Entradas

Juicio oral por la caza ilegal de varios búhos reales en Toledo

Hoy, en el Juzgado de lo Penal nº3 de Talavera de la Reina (Toledo), se celebra la vista oral por la comisión de un delito contra la fauna por la caza ilegal de una especie protegida, como es el búho real.

Los hechos se produjeron en 2019, cuando socios de SEO/BirdLife del Grupo Local de Talavera descubrieron una nidada de búho real con tres pollos en una casa abandonada de una finca en el término municipal de Lagartera (Toledo). Unos meses después, mientras hacían seguimiento de la especie en la zona, y tras una batida para descaste de zorro, se encontraron dos ejemplares muertos. Tras la denuncia de los hechos, el Seprona de la Guardia Civil, junto con Agentes de Medio Ambiente de la zona, iniciaron una investigación para el esclarecimiento de lo sucedido, que dio lugar a la apertura de un proceso penal por la supuesta comisión de un delito contra la fauna por un cazador de la zona.

El papel de la ONG

SEO/BirdLife, que estará en la vista oral, actúa en este caso como acusación popular, con el objetivo de conseguir una sentencia que permita reflejar las consecuencias legales que tiene la caza ilegal de especies protegidas y sus nidos y disuadir de su comisión. Este es uno de los objetivos específicos del proyecto LIFE Guardianes de la Naturaleza para mejorar la eficacia de las acciones dirigidas a luchar contra los delitos ambientales.

SEO/BirdLife lleva varios años denunciando la caza ilegal de especies amenazadas y protegidas, como es el caso del búho real, especie incluida en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. Y es que, durante décadas, el búho real fue duramente perseguido por los supuestos daños que causaba a las especies cinegéticas. Actualmente, aunque los ejemplares muertos por disparo y los expolios han disminuido, se siguen registrando casos como el denunciado, que se unen a nuevas amenazas para la especie, como los tendidos eléctricos, la proliferación del tráfico rodado y los cambios en la explotación del medio rural.

Según David de la Bodega, responsable del Programa Legal de SEO/BirdLife, “el cumplimiento de las normas ambientales es una garantía para preservar la biodiversidad y conservar a las especies protegidas. La denuncia de las agresiones que sufre la fauna silvestre es esencial para alcanzar esos objetivos, generando así una mayor conciencia social sobre estos actos. En SEO/BirdLife somos abogados de los pájaros y todas las personas somos guardianas de la Naturaleza y podemos hacer algo para conservarla, denunciando los hechos que las dañan”.

Portal de denuncia

La organización ambiental pone a disposición de la sociedad un espacio web que permite la denuncia de acciones ilegales contra el medio ambiente. A través de un formulario, cualquier persona que conozca una acción potencialmente ilegal podrá comunicarlo a la organización, obtener información sobre cómo hacer llegar su denuncia a las autoridades o solicitar que la ONG lo haga. Todas las comunicaciones son valoradas por técnicos especializados de la organización para analizar la relevancia del caso y la pertinencia de emprender acciones legales. Además, los ciudadanos pueden encontrar distintos modelos y plantillas para ayudarles a cumplimentar su denuncia, pedir información ambiental ante las Administraciones o presentar un recurso.

Guardianes de la Naturaleza

La personación de SEO/BirdLife en este proceso se ha realizado en el marco del proyecto LIFE, Guardianes de la Naturaleza, contra el Crimen Ambiental, financiado por el programa LIFE de la Unión Europea. Este proyecto pretende mejorar la efectividad y la eficacia de las acciones dirigidas a combatir los delitos contra la naturaleza.

Está coordinado por SEO/BirdLife y cuenta con la Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul de la Junta de Andalucía, la Sociedade Portuguesa para o Estudo das Aves (SPEA), y el Servicio de protección de la naturaleza de la Dirección general de la Guardia Civil (Seprona), como socios beneficiarios. Los cofinanciadores son la Dirección General de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Canarias y el Ministerio para la Transición ecológica y Reto Demográfico (Miteco).

El aguilucho cenizo, elegida Ave del Año 2023 por votación popular

 El aguilucho cenizo, una rapaz migratoria muy ligada a los ambientes agrarios, cuenta en España con unas 4.269-5.360 parejas según el último censo realizado por SEO/BirdLife, lo que supone un declive de entre el 23% y el 27% en diez años
Hasta hoy, 33 especies han sido elegidas Ave del Año por su declive poblacional o por sus amenazas de conservación. Tras un proceso de votación abierta y participativa, el aguilucho cenizo ha sido elegido por 3.187 votos como Ave del Año 2023, seguido del alimoche común con 2.355 votos y la ganga ibérica con 2.105 votos. Las tres candidatas de esta edición se encuentran amenazadas y, por tanto, incluidas en el Libro Rojo de las Aves de España y en el III Atlas de las Aves en Época de Reproducción en España, una publicación clave para conocer la distribución, tendencias y poblaciones de las 450 especies que se detectan en España en primavera.

Aguilucho cenizo, Ave del Año 2023

El aguilucho cenizo, catalogada como especie Vulnerable en España, es un buen representante de la singularidad y el valor ecológico de los ambientes agrarios cerealistas donde habita. Pocas rapaces hay tan ligadas a las actividades humanas como el grácil aguilucho cenizo, una especie que, en España, depende estrechamente de las grandes extensiones cultivadas de cereal.

“A través de esta especie vamos a concienciar a la a los políticos, a los agricultores y a la ciudadanía en general de la importancia de conservar nuestros campos con vida. Para el aguilucho cenizo es necesario encontrar soluciones conjuntas que eviten la destrucción de nidos durante la época de siega y aseguren el mantenimiento y apoyo a los sistemas de explotación agrícolas más respetuosos con la biodiversidad. Debemos garantizar políticas y ayudas que conserven a los aguiluchos y a los agricultores que los tienen en sus tierras”, asegura Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife.

Y añade: “Esta especie representa algo extremadamente importante: la protección legal de una especie no es suficiente. El mensaje que nos lanza el aguilucho cenizo es que no basta con proteger, hace falta actuar para conservar. Y que conservar es una oportunidad para asegurar el futuro de las comunidades locales que viven en, de y por el campo”.

Esta rapaz migratoria, que pasa los inviernos en África, se puede ver por la península Ibérica sobrevolando los amplios campos abiertos desde primavera hasta finales del verano.

