Entradas

Reconocimiento a los voluntarios en el Día Internacional del Voluntariado

Cada cinco de diciembre se celebra el Día Internacional del Voluntariado y este año, el Programa de Voluntarios de Naciones Unidas hace un recordatorio muy especial: “cada día, voluntarias y voluntarios dedican su tiempo y esfuerzo para comprometerse en la inclusión de quienes suelen quedar atrás, tomar acción por el clima y avanzar hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”.

“Desde SEO/BirdLife queremos agradecer a voluntarios y voluntarias todos los esfuerzos realizados para ayudar a mejorar el planeta en el que vivimos. Desde aquí todo nuestro agradecimiento a los que colaboran con organizaciones como la nuestra”, afirma Federico García, responsable del área Social de SEO/BirdLife.

El voluntariado ambiental. como hoy lo conocemos, intenta reducir el impacto negativo del ser humano en el medio ambiente y aumentar el valor del patrimonio natural. Ya en el año 1954, un grupo de investigadores, aficionados y ante todo voluntarios crearon la Sociedad Española de Ornitología con el objetivo de mejorar el conocimiento y ayudar a conservar las aves y sus hábitats. La labor de colaboradores y voluntarios de SEO/BirdLife permite que se lleven a cabo estudios exhaustivos y, muchas veces inéditos, sobre la avifauna española junto con acciones de protección y conservación del patrimonio natural.

El valioso tiempo y esfuerzo de las miles de personas, que a lo largo de más de sesenta años han sido y son voluntarias en la organización, han hecho crecer a SEO/BirdLife y la han convertido en un referente de la lucha conservacionista de este país”, reconoce Federico García.

Del desastre del Prestige al seguimiento de aves

Ese compromiso de los voluntarios ha permitido transformar el desarrollo en mejoras para el medio ambiente durante casi 70 años. Desde los años 80, esos primeros voluntarios se convirtieron en los primeros trabajadores de la Sociedad Española de Ornitología y en 2002, la histórica colaboración en la limpieza del desastre del Prestige posibilitó gestionar a más de 1.400 personas. “Eso fue un antes y un después para la organización y ese espíritu de entrega por salvar la naturaleza es lo que sigue moviendo cada año a más de 20.000 personas a colaborar con SEO/BirdLife en diferentes actividades y acciones por la defensa de la naturaleza por toda España”, apunta García.

Voluntarios Medio Ambiente PINOSO | Alicante (c) ecoactiva

Ojos y manos sobre el terreno

“En muchas ocasiones los voluntarios y voluntarias de SEO/BirdLife son nuestros ojos y nuestras manos sobre el terreno”, concluye Federico García. Iniciativas como los programas de ciencia ciudadana, en los que próximamente tendremos sesiones  teóricas y prácticas con la colaboración de la Fundación Montemadrid a través del proyecto Dando alas a la Biodiversidad o los encargados de las Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y de la Biodiversidad (IBA) facilitan la información necesaria para conocer el estado de conservación de las aves y de los espacios en los que habitan, lo que permite a la organización identificar y dirigir el trabajo de conservación.

Pero, además, los voluntarios desarrollan acciones de conservación directa en espacios de alto valor ambiental como, por ejemplo, a través del Programa de Voluntariado de Parques Nacionales del OAPN, el programa de voluntariado europeo, el corporativo o el que miles de personas llevan a cabo luchando contra amenazas como la basuraleza a través del Proyecto LIBERA. Una mención especial merece los 43 grupos locales de SEO/BirdLife, grupos de voluntarios y voluntarias comprometidos con la defensa del medio ambiente, que colaboran tanto en acciones de seguimiento de aves, conservación, sensibilización, formación o educación en el territorio.

En 2020, se llevó a cabo un gran proyecto de voluntariado ambiental, el Life Followers, en el que durante tres años participaron más de 300 voluntarios para proteger la Red Natura 2000. Entre las conclusiones del proyecto se elaboró el informe sobre Voluntariado Ambiental publicado por SEO/BirdLife, que aporta luz sobre las motivaciones, expectativas y el perfil de las personas que colaboran en la defensa del medio ambiente.

¿Cómo colaborar?
En la actualidad las personas interesadas pueden colaborar de forma voluntaria en más de 10 modalidades, iniciativas, proyectos o programas de SEO/BirdLife a través de la página web https://seo.org/voluntariado/ . Todas ellas requieren inscripción, más información voluntariado@seo.org

La nueva PAC suspende en el cumplimiento de objetivos ambientales

Un nuevo informe conjunto de WWF, BirdLife y EEB evalúa la nueva herramienta clave para avanzar en la sostenibilidad ambiental de la agricultura en los borradores de los planes estratégicos nacionales de la nueva PAC de 21 Estados miembros: los ecoesquemas. El análisis concluye que la mayoría, incluido el Plan Estratégico Español (PEPAC), se alejan de la senda del Pacto Verde Europeo y son insuficientes para cumplir con los objetivos ambientales comprometidos. Por ello, SEO/BirdLife y WWF España solicitan al Ministerio de Agricultura que incorpore las demandas de la ciudadanía que piden una PAC que aborde con la ambición necesaria la transición agroecológica y la recuperación verde, anteponga el cuidado de las personas y la naturaleza a los intereses políticos y haga una mayor apuesta por los agricultores y ganaderos que día a día mantienen el medio rural vivo, produciendo alimentos sanos y de calidad.

A nivel europeo, el informe concluye que solo el 19% de los ecoesquemas son susceptibles de cumplir sus objetivos ambientales, el 40% necesitarían mejoras significativas para ser efectivos y el restante 41% están completamente desalineados de los objetivos del Pacto Verde (el 32% tienen muy poca ambición y el 9% suponen un lavado verde).

Las conclusiones revelan que la mayoría de los ecoesquemas para el clima, el medio ambiente y el bienestar animal no conseguirán su propósito salvo que se revisen rigurosamente las antiguas prácticas agrarias que se saben perjudiciales para la salud de la naturaleza y las personas. Además, los pocos ecoesquemas detectados que cuentan con un diseño adecuado y que previsiblemente pueden dar buenos resultados y contribuir a los objetivos ambientales, corren el riesgo de no contar con una financiación suficiente o de ser arrinconados si se da prioridad a ecoesquemas menos exigentes o más atractivos desde el punto de vista financiero.

Aunque los planes estratégicos están sujetos a nuevos cambios antes de su presentación formal a la Comisión Europea a finales de este año, la foto que nos muestra este análisis supone una primera referencia de cómo se gastarían los 48.500 millones de fondos de la UE que se destinarán a ecoesquemas en la nueva PAC a partir de 2022.

