Entradas

Casi la mitad de las reservas subterráneas de agua están en mal estado

  • El 44 % de los acuíferos españoles se encuentran en mal estado: el 30 % por contaminación, el 27 % por escasez de agua y un 14 % por ambas causas
  • Hay 353 masas de agua subterránea en mal estado, es decir, más de 140.000 km2 en nuestro país
  • Las Confederaciones Hidrográficas, las Comunidades Autónomas y la oligarquía del campo, entre los principales responsables del problema

 Greenpeace ha presentado hoy, en rueda de prensa, el informe SOS ACUÍFEROS, una radiografía de las 804 masas de agua subterránea que tiene España, y da buena cuenta del problema creciente de nuestras reservas de agua. La investigación, que permite al usuario geolocalizar cualquier ubicación del territorio, deja un balance alarmante: el 44 % de las masas de agua subterránea en España se encuentra en mal estado, según el análisis realizado de los documentos presentados en los planes de tercer ciclo de planificación (2022-2027). Esto supone tener un total de 353 masas de agua subterránea en mal estado. En extensión superficial se superan los 140.000 kilómetros cuadrados, lo que supone un impacto que abarca casi el 40 % de la superficie total que ocupan todas las masas de agua subterránea en España.

El 27 % de las masas de agua subterránea en España se declara en mal estado cuantitativo, es decir, se extrae más agua de la que es capaz de reponer el ciclo natural; el 30 % se encuentran en mal estado químico, o sea que se ha alcanzado un nivel de contaminación (sobre todo por nitratos pero también plaguicidas, metales…) por encima de los niveles máximos para la salud humana; y el 14 % se declara en mal estado cuantitativo y químico. Si una masa suspende en alguno de estos dos parámetros, o los dos, se considera que está en mal estado global.

Entre las principales cuencas analizadas pormenorizadamente, el mal estado general de sus acuíferos es variable pero, en todas, preocupante: Ebro (37 %), Guadiana (85 %), Guadalquivir (52 %), Segura (69 %), Júcar (47 %) y Duero (29,6 %)

“Es evidente que España ha descuidado y sigue descuidando sus aguas subterráneas”, ha declarado Julio Barea, responsable de la campaña de Agua de Greenpeace. “Este descuido llevará a graves problemas en el abastecimiento humano. En España, según el Gobierno, el 30 % de la población se abastece con aguas subterráneas. En la cuenca del Duero, por ejemplo, el 67 % de los núcleos de población se abastece exclusivamente de agua subterránea, lo que significa que el mal estado químico y cuantitativo puede afectar de manera directa al agua del grifo y dejarlos definitivamente sin agua”, ha añadido Barea.

El descuido de las masas de aguas subterráneas es tal que el 22 % de ellas no dispone de un sensor que mida la evolución del nivel del agua (sensor piezométrico) que permita, por tanto, conocer con detalle su estado cuantitativo en base al nivel freático.

Según ha manifestado en la presentación la directora ejecutiva de Greenpeace, Eva Saldaña: “o las Confederaciones Hidrográficas y los gobiernos, del color que sean, empiezan a tomarse este problema en serio o, de seguir con las mismas políticas de despilfarro, agresión y contaminación del agua, este país puede encontrarse en los próximos años con serios apuros para abordar el abastecimiento. Las previsiones de cambio climático para la península auguran un descenso significativo de las precipitaciones y de disponibilidad de agua en superficie y será entonces cuando haya que aprovechar, aún más, las aguas subterráneas”.

Causas del deterioro:

ESTADO CUANTITATIVO (escasez de agua)

El 27 % de las masas de agua subterránea en España está en mal estado cuantitativo debido fundamentalmente a las extracciones masivas realizadas. Afecta a más del 50 % de las masas en las cuencas del Segura, Guadiana y las internas de Cataluña, así como a un tercio en cuencas del tamaño del Guadalquivir, Segura, Duero, Ebro y Júcar.

ESTADO QUÍMICO (contaminación del agua)

El 30 % de las masas de agua subterránea presentan mal estado químico. Afecta a la mayor parte de las masas en las cuencas del Guadiana, Segura, Guadalete y Barbate, Gran Canaria, Tinto, Odiel y Piedras y a un tercio de las del Guadalquivir, Júcar, Duero y Ebro.