Amenazas y particularidades de la especie

La intensificación agraria es una de sus principales amenazas, particularmente la destrucción de nidos y polluelos por las cosechadoras. El uso de plaguicidas también afecta a la especie, ya que disminuye el número de presas. Por todo ello, sus poblaciones tienen un declive muy importante y en España está considerada como una especie Vulnerable en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

El aguilucho cenizo es una rapaz que, en nuestro territorio, depende estrechamente de las grandes extensiones cultivadas de trigo y cebada, donde, a falta de los grandes herbazales que conforman en otros lugares su hábitat predilecto, instala los nidos. A cambio de alojarse en los cultivos, el aguilucho cenizo elimina ingentes cantidades de topillos, ratones, langostas, pequeños reptiles y aves granívoras, que constituyen sus presas habituales. Las transformaciones de los cultivos de cereal de secano a regadíos o leñosos, las prácticas agrícolas intensivas, la reducción de linderos y barbechos y, especialmente, la recogida temprana de las cosechas está afectando muy gravemente a esta especie. También la persecución de esta rapaz, a causa de ser una especie que depreda puntualmente sobre especies cinegéticas, ha sido una causa de mortalidad del aguilucho cenizo.

De acuerdo con el último censo de 2017, si se compara el tamaño de población obtenido en 2017 (4.269-5.360 parejas) con el obtenido en el mismo territorio en 2006 (5.818-6.934), se observa que se han perdido cerca de 1.500 parejas, lo que representa un declive de entre el 23 y el 27% solo en una década.

Dentro de su área de distribución los mayores declives se han observado en Galicia, Andalucía, Extremadura, Madrid o Euskadi. En general se observa un fuerte y generalizado descenso en la mitad occidental del territorio donde habita esta especie. Según los datos el último censo estatal, España constituye el país europeo más importante para la especie a nivel numérico, seguido por Francia, con 3.800-5.100 parejas, o Polonia, con entre 3.000-4.000 parejas. Por lo tanto, España tiene una gran responsabilidad en la conservación de esta especie a escala global y debe actuar en consecuencia.

Acciones para su conservación en 2023

Desde SEO/BirdLife se van a desarrollar varias acciones para favorecer al aguilucho cenizo que redundarán, además, en beneficio de otras especies con las que comparte hábitat.

El Ave del Año es una de las especies de mayor movilización social, prueba de ello es la creación del Grupo Ibérico de Aguiluchos (GIA) en 1991 con el fin de dar a conocer la situación en que se encuentran los aguiluchos en España y las posibles recomendaciones y medidas a adoptar para la supervivencia de sus poblaciones como los salvamentos de aguiluchos. SEO/BirdLife participa en el GIA junto con varios de sus grupos locales como SEO-Segovia, SEO-Sierra Norte de Madrid y SEO-Salamanca, que trabajan desde hace muchos años a nivel local en la protección del aguilucho cenizo.

Gracias a estas acciones se consigue la supervivencia de un gran número de ejemplares en zonas clave, pero que no son la solución de todos los problemas generalizados y de fondo que sufren el aguilucho cenizo y el resto de los aguiluchos en todo el territorio, y que pasa por un cambio más profundo del modelo agrario.

Para lograr ese necesario cambio de modelo, desde SEO/BirdLife, aprovechando el arranque de un nuevo periodo de la PAC, este 2023 se solicitará a las comunidades autónomas que adopten medidas agroambientales específicas para zonas de interés del aguilucho cenizo.

Para proteger los nidos durante las labores de la cosecha es necesario proporcionar medios, fondos y medidas de compensación a los agricultores ligadas al cumplimiento de los objetivos de conservación de la especie. Además, es necesario el desarrollo de medidas específicas ligadas a los usos agrícolas en los cultivos de cereal como el retraso de la cosecha, la conservación de linderos o eriales y el desarrollo de medidas que permitan la conservación de barbechos gestionados para fomentar la biodiversidad en al menos un 10 % de la superficie de cultivo.

Otra de las amenazas son las infraestructuras, para las que SEO/BirdLife mantendrá su clara línea de renovables responsables, y trabajará para que no se implanten proyectos eólicos y fotovoltaicos o de nuevas líneas eléctricas en los territorios clave para la especie, así como prohibición del desarrollo de cualquier infraestructura en las zonas más sensibles para la misma.

En las centrales eólicas ya instaladas en las zonas donde habita la especie, la ONG reclamará establecer periodos de parada en la época reproductora, valorando la posibilidad de la paralización total de la actividad durante los meses en que la especie se encuentra en España.

Además, se revisará la situación actual de catalogación de la especie a escala autonómica para solicitar los cambios en los casos necesarios. como el de Extremadura. En esta comunidad los resultados del último censo nacional (en 2017) ponen de manifiesto que debería pasar de Sensible a En Peligro de Extinción por su notable declive.

Campaña Ave del Año

SEO/BirdLife realiza desde 1988 la campaña de comunicación y conservación Ave del Año con el objetivo de llamar la atención sobre la delicada situación que presentan algunas de las especies de la avifauna española. Con esta acción, la organización pone el foco sobre una especie que precisa de una atención especial por su mal estado de conservación o porque simboliza la urgencia de proteger los hábitats que la acogen para reclamar a administraciones e instituciones medidas para la conservación del patrimonio natural de todos.

FOTO: Aguilucho cenizo-Vitaly Ilyasov-shutterstock

La Cumbre de la biodiversidad reconoce el rol de los Pueblos Indígenas, sin embargo no acaba de protegerles de la amenaza de extinción masiva

Hoy se clausura la COP15 del Convenio de Diversidad Biológica de la ONU  que tenía como objetivo alcanzar un Acuerdo que proteja la biodiversidad de los próximos 10 años.

Greenpeace ha estado en Montreal con una delegación incidiendo en las negociaciones, An Lambrechts, responsable de la delegación de Greenpeace en la COP15 hace balance del texto:

La parte más positiva del texto final es:

El reconocimiento explícito de los derechos, roles, territorios y conocimientos de los pueblos indígenas como la forma más efectiva de proteger la biodiversidad.

“La nota alta de la COP15 es el reconocimiento del trabajo insustituible de los Pueblos Indígenas en la protección de la biodiversidad. Los Pueblos Indígenas son los guardianes más capaces y conocedores de la naturaleza. Si los Pueblos Indígenas están en roles de liderazgo, hay mucho potencial para la protección de la biodiversidad. La protección basada en derechos es el futuro de la conservación. La financiación directa a los Pueblos Indígenas será el siguiente paso crítico. 

