Entradas

ADENEX recoge más de 2.500 objetos de las orillas de ríos extremeños durante 2022

La organización ha caracterizado y muestreado macro y micro residuos en cinco cauces extremeños (Aljucén, Gévora, Tiétar, Alagón y Jerte) incluidos en espacios de la Red Natura 2000 y en Áreas de Importancia para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad (IBAs).

ADENEX ha presentado los resultados del proyecto ‘Alíate con los Ríos´, en alianza en el Proyecto LIBERA, de SEO/BirdLife y Ecoembes. Un proyecto que, por segundo año consecutivo, busca generar conocimiento científico a través de la ciencia ciudadana.

Así, durante el pasado año 2022, ADENEX ha caracterizado y muestreado macro y micro residuos en cinco cauces extremeños (Aljucén, Gévora, Tiétar, Alagón y Jerte) incluidos en espacios de la Red Natura 2000 y en Áreas de Importancia para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad (IBAs). En total, se han caracterizado mediante la metodología “eLitter” más de 2.500 objetos en una superficie de orillas de 5.520 m², siendo prácticamente la mitad de los residuos muestreados de plástico. En este sentido, los objetos más encontrados fueron colillas, las bolsas y envoltorios de chucherías, y los pañuelos y servilletas de papel.

Gracias a la información cuantitativa obtenida pueden conocerse los residuos de aparición más frecuente, su origen y vías de movilización, de manera que sea posible priorizar acciones tendentes a la prevención del problema.

El problema de los microplásticos

En cuanto a los microplásticos (partículas plásticas de menos de 5 milímetros) analizados mediante el “Protocolo para la planificación, muestreo, análisis e identificación de microplásticos en ríos” elaborado por la asociación Hombre y Territorio dentro del marco de LIBERA, los análisis revelan su presencia en el 100% de las muestras analizadas, siendo las fibras y los films los elementos más abundantes. En total, se han observado 438 partículas plásticas al microscopio. En cuanto a la tipología de microplásticos más abundante, se ha detectado presencia de fibras y fragmentos en el 100% de las muestras, films en un 60% y fragmentos en un 50% de ellas.

En relación con lo observado el año pasado, las fibras han aumentado en un 10% su cantidad total en las muestras; en cuanto a los fragmentos hay un ligero descenso no muy significativo, pues sólo es un 1% con respecto al año pasado. Sin embargo, ha habido un 10% menos de films, y algo más de esponjas.

Ramón Titau

Ecoconsejos para celebrar unas fiestas sostenibles

La Navidad ya está a la vuelta de la esquina y, con ella, el aumento en los hogares del consumo de comida, juguetes, regalos, y otros objetos como la decoración navideña. Una época en la que hay que seguir demostrando el gran compromiso medioambiental que caracteriza a la sociedad española. Para ello, Ecoembes, la organización ambiental sin ánimo de lucro que coordina el reciclaje de envases en España, lanza una serie de recomendaciones para ayudarnos a continuar siendo responsables con el medioambiente mientras disfrutamos de la Navidad.

Practica el Reboxing

En Navidad solemos generar más residuos que en otras épocas del año. Por ello, es importante que todos los envases y embalajes se depositen en su contenedor correspondiente para que puedan ser reciclados y tener una segunda vida: envases de plástico, latas y briks (amarillo); papel y cartón (azul); vidrio (verde); orgánico (contenedor marrón, si lo hay); resto de residuos (contenedor gris, el de resto).

Unos de los materiales más recurrentes en estas fechas es el papel y cartón, muy presente en los regalos navideños. Y, aunque el 90% de los ciudadanos sabe que deben depositarse en el contenedor azul -según detalla el informe de  Hábitos de reciclaje de la población española elaborado por el Instituto Catchment, es importante la importancia de hacerlo correctamente: plegando las cajas antes de echarlas al contenedor, bautizado como Reboxing, y quitando las etiquetas y los precintos.

Además, para todas las dudas que puedan surgir a la hora de separar los residuos, disponemos de AIRE, un chatbot de reciclaje inteligente que resuelve las dudas sobre reciclaje de forma gratuita.

Ahorra energía con pequeños gestos

Las luces de navidad son un elemento de decoración indispensable durante esta época de celebraciones y uno de los símbolos más característicos del espíritu navideño. Por eso, si vas a utilizarlas, es muy importante que lo hagas de forma responsable, utilizando bombillas de bajo consumo, como las luces LED, que gastan un 90% menos de energía que las tradicionales. Además, para controlar el consumo lo máximo posible, es conveniente limitar las horas de encendido a momentos especiales y no todo el día o la noche.

Otras acciones que podemos llevar a cabo es subir las persianas durante el día para aprovechar las horas de luz natural o, por ejemplo, desenchufar todos los electrodomésticos y aparatos que no necesiten estar conectados constantemente.

Planifica tus compras

Muchas veces, los hábitos de consumo suelen descontrolarse con la llegada de las fiestas navideñas. En algunas ocasiones “perdemos la cabeza” a la hora de realizar la compra para las comidas, cenas y regalos.

Por ello, es esencial hacer una buena planificación de las compras, estableciendo un presupuesto para no comprar más de lo que realmente necesitamos y acudir a las tiendas con un listado hecho previamente. Además, para fomentar la economía de tu entorno y reducir el impacto de tus compras, puedes acudir a comercios locales que cuenten con productos de KM 0 y llevar tu propia bolsa y tuppers.