  1. CONTAMINACIÓN POR NUTRIENTES.– El impacto por nutrientes es uno de los impactos más extentidos, debido principalmente a un exceso de nitratos por fertilizantes agrícolas no orgánicos, y, cada vez más, a los purines de la ganadería industrial, además de otros compuestos utilizados en la agricultura.
  2. EL IMPACTO DE LAS MACROGRANJAS.– La ganadería industrial tiene un impacto significativo en las masas de agua subterránea. Esta afección destaca entre las presiones significativas de cuencas como la del Ebro, por la saturación de macrogranjas en amplias zonas de Cataluña y Aragón, y en el Segura, con una fuerte concentración en la Región de Murcia.
  3. PESTICIDAS Y PLAGUICIDAS.- Los plaguicidas son una de las fuentes de riesgo también más extendidas y que mayor alarma despiertan, por su afección al ser humano. Afecta al 11% de las masas, con mayor impacto en las cuencas de Cataluña, Júcar, Segura, Guadalquivir, Ebro y Duero, entre otras.
  4. INTRUSIÓN Y CONTAMINACIÓN SALINA.– El 13% de las masas de agua subterránea se encuentran afectadas por intrusión y/o contaminación salina. El exceso de extracciones en los acuíferos costeros produce una intrusión de agua salada al cambiar el flujo del acuífero.
    El problema de las aguas subterráneas con respecto a las superficiales es que la evolución de los acuíferos es muy lenta y, una vez contaminados, puede llevar décadas su recuperación o ser ya irrecuperables. Hay cuencas que ni siquiera plantean iniciar el camino para revertir su situación.

Responsables y soluciones. Demandas de Greenpeace.

Es evidente que a esta situación, tan grave, se ha llegado por la connivencia de responsables, entre ellos el Estado (las Confederaciones Hidrográficas que dependen del Ministerio de Transición Ecológica), las Comunidades Autónomas (sus consejerías de medio ambiente y/o agricultura), la oligarquía del campo (agroindustria, macrogranjas, fondos de inversión…), los sindicatos de regantes, así como las grandes empresas constructoras y distribuidoras, beneficiadas de las actuales políticas de desgobierno.

Nuestro país cuenta con un recurso anual disponible en sus acuíferos de 29.400 hectómetros cúbicos de agua. Esto, en teoría, sería la cantidad de agua total de la que podría disponer al año si se respetase en todas y cada una de las masas de agua subterránea su capacidad de regeneración. Pero desgraciadamente no se cumple. La situación es grave y la emergencia climática la agravará paulatinamente, por lo que Greenpeace urge a la toma de medidas tales como:

  • Superar la política hidráulica tradicional, centrada en la ejecución de grandes obras, y abordar una verdadera transición hidrológica justa que responda al actual contexto de cambio climático.
  • Reducir el consumo de agua, fundamentalmente por el regadío intensivo e industrial, al ser éste el mayor consumidor (80 % del total).
  • Incluir a la ciudadanía en la gestión del recurso agua y de los riesgos hídricos.
  • Implantar regímenes de caudales ecológicos científicamente establecidos.
  • Cerrar el más de un millón de pozos ilegales repartidos por toda la geografía española.
  • Orientar las políticas agrícolas y ganaderas hacia la sostenibilidad y la reducción del consumo.
  • Establecer una hoja de ruta para potenciar la agricultura ecológica y reducir la cabaña ganadera en intensivo en un 50 % para 2030.
  • Adaptar las políticas forestales a las necesidades del país más árido de Europa.
  • Aumentar el presupuesto destinado a la gestión forestal para avanzar en la adaptación de los bosques mediterráneos al cambio climático y, por tanto, en la protección de suelo y agua
  • Cumplir todas las medidas incluidas en el nuevo ciclo de planificación. Los objetivos que se van a dar a Europa para lograr los objetivos medioambientales dependen de que se cumplan las medidas definidas. Muchas de ellas ya estaban incluidas en los planes de segundo ciclo y ni siquiera se han iniciado. España tiene que aprobar los nuevos planes de planificación hidrológica antes de final de año.