También se ha conseguido que el texto incluya el objetivo 30×30, para proteger al menos el 30 % de la superficie terrestre y 30 % de los océanos para 2030. Sin embargo, está muy simplificado, al no excluir expresamente actividades dañinas fuera de las áreas protegidas. Tal como está en el texto, es un número vacío, con protecciones que quedan en el papel”.

Lo que se considera más negativo:

La escasa financiación impedirá implementar todas las medidas necesarias para la protección de la biodiversidad.

“20 mil millones de dólares al año hasta 2025 y luego 30 mil millones al año hasta 2030. Es un comienzo, pero no es suficiente. Con un déficit de financiación de la biodiversidad de 700.000 millones de dólares, no está claro de dónde vendrá el resto del dinero. No sólo la cantidad sino también  la rapidez en disponer de ese dinero. La creación de un fondo en 2023 debería poder financiar a los países en desarrollo más rápido.

“Los intereses de las corporaciones y las falsas soluciones se han estado infiltrando en las conversaciones sobre biodiversidad de principio a fin. Las soluciones basadas en la naturaleza y las compensaciones de biodiversidad pueden suponer errores costosos. Los escándalos y el lavado verde que se ven hoy en la compensación de carbono son lo que estará en el menú de la biodiversidad mañana.”

Anna Ogniewska, asesora política de Greenpeace dice desde Montreal: “La COP15 de Biodiversidad de la ONU ha dejado el trabajo más crucial de protección de la naturaleza como tarea pendiente para los líderes mundiales. Al volver de Montreal, los gobiernos europeos tendrán que ir mucho más allá de lo acordado si realmente quieren detener la extinción de especies. Esto significa proteger de manera efectiva al menos el 30 % de superficie terrestre y los mares de la Unión Europea de cualquier actividad industrial extractiva y proteger estrictamente al menos el 10 %. También implica abordar de una vez por todas el problema que las industrias  están provocando: la destrucción de la naturaleza en Europa y fuera de ella, con actividades como la sobreproducción de carne y lácteos o la tala irresponsable de bosques para obtener productos madereros de vida corta».

En conjunto, la COP15 no logra brindar la ambición, las herramientas o la financiación necesarias para detener la extinción masiva.

Mónica Parrilla | Greenpeace

22 nuevas marcas de Aceite de Oliva Virgen Extra se suman al modelo Olivares Vivos

  • Gracias a los proyectos LIFE Olivares Vivos+ y Cooperalive, así como de Acuerdos de Custodia del Territorio de SEO/BirdLife, Olivares Vivos se expande por Andalucía y sale de esta región al resto de España, Portugal, Grecia e Italia
  • Con estas nuevas marcas, sumadas a las 14 del anterior proyecto LIFE Olivares Vivos (2014-2021), son ya 36 los AOVE en el mercado con el sello Olivares Vivos
  • Este número aumentará considerablemente en los próximos meses, una vez que se abra la certificación Olivares Vivos a todos los agricultores que quieran recuperar biodiversidad y diferenciar su producción

El modelo de agricultura Olivares Vivos ha demostrado ser el mejor aliado para los olivicultores, mejorando la rentabilidad de sus fincas y haciéndolo, además, de una forma realmente sostenible a partir de la recuperación de la biodiversidad. Desde hace unos meses, ha continuado su expansión por Andalucía y ha comenzado a salir de esta región, mediante el proyecto LIFE Olivares Vivos+ (2021-2026), el grupo operativo Cooperalive, de la Junta de Andalucía (con fondos FEADER), y la firma de Acuerdos de Custodia del Territorio con SEO/BirdLife. De este modo, 29 nuevas fincas han empezado a desarrollar el modelo Olivares Vivos y 22 nuevas marcas de aceite saldrán al mercado, en las próximas semanas, con este sello que las identifica como participantes en Olivares Vivos.

Nuevas fincas para formación de agricultores, a través del LIFE Olivares Vivos+
El LIFE Olivares Vivos+ comenzó su andadura en septiembre del año pasado con el objetivo principal de acercar el modelo agrícola Olivares Vivos a nuevas regiones, para conseguir que más agricultores lo conozcan y aprovechen sus beneficios. Para ello, se han seleccionado nuevas fincas en España, Portugal, Grecia e Italia en las que se está midiendo su biodiversidad y se está trabajando para recuperarla. Estos olivares servirán para mostrar a los olivareros las actuaciones realizadas para rescatar biodiversidad y cómo puede aprovecharse para mejorar la rentabilidad agrícola.

Y es que, una de las claves del éxito del anterior proyecto LIFE Olivares Vivos fue que los olivicultores pudieron conocer de primera mano los trabajos de restauración y sus logros en explotaciones de sus comarcas. Asimismo, a través de estas fincas se optimizará la adaptación del modelo a las principales regiones olivareras de Europa, tanto en lo relativo a las técnicas de restauración de la biodiversidad, como en la producción y comercialización de sus AOVE con este valor añadido.

En Castilla-La Mancha son tres las fincas formativas en las que se ha comenzado a trabajar, que servirán para que los agricultores castellanomanchegos y los de otras regiones olivareras cercanas, como las de Castilla y León y la Comunidad de Madrid, se acerquen a Olivares Vivos. En éstas se obtienen los aceites “5 Elementos”, de Finca La Pontezuela (Los Navalmorales, Toledo), y “García de la Cruz”, de Lobosas (Villacañas, Toledo). Asimismo, se trabaja en el olivar Valdeparaíso, ubicada en Almagro (Ciudad Real), que no producirá aceite envasado hasta la temporada próxima.

Por su parte, los olivares situados en la Comunidad Valenciana servirán para acercar el modelo a agricultores valencianos, de Cataluña, Aragón o Murcia. En esta región son dos las marcas que ya lucen el sello: “Señoríos de Relleu”, de la finca Teuladi (Relleu, Alicante), y “Leyendas de Olivo”, de Vilafondo (Traiguera, Castellón).

Finalmente, en Extremadura, se incorpora la marca “Retamar”, procedente de la finca Valdearenales (Guareña, Badajoz).

Fuera de España, en Portugal hay dos fincas participantes cuyos aceites, de igual modo, llevarán el sello en sus botellas, ambas de la región del Alentejo. La primera, “Mainova”, con un aceite procedente de Herdade da Fonta Santa (Arraiolos, Évora). La segunda, “Pousio”, de Herdade Monte da Ribeira (Vidigueira, Beja).