Desplázate con conciencia ambiental

La Navidad es una época constante de reuniones, por lo que los desplazamientos se incrementan.  De este modo, para reducir la huella de carbono y seguir disfrutando de unas fiestas responsables con el planeta, recuerda que puedes escoger alternativas más sostenibles como caminar, moverte en bicicleta, desplazarte en patinete eléctrico o utilizar el transporte público (autobús, metro, tranvía…). En este sentido, es muy importante empezar a tomar conciencia sobre el impacto que tiene la forma en la que nos desplazamos, ya que, según el estudio sobre el nivel de conocimiento de problemáticas ambientales, realizado por More Than Research para Naturaliza, el proyecto de educación ambiental de Ecoembes, solo un 26,1% de la población española estaría dispuesto a no usar su coche privado para reducir la contaminación y mejorar los niveles de CO2.

Apuesta por una decoración sostenible

Como cada año en estas fechas, los hogares se engalanan con una amplia variedad de objetos y detalles festivos. Una tradición que, sin duda, puede ser compatible con el cuidado del medioambiente si sacamos nuestro lado más creativo y demostramos que se puede crear una bonita decoración navideña reutilizando materiales y creando nuestros propios adornos.

Además de llevar a cabo una acción de compromiso y conciencia ambiental, esta actividad es el momento perfecto para disfrutar junto a tus seres más queridos. Cada elemento será único, además de que las opciones son infinitas: podrás decorar el árbol de navidad con objetos reciclados como discos antiguos, rollos de papel higiénico caracterizados, cápsulas de café o latas de refrescos; así como crear tus propias figuritas de belén con corchos de vino o adornar el nacimiento con materiales naturales.

Javier Díaz / Rosa Santiago / Lidia Bravo

Greenpeace propone atajar el despilfarro para paliar la crisis energética.

Días antes del comienzo del invierno, un nuevo análisis encargado por Greenpeace Nordic muestra cómo los gobiernos nacionales de la UE podrían ahorrar rápidamente hasta 278 TWh de energía este invierno -más que el consumo anual de electricidad de España- mediante la adopción de medidas inmediatas para hacer frente al derrochador consumo excesivo de gas, petróleo y electricidad. Greenpeace reclama objetivos obligatorios de reducción de la demanda del 15% para el gas, el 10% para la electricidad y el 13% para el uso energético del transporte en la UE.

El ahorro de energía señalado en el informe no requiere nuevas inversiones o infraestructuras: son los frutos más fáciles de recolectar. Aun así, las emisiones de carbono ahorradas en 2023 equivaldrían a las emisiones anuales de gases de efecto invernadero de Polonia, cuarto emisor de la UE.

En julio, los gobiernos de la UE acordaron un objetivo del 15% de reducción de la demanda global de gas, pero no es obligatorio. En septiembre, los ministros adoptaron un objetivo obligatorio de reducción de la demanda máxima de electricidad en un 5% y una reducción global no obligatoria del 10% para la electricidad. La UE ni siquiera ha debatido un objetivo de reducción de la demanda de petróleo, y menos aún uno obligatorio, a pesar de que el petróleo representa algo más del 35% del consumo de energía primaria.

En palabras de Isadora Wronski, responsable de la campaña sobre clima y energía de Greenpeace Nordic: «Los líderes europeos parecen ver la crisis energética sólo como un problema de falta de suministro, lo que les lleva a tomar decisiones miopes y desastrosas, como volver a encender las centrales de carbón. La realidad es que hay un exceso de demanda, en forma de despilfarro energético. Los gobiernos de la UE deben aprovechar el enorme potencial de ahorro energético en petróleo, gas y electricidad haciendo obligatoria la reducción de la demanda. Si lo hacen, no sólo reducirán las facturas de los ciudadanos en medio de la crisis del coste de la vida, sino que nos mantendrán en el buen camino para responder a la crisis climática”.

«Las temperaturas bajan, pero los precios de la electricidad se disparan: las personas vulnerables ya están pagando el precio de esta crisis y reduciendo todo lo que pueden. Son los grandes consumidores los que deben hacer los mayores recortes energéticos. Necesitamos que los gobiernos de la UE actúen con rapidez y equidad, estableciendo objetivos obligatorios de reducción energética a corto plazo para los sectores industriales primero, luego los comerciales y después los ricos, para aliviar la presión sobre los hogares vulnerables este invierno y los veranos e inviernos por venir”.

«No hay tiempo que perder, debemos ser resilientes para el próximo invierno: necesitamos programas para mejorar el rendimiento energético de los edificios, aumentar masivamente el despliegue de bombas de calor y mejorar la generación solar y eólica a todos los niveles. Necesitamos una revisión del sistema europeo de movilidad, sustituyendo el transporte individual impulsado por el petróleo por un transporte público limpio al servicio de la comunidad, y poner en marcha una transición a gran escala de los sistemas energéticos dominados por los combustibles fósiles a otros totalmente renovables».

Francisco del Pozo Campos, responsable de la campaña sobre combustibles fósiles de Greenpeace España, ha declarado: “El caso de España no es diferente. El Gobierno ha tomado medidas de subsidio con dinero público de los combustibles fósiles (tope al gas para plantas de generación y cogeneración, reducción del IVA del gas, los 20 céntimos de ayuda a los combustibles, tarifas reguladas PVPC y TUR para usuarios y comunidades, etc.) que han amortiguado hasta ahora el impacto de la crisis energética en los hogares. Pero este flujo de dinero público no puede mantenerse para siempre. La transición justa en los hogares y la movilidad renovable y eficiente es inaplazable, priorizando a las personas más vulnerables y protegiendo el acceso universal a una cantidad mínima de energía”.

