Entradas

Murales contra los delitos ambientales

SEO/BirdLife desarrolla una acción de sensibilización a través de la pintura de murales de forma participativa en distintos institutos de España de algunas comunidades autónomas donde se registran altos índices de mortalidad ilegal de fauna o destrucción de hábitats. La intención es contribuir a conocer la biodiversidad local y, sobre todo, resaltar algunas de las acciones que se pueden llevar a cabo en la lucha contra los delitos ambientales más registrados de cada zona.

Este trabajo de sensibilización que se desarrolla durante este mes y en mayo, se lleva a cabo en el marco del Proyecto LIFE Guardianes de la Naturaleza, que coordina la ONG. A través de las pinturas murales se van a abordar temas como la caza ilegal, el uso ilegal de veneno, la provocación ilegal de incendios forestales, la captura de aves fringílidas para canto o el tráfico ilegal de especies, representándolos a través de una de las especies más afectadas por cada una de esas agresiones ambientales.

Los delitos ambientales son conductas que atentan contra las especies y los hábitats poniendo en peligro el patrimonio natural. Están tipificados y pueden ser castigados con sanciones y penas de hasta varios años de prisión. SEO/BirdLife y la Sociedade Portuguesa para o Estudo das Aves (SPEA), socio de BirdLife en Portugal y también socio del proyecto LIFE, publicaron un estudio sobre el origen y las motivaciones de la criminalidad ambiental, en el que se plantean varias líneas de acción, tanto preventivas como reactivas: desde nuevas investigaciones hasta propuestas de intervención psicosocial para poblaciones específicas, pasando por cursos de formación a los distintos cuerpos de seguridad y agentes medioambientales.

Una región, una especie, un delito

Una de las conclusiones a las que llega el informe sobre el análisis de motivaciones de la criminalidad ambiental es que muchos de los delitos que se cometen tienen un componente cultural muy específico y que, en materia de sensibilización, hacen falta enfoques psicosociales. “Para la realización de estos murales se aborda la conducta delictiva más característica en cada región, prestando mucha atención y cuidado al contexto y al valor social que las creencias y las motivaciones pueden adquirir localmente”, explica David de la Bodega, coordinador del LIFE Guardianes de la Naturaleza.

Es el caso, por ejemplo, de la caza ilegal de especies protegidas como la pardela cenicienta en Canarias, utilizada como alimento hasta hace unos años. También, de los incendios en la franja cantábrica, empleados tradicionalmente como una herramienta para la gestión de los pastos. El uso ilegal del veneno destaca en algunas zonas como Navarra, desatando una cadena que llega, en última instancia, a especies en peligro de extinción, como el milano real. Por su parte, en Cataluña se viene registrando aún la captura de aves fringílidas, como de jilguero o de verderón, para su cría y uso en concurso de canto. Y en Madrid, dada la presencia del aeropuerto, va a trabajarse el tráfico de especies, con el halcón peregrino como posible protagonista.

Canarias para sensibilizar sobre el pardeleo

Entre los pasados días 4 y 8 de abril, en el I. E. S. Guanarteme, de Las Palmas, el estudiantado de 3º de la E. S. O. participó en la creación del primer mural contra los delitos ambientales. Cada una de las clases comenzó con un taller, donde reflexionó acerca de los delitos ambientales y descubrieron las amenazas específicas de las aves marinas y, en concreto, el pardeleo, una práctica tradicional que afecta a la pardela cenicienta atlántica, una especie que como refleja el Libro Rojo de las Aves se encuentra en situación Vulnerable.

