El fantástico don del medio ambiente

¿Alguna vez has pensado cómo se adapta el medio ambiente a los seres humanos? ¿y viceversa? Hoy te invito a abrir una puerta a la reflexión. ¿Te atreves?

Las personas desde siempre hemos aprovechando los recursos naturales -tales como el agua, la madera, las plantas o el terreno- para sobrevivir. Esto lo hace cualquier animal tanto para alimentarse, como para crear su propio refugio. El problema se desata cuando la ambición cruza los límites y esa es la triste realidad con la convivimos desde hace algunos años.

Actualidad

Ya no usamos los recursos naturales por supervivencia: ahora nos interesa explotarlos a nuestro antojo para conseguir de ellos una calidad de vida que nunca nos parece suficiente. Y siempre vamos a más. Obtenemos más bienes de los que realmente necesitamos, obviando la capacidad del medio ambiente para regenerarse. No actuamos para satisfacer nuestras necesidades básicas, buscamos las complementarias, lo excesivo.  Mientras tanto desgastamos el plantea a un ritmo vertiginoso debido a la contaminación, la pérdida de vegetación y biodiversidad, incluso extinción o desplazamiento de especies.

Las explotaciones mineras, petroleras, acuíferas, incluso las agrarias no cesan. La deforestación, la sobrepesca, aumentan. Y el planeta se va apagando. Si hay una cosa clara es que este ritmo es insostenible. En pocos años muchos de estos recursos naturales desaparecerán para siempre. Entonces ya no habrá vuelta atrás. Ya seremos nosotros los que tengamos que cambiar, a la fuerza, nuestro modo de vivir y comportarnos.

El eco de nuestras acciones en el medio ambiente

Mientras nosotros ponemos el foco de atención en nuestra calidad de vida y en el beneficio económico que ello nos genera, el ecosistema no se detiene. Los animales acuáticos viven esquivando nuestros residuos -principalmente plásticos– los barcos, incluso la masiva actividad pesquera. Las aves y gran cantidad de animales, buscan nuevos hábitats para poder comunicarse, lejos de la contaminación acústica que resuena en las ciudades, o reproducirse. Huyen de la caza, de las zonas que los seres humanos deciden urbanizar. Los árboles y las plantas intentan soportar el ruido de la tala, los incendios, las toneladas de basura que rondan a su alrededor.

En esta sencilla fotografía se percibe cómo la planta ha logrado encontrar su pequeño hueco, su nueva casa, a pesar de estar rodeada de asfalto, contaminación acústica, y lejos de cualquier tipo de vegetación. Esto es solo un reflejo de cómo la naturaleza sí intenta convivir en armonía con los seres humanos.

La planta nace y vive a pesar de no tener vegetación alrededor

La planta nace y sobrevive a pesar de no tener de vegetación alrededor | publiACTIVA

Reflexionemos

Por lo tanto y llegados a este punto te planteo una cuestión: ¿qué estamos dispuestos a hacer nosotros al respecto? Solo se trata de buscar el equilibrio. Acabar con la sobreexplotación de recursos naturales no significa no utilizarlos es su justa medida. El objetivo es lograr el modo de vivir comprometidos con aquello que nos ha regalado la vida: nuestro hábitat.

 

|A.MARTÍNEZ|
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.