El nuevo análisis en el que se basa el informe de Greenpeace ha sido realizado por investigadores del Instituto de Futuros Sostenibles de la Universidad Tecnológica de Sydney y publicado por Greenpeace Nordic.

El informe examina el potencial a corto plazo para reducir la demanda de energía de forma equitativa. Esto significa centrarse primero en el ahorro de energía en los sectores industriales, luego en los comerciales y, por último, en los hogares y particulares ricos, apoyando y protegiendo al mismo tiempo a los más vulnerables.

Una reducción justa de la demanda energética también reduciría las facturas de los servicios públicos, disminuiría los riesgos de escasez y apagones y aliviaría la crisis del coste de la vida que está llevando a millones de personas en Europa a la pobreza energética.

Las principales conclusiones del nuevo informe son las siguientes:

PETRÓLEO. La reducción del límite de velocidad en las autopistas de 130 a 110 km/h y la introducción de medidas que reducción del uso del coche un 10% , como billetes de transporte público asequibles, supondrían el mayor ahorro en términos de millones de barriles de petróleo al año.
GAS. La UE-27 podría reducir el consumo de gas fósil en un 15% en todos los sectores este invierno en marzo de 2023, incluso sin nuevas inversiones en medidas energéticas. Esto requeriría reducciones significativas por parte de Alemania, Francia, España, Italia y los Países Bajos -los 5 países que más gas fósil consumen-, que juntos representan más del 66% de todo el uso de gas fósil de todo el uso de gas fósil en la industria manufacturera de la UE-27.
ELECTRICIDAD. Reducir la demanda de electricidad en un 15 % en los sectores público, comercial y residencial, junto con un ahorro de electricidad del 20 % en la industria, reduciría el consumo total de energía primaria en la EU-27 en más de un 6,5 %. La reducción sería superior al consumo total de energía primaria en 2021 de Suecia, Austria y Luxemburgo juntos.

Además de estas medidas sin inversión, los gobiernos de la UE también deberían invertir masivamente en programas de aislamiento de viviendas, eficiencia energética, transporte público y calefacción solar a gran y pequeña escala, y acelerar la transición hacia un sistema energético 100% renovable en Europa para 2040.

Francisco  del Pozo y Paz Vaello | Greenpeace

Gracias a la ciencia ciudadana se han caracterizado más de 2 toneladas de basuraleza

  • Más de 6.500 personas voluntarias participaron, entre el 3 y el 11 de diciembre, en la sexta edición de la campaña `1m2 por el campo, los bosques y el monte’ del Proyecto LIBERA, de SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes.
  • Entre la basuraleza más encontrada en estos entornos naturales destacan las colillas, las piezas de plástico de menos de 2,5 cm, y las bolsas, palos y envoltorios de chucherías.

El Proyecto LIBERA, creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, ha celebrado la sexta edición de la campaña de ciencia ciudadana ‘1m2 por el campo, los bosques y el monte’. Esta iniciativa ha coincidido con el Día Internacional de Las Montañas (11 de diciembre) y ha reunido a más de 6.500 personas voluntarias en 398 puntos en ecosistemas terrestres, 52 más que en la campaña anterior.

Gracias a la colaboración ciudadana se han conseguido retirar y caracterizar 2,3 toneladas de basuraleza de los campos, bosques y montes del país. Además, se han podido categorizar 25.045 de estos residuos, analizando su volumen, cantidad y tipología, con el objetivo de avanzar en el conocimiento del origen y tipología de residuos para acabar con este problema ambiental.

Entre la basuraleza más encontrada y caracterizada en los espacios terrestres destacan las colillas, las piezas de plástico de menos de 2,5 cm, y las bolsas, palos y envoltorios de chucherías

Como en cada edición, las organizaciones colaboradoras con esta iniciativa han empleado ‘eLitter’, una aplicación móvil pionera en la caracterización de basuraleza desarrollada por las asociaciones Paisaje Limpio y Vertidos Cero, en colaboración con el Proyecto LIBERA. De esta manera, todos los datos recogidos en este periodo se han incorporado en la base de datos del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO) y se añadirán a los elementos ya caracterizados que LIBERA incluye en su ‘Barómetro de la Basuraleza’.

“Gracias al esfuerzo de miles de voluntarios estamos construyendo una base de datos sólida fundamental para conocer y acabar con esta lacra ambiental. Sabemos que la contaminación difusa que produce la basuraleza en los espacios naturales afecta a la fauna y flora. Luchar contra la basuraleza es sin duda una herramienta poderosa de defensa del patrimonio natural”, afirma Miguel Muñoz, coordinador del Proyecto LIBERA en SEO/BirdLife.

Por su parte, Sara Güemes, coordinadora del Proyecto LIBERA de Ecoembes, asegura que “desde LIBERA queremos agradecer el trabajo de todos los voluntarios que demuestran su compromiso de aplacar la basuraleza en los entornos naturales de nuestro país. Cada año el compromiso y el apoyo de la sociedad es mayor, lo que supone un motivo orgullo para todo el proyecto y confirma una mayor concienciación ciudadana sobre el impacto de esta problemática en el medioambiente”.

