Fuerte irrupción de la avispa asiatica este verano

  • La capacidad invasora de la avispa asiática no tiene límite y buena prueba de ello es que aumenta cada año. En concreto, en Galicia, una de las comunidades más afectadas, el número de nidos detectados hasta el momento ha superado ya todos los récords.
  • Esta agresiva especie invasora es una salvaje depredadora de las abejas, suponiendo un gran peligro para el ecosistema, pero también para la salud de animales y personas. En 2019, ha provocado ya la muerte de dos personas.
  • Varias administraciones públicas están dejando de lado al sector de gestión de plagas a la hora de solucionar este problema de primer orden. Una decisión que en opinión de la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA), es un grave error que puede generar nefastas consecuencias.

Agosto es temporada alta, también para la avispa asiática, que hace ya siete años que llegó a España para quedarse. Su presencia se está extendiendo cada vez más por todo el territorio español. Y si al comienzo eran exclusivamente las zonas rurales las más afectadas, la capacidad invasora de esta agresiva especie está alcanzado en los últimos años también a las zonas urbanas. Esta temporada, la presencia de avispa asiática en nuestro país está rompiendo ya todos los récords. El número de nidos detectados en Galicia, una de las comunidades más perjudicadas por su presencia, ha aumentado considerablemente con respecto al pasado año.

Una campaña expansiva que crece de forma exponencial a cada año desde que hace ya siete esta agresiva especie invasora llegara del lejano Oriente escondida en un cargamento de caquis chinos, y que se ha convertido, en poco tiempo, en la peor pesadilla de muchos vecinos de Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra, Cataluña, Castilla y León y las Islas Baleares.

Avispa asiática (Vespa velutina)

Según un modelo matemático publicado por la Universidad de Santiago, este año 2019 el 28,76% del territorio gallego presenta un riesgo alto o muy alto de presencia de nidos de avispa velutina, un 3,15% más que en 2018. “El número de afectados por la agresiva picadura de esta avispa en España está creciendo de forma considerable. Es, por tanto, necesario que se tomen medidas de prevención y control cuanto antes para así disminuir los riesgos que esta plaga conlleva”, alerta la directora general de ANECPLA, Milagros Fernández de Lezeta.

El área de asentamiento de esta especie varía según las temperaturas y el tipo de clima, siendo favorables las zonas costeras, donde las temperaturas medias anuales son suaves y la amplitud térmica está atenuada debido a su cercanía al mar. Además, aunque la avispa asiática prefiere asentarse dentro del mosaico agrícola, su presencia en suelo urbano está aumentando considerablemente, tratándose ya de un problema de salud pública de primer orden.

Cientos de nidos son localizados y destruidos cada año en España, pero la avispa continúa expandiéndose, entre críticas de agricultores y apicultores, que reclaman una mejor coordinación entre administraciones, la puesta en marcha de trampeos masivos y una mayor inversión en I+D para encontrar mejores fórmulas para frenar a esta especie invasora que afecta de forma negativa, tanto a la ciudadanía como al resto de fauna y flora del entorno que coloniza.

Con sus apenas tres centímetros de largo, esta especie invasora es considerada ya como uno de los insectos más agresivos de la Península Ibérica y las Islas Baleares, con capacidad para poner en riesgo el ecosistema debido a su condición de voraz asesina de abejas.

Cada avispa asiática puede capturar entre 25-50 abejas al día, a las que mata con un golpe de mandíbula, para después descuartizarlas y llevarlas a su nido para alimentar a sus larvas. Eliminadas las obreras, entra en el panal y acaba con la miel. Su impacto socioeconómico es grave en las zonas melíferas de España y es muy importante su control durante el verano, cuando extermina a las abejas obreras, y en primavera, en que captura a las reinas. Un proceso que afecta directamente a la polinización natural de las plantas: se estima que más de un 60% de la fruta y verdura que se consume actualmente dejaría de producirse al no ser polinizada

Una especie en expansión

La Vespa velutina, también conocida como avispa asiática, avispón asiático o avispa negra, se trata de una especie invasora que se expande rápidamente y que resulta casi imposible de erradicar debido a su capacidad de adaptación. Su principal impacto se produce en las colmenas y en la merma alarmante del número de abejas. Su control implica la utilización de métodos químicos autorizados, indispensables incluso para la retirada segura de los nidos, aplicados por profesionales capacitados y expertos, según ANECPLA.

En 2012, se reportó ya una mortalidad de abejas de la miel del 30% debido a esta avispa, que se alimenta preferentemente de ellas y en menor medida de otros insectos y larvas y de flores y frutos. Según Milagros Fernández de Lezeta, directora general de ANECPLA, “el sector apícola se está viendo afectado de manera muy importante por esta plaga de avispa asiática, llegando a sufrir hasta un 60% de merma en su producción”.

Las medidas de control pasan por la utilización de métodos químicos, que implican inyectar un biocida autorizado en el nido para provocar la muerte de las avispas en su interior, una vez sellado el nido. Las medidas mecánicas complementarias consisten en la retirada de los nidos. ANECPLA, la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental, recuerda la importancia de que el uso de estos biocidas se haga por los profesionales de gestión de plagas que poseen capacitación y larga experiencia en su aplicación, que puede implicar riesgos de contaminación o afectar a organismos no objetivo o al medio ambiente.

Consejos de prevención

ANECPLA ofrece una serie de recomendaciones básicas dirigidas a evitar la picadura de este peligroso insecto que puede llegar a tener consecuencias fatales:

·         Mantener cerrados herméticamente los recipientes con basura o deshechos.

·         Proteger la entrada de la casa con mallas antimosquitos en puertas y ventanas.

·         Evitar el uso de prendas de colores fuertes y colonias.

·         Revisar previamente la zona en busca de posibles avisperos.

·         En caso de detectar alguno, guardar una distancia de seguridad mínima de entre 3 y 5 metros, y mantener siempre alejados de ellos a niños y ancianos.

·         Ante la presencia de avispa/s asiática/s intentar mantener la calma y moverse lentamente para evitar que el insecto se sienta atacado.

·         Llamar siempre a servicios profesionales de control de plagas para eliminar los avisperos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.