El Empire State se certifica LEED (Líder en Eficiencia Energética y Diseño Sostenible)

empire_state_buildingEl Empire State Building, uno de los edificios de oficinas más famosos del mundo, está llevando a cabo el programa de actualización de más de € 500 millones para incorporarlo a la totalidad del edificio con el objetivo de reducir el uso de la energía en casi un 40%. Las empresas asociadas para ejecutar esta obra esperan utilizar este proyecto como una prueba de ensayo para la adaptación de estructuras existentes para lograr la sostenibilidad medioambiental. El programa espera reducir el consumo de energía hasta en un 38% y proporcionar un modelo replicable en edificios similares. Los cálculos internos muestran que el Empire State Building debe calificar LEED®ORO para la certificación de Líder en Eficiencia Energética y Diseño Sostenible (LEED) para los edificios existentes, y la propiedad tiene la intención de conseguir dicha certificación.

El sistema de Certificación LEED®  permite a los propietarios de edificios no sostenibles implantar mejoras y prácticas de mantenimiento y operación sostenibles que redundan en un incremento de valor del edificio como activo, una reducción de la responsabilidad civil junto con la mejora en la gestión de riesgos, una reducción real de los costes de operación y mantenimiento y una mejora del bienestar y de las tasas de retención de los inquilinos.

Con un costo estimado inicial del proyecto para las zonas comunes de 20 millones de euros, más el ahorro y la reorientación en el programa de actualización del edificio de los gastos previstos inicialmente, y el gasto adicional en otras instalaciones de los inquilinos, el Empire State Building se ahorrará 4,4 millones de euros en ahorros anuales de costos de la energía, reducirá el consumo de energía cerca del 40%, pagará los costos adicionales netos debidos a la sostenibilidad en alrededor de tres años, y reducirá la producción global de carbono a través de ocho iniciativas clave:

  • Renovación de aproximadamente 6.500 ventanas de cristal thermopane, utilizando las hojas de vidrio existentes para crear paneles de aislamiento con triple acristalamiento con nuevos componentes que reducen drásticamente tanto la carga de calor del verano como la pérdida de calor en invierno.
  • Aislamiento añadido detrás de los radiadores para reducir la pérdida de calor y dar calor de manera más eficiente al perímetro del edificio.
  • Mejora de los diseños de iluminación, control de iluminación natural, sensores de ocupación y de carga de enchufe en las zonas comunes y espacios del arrendatario para reducir los costes de la electricidad y las cargas de enfriamiento.
  • Sustitución de las unidades de tratamiento de aire por otras con ventiladores de frecuencia variable para permitir el aumento de la eficiencia energética en la operación, al tiempo que mejora la comodidad de los inquilinos.
  • Reutilización de las carcasas de las unidades de refrigeración existentes, eliminando y sustituyendo las «tripas» para mejorar la eficiencia y el control de las unidades de refrigeración, incluida la introducción de unidades de frecuencia variable.
  • Mejora del sistema existente de control del edificio para optimizar el funcionamiento de climatización, así como para proporcionar una información de sub-medición mas detallada.  
  • Control de la ventilación por demanda en los espacios ocupados para aumentar la calidad del aire y reducir la energía necesaria para acondicionar el aire procedente del exterior.
  • Uso para los sistemas de energía de cada inquilino de un sistema individualizado, basado en la Web, para permitir una gestión más eficaz de la energía.

«Para que las ciudades sean más limpias y energéticamente eficientes, necesitamos urgentemente un modelo de retro-adaptación para grandes edificios existentes. Este visionario ejemplo ayudará a informar e inspirar a las iniciativas que pueden cortar las emisiones de carbono, ahorrar energía, ahorrar dinero, generar empleos, y proporcionar mejores lugares de trabajo en los edificios en todo el mundo «, dijo Amory B. Lovins, Presidente y Director Científico del Instituto Rocky Mountain .

Fuente_News Soliclima

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.