Comparativa fotográfica

Además de la investigación, Greenpeace ha realizado una comparativa fotográfica temporal en algunos puntos de la geografía para reflejar la pérdida de agua que ya es visible en superficie. Mostrar en imagen el estado de los acuíferos subterráneos es difícil, pero la situación sobre ellos da cuenta del problema que España tendrá para el abastecimiento si no se toman medidas urgentemente.

Julio Barea | Greenpeace España

Bruselas alerta a España en su lucha contra los plásticos de un solo uso

Organizaciones ambientales lamentan la influencia de la industria, que a través de una intensa labor de presión en Bruselas, ha conseguido que desde la Dirección General de Industria y Emprendimiento de la Comisión Europea (CE) se recomiende al Gobierno de España rebajar los puntos más ambiciosos del Real Decreto de Envases que está pendiente de aprobación antes de finales de año. 

Al tratarse de un texto que transpone diversas directivas europeas, España, como es preceptivo, envió a Bruselas la propuesta del nuevo Real Decreto de Envases y Residuos de Envases para su revisión. Y la Comisión Europea ha reaccionado con un dictamen que, más allá de prevenir obstáculos técnicos al comercio, propone eliminar los puntos más ambiciosos del proyecto. La respuesta del Comisario Thierry Breton ha decepcionado a las organizaciones ecologistas, ya que se reprocha al Ministerio un exceso de ambición en la lucha contra los plásticos de un solo uso, motivo que precisamente originó parte de las directivas transpuestas, y se fundamenta en argumentos poco sólidos y a veces obsoletos.

La opinión de la Comisión sobre el texto del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico parece claramente marcada por la gran influencia del lobby industrial del plástico, que ha coordinado, a través de diferentes asociaciones y patronales, decenas de respuestas para socavar el proyecto español.

Los principales cambios en el Real Decreto de Envases demandados por Bruselas son:

– Anular la prohibición de sustancias tóxicas en los envases (Ftalatos y Bisfenol A) que promueve el proyecto de Real Decreto porque no se corresponde con lo que establece la Directiva de Envases comunitaria que data de 1994 y que precisamente está en proceso de revisión tras casi 30 años de vigencia. Al mismo tiempo, ya existen otros textos comunitarios que restringen el uso de estas sustancias peligrosas.

– Eliminar los objetivos de reducción de residuos de envases (13% en 2025 y 15% en 2030) y de botellas de plástico de un solo uso (20% en 2030). Aquí, la CE pasa por alto que el artículo cuatro de la Directiva de Envases insta a los Estados Miembros a aplicar medidas adicionales para prevenir la generación de residuos de envases y el cinco permite que establezcan objetivos de reutilización.

– Tumbar la prohibición sobre el envasado de frutas y verduras frescas y su obligación de venderlas a granel en lotes de menos de 1,5 kg, a pesar de que Francia y otros países ya cuentan con la misma medida desde hace varios años.

– No obligar a las empresas a pagar los costes de las recogidas de basura abandonada en el entorno, como quiere hacer el Ministerio. El dictamen dice que esta medida va más allá de lo que se deriva de la Responsabilidad Ampliada del Productor en el artículo 8 de la Directiva de Residuos de 2008, pero no especifica de qué manera.

«Desde la sociedad civil, animamos al Gobierno y al Ministerio a seguir el ejemplo de otros Estados miembros y mantenerse en la defensa de la salud de las personas y el medio ambiente ante este dictamen teñido claramente de presiones empresariales. Cualquier otro escenario sería derrumbar las intenciones de España para afrontar el grave problema de la contaminación por plásticos e ir en contra de las propias directivas europeas de residuos», han valorado representantes de Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, Oceana, Retorna, Rezero y Surfrider.

Por otro lado, estas mismas entidades sostienen que recortar la ambición de los Estados miembros en la aplicación de las directivas “es un argumento muy peligroso que debilita y perjudica el propio espíritu de las directivas. Cada Estado en función de sus necesidades debe definir su ambición con los objetivos de las directivas, y España tiene un claro problema con los residuos de plástico que debe solucionar”.