Con esta convocatoria, LIBERA cierra su última campaña de ciencia ciudadana de 2022. Anteriormente, el proyecto organizó ‘1m2 por las playas y los mares’, que tuvo lugar en septiembre, y ‘1m2 por los ríos, embalses y pantanos’, desarrollado durante el pasado mes de marzo. Ambas movilizaciones fueron un éxito gracias al compromiso de más de 11.000 personas voluntarias, que consiguieron caracterizar más de más de 117.000 residuos y retirar 13,1 toneladas de basuraleza de 649 puntos repartidos en los diferentes entornos naturales de España, que ahora se suman a las de esta campaña.

Romain Titaud / Rosa Santiago / Sergio Pérez

En la COP27 se puede conseguir un futuro seguro y justo para todas las personas

Para Greenpeace, el asunto central de esta COP27 que empieza el domingo es la justicia climática que merecen los países más afectados por los desastres climáticos pasados, presentes y futuros

La cuestión central en esta próxima 27ª Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27) es si los gobiernos más ricos e históricamente más contaminantes van a pagar por las pérdidas y daños causados por el cambio climático. Tras las últimas negociaciones, Greenpeace considera que se puede avanzar mucho más hacia la justicia y el apoyo que merecen los países más afectados por los desastres climáticos pasados, presentes y futuros. La crisis climática podría resolverse con ciencia, solidaridad y responsabilidad, mediante compromisos económicos reales para conseguir un futuro limpio, seguro y justo para todo el mundo.

La COP27 podría tener éxito si se alcanzan los siguientes acuerdos:

  • Aportar nuevos fondos a los países y comunidades más vulnerables ante el cambio climático para hacer frente a las pérdidas y daños derivados de los desastres climáticos pasados, presentes y futuros, mediante la creación de un Mecanismo de Financiación de Pérdidas y Daños.
  • Garantizar el cumplimiento de la promesa de aportar 100.000 millones de dólares para que los países de renta baja puedan adaptarse y aumentar la resiliencia a los impactos del cambio climático, y además cumplir el compromiso asumido por los países ricos en la COP26 de duplicar la financiación para la adaptación antes de 2025.
  • Ver que todos los países avanzan definitivamente en la eliminación rápida y justa del uso de combustibles fósiles, incluyendo el fin inmediato de todos los nuevos proyectos, como recomienda la Agencia Internacional de la Energía. 
  • Dejar claro que limitar el aumento de la temperatura a 1,5 ºC en 2100 es la única interpretación aceptable del Acuerdo de París y acordar la eliminación global de la producción y el consumo de carbón, gas y petróleo en fechas que sean compatibles con el límite de 1,5 ºC.
  • Reconocer el papel de la naturaleza en la mitigación y la adaptación al cambio climático, y como símbolo cultural y espiritual, así como hogar de una flora y fauna diversas. La protección y la restauración de la naturaleza deben hacerse en paralelo a la eliminación de los combustibles fósiles y con la participación activa de los pueblos indígenas y las comunidades locales.

En palabras de Yeb Saño, director ejecutivo de Greenpeace Sureste de Asia y jefe de la delegación de Greenpeace que asiste a la COP: «Sentirse seguro es fundamental para el bienestar de todas las personas y del planeta, y esto es lo que la COP27 debe conseguir, y puede hacerlo, si nuestros líderes se ponen las pilas. La justicia, la responsabilidad y la financiación para los países más afectados por la crisis climática son tres de los componentes clave para el éxito de las acciones por el clima, no solo durante las negociaciones, sino también en las acciones posteriores. Los pueblos indígenas, las comunidades locales y los jóvenes conocen las soluciones necesarias; lo que falta es la voluntad de actuar por parte de los gobiernos y de las empresas ricas y contaminantes, aunque ya han recibido el mensaje. El movimiento climático global, liderado por los pueblos indígenas y los jóvenes, seguirá creciendo y alzándose si los líderes mundiales vuelven a fracasar, pero ahora, una vez más, en vísperas de la COP27, hacemos un llamamiento a los líderes mundiales para que den un paso adelante y acuerden los planes que necesitamos, para que aprovechen la oportunidad de trabajar juntos por el bienestar colectivo de las personas y el planeta«.

Ghiwa Nakat, director ejecutivo de Greenpeace en Oriente Medio y Norte de África, añade: «Las catastróficas inundaciones en Nigeria y Pakistán, junto con la sequía en el Cuerno de África, subrayan por qué es esencial llegar a un acuerdo que tenga en cuenta las pérdidas y los daños sufridos por las naciones afectadas. Los países ricos y los contaminadores históricos deben aceptar su responsabilidad y pagar por las vidas perdidas, por los hogares destruidos, por los cultivos y los medios de vida devastados. La COP27 es un momento clave para crear un cambio de mentalidad que acepte la necesidad de un cambio sistémico que garantice un futuro mejor para los pueblos del Sur Global. La cumbre es una oportunidad para abordar las injusticias del pasado y establecer un sistema específico de financiación climática financiado por los emisores y contaminadores históricos. Un fondo de este tipo compensaría a las comunidades vulnerables que han sido devastadas por la crisis climática, permitiéndoles responder rápidamente a la catástrofe climática y recuperarse, y ayudándoles a realizar una transición justa y equitativa hacia un futuro resiliente y seguro impulsado por las energías renovables».