En Italia, por su parte, son cuatro las fincas y marcas de AOVE que portarán próximamente el sello Olivares Vivos. En la Toscana, “Santissima Annunziata”, de la finca homónima ubicada en San Vincenzo, provincia de Livorno, y “Olivart”, que está en Bagno de Ripoli, Florencia. En Lacio, la región en la que se encuentra la ciudad de Roma, los AOVE participantes son “Colle dell’Arci”, aceite procedente de una finca localizada en Fara in Sabina, en la provincia de Rieti, e “Iannotta”, en Sonnino, Latina.

Asimismo, también se ha comenzado a trabajar en fincas de Grecia. En la isla de Creta, son dos las marcas que portarán el sello Olivares Vivos: “Sectus”, elaborada en el monasterio de Gonia, en Kolymvari, y “FAMelia”, producido en la cooperativa del mismo nombre, situada en Stavies. Mientras, en el Peloponeso, es “Giomos” la marca que portará el sello, cuyo aceite procede de una finca situada en Kyparissia. En otro olivar, situada también en el Peloponeso, se trabajará de igual modo para recuperar biodiversidad, aunque en esta campaña no envasará aceite.

Por último, y volviendo a Andalucía, la cuna de Olivares Vivos, las fincas y AOVE que implementan el modelo Olivares Vivos también están aumentando. Y lo están haciendo, además, con diferentes propósitos. Entre los objetivos del nuevo proyecto europeo LIFE se encuentra el análisis que el efecto del cambio climático puede tener sobre el modelo Olivares Vivos. Para ello, se han sumado tres fincas del sureste semiárido andaluz, que, de igual modo, servirán para difundir Olivares Vivos y su certificación. Las nuevas marcas de esta zona son “Campos de Uleila” (Uleila, Almería), “Oro del Desierto” (Tabernas, Almería) y “Ecovallés” (Guadix, Granada).

Más, con Cooperalive y Acuerdos de Custodia del Territorio
Y junto a todas estas marcas pertenecientes al trabajo que ya se está desarrollando a través del proyecto europeo LIFE Olivares Vivos+ hay que añadir un nuevo y ambicioso horizonte. Con el Grupo Operativo Cooperalive, financiado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), a través de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, se está llevando el modelo Olivares Vivos a grandes cooperativas, con el objetivo de que sus socios comprueben las ventajas que tiene ponerlo en marcha de forma conjunta, así como que sirva de espoleta para su expansión a otras cooperativas oleícolas. Este proyecto cuyos socios, además de SEO/BirdLife, son Citoliva, Interóleo y la Diputación Provincial de Jaén, cuenta con la participación de tres almazaras ubicadas en la provincia de Jaén que, esta campaña, venderán el AOVE producido en los olivares en las que se trabaja para recuperar biodiversidad, como participantes en Olivares Vivos. Éstas son “Magnasur”, de la SCA Bedmarense (Bédmar, Jaén); “Oleocampo”, de Oleocampo, SCA (Torredelcampo, Jaén); “Oro de Cánava”, de la SCA Nuestra Señora de los Remedios (Jimena, Jaén) e “Interóleo”.

Finalmente, y como experiencia piloto para el inicio de la certificación Olivares Vivos, se ha comenzado a trabajar en otra finca, mediante un Acuerdo de Custodia del Territorio. En ella se ha puesto en marcha todo el proceso de certificación, lo que servirá para poder ajustar el procedimiento y llevarlo en los próximos meses al resto de olivicultores que quieran certificar la producción de sus fincas. Así, el aceite “Nobleza del Sur”, una destacada marca de AOVE cuyo olivar se ubica en el municipio de Castellar, Jaén, también portará en esta campaña el sello de participante en Olivares Vivos.

Tras el LIFE Olivares Vivos, el LIFE Olivares Vivos+ sigue su andadura
Nuevas marcas y nuevos horizontes, pero sin olvidar que durante el LIFE Olivares Vivos+ se seguirá trabajando con las 20 primeras fincas que se estudiaron y donde se actuó con el anterior proyecto europeo, el LIFE Olivares Vivos, para conocer cómo evoluciona su biodiversidad a medio plazo. En estas fincas, los primeros resultados mostraron un incremento de especies de entre un 7% y un 12%, así como un aumento del 40% en la abundancia de flora y fauna, en apenas tres años y sin afectar a la producción. Fincas de las que se obtienen los aceites: “Castillo de Canena”, “Finca San José”, “Dominus”, “Huerta de los Caños”, “La Casona”, “Piedras Cucas”, “Soler Romero”, “Oleaí”, “Olivar de la Luna”, “Omed”, “Finca la Torre”, “Orígenes”, “Pilares: aceite de autor” y “Oriole”.

Ahora, desde 2021, a través del LIFE Olivares Vivos+, se trabaja de igual modo para acelerar la difusión del modelo por las principales regiones olivareras europeas, extenderlo a otros productos (como la aceituna de mesa) y transferirlo a otros cultivos como el viñedo. Este nuevo proyecto está desarrollado por SEO/BirdLife, socio coordinador, la Diputación Provincial de Jaén, la Universidad de Jaén, la Estación Experimental de Zonas Áridas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (EEZA-CSIC), la Universidad de Évora, la cooperativa agraria y forestal DREAm-Italia, la Organización Agrícola Helena y Juan Vilar Consultores Estratégicos.

Este nuevo proyecto LIFE, además de la financiación del programa LIFE de la Comisión Europea, cuenta con cofinanciación la de la Diputación de Jaén y la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, así como con el apoyo financiero de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y la Caja Rural de Jaén.

Olivares Vivos, un modelo de agricultura reconciliado con la vida
Desde 2015, y con la financiación de dos proyectos LIFE, Olivares Vivos ha desarrollado y puesto en marcha un modelo de olivicultura innovador nacido del consenso entre agricultores, científicos y conservacionistas. Desde entonces, ha reconciliado al olivar con su biodiversidad y aumentado la rentabilidad de los agricultores. Fue diseñado y probado en cuarenta fincas de Andalucía, levantándose sobre la sólida base científica que aportan las instituciones socias de Olivares Vivos (Universidad de Jaén y CSIC) y cimentada en el estudio más importante realizado en todo el mundo en torno a la flora y fauna del olivar y del análisis del mercado europeo del aceite de oliva.

El modelo Olivares Vivos no afecta a la producción agrícola y mejora su rentabilidad, ya que reduce la dependencia de fertilizantes o pesticidas, adecúa el olivar a los requerimientos ambientales de las políticas agrarias y, sobre todo, integra el valor añadido de la recuperación efectiva de biodiversidad en el AOVE. Para obtener este valor añadido se ha elaborado, además, un reglamento de certificación y un sello reconocible por los consumidores que mejora el posicionamiento de los aceites en el mercado.