Y es que el expolio de los nidos de pardela cenicienta ha sido una práctica muy común en las islas Canarias, donde la carne de los pollos era muy apreciada por su gran cantidad de grasa y por tratarse de un recurso alimenticio de fácil acceso en épocas de escasez. Hoy en día, la pardela cenicienta canaria es un ave protegida y su caza está totalmente prohibida. Lamentablemente, a pesar de esta prohibición, siguen registrándose casos de captura ilegal. Además, a la práctica del pardeleo hay que sumar las amenazas que afectan a la especie, como la presencia de gatos, ratas y otros mamíferos introducidos que depredan en sus colonias de cría, la contaminación lumínica y las capturas accidentales en artes de pesca.
El derecho y el deber de cuidar de la biodiversidad

A través del trabajo que implica la realización de estos murales, SEO/BirdLife quiere transmitir a los alumnos y alumnas que todas las personas somos guardianes de la naturaleza, poniendo en valor el artículo 45 de la Constitución, que señala que todos los ciudadanos tienen el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, y el deber de conservarlo.

Además, como organización de utilidad pública, pone al servicio de la ciudadanía y de las administraciones un portal de denuncias a disposición de cualquier persona que sea testigo de cualquier agresión o incumplimiento de la normativa relacionada con la protección de la naturaleza. A través de un formulario web, cualquier persona que conozca una acción potencialmente ilegal podrá comunicarlo a la organización, obtener información sobre cómo hacer llegar su denuncia a las autoridades o solicitar que la ONG lo haga.

Guardianes de la Naturaleza

El proyecto LIFE, Guardianes de la Naturaleza, contra el Crimen Ambiental, financiado por el programa LIFE de la Unión Europea. Este proyecto pretende mejorar la efectividad y la eficacia de las acciones dirigidas a combatir los delitos contra la naturaleza.

Está coordinado por SEO/BirdLife y cuenta con la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, la Sociedade Portuguesa para o Estudo das Aves (SPEA), y el Servicio de protección de la naturaleza de la Dirección general de la Guardia Civil (Seprona), como socios beneficiarios. Los cofinanciadores son la Dirección General de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Canarias, la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana y el Ministerio para la Transición ecológica y Reto Demográfico (MITECO).

Imágenes: Lordes Berzas, psicóloga socioambiental, con los alumnos y alumnas del I. E. S. Guanarteme, de Las Palmas.

Los 9 Parques Naturales de la provincia de Alicante

Con motivo del Día Europeo de los Parques Naturales en Ecoactiva queremos adentrarte un poco en este apasionante mundo. Primero has de saber que en la Comunidad Valenciana contamos con un total de 22 Parques Naturales, y de todos éstos 9 se encuentran en la provincia de Alicante. ¿Quieres saber cuáles son? A continuación, descubrirás los bonitos parajes que tienes a tu disposición para visitar y disfrutar en familia o con amigos. Plantas, animales, aguas, preciosos montes. Una combinación perfecta que nos ha regalado nuestra madre Tierra.

Parque natural del Carrascal de la Fuente Roja

Se encuentra ubicado entre Alcoy e Ibi. Se trata de un espacio muy valorado por los visitantes en el que la vegetación está muy bien conservada. Su bosque mixto de carrascas y quejigo sirve de refugio de gran cantidad de grupos de fauna como el gato montés, el jabalí, el tejón, la garduña o la comadreja. Además, es muy recomendable visitar algunas de sus joyas de la arquitectura tradicional como el santuario o la Nevera Coloma.

Parque natural de El Hondo

Se localiza entre Crevillente y Elche. En éste encontrarás una gran laguna natural, completada con una serie de charcas y saladares inmersos en un horizonte de cultivos y palmerales. Además, está clasificado como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y cuenta con diversas pasarelas y observatorios que permiten al visitante conocer varios rincones del parque y observar la actividad de las numerosas aves. Hasta el momento se han logrado contabilizar hasta 172 especies, tanto en los embalses como en los cielos. Un lugar mágico en el que podrás admirar preciosos e inolvidables atardeceres.

Parque natural de las Lagunas de la Mata y Torrevieja

Este parque natural cuenta con un agradable sendero, lleno de vegetación y zonas de descanso, picnicmiradores y observatorios de aves. En cuanto a su fauna, de lo más variada, los flamencos cobran un gran protagonismo. No obstante, también conviene señalar la presencia de la cigüeñuela, el tarro blanco, el aguilucho cenizo, la avoceta, el chorlitejo patinegro, el charrán común, el charrancito y el alcaraván.