Desde SEO/BirdLife y WWF se considera que de los ecoesquemas del PEPAC del Gobierno de España aprueban los de en apoyo al pastoreo extensivo, a las rotaciones de cultivos, a las cubiertas en leñosos y a la recuperación de elementos del paisaje para la biodiversidad, aún cuando en todos los casos su diseño es mejorable. Y, por contra, suspenden al subvencionar prácticas perjudiciales, como la siembra directa que permite el uso de herbicidas en lugar de reemplazarlo por rotaciones y cobertura permanente del suelo, también contemplados en la confusamente llamada “agricultura de conservación”; o proponiendo prácticas para la gestión de prados de siega con un planteamiento confuso que no afrontan eficazmente ningún objetivo ambiental claro.

Además de esta medida, hay otras herramientas relevantes a tener en cuenta (condicionalidad, agroambientales, inversiones, asesoramiento, etc.), y un análisis previo del potencial de los Planes estatales a nivel europeo ya mostraba las deficiencias de los borradores actuales. Con el propósito de que la nueva PAC contribuya de manera real a la transición agroecológica, SEO/BirdLife y WWF España presentarán las alegaciones oportunas durante el proceso de información y participación pública en el marco de la Evaluación Estratégica del PEPAC, que se acaba de iniciar a nivel nacional. Igualmente, trasladarán dichas propuestas a las Direcciones Generales de Agricultura y Medio Ambiente de la Comisión Europea. Así mismo, las dos organizaciones animan a otras entidades y asociaciones preocupadas por la sostenibilidad de la agricultura, la ganadería y el futuro del medio rural, a que hagan lo propio, contribuyendo a la construcción de un PEPAC que ponga solución a los retos de la alimentación sostenible.

Organizaciones ecologistas apoyan el cierre, desmantelamiento y reconversión sostenible de la estación de esquí de Navacerrada

Ante la situación que ha enfrentado a las administraciones sobre la pertinencia o no de seguir con la explotación de la estación de esquí de Navacerrada, las organizaciones ecologistas lamentan la situación de que el Gobierno tenga que defender ante la justicia este espacio natural.

“La estación de esquí de Navacerrada ha llegado a su fin, no se dan las condiciones naturales para que continúe abierta. La elevación de la temperatura media y la reducción de precipitaciones y del espesor de nieve de los últimos años la hacen inviable”, explican las organizaciones.

Derecho de ocupación de los terrenos frente a la defensa del patrimonio natural

Por otra parte, el derecho de ocupación de los terrenos pertenecientes al Organismo Autónomo de Parques Nacionales, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ha caducado y no puede prorrogarse. Las organizaciones firmantes consideran que en este contexto se deben desmantelar las instalaciones, restaurar el espacio e incorporar al Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

El impacto del complejo deportivo en el territorio es indudable: aglomeración de tráfico, instalaciones obsoletas, cables de acero abandonados, amontonamientos de basura en todo su entorno, alteración de la geomorfología para generar pendientes, eliminación de vegetación, erosión, retracción del caudal del arroyo del Telégrafo para alimentar los cañones de nieve artificial… Esta situación debe revertirse y encaminar los usos en la zona hacia actividades sostenibles y compatibles con la conservación de los valores del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

Antecedentes de no ampliación de la actividad deportiva

Esta evolución climática y la necesidad de proteger los ecosistemas de la Sierra de Guadarrama llevaron a la Junta de Castilla y León, en 2005, a promulgar el Decreto 74/2005, de 20 de octubre, que aprobó las Directrices de Ordenación de Ámbito Subregional de Segovia y Entorno, cuyo artículo 25, con visión de futuro, y en relación con el Puerto de Navacerrada dispuso que “Las instalaciones existentes para el transporte de esquiadores no deberán ser ampliadas, siendo un objetivo a largo plazo su levantamiento”.

Consecuente con ello, el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Parque Natural Sierra de Guadarrama, aprobado en 2010, contempló también la provisionalidad de las instalaciones de esquí y la restauración ambiental y paisajística de los terrenos afectados por la actividad, cuando aquellas dejasen de funcionar (artículos 12 y 70).

Apuesta y oportunidad de ser otro ejemplo de restauración de ecosistemas de montaña

Las organizaciones recuerdan que no es la primera vez que en la Sierra de Guadarrama se desmantela una estación de esquí. Ya sucedió en 1998, cuando la Comunidad de Madrid llegó a un acuerdo con la propiedad de la estación de Valcotos, en el puerto de los Cotos (Rascafría) y adquirió los terrenos mediante una expropiación convenida. Hoy, los terrenos de la antigua Valcotos, una vez restaurados, forman parte del núcleo y de una de las zonas más valiosas del Parque Nacional.

La actuación se ha convertido en un ejemplo de recuperación de ecosistemas de montaña y atrae a investigadores y estudiantes de todo el mundo. En cuanto a la actividad económica, lejos de perjudicarse, se ha visto favorecida. La eliminación de la estación de esquí ha permitido la diversidad de usos (raquetas, esquí de travesía, esquí de fondo, zonas habilitadas para uso de trineos, etc), siempre de acuerdo con lo indicado en el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional. Navacerrada no tendría que perder su vinculación con el esquí, simplemente evolucionaría para albergar modalidades que no requieran instalaciones fijas y tan impactantes.

Con estos antecedentes y posibilidades, resulta más difícil entender, si cabe, la oposición de la Junta de Castilla y León y de la Comunidad de Madrid a caducar y desmantelar la estación de esquí de Navacerrada. El Organismo Autónomo de Parque Nacionales ha anunciado un ambicioso plan de inversiones para el Puerto de Navacerrada que aportaría muchos más beneficios a los municipios del entorno de los que proporciona la actual estación de esquí.

Por todo ello, Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF, como miembros del Consejo de la Red de Parques Nacionales reclaman a la Junta de Castilla y León y a la Comunidad de Madrid que no conviertan este asunto en una disputa política con el Gobierno central y que caduquen la ocupación ilegal de la estación de esquí. De esta forma, la Sierra de Guadarrama podría aprovechar esta oportunidad única y convertirse nuevamente en un ejemplo de restauración de ecosistemas de montaña y de generación de actividad económica respetuosa con el entorno.

Greenpeace pide regular la publicidad cárnica con un informe que desvela sus manipuladoras estrategias de marketing

  • A diferencia de sectores como el alcohol o el tabaco, la publicidad de la carne no tiene restricciones, a pesar de que su consumo excesivo no solo es perjudicial para cada persona individual sino para toda la población por sus altas emisiones
  • El informe, que estudia la publicidad de seis países, entre ellos España, desvela siete formas para inducir al consumo del público, incluído el más vulnerable como la infancia y la adolescencia
  • Greenpeace lanzó ayer una campaña de publicidad en la que, entre otras cosas, le pregunta al presidente Sánchez por su verdadero compromiso contra la producción y consumo excesivo de carne, tras su inoportuna alabanza del “chuletón al punto”

Greenpeace lanza hoy el informe “Los siete mitos del marketing de la carne”, para desvelar las tácticas con las que la industria cárnica busca aumentar el consumo de carne, a pesar de que la huella de carbono de la ganadería representa ya el 19% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero del planeta.