A partir de ahora, y de acuerdo a las modificaciones propuestas, el período de espera para que España incorpore las modificaciones pertinentes o no, se retrasa al próximo 7 de noviembre.

Greenpeace denuncia el “ECO tongo” de las etiquetas ambientales de la DGT

La ONG exige que el Gobierno corrija y ponga al día las etiquetas de la DGT tal y como se comprometió en 2020 y no ceda a las presiones de la industria automovilística, que logró parar esa iniciativa

Esta mañana activistas de Greenpeace han accedido a las instalaciones de un gran grupo de automoción en Villaverde (Madrid) para desplegar una enorme pancarta con forma de etiqueta de la DGT sobre decenas de automóviles. Bajo el texto “ECO tongo. DGT cambia las etiquetas ¡ya!” la organización ecologista ha reclamado a la Dirección General de Tráfico que reforme los distintivos ambientales de los vehículos, pues no son fieles a la realidad en cuanto a lo que estos contaminan y condicionan aspectos como las rebajas fiscales o el libre acceso a las nuevas Zonas de Bajas Emisiones, obligatorias en 150 ciudades a partir de enero de 2023.

Greenpeace denuncia que el etiquetado actual es un “coladero” para tecnologías contaminantes, como el gas fósil (mal llamado “natural”), que disfrazan de verde la industria y confunden al consumidor. Así, cualquier vehículo (coche, furgoneta o camión) que funcione con gas licuado o comprimido disfruta del distintivo ECO de la DGT, lo que les otorga importantes beneficios fiscales y normativos. Sin embargo, los vehículos de gas liberan grandes cantidades de partículas contaminantes y peligrosas asociadas con el cáncer, el alzheimer y enfermedades cardíacas y respiratorias, además de contribuir de manera similar que los vehículos diésel o gasolina a la crisis climática.

La propuesta ecologista para reformas las etiquetas

Una vez que el Gobierno anunció, a mediados de 2020, su intención de reformar las etiquetas de la DGT, las entidades ecologistas Greenpeace, Fundación Renovables, Ecodes, Ecologistas en Acción y Transport & Environment lanzaron una propuesta de mejora que corregía los fallos del sistema actual e incorporaba las emisiones de CO2 como criterio de clasificación ambiental. No obstante la DGT decidió hacer caso omiso a las recomendaciones ecologistas y ceder a las presiones de la industria del automóvil y bloqueó la reforma de las etiquetas bajo el pretexto de “acordar los criterios de etiquetado con los fabricantes”. Una posición inaceptable que demuestra cómo la DGT diseña sus etiquetas anteponiendo los intereses de la industria del motor frente a la salud de las personas y la protección del medio ambiente.

Etiquetas diseñadas para el lavado verde de la industria

Los fallos del actual sistema de etiquetado ambiental también afectan a otros vehículos, como los microhíbridos, calificados como ECO a pesar de que la aportación eléctrica es mínima, o los híbridos enchufables etiquetados como “CERO emisiones” pese a que cuentan con motor de combustión y tubo de escape. «El Gobierno de España se comprometió a corregir los fallos de las etiquetas en 2020. Sin embargo, la DGT se ha plegado a los intereses de la industria para bloquear esta revisión, permitiendo que haya miles de vehículos contaminantes etiquetados como CERO y ECO cuando no lo son», ha declarado Adrián Fernández, responsable de la campaña de movilidad de Greenpeace.

«La DGT se ha convertido en una agencia publicitaria de lavado verde de la industria del motor. Pero las etiquetas son solo uno de los engranajes de la inmensa lavadora con que el sector está hace pasar vehículos contaminantes como limpios», ha apuntado Francisco del Pozo, coordinador de la campaña de combustibles fósiles de Greenpeace.

