de regalo esté muy deteriorado, recuerda que tanto este como las cajas de cartón deben ir siempre al contenedor azul.

Para reuniones seguras estas Navidades: mascarillas y geles

Desde hace un tiempo, las mascarillas y envases de geles hidroalcohólicos se han convertido en dos elementos habituales y en las reuniones típicas de estos días es importantes seguir haciendo uso de ellos. Además, saber depositarlos correctamente en los contenedores adecuados es de vital importancia y las consultas que ha recibido AIRE sobre estos productos a lo largo de este año – cerca de 8.500 registros – demuestra que los ciudadanos se preocupan por reciclarlos correctamente.

En este sentido, recuerda que las mascarillas usadas desechables deben ir al contenedor de resto, mientras que los envases vacíos de geles hidroalcohólicos, si son de plástico, deben ir al contenedor amarillo.

Frente al Black Friday de la escasez, un Día sin Compras con abundancia de alternativas

Un año más Ecologistas en Acción se suma al Día sin Compras, una jornada de huelga simbólica de consumidores que se organiza, desde 1992, en todo el mundo en contraposición al Viernes Negro (Black Friday) y el Ciberlunes (Cyber Monday).

Procedente de Estados Unidos, el Viernes Negro, prolongado al Ciberlunes de rebajas en la compra por Internet, se ha convertido en una de las jornadas más consumistas del año a nivel global, impulsada por el lanzamiento de ofertas para incentivar las compras y comenzar la campaña navideña. Por el contrario, el Día sin Compras se propone como un día para reflexionar y cuestionar el actual modelo de producción y consumo que muestra claros síntomas de agotamiento, a la vez que resulta incompatible con el contexto de crisis climática.

Este año, tanto la campaña del Black Friday como la posterior de navidad se van a desarrollar en un contexto de escasez material sin precedentes cercanos, por problemas de suministros que muestran la falta de resiliencia del sistema de producción y consumo que no es capaz de responder a una situación de dificultad.

Los problemas de suministro están ocasionados por diversas causas, como cierta reactivación de la demanda tras la pandemia a la que las cadenas de producción aún no se han adaptado, pues además éstas cuentan con una gran especialización territorial y están diseñadas para distribuir inmediatamente lo producido y minimizar el almacenaje. Pero el discurso oficial esconde otro factor, y es que muchos estudios científicos muestran que estamos llegando a los límites de disponibilidad, tanto de distintos materiales, como de diversas fuentes energéticas.

Sin embargo, este es el factor de mayor importancia, pues aunque la corrección del resto puede contribuir a estabilizar la situación, la escasez a la que nos vamos a enfrentar, tanto de petróleo como de diversos materiales empleados en las cadenas de producción, hacen vislumbrar un futuro en el que estas situaciones se repetirán mostrando que el modelo de consumo continuo e ilimitado es incompatible con un planeta que es finito.

En cualquier caso, se trata de un sistema insostenible ambientalmente por su dependencia de los combustibles fósiles y su incidencia sobre el clima, el impacto de la extracción de materias primas o la generación de residuos. Pero también es insostenible socialmente, pues se basa en la reducción máxima de los costes laborales, con su incidencia sobre las trabajadoras y los trabajadores, y que contribuye a la concentración de la riqueza al quedar controlado por gigantes como Amazon, expulsando a miles de pequeñas/os productoras/es y comerciantes.

El éxito de modelos como el de Amazon se asienta en alentar un consumo compulsivo, de productos procedentes de cualquier parte del mundo, con un solo clic que, obviando los impactos, permite poder disponer del bien en unas pocas horas y a bajos precios.

Este modelo necesita fechas como el Black Friday y el Cyber Monday, donde el consumo se vuelve aún más voraz e innecesario, impulsado por grandes ofertas e importantes campañas publicitarias con mensajes que asocian la compra de productos a añorados momentos de felicidad. Sin embargo, ese efímero momento de satisfacción que genera la compra no contribuye a ninguno de los aspectos de nuestra vida vinculados a la felicidad. Estudios como los de Grant y Terman concluyen que la calidad de las relaciones sociales es el principal ingrediente para lograrla, por lo que se mantiene una constante espiral de insatisfacción.

Por todo ello, hay que ser consciente de que con las pautas de consumo se contribuye a configurar la sociedad actual, por lo que se debe elegir si se quiere seguir alimentando un modelo, representado por la codiciosa sonrisa de Amazon, que acentúa la crisis climática, a la vez que, en un contexto de escasez, concentra aún más la riqueza en unas pocas manos.

Ecologistas en Acción trata de que el Día sin Compras sirva como toma de conciencia sobre la necesidad de dar un giro radical a un sistema que debe crecer continuamente para generar riqueza, que se manifiesta en un modelo de consumo compulsivo, y que ignora los límites físicos del planeta. De acuerdo a ello, se propone una reflexión sobre las verdaderas necesidades y la forma de satisfacerlas, poniendo en valor aquellas formas de consumo que contribuyan a hacerlo de una forma más justa y sostenible.