Según el responsable de agricultura en Greenpeace España, Luís Ferreirim: “La publicidad somete a nuestros cerebros a un alto nivel de manipulación cognitiva para aumentar el consumo, pero el planeta no puede permitírselo más. En regiones como Europa, debemos consumir (y producir) al menos un 70% menos de carne y lácteos y, la que consumamos, debe proceder de ganadería ecológica. La industria cárnica invierte enormes cantidades de dinero en campañas y, a menudo, con ayuda de dinero público (entre 2016 y 2020, la UE destinó más de 250 millones de euros a promocionar productos cárnicos y lácteos). Mientras la crisis climática se agrava, fomentar el aumento del consumo de carne es una irresponsabilidad que debe regularse de inmediato”.

En esta investigación, desarrollada por expertos en semiótica y estrategias de marca, se han analizado más de medio centenar de marcas de carne de seis países europeos, entre ellos España (1) (además de Francia, Polonia, Suiza, Alemania y Dinamarca), para desentrañar cómo la industria cárnica nos manipula hacia el consumo excesivo de carne, analizando desde la lingüística hasta la simbología y los códigos culturales.

Estos siete mitos se enfocan según los intereses de las distintas audiencias potenciales y se pueden resumir como:

El mito verde: los anuncios usan códigos semánticos ecológicos, diseñan envases con sellos e iconos verdes, crean un sinfín de etiquetas como “artesanal” o “de granja”, que no garantizan ninguna sostenibilidad, o reducen el plástico de sus envases para pregonar su falso compromiso ambiental. (EJEMPLO A: CASA TARRADELLAS EN LA IMAGEN)

El mito de la salud: muchas personas no reducen su consumo de carne pensando que son necesarias sus proteínas, cuando el riesgo para la salud está en el exceso de proteína de origen animal. La publicidad acompaña la imagen de la carne con verduras y usa términos intrínsecos como “sin gluten” (cuando la carne no tiene) o demagógicos como “calidad 100%” (que no tiene acepción jurídica ninguna). (EJEMPLO B: EL POZO EN LA IMAGEN). La industria hace creer que la carne es necesaria para el crecimiento de los niños y niñas, atrayéndoles con envases divertidos, spots en programación infantil o colocando los productos a su altura en las tiendas.

El mito de la masculinidad: Muchas marcas recuperan la narrativa del hombre cazador. Siguiendo la línea de los estereotipos sobre masculinidad, los anuncios para hombres llevan colores negro/gris o rojo/naranja, con imágenes recurrentes de fuego, cuchillos, barbacoas o porciones grandes de carne, que se come con las manos. Se trata de hombres fuertes, que aparecen al aire libre y muchas veces compartiendo actividades para crear la imagen de que la carne refuerza vínculos entre ellos.

El mito de la buena mujer: Al contrario, a ellas rara vez se las ve comiendo carne (porque las mujeres “no ceden a sus impulsos primarios”) y, si lo hacen, suele ser carne blanca o finas rodajas de charcutería, como si comieran “aire”. Aparecen como cuidadoras, cuyo papel es alimentar a la familia. Para modernizar la imagen, también muestra a la mujer trabajadora, para quien la carne procesada es una buena opción por su rapidez. Usan colores claros y ambientes agradables.

El mito del patriotismo: Muchas marcas muestran que consumir carne del país es una forma de aferrarse a una identidad tradicional, además de proteger la economía. Usan colores de la bandera, paisajes y símbolos patrios o etiquetas de origen 100% nacional. Muestran a personas locales (como símbolo de integridad), a queridos iconos nacionales (celebridades…) y pasiones culturales compartidas (como el fútbol…etc)

El mito de la camaradería: La industria enseña que comer carne es un acto colectivo y ritual, que resuelve disputas y restablece la armonía. En todos los países analizados, la carne es la protagonista en los días de celebración (desde bodas a navidades…etc). (EJEMPLO C: CAMPOFRÍO EN LA IMAGEN

El mito de la libertad: En esta estrategia de marketing, la comida es menos importante que la experiencia. Muestra diversidad de edades, etnias y géneros, que rompen las reglas porque “todo vale”. Muestra un mundo moderno, con móviles, autoservicios y códigos juveniles como el monopatín o el manga.

(A) Spot Casa Tarradellas con su logo de masía tradicional y el lema “Como en casa en ningún sitio”

(B) Envase Bienstar de ElPozo: sin lactosa, sin gluten, fit, cardio, reducido en sal, bajo en grasa…

(C) Campaña navideña de Campofrío: “Disfrute en vida” con Buenafuente y Enrique San Francisco

El tabaco es un buen ejemplo para regular las prácticas del marketing, especialmente para proteger al público más vulnerable como la infancia y la adolescencia. La OMS exige la “prohibición de todo tipo de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco” y varias directivas de la UE prohíben distintas formas de publicidad y patrocinio del tabaco en medios y eventos. También se han regulado otros sectores, con conocidos efectos negativos, como el alcohol o el azúcar y los datos muestran que este tipo de regulación es eficaz para frenar el consumo.

Por todo ello, Greenpeace pide a:

la Comisión Europea, los Gobiernos nacionales y ayuntamientos:

Dejar de financiar con fondos públicos todo tipo de publicidad destinada a promover y aumentar el consumo de carne, lácteos y huevos. Prohibir la publicidad, patrocinio y publicaciones de las empresas cárnicas en los espacios públicos o en publicaciones de instituciones públicas. Garantizar que la legislación contra la publicidad engañosa se aplica realmente

-a las empresas minoristas:

Prohibir la publicidad y las ofertas de carne, lácteos y huevos en las tiendas. Comprometerse con una comercialización transparente y veraz, promocionando el acceso a alimentos saludables como los de origen vegetal

-a los medios de comunicación:

Prohibir la publicidad, patrocinios y emplazamientos publicitarios de carne dirigidos a la infancia y la adolescencia

Este informe, llega un día después de que Greenpeace España haya lanzado una campaña publicitaria en marquesinas, autobuses y otros soportes de mobiliario urbano para recordar al gobierno de Pedro Sánchez que la verdadera recuperación económica verde y justa necesita de transformaciones sistémicas, incluido el actual sistema agroalimentario. A las advertencias del Ministro de Consumo, Alberto Garzón, sobre los riesgos del excesivo consumo de carne, el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, respondía este año proclamando su pasión por “el chuletón al punto”. Por eso, la organización invita al presidente a que muestre, con acciones, cómo de real es su compromiso para reducir las emisiones de la ganadería industrial, en medio de una crisis climática sin precedentes.

(1): En el caso de España se analizó la publicidad de El Pozo, Casa Tarradellas, Navidul, Grupo Coren, Campofrío, Incarlopsa, Joselito, así como la campaña Hazte Vaquero, promocionada por Provacuno (la interprofesional de la carne de vacuno) y la campaña Let’s Talk about Pork, promocionada por Interporc (la interprofesional de la carne de cerdo).