Por su parte, Pedro Zorrilla Miras, coordinador de Cambio Climático y representante de Greenpeace España en la COP27, afirma: “El Gobierno español llega a la COP sin haber hecho los deberes. El acuerdo adoptado en Glasgow que obliga a todos los países a acudir a Egipto con nuevos planes para reducir sus emisiones de manera que el mundo pueda evitar un calentamiento global de 1,5 ºC significaría que España debería revisar su Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), que actualmente prevé una reducción de solo un 23 % en 2030 respecto al año 1990, y elevar ese objetivo a al menos un 55 %. Sin embargo, aunque ese proceso de revisión está en marcha, el Gobierno no ha propuesto modificación alguna del objetivo de reducción de emisiones. Por otro lado, España debe apoyar la creación de un nuevo sistema internacional para financiar las pérdidas y daños causados por el cambio climático, y dar ejemplo revisando al alza sus aportaciones a la financiación de pérdidas y daños y a la adaptación al cambio climático climático en los países más vulnerables y de menos ingresos, derivando sus aportaciones hacia donaciones en lugar de seguir con la política de préstamos (el 70 % de las aportaciones españolas son préstamos), que solo agravan la deuda externa de esos países”.

Informe detallado con las demandas de Greenpeace en la COP27, disponible aquí. 

Pedro Zorrilla Miras

 

Nueva convocatoria del proyecto Libera para luchar contra la basuraleza en los entornos terrestres.

El Proyecto LIBERA, de SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, presenta la sexta edición del ‘1m2 por el campo, los bosques y el monte’ con el objetivo de aumentar el conocimiento sobre la basuraleza en estos entornos.

Las fuentes terrestres de basuraleza suponen alrededor del 80% de las basuras marinas. Una cifra que, sumada al abandono de residuos que sufren cada vez más los espacios naturales, constituye un grave peligro para los ecosistemas. Conscientes de la importancia de desarrollar acciones que ayuden a prevenir y concienciar a la sociedad sobre el impacto de la basuraleza, LIBERA, el proyecto creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, lanza una nueva edición de la campaña ‘1m2 por el campo, los bosques y el monte’ que tendrá lugar del 3 al 11 de diciembre.

En coincidencia con el Día Internacional de las Montañas que se celebra el 11 de diciembre, esta sexta edición de la campaña de ciencia ciudadana en campo, montes y bosques tiene como objetivo que los colectivos y voluntarios participantes liberen estos entornos de basuraleza y, posteriormente, la caractericen para analizar tanto la tipología como el volumen de residuos que son abandonados. Además, esta iniciativa busca que la población obtenga un mayor conocimiento acerca del impacto de la basuraleza en los espacios naturales terrestres. De este modo, el Proyecto LIBERA invita a cualquier organización, asociación o entidad a participar, registrarse y crear su punto, antes del 27 de noviembre, a través de la página web proyectolibera.org.

Los colectivos participantes usarán la app móvil ‘eLitter’, una herramienta pionera en la caracterización de residuos en ecosistemas de interior y desarrollada por las asociaciones Vertidos Cero y Paisaje Limpio, en colaboración con LIBERA. Por lo tanto, los datos recogidos se incluirán en la base de datos del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO) y se sumarán a los objetos ya caracterizados que LIBERA recopila en su ‘Barómetro de la Basuraleza’.

En la pasada edición de ‘1m2 por el campo, los bosques y el monte’, durante las jornadas de limpieza y recogida de datos que se desarrollaron en 346 puntos del país gracias a la colaboración de más de 5.500 voluntarios, se lograron analizar un total de 8,5 toneladas de basuraleza. Así 67.616 objetos fueron categorizados durante la campaña de 2021, siendo las piezas de plástico inferior a 2,5 cm, las colillas y las latas de bebida, los residuos más encontrados.

“La basuraleza es un problema global y la educación ambiental una de las mejores herramientas para erradicarlo. Noy hay mejor forma de decir alto y claro que no queremos más residuos abandonados en nuestros campos que que ponernos los guantes y salir al campo a liberar y aumentar el conocimiento científico sobre este problema” afirma Miguel Muñoz, coordinador del Proyecto LIBERA en SEO/BirdLife.

“Desde LIBERA tenemos como objetivo concienciar a la población del impacto de la basuraleza en los entornos terrestres, puesto que estos residuos suponen el 80% de las basuras marinas. Con la celebración de la sexta edición del ‘1m2 por el campo, los bosques y el monte’, gracias al compromiso de los colectivos y asociaciones participantes, nuestro proyecto busca una mayor formación y conocimiento acerca del impacto de la basuraleza en estos espacios naturales, así como una correcta caracterización de los residuos para poder realizar acciones de sensibilización hacia nuestros campos”, añade Sara Güemes, coordinadora del Proyecto LIBERA en Ecoembes.

Con esta convocatoria, LIBERA cierra su última campaña de ciencia ciudadana del año tras la celebración de ‘1m2 por las playas y los mares’ durante el pasado mes de septiembre, y con la que se consiguieron recoger más de 7 toneladas de basuraleza y caracterizar alrededor de 46.000 objetos gracias a los más de 6.000 voluntarios que colaboraron en las costas españolas.

El fútbol español comprometido con el reciclaje de envases

Los estadios de 24 clubes de fútbol españoles colaboran con Ecoembes para reciclar los envases de plástico, latas y briks y papel y cartón que se generan en sus instalaciones, gracias a las más de 3.000 papeleras y contenedores instalados en sus recintos.

El fútbol congrega cada año a miles de espectadores en nuestro país, quienes se desplazan en masa a los estadios para poder animar a sus jugadores. Sin embargo, disfrutar de los grandes encuentros de nuestros campeonatos no significa abandonar los hábitos de consumo responsable, de concienciación y de cuidado del entorno natural, y más teniendo en cuenta la cantidad de residuos que se generan en los campos de fútbol.