En consecuencia, desde Ecologistas en Acción se propone lo siguiente:

  1. Combate la compra compulsiva, la única opción para enfrentar la grave situaciín actual es reducir los niveles de consumo, buscando satisfacer las verdaderas necesidades materiales e ignorando y combatiendo los estímulos al consumo que se reciben continuamente. De esta manera, además, se puede contribuir a satisfacer otras necesidades no materiales, dedicando parte del tiempo que ocupa el consumo a estar con los seres queridos.
  2. Cubrir las necesidades básicas sin comprar. Es la solución más sostenible: reparar, intercambiar, compartir, crear… Existen diversas alternativas colectivas como talleres de reparación, tiendas gratis, mercadillos o cooperativas de trueque, pero también hay otras formas de actuar a menor escala, como intercambiar ropa con una amiga o un amigo, juguetes con los que no juega la niña/o con una de sus amigas/os…
  3. Si se necesita comprar un producto, apoyar la producción local y al pequeño comercio y de proximidad. De esta manera se reduce el impacto producido por el transporte de larga distancia, pero también se apoya a pequeñas/os productoras/es y comerciantes, contribuyendo a un mejor reparto de la riqueza.
  4. Aplicar criterios de compra sostenible y justa. Los productos ecológicos tienen menor impacto ambiental y los de comercio justo mejor repercusión social, aunque para que estos no se vean minorados es importante recurrir a canales de distribución cortos y justos, como grupos de consumo, tiendas de comercio justo, mercadillos de productores o supermercados cooperativos. También se puede participar en los mercados sociales existentes en distintos territorios, que forman red de producción, distribución y consumo que funciona con criterios éticos, democráticos, ecológicos y solidarios.

Nueva convocatoria de Libera para recoger y analizar la basuraleza de los entornos terrestres

Por quinto año consecutivo, el Proyecto LIBERA, de SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes busca, a través de ‘1m2 por el campo, los bosques y el monte’, obtener un mayor conocimiento sobre el impacto de la basuraleza en estos entornos.

Las fuentes de basuraleza terrestres suponen el aporte del 80% de las basuras marinas. Esto, sumado al abandono de residuos que sufren cada vez más los espacios naturales, supone graves problemas ambientales para la biodiversidad. Conscientes de la importancia de desarrollar acciones que ayuden a prevenir y concienciar a la sociedad sobre la no generación de residuos y evitar que acaben en forma de basuraleza, LIBERA, el proyecto creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, lanza una nueva edición de la campaña ‘1m2 por el campo, los bosques y el monte’ que tendrá lugar del 4 al 12 de diciembre.

Coincidiendo con el Día Internacional de las Montañas que se celebra el 11 de diciembre, esta quinta edición de la campaña de ciencia ciudadana en campo, montes y bosques tiene como objetivo continuar recogiendo datos para analizar tanto la tipología, como el volumen de basuraleza que es abandonada en estos entornos. Así, el Proyecto LIBERA invita a cualquier organización, asociación o entidad a participar y a registrarse, antes del 28 de noviembre, a través de la página web proyectolibera.org para crear puntos de recogida de basuraleza.

Los colectivos participantes emplearán la app móvil ‘eLitter’, una herramienta de trabajo pionera en la caracterización de residuos, desarrollada por las asociaciones Paisaje Limpio y Vertidos Cero, en colaboración con LIBERA. Los datos obtenidos se integrarán en la base de datos del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO) y se sumarán a los objetos ya caracterizados que LIBERA recopila en su ‘Barómetro de la Basuraleza’.

En la pasada edición de ‘1m2 por el campo, los bosques y el monte’, durante las jornadas de limpieza y recogida de datos que se desarrollaron gracias a la colaboración de cerca de 4.400 voluntarios en 268 puntos del país, se lograron analizar un total de 3,7 toneladas de basuraleza de los que se categorizaron 46.306 objetos, siendo las piezas de plástico inferior a 2,5 cm, las colillas y las botellas de plástico, los residuos más encontrados.

“Debemos ser conscientes del enorme trabajo que están realizando los miles de voluntarios cada año en nuestro país. Cada vez son más personas las que, de manera altruista, están creando una base de datos de gran utilidad para poder llevar a cabo trabajos de sensibilización, de investigación e incluso servir de apoyo a la confección de nuevas normativas. Es un orgullo poder contribuir a esta red de colaboración ciudadana.”, afirma Miguel Muñoz, coordinador del Proyecto LIBERA en SEO/BirdLife.

“No olvidamos que las fuentes terrestres de basura aportan el 80% de las basuras marinas por lo que ampliar el conocimiento que tenemos sobre el impacto de la basuraleza en los entornos terrestres es fundamental. Gracias a esta nueva campaña y al compromiso de los colectivos y asociaciones que participan, vamos a poder saber más acerca de la procedencia de la basuraleza y poder acometer actuaciones de concienciación y sensibilización hacia nuestro campo”, añade Sara Güemes, coordinadora del Proyecto LIBERA en Ecoembes.

Con esta convocatoria, LIBERA cierra su última campaña de ciencia ciudadana del año tras la celebración de ‘1m2 por las playas y los mares’, desarrollada el pasado mes de septiembre-octubre, y con la que se consiguieron recoger 4,7 toneladas de basura y caracterizar alrededor de 20.500 objetos; y ‘1m2 por los ríos, embalses y pantanos’, que tuvo lugar en el mes de marzo en 338 puntos fluviales y donde se recogieron cerca de 75.048 objetos.