Luís Ferreirim | Greenpeace España

España podría convertirse en la principal fuente de suministro de hidrógeno verde de Europa

La urgente necesidad de implementar soluciones que atajen la actual crisis climática hace más relevante que nunca actuar por el futuro del planeta. Algo que pasa por continuar impulsando la descarbonización de la economía, lo que solo será posible gracias al avance del proceso de electrificación y uso de las energías renovables, en lo que el hidrógeno juega un papel fundamental. España tiene todos los ingredientes para convertirse en la futura potencia del hidrógeno a nivel europeo, ya que cuenta con las infraestructuras, el conocimiento y los medios necesarios para ello. Un hecho que han confirmado los participantes en la Jornada Técnica “Hidrógeno Verde: hacia un sistema energético sostenible”, organizada por la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2) en el marco de GENERA 2021.

Esta jornada, arrancó con una breve bienvenida por parte de Miguel Peña secretario de la AeH2; seguida de una pequeña introducción a cargo de Javier Brey, presidente de la Asociación que comenzó afirmando que “el interés por el hidrógeno en España está creciendo de manera exponencial y ya no solo en la industria, si no entre la población. Un interés más que justificado debido al gran potencial de estas tecnologías para caminar hacia la descarbonización de nuestra economía”.

En la primera mesa redonda en la que han participado Carlos de la Cruz Molina, Director de Evaluación y Cooperación tecnológica del CDTI y Santiago González, responsable de Hidrógeno Renovable en el Departamento de Marco Regulatorio y Estrategia Corporativa del IDAE, se ha debatido acerca del hidrógeno como reactivador de la economía. Ambos han llegado a la conclusión de que, a pesar de tener el potencial para convertirnos en una futura potencia, necesitamos seguir creciendo y apostando por el hidrógeno. Carlos de la Cruz Molina indicó que “el hidrógeno moverá muchas industrias en el futuro, es por eso por lo que tenemos que crear campeones que compitan con generadores de hidrógeno extranjero, apostando siempre por desarrollar una tecnología nacional para poder competir.“ Por otro lado, entran también en juego las subvenciones y ayudas proporcionadas para el desarrollo de la industria del hidrógeno, como puntualizó Santiago González: “La hoja de ruta planteada busca agilizar y facilitar las ayudas y subvenciones, pero sigue existiendo el problema de que somos muy pioneros en este ámbito, necesitamos seguir creciendo”.

Tras la primera mesa, Bruno Esgalhado, socio de McKinsey & Company, realizó una breve ponencia centrada en la “Implantación y despliegue de las tecnologías del hidrógeno en España”, donde puso de manifiesto el papel tan importante que juega España en la descarbonización a nivel europeo, ya que será un actor fundamental en el desarrollo del hidrógeno. Destacó tres ideas fundamentales durante su participación: “Primero, vivimos un creciente interés en temas de H2, impulsados por el compromiso de descarbonización que salió reforzado en la reciente COP26. Segundo, España tiene condiciones únicas para convertirse en un hub relevante de hidrógeno verde a nivel europeo a medio plazo. Y, tercero, la aceleración de esta oportunidad requiere una actuación concertada en torno a la estimulación de la demanda, la reducción de costes de la tecnología y la creación de la infraestructura de base”. Esgalhado resumió su intervención en una frase – ‘los retos son grandes pero la oportunidad es inmensa’.

Finalmente, durante la última parte de la jornada tuvo lugar una segunda mesa redonda cuya temática fue: “Acelerando el desarrollo del hidrógeno en España”. En ella participaron los directores y responsables de las áras de hidrógeno de los socios promotores de la AeH2. Esta mesa estuvo dividida en dos bloques, en el primero intervinieron Javier Maceiras, responsable de Desarrollo de Proyectos de Hidrógeno verde y Transición en Endesa; Jorge Palomar, Head of Global Hydrogen Development en Iberdrola; y Tomás Malango, Director de Hidrógeno en Repsol. Javier Maceiras defendió que “los fondos y el plan de recuperación deben acelerar la descarbonización de una forma eficiente, eficaz y sostenible para iniciar la transición hacia una economía más verde”. Por su parte, Tomás Malango cerró este bloque afirmando que “hay que desarrollar el mercado y la cadena de valor al mismo tiempo y, para ello, la coordinación del tejido empresarial, así como la colaboración del sector público son fundamentales”.

El segundo bloque contó con la participación de Miquel Lope, Director General de Carburos Metálicos; Javier Arboleda, Service Senior Manager de Hyundai Motor España; Ohiana Goicoechea, responsable de área de Proyecto Hidrógeno en Naturgy Energy Group y Carolina Pérez, responsable del Departamento de Desarrollo de Tecnologías de Hidrógeno Verde de TCI Gecomp. Este último bloque comenzó con una breve introducción acerca de la creación de las hidrogeneras (HRS por sus siglas en inglés) y su importancia, sobre lo que Miquel Lope comentó que “necesitamos usuarios que apuesten por ello para crear una demanda, porque ya tenemos la tecnología y la molécula. Además, debemos tener en cuenta que es necesario ofrecer ayudas a estos primeros usuarios y no solo a las grandes industrias”. 

Por su parte, Javier Arboleda centró su intervención en la importancia del hidrógeno en el transporte: “La pila de combustible aplicada al sector de la automoción ya es una realidad para Hyundai, área en el que fuimos pioneros y donde ya en 2013 pusimos en el mercado nuestro primer vehículo propulsado por hidrógeno. Por supuesto que va a jugar un papel clave en la transición hacia la movilidad limpia en la que nos hallamos inmersos actualmente. Pero eso no quiere decir que vaya a ser la única alternativa energética y convivirá necesariamente con los vehículos eléctricos de batería, siendo el consumidor el que tendrá la última palabra en función de sus necesidades”. Asimismo, Arboleda añadió que “el apoyo y compromiso de las entidades públicas a la hora de proveer de una red de abastecimiento capaz de sostener un parque circulante propulsado por hidrógeno es fundamental y prioritario. Confiamos en que la Administración se haga cargo de la petición de ANFAC, cumpliendo el horizonte del 2025, como el año en el que nuestro país cuente con la infraestructura de hidrogeneras necesaria”.

Además, Ohiana Goicoechea apoyó las anteriores intervenciones afirmando que “la transición hacia una economía más verde no puede llevarse a cabo únicamente con la electrificación, sino que es necesario utilizar el hidrógeno en aquellos casos en los que este proceso no sea posible. Además, para llevar a cabo una transición justa, es muy importante la cooperación por parte de todos”. Finalmente, para cerrar la última mesa y la jornada intervino Carolina Pérez, declarando que “España tiene todos los ingredientes necesarios para convertirse en una potencia global del hidrógeno, ya que tenemos el recurso renovable, el conocimiento y la capacidad tecnológica necesarios y una industria donde poder desplegarlo; para seguir creciendo, necesitamos coordinarnos y colaborar entre todos para incentivar la demanda y trabajar por un escenario regulatorio que permita el desarrollo”.

La importación de manzanas generan unas emisiones de 10 millones de kg anuales de CO2  

Más del 40% de las manzanas consumidas en España son de importación, lo que supone la emisión de 10 millones de kg CO2, según datos de AFRUCAT, la patronal de la fruta catalana.