Una nueva investigación de la Universidad de Harvard encargada por Greenpeace Países Bajos, Three shades of green(washing), ha revelado el uso descarado del lavado verde y el simbolismo para sacar provecho de la crisis climática en las redes sociales de las marcas de automóviles junto con compañías aéreas y empresas energéticas de Europa. El estudio muestra que solo uno de cada cinco anuncios de coches «verdes» vendía un producto, el resto funcionaba principalmente para presentar la marca como verde. Por ello Greenpeace y otras 40 organizaciones están impulsando una Iniciativa Ciudadana Europea (ECI, en sus siglas en inglés), que pide una nueva ley similar a la del tabaco que prohíba la publicidad y el patrocinio de los combustibles fósiles en la Unión Europea

Adrián Fernández | Greenpeace

El Proyecto Libera presenta la sexta edición de ‘1m2 por las playas y los mares»

El Proyecto LIBERA, de SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, presenta la sexta edición de ‘1m2 por las playas y los mares’, la campaña de movilización ciudadana para caracterizar y recoger la basuraleza de 289 puntos de España. El objetivo de esta iniciativa, que se organiza entre el 17 y 25 de septiembre, es conocer el impacto de la basuraleza en los espacios naturales, en este caso las costas y los mares, así como liberarlos de estos residuos, analizar sus efectos en el medioambiente y sensibilizar sobre esta problemática.

La celebración de esta campaña coincidirá con el Día Internacional de Limpieza de Playas, que se conmemora el próximo sábado 17 de septiembre. Los voluntarios de las diversas organizaciones, entidades y asociaciones participantes se encargarán de caracterizar la basuraleza recogida en los diferentes puntos costeros y fondos marinos con el fin de proponer estrategias que tengan una proyección eficiente para terminar con este problema ambiental.

Entre los 289 puntos en los que se organizarán las acciones, destacan, entre otros, la playa de Torre de la Higuera, en el Parque Nacional de Doñana (Huelva); la Isla de Ons, en el Parque Nacional Islas Atlánticas de Galicia (Pontevedra); playa Honda (Tenerife) o el Parque Natural de la l’Albufera-Devesa (Valencia).

Esta sexta edición de ‘1m2 por las playas y los mares’ reúne la participación de organizaciones colaboradoras como los buceadores de la Red de Vigilantes Marinos, de la ONG Oceánidas, o de la Federación Española de Actividades Subacuáticas (FEDAS). Además de otros colectivos como Cruz Roja Española, Asociación Hombre y Territorio, Asociación Parque Dunar Matalascañas, Asociación Promemar, Asociación Terramare, ADESP, Alnitak, Mater, Asociación Región de Murcia Limpia, o ANSE.

Por otro lado, el día 24, S.M. La Reina Doña Sofía, a través de la Fundación que lleva su nombre, participará en la suelta de una tortuga en Andratx (Mallorca) y visitará una recogida organizada por buzos en la isla Dragonera.

El uso de la app MARNOBA, diseñada por la Asociación de Vertidos Cero y KAI Marine Services, permitirá, como en cada edición, que las personas voluntarias puedan categorizar los residuos encontrados. Al final de la campaña, estos datos se unirán a los más de 670.000 objetos registrados por LIBERA desde 2017 en el ‘Barómetro de la Basuraleza’, y se introducirán en la base de datos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico de España (MITECO).

En la pasada campaña se registraron 6,7 toneladas de basuraleza de las costas españolas gracias a la participación de más de 4.500 personas voluntarias. A partir de esta cantidad, se caracterizaron 61.483 residuos, siendo las colillas, las latas de bebida, las pajitas, los cubiertos y los vasos de plástico los objetos más encontrados en 2021.

“Estamos otro año más poniendo el foco en un grave problema para la salud de los océanos. Gracias a todas las personas que nos acompañan a visibilizarlo avanzamos hacia su conocimiento, pero necesitamos más acciones que acaben con las basuras marinas. Cada año 11 millones de toneladas métricas de plástico acaban en el océano. Confiamos en que el Grupo de Trabajo de la ONU consiga cerrar el primer tratado internacional para frenar la contaminación por plásticos el próximo mes noviembre” comenta Miguel Muñoz, coordinador del Proyecto LIBERA en SEO/BirdLife.