Denuncia el despilfarro de agua en el cultivo «miles de lechugas abandonadas» en el Altiplano

La Plataforma Salvemos el Arabí y Comarca ha denunciado un «abandono masivo de lechugas» en el Altiplano en dos fincas: en el paraje del Carche, en el término municipal de Jumilla, y también en el paraje de El Llano, en Yecla.

Son decenas de miles de lechugas que están esperando a pudrirse en las fincas con lo que supone de «desperdiciado de millones y millones de litros de agua» que se extraen del acuífero Jumilla-Villena. Un lago subterráneo que «está declarado sobreexplotado» y advierten de que esta práctica no es nueva, sino que en los últimos años se llevan observando casos de abandonos de lechugas, melones, sandías, brócolis, coliflores, calabacines…

Este colectivo sigue denunciando está política de dejar morir los cultivos que se debe fundamentalmente a las condiciones del mercado. No es rentable económicamente para las empresas recoger los productos, debido a una excesiva oferta en los mercados o a los precios que se pagan por los productos en estos momentos.

Lechugas desperdiciadas en una finca del Carche, en Jumilla. / PLATAFORMA SALVEMOS EL ARABÍ Y COMARCA

Las grandes empresas de cultivos de la Región de Murcia se han ido instalando en los últimos años en el Altiplano. Según datos de la plataforma, en la comarca suman ya unas 3.000 hectáreas de regadíos intensivos, una superficie que sigue aumentando año tras año, con unas 120 hectáreas más en lo que llevamos de 2022.

«Tememos que puedan seguir llegando más empresas debido a la situación crítica y lamentable en la que se encuentra el Mar Menor, huyendo de nuevas restricciones en el Campo de Cartagena», alertaba Alejandro Ortuño, portavoz del colectivo. «La cuestión es que estas empresas están trasladando los mismos problemas que han generado en el entorno del Mar Menor, con el agravante además de que puedan llegar a agotar todos los recursos de agua subterráneos de los que disponemos».

Este colectivo ciudadano denuncia que las empresas agrícolas reciben grandes cantidades de dinero público para toda la infraestructura de regadío, incluyendo grandes balsas de riego que han proliferado, «y a cambio intensifican los regadíos en el Altiplano y agotar los acuíferos», señala Ortuño, que además indica que, normalmente, la mayoría de productores que tienen acceso a estos fondos europeos, denominados «fondos operativos», en la práctica son grandes empresas organizadas como OPFH (Organización de productores de frutas y hortalizas), una figura jurídica que utilizan los grandes conglomerados de grupos empresariales y de inversores para poder acceder a estas ayudas.

ecoactiva | LA VERDAD

El vino de La Font de la Figuera, mejor valorado de la Comunitat Valenciana

La segunda edición del Concurso de Vinos Ecológicos de la Comunitat Valenciana ya tiene ganador. El resultado ha dejado como vencedor al tinto ecológico de la Font de la Figuera ‘Highway to hell’ de Wines N’ Roses viticultores (Grupo Arráez)

Se trata de un vino de la variedad 100% Monastrell ecológico con una crianza de tres meses en barrica de roble francés y americano y de un color rojo picota de capa alta y ribete violáceo. La uva del vino ganador proviene de unos viñedos plantados en suelo arcilloso y calcáreo, con más de 30 años y ubicados en parcelas a unos 600 metros de altitud en La Font de la Figuera y Fontanars dels Alforins, municipios ubicados en el interior de la provincia de València.

En esta segunda edición, han participado un total de 25 bodegas ecológicas de las tres provincias de la Comunitat Valenciana que han presentado un total de 86 muestras. Las catas, celebradas los días 22 y 24 noviembre, han estado conformadas por un prestigioso panel de catadores.

Para el CEO y enólogo de la bodega Wines N’ Roses (Grupo Arráez), Toni Arráez, “es una gran alegría recibir este reconocimiento porque Wines N’ Roses es una bodega muy joven y un proyecto diferente que está luchando por poner en valor las uvas autóctonas de nuestra zona. Estos reconocimientos nos ayudan a seguir creyendo en el mismo con más fuerza puesto que es un reconocimiento al esfuerzo y trabajo de todo el equipo. Además, refuerza la apuesta firme hacia los productos ecológicos, en un plazo de un año tendremos el 100% de los vinos de la bodega ecológicos”.

El proyecto del Grupo Arráez cree firmemente en el cuidado y la protección de la tierra. Para su CEO “mi familia y yo llevamos viviendo desde hace más de 70 años de la uva y el vino de esta zona, una de las zonas con más historia vitivinícola del mediterráneo. Creo que tenemos la responsabilidad de protegerlo y cuidarlo para poder pasar esa herencia, que en su día recibimos, a las generaciones posteriores tal como nos la encontramos”.

Fortaleza de todos los vinos ecológicos valencianos

PROAVA y el CAECV acordaron en 2020 poner en marcha este certamen, de carácter bianual, porque consideraron imprescindible que los vinos ecológicos y todas las bodegas elaboradoras tuvieran su reconocimiento a través de un concurso que aglutinara a las bodegas certificadas por el CAECV.

En blancos el oro ha recaído en ‘Nimi’ de Joan de la Casa viticultor, la plata en ‘Fuenteseca’ y el bronce en ‘Pasión de Moscatel’, ambos de Bodegas Sierra Norte.

En la categoría de rosados el galardonado con el oro ha sido ‘Laudum Nature’ de Bodegas Bocopa, la plata para ‘Il.lusiona’t’ del Celler Cataruz y el bronce para ‘Señorío de Benidorm’ también de Bocopa.

En tintos jóvenes el oro ha sido otorgado a la ‘Virtu’ de Cooperativa Las Virtudes, la plata

a ‘Fuenteseca’ de Bodegas Sierra Norte y el bronce a ‘Aniceta’ de Vinos y Sabores ecológicos.

Finalmente, en la categoría de tintos el oro ha recaído en ‘Mariluna’ tinto de Sierra Norte, la plata ha sido para ‘Mínimo’ de Bodegas Arráez y el bronce para ‘Viña Capricho’ de Bodegas Palmera.

Cercanía con el productor y búsqueda de la máxima calidad

Lluís Romero, presidente de PROAVA, ha explicado que la entidad quiere “estar siempre cerca del productor, del producto de calidad y de proximidad y en esa búsqueda tenemos claro que la ecología no solo aporta un plus de calidad, sino que es el futuro”.