La sostenibilidad es una asignatura pendiente en muchos sectores y el consumo de frutas no es una excepción. Y es que los datos hablan por sí solos. Actualmente, España importa más de 200.000 toneladas de manzana anuales, procedentes de Francia, Italia, Portugal o Polonia. Para poder traerlas a nuestro país, se necesitan aproximadamente 10.000 camiones que generan unos 10 millones de kg CO2.

Según datos facilitados por AFRUCAT, la Asociación de Empresas de la Fruta de Cataluña, la producción y consumo de manzanas nacionales emite casi la misma cifra de gases de efecto invernadero que los que captan los mismos árboles, por lo que la huella de carbono es prácticamente nula.

En este sentido, Manel Simon, director general de AFRUCAT, afirma que “hay por delante una oportunidad única de cambiar los hábitos y priorizar lo local. En España, disponemos de zonas geográficas con excelentes condicionas climáticas que producen las manzanas y peras más dulces del mercado, lo que permite dar respuesta a las demandas de consumidor. Actualmente, el 70% de la población se decanta por este tipo de frutas”.   

Las manzanas importadas son casi el doble de caras que las nacionales

Además de las consecuencias medioambientales que supone la importación de manzanas, comprar manzanas producidas fuera de España tiene un precio superior a consumir las nacionales.

Por ejemplo, en el caso de las manzanas Golden, las importadas cuestan aproximadamente 3€/kg, mientras que las españolas 1,5€/kg. En el resto de las variedades sucede lo mismo. Las Gala o las Fuji también tienen una diferencia de precio significativa, 2€/kg frente a 1,5€/kg y 2,5€/kg frente a los 2€/kg, respectivamente.

Se trata de unos datos alarmantes y que, según el Joan Serentill, presidente del Comité de Pera y Manzana de Fepex, Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas vivas: “es posible cambiar esta situación y fomentar nuevos hábitos de consumo centrados en el producto local.  Hoy en día, en España producimos 500.000 toneladas de manzana, por lo que, el consumidor tiene la posibilidad de priorizar el consumo nacional de esta fruta en lugar de la importación”.

Al mismo tiempo, Serentill añade: “En los próximos años este paradigma va a cambiar, gracias a la apuesta de los productores locales en incrementar el número de plantaciones y calidades con las variedades más nuevas del mercado. Un esfuerzo importante que, con el apoyo del consumidor y su preferencia por lo local, permitiría luchar contra la despoblación de las zonas rurales, dando oportunidades a nuestros jóvenes y asegurando el relevo en el campo”.

El 45% de los españoles están dispuestos a apostar por productos locales

Así pues, priorizar los productos locales es esencial para resolver esta problemática. De hecho, la concienciación sobre la alimentación saludable y la preocupación por el impacto medioambiental ha aumentado en los últimos años. Estos factores hicieron que, en 2020, el consumo de manzanas se disparase a más de 500.000 miles de kg de manzanas.

Y no es de extrañar ya que, casi la mitad de la población española está dispuesta a comprar productos locales. Un dato que se refleja en el informe sobre las tendencias de los consumidores post-covid en materia de sostenibilidad ambiental y ética realizada por la multinacional de servicios profesionales Ernst & Young.  

Consumir productos locales no solamente favorece a disminuir el impacto ambiental, sino que también contribuye a mejorar la situación social y económica de nuestro entorno, generando empleo de calidad y cuidando y preservando nuestro territorio.

Julia Estiarte

Frente al Black Friday de la escasez, un Día sin Compras con abundancia de alternativas

Un año más Ecologistas en Acción se suma al Día sin Compras, una jornada de huelga simbólica de consumidores que se organiza, desde 1992, en todo el mundo en contraposición al Viernes Negro (Black Friday) y el Ciberlunes (Cyber Monday).

Procedente de Estados Unidos, el Viernes Negro, prolongado al Ciberlunes de rebajas en la compra por Internet, se ha convertido en una de las jornadas más consumistas del año a nivel global, impulsada por el lanzamiento de ofertas para incentivar las compras y comenzar la campaña navideña. Por el contrario, el Día sin Compras se propone como un día para reflexionar y cuestionar el actual modelo de producción y consumo que muestra claros síntomas de agotamiento, a la vez que resulta incompatible con el contexto de crisis climática.

Este año, tanto la campaña del Black Friday como la posterior de navidad se van a desarrollar en un contexto de escasez material sin precedentes cercanos, por problemas de suministros que muestran la falta de resiliencia del sistema de producción y consumo que no es capaz de responder a una situación de dificultad.

Los problemas de suministro están ocasionados por diversas causas, como cierta reactivación de la demanda tras la pandemia a la que las cadenas de producción aún no se han adaptado, pues además éstas cuentan con una gran especialización territorial y están diseñadas para distribuir inmediatamente lo producido y minimizar el almacenaje. Pero el discurso oficial esconde otro factor, y es que muchos estudios científicos muestran que estamos llegando a los límites de disponibilidad, tanto de distintos materiales, como de diversas fuentes energéticas.

Sin embargo, este es el factor de mayor importancia, pues aunque la corrección del resto puede contribuir a estabilizar la situación, la escasez a la que nos vamos a enfrentar, tanto de petróleo como de diversos materiales empleados en las cadenas de producción, hacen vislumbrar un futuro en el que estas situaciones se repetirán mostrando que el modelo de consumo continuo e ilimitado es incompatible con un planeta que es finito.

En cualquier caso, se trata de un sistema insostenible ambientalmente por su dependencia de los combustibles fósiles y su incidencia sobre el clima, el impacto de la extracción de materias primas o la generación de residuos. Pero también es insostenible socialmente, pues se basa en la reducción máxima de los costes laborales, con su incidencia sobre las trabajadoras y los trabajadores, y que contribuye a la concentración de la riqueza al quedar controlado por gigantes como Amazon, expulsando a miles de pequeñas/os productoras/es y comerciantes.

El éxito de modelos como el de Amazon se asienta en alentar un consumo compulsivo, de productos procedentes de cualquier parte del mundo, con un solo clic que, obviando los impactos, permite poder disponer del bien en unas pocas horas y a bajos precios.

Este modelo necesita fechas como el Black Friday y el Cyber Monday, donde el consumo se vuelve aún más voraz e innecesario, impulsado por grandes ofertas e importantes campañas publicitarias con mensajes que asocian la compra de productos a añorados momentos de felicidad. Sin embargo, ese efímero momento de satisfacción que genera la compra no contribuye a ninguno de los aspectos de nuestra vida vinculados a la felicidad. Estudios como los de Grant y Terman concluyen que la calidad de las relaciones sociales es el principal ingrediente para lograrla, por lo que se mantiene una constante espiral de insatisfacción.

Por todo ello, hay que ser consciente de que con las pautas de consumo se contribuye a configurar la sociedad actual, por lo que se debe elegir si se quiere seguir alimentando un modelo, representado por la codiciosa sonrisa de Amazon, que acentúa la crisis climática, a la vez que, en un contexto de escasez, concentra aún más la riqueza en unas pocas manos.