Por ello, Ecoembes, la organización sin ánimo de lucro que coordina el reciclaje de envases en España, trabaja de la mano con 24 equipos españoles de fútbol para llevar a cabo una correcta gestión de los residuos en sus estadios. De esta forma, los clubes dan ejemplo a sus aficionados con el objetivo de recuperar la mayor cantidad posible de envases gracias a las más de 3.000 papeleras y contenedores de reciclaje instalados en sus campos para facilitar la recogida selectiva de envases de plástico, latas y briks (contenedor amarillo) y papel y cartón (contenedor azul).

En este sentido, gracias al compromiso de los aficionados, durante el año 2021 se recuperaron, para su posterior reciclaje, cerca de 750 toneladas de envases de plástico, latas y briks y 450 toneladas de envases de papel y cartón.  En esta misión, Ecoembes cuenta con la ayuda de clubes de La Liga Santander, La Liga Smartbank y la Primera Federación (categoría correspondiente a la tercera división española), siendo estos , en concreto,  Real Madrid, Atlético de Madrid, Sevilla, Valencia, Villarreal, Betis, Celta de Vigo, Valladolid, Mallorca, Elche, Getafe, Cádiz, Málaga, Eibar, Lugo, Deportivo de la Coruña, Tenerife, Ponferradina, Las Palmas, Levante, Leganés, Gimnàstic de Tarragona, Algeciras y la Real Balonpédica Linense.

“Nuestro objetivo es conseguir que los aficionados disfruten del mejor fútbol de forma responsable, haciendo que el cuidado de nuestro entorno y la concienciación con el medioambiente formen parte de la emoción de los grandes encuentros. Por ello, desde Ecoembes agradecemos profundamente la labor de los clubes que trabajan con nosotros para facilitar la recogida de envases domésticos en sus instalaciones, ya que de esta forma dan ejemplo a sus seguidores y fomentan un hábito saludable en las generaciones venideras de futboleros y futboleras” ha destacado Alberto Cadeiro, gerente de Reciclado y Recogidas Fuera del Hogar de Ecoembes.

Bruselas alerta a España en su lucha contra los plásticos de un solo uso

Organizaciones ambientales lamentan la influencia de la industria, que a través de una intensa labor de presión en Bruselas, ha conseguido que desde la Dirección General de Industria y Emprendimiento de la Comisión Europea (CE) se recomiende al Gobierno de España rebajar los puntos más ambiciosos del Real Decreto de Envases que está pendiente de aprobación antes de finales de año. 

Al tratarse de un texto que transpone diversas directivas europeas, España, como es preceptivo, envió a Bruselas la propuesta del nuevo Real Decreto de Envases y Residuos de Envases para su revisión. Y la Comisión Europea ha reaccionado con un dictamen que, más allá de prevenir obstáculos técnicos al comercio, propone eliminar los puntos más ambiciosos del proyecto. La respuesta del Comisario Thierry Breton ha decepcionado a las organizaciones ecologistas, ya que se reprocha al Ministerio un exceso de ambición en la lucha contra los plásticos de un solo uso, motivo que precisamente originó parte de las directivas transpuestas, y se fundamenta en argumentos poco sólidos y a veces obsoletos.

La opinión de la Comisión sobre el texto del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico parece claramente marcada por la gran influencia del lobby industrial del plástico, que ha coordinado, a través de diferentes asociaciones y patronales, decenas de respuestas para socavar el proyecto español.

Los principales cambios en el Real Decreto de Envases demandados por Bruselas son:

– Anular la prohibición de sustancias tóxicas en los envases (Ftalatos y Bisfenol A) que promueve el proyecto de Real Decreto porque no se corresponde con lo que establece la Directiva de Envases comunitaria que data de 1994 y que precisamente está en proceso de revisión tras casi 30 años de vigencia. Al mismo tiempo, ya existen otros textos comunitarios que restringen el uso de estas sustancias peligrosas.

– Eliminar los objetivos de reducción de residuos de envases (13% en 2025 y 15% en 2030) y de botellas de plástico de un solo uso (20% en 2030). Aquí, la CE pasa por alto que el artículo cuatro de la Directiva de Envases insta a los Estados Miembros a aplicar medidas adicionales para prevenir la generación de residuos de envases y el cinco permite que establezcan objetivos de reutilización.

– Tumbar la prohibición sobre el envasado de frutas y verduras frescas y su obligación de venderlas a granel en lotes de menos de 1,5 kg, a pesar de que Francia y otros países ya cuentan con la misma medida desde hace varios años.

– No obligar a las empresas a pagar los costes de las recogidas de basura abandonada en el entorno, como quiere hacer el Ministerio. El dictamen dice que esta medida va más allá de lo que se deriva de la Responsabilidad Ampliada del Productor en el artículo 8 de la Directiva de Residuos de 2008, pero no especifica de qué manera.

«Desde la sociedad civil, animamos al Gobierno y al Ministerio a seguir el ejemplo de otros Estados miembros y mantenerse en la defensa de la salud de las personas y el medio ambiente ante este dictamen teñido claramente de presiones empresariales. Cualquier otro escenario sería derrumbar las intenciones de España para afrontar el grave problema de la contaminación por plásticos e ir en contra de las propias directivas europeas de residuos», han valorado representantes de Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, Oceana, Retorna, Rezero y Surfrider.

Por otro lado, estas mismas entidades sostienen que recortar la ambición de los Estados miembros en la aplicación de las directivas “es un argumento muy peligroso que debilita y perjudica el propio espíritu de las directivas. Cada Estado en función de sus necesidades debe definir su ambición con los objetivos de las directivas, y España tiene un claro problema con los residuos de plástico que debe solucionar”.