Romero ha agradecido la labor del panel de cata y ha expresado su satisfacción por la celebración de la segunda edición de un certamen que pone en valor la idiosincrasia de los vinos ecológicos. El concurso premia su vocación de sostenibilidad y se apuesta por su revalorización en el mercado “hoy en día es imposible diferenciar un vino ecológico de uno que no lo es si no se informa con anterioridad”, señala Romero.

Tal vez por eso en los últimos años, el aumento de superficie de viñedo certificado no ha parado de crecer hasta convertirse en el cultivo con mayor superficie ecológica en toda la Comunitat Valenciana, principalmente en zonas como Utiel-Requena y el Vinalopó Mitjà. Entre 2016 y 2021, su superficie ha crecido en un 61,7% hasta alcanzar las 16.600 hectáreas certificadas.

Para el presidente del CAECV, Vicente Faro, “estamos dando un paso más para posicionar y promocionar un sector clave en la agricultura ecológica como es el del vino. Certámenes de este tipo ayudan a visibilizar los excelentes caldos que son capaces de elaborar nuestros operadores ecológicos, sin dejar de lado la utilización de tácticas totalmente respetuosas con el medio ambiente”.

Un panel de cata experto formado por enólogos y técnicos procedentes de todo el territorio nacional

El panel de cata de esta segunda edición del Concurso de Vinos Ecológicos de la Comunitat Valenciana ha estado formado por reconocidos expertos del vino a nivel internacional junto con los representantes más destacados de la Comunitat Valenciana, todos ellos bajo la dirección de José Vicente Guillem, Doctor Ingeniero Agrónomo y Máster en Enología y Viticultura con amplia trayectoria en el sector.

La entrega de premios será el próximo día 20 de diciembre en La Marineta, junto al edificio Veles e Vents de la ciudad de València.

Para dotar al premio de mayor trascendencia y estimular el certamen la bodega galardonada con el mejor vino ecológico de la Comunitat Valenciana podrá participar de forma gratuita en la próxima feria TerraECO, la Feria Mediterránea de la agricultura y producción ecológica que se celebrará en València los próximos 22 y 23 de marzo de 2023.

Greenpeace tacha a Europa de hipócrita en su papel frente a la emergencia climática

Hoy la cumbre contra el cambio climático COP 27 dedica su jornada a la biodiversidad por su importancia esencial en la lucha contra la emergencia climática. En ese marco Greenpeace ha lanzado el informe “Estamos fallando a la naturaleza. Cómo Europa está destruyendo la vida y la biodiversidad” en el que revela la hipocresía de la UE en su liderazgo frente a la emergencia ambiental tanto en la protección de la naturaleza europea, como en su papel de consumidor voraz a nivel mundial. Uno de los casos elegidos por la ONG internacional para ejemplificar este análisis es el del Mar Menor, en Murcia, que es la mayor laguna salada de Europa y se encuentra casi muerta.

A principios de diciembre los ministros y ministras europeos se comprometieron a ser un ejemplo de liderazgo en la COP15 sobre biodiversidad, pero la realidad sobre el terreno está muy lejos de lo que plasmaron sobre el papel. A nivel mundial, los países europeos, especialmente la UE, parecen liderar la acción contra la crisis ambiental. Sin embargo, la destrucción de la naturaleza que se está dando en toda Europa pone de manifiesto la necesidad de que las personas responsables de la toma de decisiones en Europa actúen de forma urgente, seria y tangible. Las promesas, las estrategias e incluso las legislaciones adoptadas hasta el momento no han logrado detener la dramática pérdida de biodiversidad europea.

La UE, en su conjunto, es excelente a la hora de establecer objetivos, redactar metas y debatir el problema, pero hasta ahora ha sido incapaz de cumplir un objetivo clave para detener la pérdida de biodiversidad, como así se reconoce en la propia Estrategia de la UE sobre la biodiversidad 2030.

Y así lo muestra el informe de Greenpeace, que a través de distintos casos de 13 países europeos (Austria, Bélgica, Bulgaria, Dinamarca, Alemania, Hungría, Italia, Países Bajos, Polonia, Rumanía, Suecia, Suiza y España) refleja una serie de situaciones alarmantes de las pérdidas de biodiversidad más devastadoras en Europa. Casos que muestran contaminación de importantes recursos hídricos en Austria, Bulgaria, Dinamarca y Alemania; la tala desenfrenada de bosques de alto valor ambiental en Suecia, Rumanía, Polonia y Alemania; los planes de mataderos que ponen en peligro los recursos hídricos de Suiza; la contaminación por nitrógeno de la ganadería en los Países Bajos y la destrucción de los espacios verdes urbanos en Bélgica, y La contaminación de la mayor laguna salada de Europa, en España.

Los casos que se abordan en el informe incumplen de forma flagrante las recomendaciones del Pacto Verde Europeo, la Estrategia de Biodiversidad, la Directiva Marco del Agua, la Directiva Marco sobre la Estrategia Marina, la Directiva de Hábitats sobre la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestre, la Red Natura 2000, etc., con un aumento de especies en Lista Roja. Por ejemplo, la corrupción y la tala ilegal han destruido el 50% de los bosques Cárpatos (sólo en Rumania y los Cárpatos abarcan ocho países miembros) que es una de sus zonas boscosas más valiosas y de las regiones más protegidas de la UE.

El caso de España se centra en El Mar Menor, que se ha convertido en el paradigma de los males que sufre el medioambiente. Se trata de la mayor laguna salada europea y está protegida por hasta 10 programas de protección medioambiental oficiales, entre ellos la Red Natura 2000 o el Convenio de Ramsar, por su importancia internacional como humedal. Está reconocida como una zona de profunda importancia ecológica, geológica y medioambiental. Alberga una rica biodiversidad de aves y especies marinas y terrestres. Y sin embargo, a pesar de estas protecciones, esta preciosa laguna está casi muerta. El impacto de la agricultura y el urbanismo desenfrenado están acabando con la biodiversidad de la zona, y por tanto con el turismo.

“El problema no son los objetivos ambiciosos ni la normativa, sino la falta de implementación y cumplimiento, así como de prioridad política. A pesar de los discursos grandilocuentes de la UE, los casos que mostramos en el informe incumplen estrategias y directivas europeas de forma flagrante. Se supone que los Estados miembros de la UE lideran la lucha contra la crisis climática y la biodiversidad. ¿Cómo puede la UE exigir al resto del mundo que tome medidas?”, ha comentado Mónica Parrilla, responsable de la campaña de bosques de Greenpeace España.