Ecologistas en Acción trata de que el Día sin Compras sirva como toma de conciencia sobre la necesidad de dar un giro radical a un sistema que debe crecer continuamente para generar riqueza, que se manifiesta en un modelo de consumo compulsivo, y que ignora los límites físicos del planeta. De acuerdo a ello, se propone una reflexión sobre las verdaderas necesidades y la forma de satisfacerlas, poniendo en valor aquellas formas de consumo que contribuyan a hacerlo de una forma más justa y sostenible.

En consecuencia, desde Ecologistas en Acción se propone lo siguiente:

  1. Combate la compra compulsiva, la única opción para enfrentar la grave situaciín actual es reducir los niveles de consumo, buscando satisfacer las verdaderas necesidades materiales e ignorando y combatiendo los estímulos al consumo que se reciben continuamente. De esta manera, además, se puede contribuir a satisfacer otras necesidades no materiales, dedicando parte del tiempo que ocupa el consumo a estar con los seres queridos.
  2. Cubrir las necesidades básicas sin comprar. Es la solución más sostenible: reparar, intercambiar, compartir, crear… Existen diversas alternativas colectivas como talleres de reparación, tiendas gratis, mercadillos o cooperativas de trueque, pero también hay otras formas de actuar a menor escala, como intercambiar ropa con una amiga o un amigo, juguetes con los que no juega la niña/o con una de sus amigas/os…
  3. Si se necesita comprar un producto, apoyar la producción local y al pequeño comercio y de proximidad. De esta manera se reduce el impacto producido por el transporte de larga distancia, pero también se apoya a pequeñas/os productoras/es y comerciantes, contribuyendo a un mejor reparto de la riqueza.
  4. Aplicar criterios de compra sostenible y justa. Los productos ecológicos tienen menor impacto ambiental y los de comercio justo mejor repercusión social, aunque para que estos no se vean minorados es importante recurrir a canales de distribución cortos y justos, como grupos de consumo, tiendas de comercio justo, mercadillos de productores o supermercados cooperativos. También se puede participar en los mercados sociales existentes en distintos territorios, que forman red de producción, distribución y consumo que funciona con criterios éticos, democráticos, ecológicos y solidarios.

El 50% de las medidas de ecodiseño aplicadas a los envases en los últimos tres años reduce o elimina el plástico y otros materiales

El compromiso de las empresas por hacer que los envases que ponen en el mercado sean diseñados -fase donde se determina el 80% del su impacto ambiental- en base a criterios de sostenibilidad, es algo que lleva más de dos décadas instaurado en nuestro país. En línea con esto, su apuesta por el ecodiseño, que busca hacer los envases más sostenibles y con una huella ambiental lo más reducida posible cobra aún más protagonismo como herramienta con la que avanzar hacia un modelo de economía circular.

Prueba de ello es que, según el VII Plan Empresarial de Prevención (2018-2020) de Ecoembes -la organización ambiental sin ánimo de lucro que coordina la gestión del reciclaje y el ecodiseño de los envases domésticos en España-, en los últimos tres años 2.193 empresas en nuestro país -el 52% de ellas pymes- han aplicado hasta 9.380 medidas de ecodiseño para minimizar el impacto ambiental de sus envases. De entre todas ellas, la mitad (4.470) se han destinado a reducir o eliminar el uso de plástico y otros materiales empleados en su fabricación. Así, gracias a esas 4.470 medidas se han ahorrado más de 49.000 toneladas de materias primas en los tres años de duración de este Plan.

Otras de las medidas que cada vez son más adoptadas por las empresas son las relacionadas con fomentar la circularidad de los envases (1 de cada 5 medidas), bien haciéndolos más fácilmente reciclables, bien reintroduciendo material previamente reciclado en los mismos. En este sentido, ya se han conseguido reintroducir 37.000 toneladas de materia prima reciclada en la fabricación de nuevos envases.

“La legislación marca importantes retos en materia de sostenibilidad de envases que requieren de una apuesta decidida por la innovación. En este sentido, el ecodiseño es una de las herramientas que las empresas tienen a su disposición para conseguir dar respuesta a estos desafíos y contribuir así a avanzar hacia un modelo de economía circular”, ha afirmado Begoña de Benito, directora de Relaciones Externas de Ecoembes, quien también ha añadido que “desde Ecoembes queremos acompañarlas en este camino y, por eso, ponemos a su disposición herramientas y metodologías para que puedan aplicar el ecodiseño en sus compañías”.

Otras medidas de ecodiseño aplicadas han ido enfocadas al rediseño de los envases (15%), a la reducción de su impacto ambiental (11%) o al fomento de la reutilización (3%), un concepto que va a cobrar protagonismo en la economía circular.

Por sectores, de las 9.380 medidas del VII Plan, el 57% han sido desarrolladas han sido en el de la alimentación, el 19% en el del cuidado personal y del hogar, un 15% en equipamiento del hogar, un 5% en motor y ocio y, el 4% restante, en textil y piel.

Gracias a todas estas medidas, durante estos tres años se ha conseguido reducir 104.556 toneladas de materias primas utilizadas en la fabricación de envases, ahorrando 11.229.202 MWh de energía y de 124.422.812 m3 de agua.

Desde AECOC, una de las mayores asociaciones empresariales del país y la única que reúne a todos los agentes de la cadena de valor (desde productores y fabricantes, a operadores logísticos y distribuidores), Cinta Bosch, responsable de Sostenibilidad, ha indicado: «Las empresas están avanzando en la reducción del uso de materiales -especialmente plásticos- porque, más allá de la regulación, hay también una demanda por parte del consumidor. El sector comparte este objetivo” y añade que “según el ‘I Informe de Sostenibilidad en las empresas del Gran Consumo y Sectores Afines’ que hemos realizado desde AECOC, el 87,7% de las empresas afirma que ha activado estrategias para reducir los plásticos de un solo uso en sus envases y embalajes y el 65,4% en el caso del papel y cartón.»

Ecodiseño, un compromiso extendido entre las empresas

Son muchas las empresas que llevan años mostrando su compromiso con el estudio y aplicación de medidas de ecodiseño. De hecho, desde 1999 se han implantado más de 54.500 medidas que van desde la eliminación de material innecesario hasta la reincorporación de plástico reciclado, entre otras, haciendo posible que una botella de agua pese un 18,4% menos que hace 20 años y un bote de yogur sea un 21% más ligero.

Todo ello ha permitido que se ahorren un total de 607.971 toneladas de materia prima y se evite la emisión de 2.333.625 toneladas de CO2.. Asimismo, se ha evitado el consumo de más de 24 millones de Mwh de energía y se han ahorrado más de 221 millones de m3 de agua.

La innovación, aliada para seguir avanzando

En este compromiso de las empresas por avanzar hacia un modelo circular, la innovación se presenta como un aliado clave para conseguir envases más sostenibles, ofreciendo metodologías novedosas para disminuir su impacto ambiental, mejorar su reciclabilidad o buscar nuevos materiales sostenibles para emplear en su fabricación.