La explotación salinera que se desarrolla en la laguna de Torrevieja, permite el mantenimiento de este espectacular parque natural formado por coscoja, lentisco o pino carrasco.

Parque natural de la Sierra de Mariola

Fue declarado como Parque Natural en enero de 2002, y está compuesto por casi 17.000 hectáreas. En él encontramos un rico paisaje, fruto del aprovechamiento tradicional de los recursos naturales e importantes acuíferos, que dan lugar a abundantes fuentes y manantiales. En cuanto a la población vegetal, dominan especies como carrascas, fresnos floridos, arces o tejos, en los que prosperan muchas plantas aromáticas y medicinales.

Parque natural del Marjal de Pego-Oliva

Se trata de una zona húmeda situada entre los municipios de Oliva y Pego, con una extensión de 1.253 hectáreas. Se encuentra en el centro de la herradura montañosa formada por las sierras de Mostalla, Mediodía y Segaria.

Sus principales características son una gran biodiversidad y la excelente calidad de sus aguas, así como su cantidad. Hay dos ríos principales que recorren este parque natural: el Bullent o Coto, en la parte norte, y el Rincones o Molinell, en la sur. Además, encontramos numerosos afluentes y manantiales, conocidos estos últimos en la zona con el nombre de «colmillos».

Parque natural del Macizo del Montgó

Su extensión de 2092 hectáreas comprende Jávea y Dénia. En éste podrás descubrir una flora de más de 650 especies y más de 150 especies de vertebrados. Entre ellas, la más significativa es el águila perdicera, especie amenazada a nivel europeo.

Las características del parque permiten la existencia de algunos muy poco frecuentes en la Comunidad Valenciana, como la gaviota de Audouin, el charrán patinegro, el cernícalo, el búho real, el cárabo europeo o el halcón peregrino. Entre los mamíferos es destacable la presencia del jabalí, el conejo, el tejón, la gineta, el zorro y la comadreja.

Parque natural del Peñón de Ifach

Se encuentra ubicado en Calpe, y a pesar de ser uno de los parques naturales más pequeños de España, incluso de Europa, destaca por sus más de 100.000 visitas. De esta forma se ha convertido en uno de los más concurridos de la Comunidad Valenciana.

El parque es refugio para aves como el cormorán moñudo, la gaviota patiamarilla, el alcatraz, el halcón de Eleonora, el halcón peregrino o el vencejo pálido.

Parque natural de las Salinas de Santa Pola

Este paraje de 2.570 hectáreas comprende los municipios de Elche y Santa Pola. Sin lugar a dudas, una de las especies estrellas del parque es el flamenco, que llega a contar con 8.000 ejemplares durante la época de cría. En general, son muy abundantes todo tipo de aves que se aprovechan de los recursos del parque para alimentarse. Algunos de ellos son: la avoceta, la cigüeñuela, el charrancito, el tarro blanco, la cerceta pardilla, el pato cuchara, el pato colorado, la gaviota, o la focha. También conviene destacar la presencia del fartet, pez endémico de la región mediterránea española

Además, podemos disfrutar de una variada vegetación, en la que destacan las formaciones de Crucianellion maritimae, Peripocla angustifolia y Osyris quadripartita,. Alrededor de las balsas de las salinas son frecuentes el juncus subulatus, el juncus maritimus y el limonium santapolense.

Parque natural de la Sierra Helada

Éste se encuentra ubicado entre Benidorm y Alfaz del Pi y alcanza las 5655 hectáreas. Un gran parque natural cuya fauna está compuesta por especies tan interesantes como las siguientes: el paíño europeo, el cormorán moñúdo y la gaviota de Audouin. También son relevantes las rapaces, como el halcón peregrino. Otras especies de interés son la pardela cenicienta, la pardela balear y el alcatraz común.

En el ámbito marino, cabe indicarse a Dendropoma petraeum y la nacra, además de numerosas taxonomías de peces, crustáceos y otros invertebrados.