A partir de ahora, y de acuerdo a las modificaciones propuestas, el período de espera para que España incorpore las modificaciones pertinentes o no, se retrasa al próximo 7 de noviembre.

Cuatro municipios españoles consiguen la certificación Residuos Cero

Los municipios de El Boalo, Cerceda, Mataelpino en la Comunidad de Madrid y Torrelles de Llobregat en Cataluña se convierten en los primeros pueblos Certificados Residuo Cero de España con la acreditación de una estrella para el municipio madrileño y tres para el catalán. Los dos ayuntamientos han pasado por un proceso de auditoría ejecutado por una persona externa, designada por la Mission Zero Academy (MIZA).

La Certificación de Ciudades y Pueblos Residuo Cero es un estándar europeo de certificación evaluado por terceros, desarrollado por la organización no gubernamental Mission Zero Academy (MiZA) e impulsado por Zero Waste Europe, cuyo objetivo es acelerar la transición hacia el  residuo cero y la implementación de la economía circular en los pueblos y ciudades europeas, a nivel local.

Amigos de la Tierra ha sido la organización que ha dado soporte al Ayuntamiento de El Boalo, Cerceda y Mataelpino, y quien ha ayudado a implementar las medidas residuo cero. La asociación ecologista ha identificado las iniciativas puestas en marcha a lo largo de los últimos años, entre otras, el impulso del compostaje descentralizado (doméstico, comunitario y  avicompostaje), el servicio Reutiliza o la recogida selectiva “Puerta a Puerta” en viviendas, comercios y hostelería. A su vez, Amigos de la Tierra ha auditado las acciones del municipio de Torrelles de Llobregat.

Por otro lado, Rezero ha sido la organización mentora de Torrelles de Llobregat, municipio que cuenta con más de 15 años en la implantación de recogida puerta a puerta a todo el municipio, incluída la materia orgánica, a todo tipo de usuarios -hogares y pequeños negocios-. Además, Rezero ha sido auditora de El Boalo, Cerceda, Mataelpino.

Ambas organizaciones llevan años impulsando y reivindicando unas políticas Residuo Cero para incidir en el modelo de producción y consumo actual, que reduzcan la generación de residuos, así como la extracción de recursos naturales, y que contribuyan a hacer frente a la crisis climática y ecológica actual. Por este motivo consideran vital que desde el ámbito local se implementen este tipo de medidas.

La Certificación Residuo Cero está compuesto por 5 pasos: (i) la expresión de interés en ser Residuo Cero por parte del municipio, (ii) la adquisición del compromiso de serlo- fase de candidatura, (iii) la implementación de este sistema, (iv) su certificación y (v) la realización de mejoras anuales. La superación de cada uno de estos pasos se da con el apoyo y asesoramiento de entidades expertas en los campos de gestión de residuos y recursos. La evaluación para la certificación se desarrolla en torno a un sistema de puntuación, que incluye criterios obligatorios y criterios puntuables.

Los criterios puntuables se califican según la ambición y el impacto de cada política implementada. La suma de los puntos define el nivel de certificación del municipio y su posterior número de ‘estrellas’.

Posteriormente a la Certificación, los municipios deben realizar un monitoreo de su actividad y mejoras anuales para potenciar los resultados alcanzados. Cada 3 años están sujetos a nuevas auditorías para confirmar su estado en la Certificación, con la posibilidad de subir de nivel, alcanzando un máximo de 5 estrellas.

Amigos de la Tierra y Rezero, ambas organizaciones con una amplia experiencia en acciones residuo cero, están acreditadas por Mission Zero Academy (MiZA) y por Zero Waste Europe para acompañar a los municipios interesados en este nuevo proceso de certificación y que puedan situar su pueblo o ciudad, sin importar el tamaño, en el mapa residuo cero europeo que crecerá en los próximos años. Ahora se unen El Boalo-Cerceda-Mataelpino (Madrid) y Torrelles de Llobregat (Catalunya) a los pueblos y ciudades europeas que se han certificado en este mismo año: Bled, Gorje (ambos en Eslovenia) y Capannori (Italia).

Marian Lorenzo, Responsable de recursos naturales y residuos de Amigos de la Tierra Comunidad de Madrid, apunta que “estos pueblos están marcando el camino a seguir. Es emocionante ver cómo crecen y se desarrollan estas iniciativas con participación ciudadana y voluntad política haciendo frente con imaginación y convencimiento a las dificultades externas. Animamos a otros pueblos y ciudades a que se sumen a este cambio, una transformación indispensable que en el corto y medio plazo dará sus frutos”.

Javier de los Nietos, Alcalde de El Boalo, Cerceda y Mataelpino, y Presidente de la Asociación Nacional Composta en Red, ha destacado  “la importancia de la puesta en marcha de este nuevo sistema de certificación para mejorar e impulsar el compromiso de todos los municipios con una gestión más sostenible de sus residuos y de sus recursos”.

Rosa García, Directora de Rezero, expone que “la certificación de Ciudades y Pueblos Residuo Cero es un programa útil para los municipios que quieren hacer frente a la emergencia climática, porque es una gran herramienta para avanzar tanto para los que están al principio del camino hacia el residuo cero como para los ya experimentados. Asimismo es una oportunidad para reconocer el esfuerzo de municipios comprometidos desde hace años (como Torrelles de Llobregat).”