Para contribuir a ello, Ecoembes creó en 2017 TheCircularLab, el primer centro de innovación sobre economía circular de Europa, en el que se investiga y trabajan las mejores líneas de innovación en el ámbito de los envases y su posterior reciclado desde diferentes áreas, siendo el ecodiseño una de ellas.

En este sentido, en TheCircularLab se ha desarrollado una metodología única -PackCD- que permite a las empresas evaluar el nivel de sostenibilidad de sus envases a través de una webapp en la que las propias empresas pueden realizar sus análisis y obtener directamente la evaluación. Esta herramienta está siendo testada a través de pilotos en los han participado tanto envasadores como algunos fabricantes de envases. El laboratorio también está trabajando en I+D+i para impulsar nuevos materiales de envasado. Uno de estos desarrollos es un material bio-bio, es decir, biobasado –que se obtiene a partir de fuentes renovables, como restos vegetales, o material procedente de la fracción orgánica de residuo sólido urbano (Forsu)– y compostable, pudiendo gestionarse en el contenedor de materia orgánica y, en las condiciones de operación adecuadas, convertirse en compost y formar parte de abono para nuevas aplicaciones agrícolas

TheCircularLab también cuenta con el Observatorio del envase del futuro, una plataforma de conocimiento sobre el envase que recoge y analiza las noticias y tendencias aparecidas a nivel mundial en materia de ecodiseño, legislación, modificación de los procesos de producción actuales o aparición de nuevas tecnologías que mejoren la eficiencia de los mismos, entre otros.

El lado oscuro de la fiesta del consumismo

  • Greenpeace denuncia las consecuencias climáticas, ambientales y sociales que tiene el elevado consumo que se genera en Black Friday

Frente al bombardeo de mensajes que incitan a comprar compulsivamente en Black Friday, Greenpeace recuerda sus consecuencias climáticas, ambientales y sociales. La organización ecologista las ha recopilado bajo el nombre de Black Friday. Día negro para el planeta, donde incide en datos sobre el insostenible ritmo de consumo y cómo las corporaciones exprimen el planeta. Así como en las alternativas y demandas empresariales y gubernamentales para que el consumo sea sostenible.

El actual ritmo de sobreconsumo, ejemplificado en fechas como el Black Friday (y otras muchas como el Ciber Monday), implica un elevado consumo de materias primas, de agua potable y de consumo de energía. Esto tiene graves consecuencias en el medioambiente: destrucción de hábitats, como bosques y océanos; elevada cantidad de emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero, producidos por este uso de energía procedente de combustibles fósiles y del transporte de todos estos productos. A lo que se añade la elevada generación de residuos, principalmente por dos aspectos: los desechos de materiales de un solo uso procedentes del embalaje como plásticos o cartones; y las materias primas no utilizadas o los productos ya hechos que no se han vendido o se desechan tras un corto uso, que terminan en vertederos o en incineradoras y contaminan el aire, el agua y el suelo.

“Greenpeace denuncia que Black Friday destruye el planeta por el elevado consumo que nos incitan a hacer. La publicidad consumista, la búsqueda exponencial de beneficios de las grandes empresas, la obsolescencia programada, la globalización, las moda rápida y la apuesta casi inexistente por la reparación, el intercambio u otros modelos por parte de los gobiernos hacen que compremos muchos más artículos nuevos de los que necesitamos, y de los que el planeta puede proporcionarnos”, señala Celia Ojeda, portavoz de Greenpeace. “El planeta no está en oferta, el verdadero precio son las consecuencias climáticas y la pérdida de biodiversidad. Y eso no sale en la etiqueta. Detrás de un producto barato, hay un alto coste”, añade.

Algunos datos:

  • El uso actual de los recursos naturales es de media mundial 1,7 veces más rápido de lo que los ecosistemas pueden regenerar. Este promedio global está muy descompensado, si el mundo entero consumiese como EE UU, serían necesarios hasta cinco planetas; en Australia, 4,1; Corea del Sur: 3,5; Rusia 3,3. España consume al año 2,5 planetas, manteniéndose en la media de la Unión Europea (1).
  • Desde 2015, las ventas del Black Friday han aumentado un 10-20% cada año. A este incremento hay que añadirle un cambio de patrón en el consumo a partir de 2019 donde se incrementó la compra on line.
    En 2019, el 33% de los consumidores españoles afirmó que realizaría compras para aprovechar el Black Friday. En 2020 esa cifra subió hasta el 40% (2).
  • Los artículos más vendidos durante este evento son: moda (53% de las personas encuestadas), calzado y complementos (39%), electrodomésticos, aparatos electrónicos, y teléfonos móviles (35%) (3).
  • En 2019, solo la producción, el embalaje y el transporte de todos los productos que se compraron en Madrid durante el Black Friday fueron responsables del 1,7% de las emisiones anuales de la ciudad: el 81,11% de las mismas debido a la producción y comercialización de los productos. Esas emisiones serían equivalentes al carbono almacenado en 211 hectáreas de bosque templado, o como si cada habitante del planeta hubiese deforestado 4 m2 de bosque templado.
  • Moda rápida. La moda rápida es un peligro para el planeta.
    Según datos de la ONU, solo para producir unos vaqueros se necesitan 7.500 litros de agua, el equivalente al agua que una persona bebe durante siete años (4). El consumo de agua de la moda rápida es de casi 8 millones de metros cúbicos anuales y es responsable del 20 % de la contaminación industrial de agua.
    Desde el año 2000 se ha duplicado la producción de ropa mientras que su uso ha disminuido un 36%. Se estima que más de la mitad de la moda rápida que se produce, se tira en menos de un año, acabando el 73% incinerada o en vertederos.
    El uso cada vez más extendido de fibras sintéticas hace que la ropa libere más de medio millón de toneladas de microfibras en el océano cada año, lo que equivale a más de 50.000 millones de botellas de plástico.
    La industria de la moda es responsable del 10% de las emisiones mundiales.
  • Residuos electrónicos. Solo en 2019 se generaron 53,6 millones de toneladas de residuos electrónicos a nivel global y solo el 17,4% de estos se recogieron y reciclaron (5). En España, se generaron solo en 2019 888 millones de kilos (kilotones) de residuos electrónicos, 19 kilos por persona (6).
  • Obsolescencia programada. Según la European Environmental Bureau (EEB), la obsolescencia programada y el consumismo electrónico nos cuesta 48 millones de toneladas de CO2 al año. Si la vida útil de nuestros aparatos electrónicos se extendiese solo un año más, podríamos ahorrar cerca de 4 millones de toneladas de CO2 al año hasta 2030, equivalente a eliminar dos millones de coches de las carreteras europeas cada año (7).