La UE no tiene credibilidad para abordar el problema de la deforestación tropical

El consumo actual es tan elevado que los propios recursos europeos resultan insuficientes, de esta manera productos como la carne, el aceite de palma y la soja (utilizados principalmente para la alimentación animal) convierten a la UE en responsable del 16% de la deforestación tropical. Por otro lado, ninguna de las más de 400 empresas que abastecen a Europa han cumplido su promesa de poner fin a su contribución a la deforestación para 2020.

La huella ecológica de Europa supera ampliamente los límites de la sostenibilidad, dentro de los cuales la humanidad puede vivir con seguridad.

Los estudios han identificado nueve límites planetarios y, de ellos, seis han sido sobrepasados:

  1. Cambio climático (superado)
  2. Agotamiento del ozono estratosférico
  3. Acidificación de los océanos
  4. Alteración de los ciclos globales de fósforo y nitrógeno (superado)
  5. Tasa de pérdida de biodiversidad (superado)
  6. Cambios en la disponibilidad del «agua verde» (superado)
  7. Cambio de uso de suelo (superado)
  8. Contaminación atmosférica por aerosoles (no cuantificado)
  9. Contaminación química, plástica y otras sustancias (superado)

Los límites sobrepasados están directamente relacionados con la pérdida de la biodiversidad y afectan a la propia seguridad humana. Por ello, es vital que en la próxima Cumbre Internacional del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CBD, en sus siglas en inglés), que se llevará a cabo del 7 al 19 diciembre en Montreal, Canadá, se proporcione un nuevo marco internacional para la protección de la biodiversidad para los próximos 10 años.

Greenpeace ha hecho un llamamiento urgente a los gobiernos europeos para que apoyen un acuerdo global que incluya objetivos estrictos y vinculantes para proteger al menos el 30 % de la tierra y los océanos para 2030 a más tardar, al tiempo que reconozca los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales y asegure la financiación adecuada no solo para las medidas de conservación, sino que deje de dar subsidios a las industrias destructivas.

“La naturaleza es nuestro soporte vital, con el poder de mitigar y adaptarse a los impactos de un planeta que se calienta y seca. Muchos de los límites planetarios están sobrepasados y son los que aseguran un espacio seguro para la humanidad. Las jefaturas de estado de la UE deben comenzar a priorizar la protección ambiental y mostrar liderazgo en la próxima COP15 de Biodiversidad en Montreal. Necesitamos un acuerdo ambicioso para la naturaleza ”, ha añadido Parrilla.

Mónica Parrilla | Greenpeace

En la COP27 se puede conseguir un futuro seguro y justo para todas las personas

Para Greenpeace, el asunto central de esta COP27 que empieza el domingo es la justicia climática que merecen los países más afectados por los desastres climáticos pasados, presentes y futuros

La cuestión central en esta próxima 27ª Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27) es si los gobiernos más ricos e históricamente más contaminantes van a pagar por las pérdidas y daños causados por el cambio climático. Tras las últimas negociaciones, Greenpeace considera que se puede avanzar mucho más hacia la justicia y el apoyo que merecen los países más afectados por los desastres climáticos pasados, presentes y futuros. La crisis climática podría resolverse con ciencia, solidaridad y responsabilidad, mediante compromisos económicos reales para conseguir un futuro limpio, seguro y justo para todo el mundo.

La COP27 podría tener éxito si se alcanzan los siguientes acuerdos:

  • Aportar nuevos fondos a los países y comunidades más vulnerables ante el cambio climático para hacer frente a las pérdidas y daños derivados de los desastres climáticos pasados, presentes y futuros, mediante la creación de un Mecanismo de Financiación de Pérdidas y Daños.
  • Garantizar el cumplimiento de la promesa de aportar 100.000 millones de dólares para que los países de renta baja puedan adaptarse y aumentar la resiliencia a los impactos del cambio climático, y además cumplir el compromiso asumido por los países ricos en la COP26 de duplicar la financiación para la adaptación antes de 2025.
  • Ver que todos los países avanzan definitivamente en la eliminación rápida y justa del uso de combustibles fósiles, incluyendo el fin inmediato de todos los nuevos proyectos, como recomienda la Agencia Internacional de la Energía. 
  • Dejar claro que limitar el aumento de la temperatura a 1,5 ºC en 2100 es la única interpretación aceptable del Acuerdo de París y acordar la eliminación global de la producción y el consumo de carbón, gas y petróleo en fechas que sean compatibles con el límite de 1,5 ºC.
  • Reconocer el papel de la naturaleza en la mitigación y la adaptación al cambio climático, y como símbolo cultural y espiritual, así como hogar de una flora y fauna diversas. La protección y la restauración de la naturaleza deben hacerse en paralelo a la eliminación de los combustibles fósiles y con la participación activa de los pueblos indígenas y las comunidades locales.

En palabras de Yeb Saño, director ejecutivo de Greenpeace Sureste de Asia y jefe de la delegación de Greenpeace que asiste a la COP: «Sentirse seguro es fundamental para el bienestar de todas las personas y del planeta, y esto es lo que la COP27 debe conseguir, y puede hacerlo, si nuestros líderes se ponen las pilas. La justicia, la responsabilidad y la financiación para los países más afectados por la crisis climática son tres de los componentes clave para el éxito de las acciones por el clima, no solo durante las negociaciones, sino también en las acciones posteriores. Los pueblos indígenas, las comunidades locales y los jóvenes conocen las soluciones necesarias; lo que falta es la voluntad de actuar por parte de los gobiernos y de las empresas ricas y contaminantes, aunque ya han recibido el mensaje. El movimiento climático global, liderado por los pueblos indígenas y los jóvenes, seguirá creciendo y alzándose si los líderes mundiales vuelven a fracasar, pero ahora, una vez más, en vísperas de la COP27, hacemos un llamamiento a los líderes mundiales para que den un paso adelante y acuerden los planes que necesitamos, para que aprovechen la oportunidad de trabajar juntos por el bienestar colectivo de las personas y el planeta«.