Desde Torrelles de Llobregat, Ignasi Llorente, segundo teniente Alcalde declara “la necesidad de continuar trabajando en la reducción y reutilización de residuos, siendo necesario hacerlo de una forma precisa y continuada en el tiempo. Por este motivo las auditorías son una buena herramienta para dirigir esfuerzos a medidas concretas”.

Kaisa Karjalainen, Coordinadora de la Mission Zero Academy (MIZA) indica que el “tener a dos municipios que dan el salto y consiguen la certificación Zero Waste Cities es una prueba de que las políticas ambiciosas en materia de residuos dan buenos resultados en diferentes partes de España. Doy mi enhorabuena, a los dos municipios por ser los primeros en lograrlo en España y gracias también a las entidades mentoras acompañantes en el proceso (Rezero y Amigos de la Tierra) por su apoyo para lograr que esto suceda. Esperemos que estos ejemplos inspiren a otras ciudades españolas a comenzar su viaje al Zero Waste.”

Teresa Rodríguez | Amigos de la tierra

Hugo Pérez Cabaleiro comprometido con la lucha contra la basuraleza en el Camino de Santiago

El influencer gallego se suma al proyecto pionero de concienciación medioambiental Camino del Reciclaje de Ecoembes que busca proteger el entorno natural de esta emblemática ruta realizando tres etapas del Camino Francés junto a su perra Roma.

El influencer gallego, Hugo Pérez Cabaleiro, conocido por su participación en “Gran Hermano” y “La Isla de las Tentaciones”, ha realizado estos días junto a su perra Roma tres etapas del Camino Francés para unirse a la campaña Camino del Reciclaje. A través de esta iniciativa, Ecoembes, la organización sin ánimo de lucro que coordina el reciclaje de envases en España, reivindica la importancia de concienciar a los miles de peregrinos que cada año recorren esta emblemática ruta de mantenerla libre de basuraleza. Para ello, en los Ecoalbergues se les hace entrega de bolsas reutilizables hechas con botellas de plástico recicladas para que puedan recoger toda la basuraleza que encuentren en cada etapa.

“El Camino del Reciclaje ha sido una experiencia muy bonita y especial. En primer lugar, por ir acompañado de Roma, con quien comparto mis días y mil aventuras y, también, por hacer algo que me encanta mientras ayudo en la concienciación sobre el reciclado a los demás peregrinos, consiguiendo así sumar nuevos ecoperegrinios”. Además, añade “Esta parte, además de un éxito, ha sido una sensación muy reconfortante, ya que otros peregrinos me aplaudían y muchos se sumaban a llevar sus bolsas y recoger basuraleza. Eso de verdad que fue increíble. Era la tercera vez que hacía el Camino Francés y la sensación de llegar a Santiago siempre es emocionante, me pone la piel de gallina y los ojos vidriosos. Esta tercera vez lo hacía con otro cometido diferente, pero muy orgulloso, porque siempre en mi casa se me ha dado una educación basada en lo primordial de cuidar el medio ambiente, es una labor que no cuesta a la vez que es tan necesaria. Sin duda, un Camino muy especial que siempre recordaré”.

Por su parte, Carolina Martín, responsable del proyecto Camino del Reciclaje en Ecoembes, ha destacado que “contar con personas tan comprometidas como Hugo ensalza la labor de este proyecto y reivindica la importancia de preservar un paraje tan emblemático como es el Camino de Santiago. El valor de estas acciones sirve como ejemplo para que cada vez sean más los peregrinos que, como Hugo, colaboren año tras año en la lucha contra la basuraleza, el fomento del reciclaje también fuera del hogar y trasladen estos gestos a las generaciones venideras”.

555 ecoalbergues comprometidos con el reciclaje

En esta edición ya son 555 ecoalbergues los que participan en las siete comunidades (Galicia, Asturias, Cantabria, Castilla y León, La Rioja, Navarra y País Vasco) donde se desarrolla la iniciativa. Para ello, Ecoembes ayuda a los hospitaleros a que conviertan sus hospedajes en albergues sostenibles con un kit que está compuesto, entre otras cosas, de carteles didácticos, papeleras amarillas (latas, briks y envases de plástico) y azules (papel y cartón), un sello identificativo para el albergue como colaborador de la campaña (EcoAlbergue), Compostelas del Ecoperegrino y bolsas reutilizables fabricadas con PET reciclado para entregar a los peregrinos y evitar así la basuraleza.

En concreto, en esta edición se han repartido más de 55.000 bolsas reutilizables hechas con PET reciclado para que las repartan a todos los EcoPeregrinos que se hospeden en sus instalaciones con el objetivo de fomentar el reciclaje y la lucha contra la basuraleza en el Camino de Santiago.

Plantación de árboles autóctonos gracias a las Compostelas del EcoPeregrino

Un año más, Camino del Reciclaje ha mantenido la Compostela del EcoPeregrino, a través de la cual premia el compromiso de los peregrinos con el reciclaje y devuelve a la naturaleza lo que nos regala. Es por ello, que cada peregrino que suba una foto a Instagram o Twitter de su Compostela del EcoPeregrino con tres sellos (que podrán obtener en los Ecoalbergues participantes del Camino Reciclaje durante los meses de junio a octubre) con el hashtag #EcoPeregrino, se plantará un árbol autóctono en una zona determinada.

Gracias al compromiso de los EcoPeregrinos se plantaron el pasado año más de 600 árboles autóctonos en el municipio de Cerdedo-Cotobade (Galicia) y 300 especies autóctonas en el municipio de El Franco (Asturias).