El Black Friday representa el pico de consumo en la sociedad consumista. Un sistema que comienza en las ciudades, ya que hoy en día el 55% de la población mundial vive en zonas urbanas y se espera que esta cifra aumente hasta casi el 70% en 2050 (8) y el consumo en las ciudades (directa e indirectamente) causan el 70% de todas las emisiones globales de gases de efecto invernadero (9). Por ello, Greenpeace recalca que las ciudades, las empresas y las personas tienen que cambiar para conseguir frenar estas emisiones.A medida que las ciudades sigan creciendo, también lo harán estas cifras. Por esto es necesario que las ciudades y sus habitantes estén a la vanguardia de los esfuerzos para hacer frente a la emergencia climática y la crisis económica y para lograrlo, se debe realizar un cambio en los hábitos de consumo. Reinventar la forma de comprar y consumir.

El mundo necesita ahora más que nunca una visión audaz que esté respaldada por la acción. Por ejemplo, prohibiendo o limitando la publicidad comercial de empresas contaminantes en ciudades, como lo hicieron Ámsterdam, Londres y Grenoble o con la introducción de “distritos de fabricantes” y “cafés de reparación” en las ciudades, en lugar de nuevos centros comerciales, algo que también ayudaría a los ciudadanos a reducir y reutilizar antes de comprar algo nuevo. Para ello es fundamental que los gobiernos municipales y los gobiernos nacionales tomen medidas para limitar la producción, prohibir la quema de productos no vendidos, promover una verdadera economía circular que no solo se base en el reciclado y luchar contra la obsolescencia programada.

Así mismo, las empresas deben cambiar su modelo de producción lineal de manera radical y basarse en una economía circular real, que fomente alternativas como la reducción, la reparación, la reutilización y la segunda mano antes que solo el reciclaje. Además se debe empezar a primar a aquellas empresas que realmente tienen una producción sostenible y no solo realizan greenwashing.

“Necesitamos restablecer los hábitos generales de consumo, comprar menos y comprar mejor. Es fundamental reducir la cantidad que consumimos colectivamente; fomentando la reutilización, la reparación y el intercambio, con acceso a talleres y tiendas de cambio en todas las ciudades. El reciclaje es el último paso en la larga vida útil de un producto. Esto reduciría la presión sobre las materias primas y reduciría el desperdicio” concluye Ojeda. “Por último, queremos mandar el mensaje de ‘si no lo necesitas, no lo compres’ para pedir que se consuma, produzca y compre de manera racional. Si se necesita una oferta, es lícito comprar pero no caigamos en el juego de las grandes corporaciones que nos incitan a comprar por comprar”.

La ley de lucha contra la deforestación en la UE supone un primer paso en la buena dirección

Este mediodía la Comisión Europea ha presentado su propuesta legislativa para minimizar la deforestación y la degradación de los bosques causada por las materias primas importadas a la UE. El proyecto de ley exigiría por primera vez que las empresas que venden determinadas materias primas en el mercado de la UE rastreen su origen y demuestren que no están vinculadas a la destrucción o degradación de los bosques. Sin embargo, la ley deja fuera otros ecosistemas distintos de los bosques, como las sabanas y los humedales, que son de gran importancia para la acción climática y la biodiversidad, y que no recibirán protección.

Además, la propuesta de la Comisión solo afectaría a un número limitado de materias primas y productos, ignorando los importantes vínculos con la destrucción de la biodiversidad por parte del comercio internacional de carne de cerdo y aves, el caucho o el maíz.

Para Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace España y Mighty Earth, “por primera vez hay un rayo de esperanza de que la UE, uno de los mercados más grandes del mundo, pueda frenar su impacto destructivo en los bosques del mundo. Pero la Comisión Europea todavía ha dejado graves lagunas en la nueva ley que dejarían vulnerables ecosistemas vitales en muchas partes del mundo. Los gobiernos de la UE y el Parlamento Europeo deben endurecer la ley para que la gente pueda estar segura de que lo que hay en su cesta de la compra no está relacionado con la destrucción de la naturaleza o el abuso de los derechos humanos”.

Asimismo, las organizaciones ecologistas advierten que la propuesta de la Comisión Europea no requiere que las empresas que comercializan materias primas y productos cumplan con las leyes internacionales que protegen los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales, dejándolos expuestos a abusos y violaciones de sus derechos. La propuesta tampoco aborda el impacto de las inversiones del sector financiero europeo en la deforestación y degradación de los ecosistemas del planeta.

Las importaciones españolas de soja y la deforestación
Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace España y Mighty Earth hacen hincapié en que la deforestación causada por la expansión del cultivo de soja en algunos países de Sudamérica es uno de los grandes problemas que deben ser abordados por la ley que ahora ha presentado la Comisión Europea.

La expansión del cultivo de soja en Brasil o Argentina no solo está relacionado con la deforestación, también con el acaparamiento de tierras, la invasión de territorios indígenas y otras violaciones de derechos humanos. Esta rápida expansión se ha producido a expensas de algunos de los ecosistemas con mayor biodiversidad en la tierra, incluidos los bosques de Amazonas, Cerrado y Gran Chaco en América del Sur, y está contribuyendo a la crisis climática y de salud pública.

En 2019, el Estado español importó 2,4 millones de toneladas de soja brasileña, principalmente de los Estados de Mato Grosso y Matopiba, ubicadas en el bioma del Cerrado. Estas zonas son puntos calientes de biodiversidad devastados por la deforestación.

La expansión de este cultivo ha cambiado el uso del suelo de amplias superficies que antes eran ecosistemas o fueron utilizados para la producción de alimentos a pequeña escala. De este modo, muchas poblaciones campesinas e indígenas han sido desplazadas forzosamente de su territorio y obligadas a buscar otras tierras para sobrevivir. Según el propio sector fabricante de soja, España apenas importa soja que pueda considerarse “libre de deforestación”.

El 87 % de la soja importada por la UE se destina a la producción de piensos para la alimentación de ganado. Y España es dentro de la UE el líder en la producción de piensos, produciendo 34,5 millones de toneladas de piensos animales en más de 850 fábricas. Por este motivo, España es un punto estratégico para empresas que importan soja desde el continente americano para luego comercializar los subproductos (torta de soja y aceite) en el resto de Europa.

A partir de la soja importada se producen grandes cantidades de piensos que se destina a la producción ganadera industrial orientada en gran medida a la exportación a terceros países de carne, derivados y subproductos animales, junto a animales vivos. Las importaciones de soja para la alimentación de la ganadería industrial es el principal motor de la deforestación inducida por el sistema agroalimentario español. (1) (2)

Próximos pasos
Se espera que las negociaciones en el Parlamento Europeo y entre los ministros de los países miembros den comienzo en la primera mitad de 2022, y que sean los eurodiputados de la comisión de medio ambiente en el Parlamento Europeo los que tomen la iniciativa a la hora de analizar el texto presentado.

En 2020 los miembros del comité de medio ambiente ya elaboraron un informe que detalla cómo debería ser una legislación exitosa para frenar el impacto del consumo y las inversiones de la UE en los bosques del mundo, otros ecosistemas y los derechos humanos.