Ghiwa Nakat, director ejecutivo de Greenpeace en Oriente Medio y Norte de África, añade: «Las catastróficas inundaciones en Nigeria y Pakistán, junto con la sequía en el Cuerno de África, subrayan por qué es esencial llegar a un acuerdo que tenga en cuenta las pérdidas y los daños sufridos por las naciones afectadas. Los países ricos y los contaminadores históricos deben aceptar su responsabilidad y pagar por las vidas perdidas, por los hogares destruidos, por los cultivos y los medios de vida devastados. La COP27 es un momento clave para crear un cambio de mentalidad que acepte la necesidad de un cambio sistémico que garantice un futuro mejor para los pueblos del Sur Global. La cumbre es una oportunidad para abordar las injusticias del pasado y establecer un sistema específico de financiación climática financiado por los emisores y contaminadores históricos. Un fondo de este tipo compensaría a las comunidades vulnerables que han sido devastadas por la crisis climática, permitiéndoles responder rápidamente a la catástrofe climática y recuperarse, y ayudándoles a realizar una transición justa y equitativa hacia un futuro resiliente y seguro impulsado por las energías renovables».

Por su parte, Pedro Zorrilla Miras, coordinador de Cambio Climático y representante de Greenpeace España en la COP27, afirma: “El Gobierno español llega a la COP sin haber hecho los deberes. El acuerdo adoptado en Glasgow que obliga a todos los países a acudir a Egipto con nuevos planes para reducir sus emisiones de manera que el mundo pueda evitar un calentamiento global de 1,5 ºC significaría que España debería revisar su Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), que actualmente prevé una reducción de solo un 23 % en 2030 respecto al año 1990, y elevar ese objetivo a al menos un 55 %. Sin embargo, aunque ese proceso de revisión está en marcha, el Gobierno no ha propuesto modificación alguna del objetivo de reducción de emisiones. Por otro lado, España debe apoyar la creación de un nuevo sistema internacional para financiar las pérdidas y daños causados por el cambio climático, y dar ejemplo revisando al alza sus aportaciones a la financiación de pérdidas y daños y a la adaptación al cambio climático climático en los países más vulnerables y de menos ingresos, derivando sus aportaciones hacia donaciones en lugar de seguir con la política de préstamos (el 70 % de las aportaciones españolas son préstamos), que solo agravan la deuda externa de esos países”.

Informe detallado con las demandas de Greenpeace en la COP27, disponible aquí. 

Pedro Zorrilla Miras

 

Vuelve “Fotogénicos por Naturaleza”, la VI edición del concurso de fotografía de agricultura ecológica de la Región de Murcia

El concurso tiene como reclamo el slogan “Por una huella ecológica” destacando el impacto medioambiental sobre el entorno que nos rodea, y cómo la producción ecológica trabaja por una impronta sostenible en el medio ambiente.  

Este 2022 el Caerm hace una llamada a la reflexión acerca de lo que deja huella, la manera de practicar producción ecológica o de relacionarnos con el medio ambiente afecta al entorno, y queremos que la huella que deje sea lo más limpia posible, lo más responsable con el medio, lo más amigable posible con la naturaleza que nos rodea y, por ende, con nosotros mismos.

En la imagen del concurso se muestran unos negativos de fotografía de las antiguas cámaras de fotos con frutas y verduras. Han querido rescatar la forma tradicional de revelado, así como la agricultura ecológica rescata la tradición, lo natural, lo de siempre. Se pretende subrayar el respeto por la tierra, por la biodiversidad, por la belleza de este hermoso planeta en el que vivimos y que nos permite alimentarnos cada día y que debemos dejar igual o mejor que nos lo han dejado nuestros antepasados.

El concurso este 2022 consta de 2 fases para ganar 500 € y una cesta de productos ecológicos (habrá una cesta para cada finalista, serán 12 los finalistas). La fase uno se extiende hasta el miércoles 30 de noviembre a las 23h, cuando ya no se podrán subir más imágenes a la plataforma del concurso: https://pr.easypromosapp.com/p/946360. En esta fase puedes votar tus imágenes favoritas dentro de Easypromos. Habrá 24 ganadores, de entre los que un jurado elegirá 12 finalistas.

En la fase dos, del 7 al 15 de diciembre, las fotos finalistas se subirán a todos los perfiles sociales de @Caermurcia. Y habrá una segunda votación donde ganará los 500 € la instantánea que cuente con más “me gusta” entre todos los perfiles sociales (Twitter, Facebook e Instagram).

Este año contamos entre los miembros del jurado con la escuela de fotografía La Cámara Roja, además de dos expertos en comunicación, y dos miembros del Caerm.

Valorar los alimentos es un primer paso contra el desecho

Cada año se tiran en el mundo unos 1 300 millones de toneladas de alimentos, lo que equivale a un tercio de la producción anual de alimentos en el mundo. Hay una historia detrás de cada pieza de comida, y cada pieza de comida que se tira podría alimentar a personas que no tienen que comer.

El calor combinado con la escasez de agua y el clima extremo, así como el bloqueo de las rutas de exportación de alimentos desde Ucrania, por ejemplo, dejan claro que el suministro de alimentos no puede darse por sentado. Además de ello, cada alimento tiene su historia. «El sabor de un pepino no depende de su curvatura; y el hecho de que un pepino que no esté tan crujiente y jugoso como uno esperaría puede explicarse por la circunstancia de que, por ejemplo, el horticultor ha tenido problemas de suministrar el riego adecuado», dice Jasmin Peschke, directora de la Sección de Nutrición de la Sección de Agricultura del Goetheanum. La experta en economía familiar y nutrición conoce a varios agricultores que, a pesar un gran esfuerzo, han visto la cosecha de 2022 afectada por la sequía, y por lo tanto también ven amenazada su existencia.

El volumen de desperdicio de alimentos en todo el mundo es de unos 1 300 millones de toneladas. Esto significa que se tira un tercio de los alimentos producidos, es decir, grandes cantidades de fruta, verdura y pan no consumidos. Se calcula que hay 830 millones de personas que sufren hambre en todo el mundo. «Es un problema de distribución. Por un lado se desperdicia la abundante oferta de alimentos, y por otro lado un gran porcentaje de la población tiene muy poco para comer», se preocupa Jasmin Peschke. Y añade: «Los agricultores y horticultores no sólo son productores de productos, sino también de valores como la biodiversidad, la fertilidad del suelo, el bienestar de los animales, el paisajismo, la educación y mucho más – factores importantes para nuestra salud».

«El estallido simultáneo de crisis como las de 2022 puede hacernos conscientes de cuestiones básicas sobre los alimentos: ¿De dónde proceden, quién los ha producido, y en qué condiciones? El interés por estos asuntos y por las personas involucradas en la producción y distribución puede generar respeto por los alimentos y una actitud de responsabilidad», afirma Jasmin Peschke con motivo del Día Mundial de la Alimentación 2022.

Jasmin Peschke