Investigan los fenómenos de defensa natural de los cultivos para su uso en el control de malas hierbas

elnoceu_agricultura2_33_rotadorEl profesor del Instituto de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Biodiversidad de la Universidad de León Fernando González Andrés ha participado hoy en las II Jornadas de Agricultura Ecológica que, bajo el título Biodiversidad y Gestión Integrada de Plagas, se celebran durante el mes de mayo en el Centro de Formación Agraria Viñalta de Palencia. El docente e investigador ha explicado a los asistentes los últimos trabajos llevados a cabo tanto en la Finca Matallana de la Diputación de Valladolid como en León en relación con la alelopatía, un fenómeno de autodefensa de los cultivos que puede emplearse en el control de las malas hierbas.

Como ha detallado en declaraciones a DiCYT, la alelopatía hace referencia a que algunas plantas emiten «o bien por las raíces o bien por la parte aérea determinadas sustancias aleloquímicas que dificultan la germinación y el desarrollo de otras plantas, fundamentalmente para evitar problemas de competencia». Con el mismo fin de evitar problemas de competencia, las plantas más eficaces en la utilización de la luz, los nutrientes y el agua son capaces de desplazar a las que son menos eficientes.

Ambos mecanismos se pueden utilizar para conseguir controlar las malas hierbas en la producción agraria, un aspecto en el que los investigadores han profundizado a través de dos experimentos. En el primero, ejecutado por INEA (Valladolid) en la Finca Matallana entre 2000 y 2003, se probó la utilización de cubiertas alelopáticas de dos especies diferentes de sorgo para controlar las malas hierbas en cultivos de cereal de invierno. Sin la utilización de ningún otro tipo de tratamiento, precisa el experto, se logró «una importante mejora del rendimiento, aproximadamente del doble con una de las variedades de sorgo, además de una cobertura de malas hierbas cinco veces menor, frente al testigo que no recibió ningún control contra malas hierbas».

Respecto al experimento realizado en León, esta vez centrado en tres cultivos hortícolas (alubia, tomate y pimiento), se ensayó con una cubierta alelopática de centeno. «Al ser cultivos de verano, la cubierta vegetal tiene que crecer en invierno y cuando se planta el cultivo hortícola, ya en mayo, la enterramos. El problema es que siempre quedan en superificie restos de la cubierta alelopática lo que reduce la temperatura del suelo al impedir que se caliente de forma adecuada, por lo que los resultados de la producción hortícola no fueron buenos», detalla.

Por otro lado, en la actualidad trabajan en la formulación de otro proyecto coordinado por la catedrática de la Universidad de Valladolid María José Cocero, centrado en la extracción de aceites esenciales de plantas aromáticas, con el fin de formularlos y poder utilizarlos como fungicidas, herbicidas, acaricidas e insecticidas naturales. Este proyecto conlleva otro valor añadido, y es que «la utilización de productos naturales trae consigo un proceso industrial y desde este punto de vista es interesante de cara a la generación de empleo en la zona. Sustituiríamos un producto industrial químico por un producto industrial natural», concluye el experto.

Durante la jornada de hoy han intervenido también Joan Salicrú, de Vivers Salicrú (Barcelona), y Juan Rodríguez Martín, director técnico de Seipasa, quienes han abordado como temas los Preparados naturales y las técnicas contra plagas y enfermedades en agricultura biodinámica y los Productos fitosanitarios comerciales autorizados en agricultura ecológica, respectivamente.

Fuente: ecoticias.com  

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.