“El compromiso, la sensibilización y la concienciación colectiva de los participantes generan un impacto tan favorable como importante en nuestros entornos naturales, por lo que una alta participación en esta campaña generará un efecto positivo para las costas españolas. Desde el Proyecto LIBERA queremos agradecer a todas las asociaciones, organizaciones, entidades y voluntarios que participarán en la sexta edición de ‘1m2 por las playas y los mares’”, afirma Sara Güemes, coordinadora del Proyecto LIBERA en Ecoembes.

P&G lanza una campaña para promover un impacto positivo a favor de la sociedad, las comunidades y el planeta

Con la vista puesta en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de París 2024, el proyecto «Campeones día a día» reúne a atletas, socios y consumidores para que realicen acciones cotidianas a favor del bien común y promuevan un impacto positivo y tangible al elegir y utilizar las marcas de P&G.

Coincidiendo con los primeros pasos del camino hacia los próximos Juegos Olímpicos y Paralímpicos de París 2024, Procter & Gamble (P&G), fabricante de productos de consumo de marcas tan conocidas como Dodot®, Fairy® o Ariel®, ha anunciado su campaña integral “Campeones día a día”.

Como colaborador desde hace años de los atletas olímpicos y paralímpicos, P&G sabe que los campeones se definen por algo más que un lugar en el podio. Inspirados por el duro trabajo y la dedicación diaria que requiere un atleta para convertirse en campeón, P&G y sus marcas también creen en el poder de las acciones cotidianas de impacto positivo para marcar una diferencia positiva y tangible. Cuando las personas -los verdaderos “Campeones día a día»- eligen y utilizan las marcas de P&G, obtienen un producto innovador y eficaz para resolver problemas cotidianos y, al mismo tiempo, contribuyen a la sostenibilidad social y medioambiental.

A lo largo de los próximos dos años, P&G, a través de sus marcas, atletas y socios, llevará a cabo una serie de acciones sociales y medioambientales destinadas a poner de manifiesto cómo los pequeños actos cotidianos pueden generar un valor y un impacto significativos, principalmente en las áreas de sostenibilidad medioambiental e igualdad e inclusión.

Trabajar juntos para obtener resultados tangibles

Como primer paso para acelerar el apoyo a diferentes causas sociales y medioambientales y aumentar el impacto positivo en la sociedad y el planeta, P&G está colaborando con diversas ONG y socios distribuidores.

La compañía ha puesto en marcha su campaña «Campeones día a día» con una iniciativa conjunta con Alcampo y Reforest’Action, cuyo objetivo es colaborar en la recuperación de ecosistemas forestales afectados por incendios para revitalizar la biodiversidad local, promover el desarrollo del mundo rural y frenar la desertificación. De este modo, se ha contribuido a la regeneración de 80.000 metros cuadrados de bosque en las provincias de Valladolid, Burgos, Palencia, Soria, Salamanca, Zamora y Guadalajara con la plantación de 8.403 árboles autóctonos.

Bajo el paraguas de este proyecto y con el foco en la sostenibilidad medioambiental, P&G, en colaboración con Paisaje Limpio y la principales droguerías y perfumerías, ha realizado la iniciativa #juegalimpioconlosríos, orientada a concienciar y mantener los espacios naturales libres de basura.

Sobre “Campeones día a día”

A través de la campaña integral «Campeones día a día», P&G y sus marcas contarán con el apoyo de sus socios distribuidores y la voz de los atletas y la plataforma que representan para impulsar un impacto positivo en las comunidades y el planeta. Bajo este concepto, los consumidores serán «Campeones día a día» al elegir y utilizar las marcas de P&G.

Adquirir un producto de marcas de P&G como Gillette, Fairy, Airel o Pantene, significa que una parte de la compra del producto se utilizará para contribuir a diversos proyectos en toda España bajo el espíritu de París 2024. Al utilizar un producto de P&G, las personas pueden tener un impacto positivo en el medioambiente. Durante muchos años, las marcas de P&G se han centrado en crear productos de calidad superior que permitan a los consumidores ser más sostenibles mientras los utilizan.

Por ejemplo, los botes de aluminio reutilizables para las marcas de cuidado del cabello h&s, Pantene, Herbal Essences y Aussie permiten utilizar recambios reciclables con un 60% menos de plástico en comparación con una botella de champú normal y el detergente en cápsulas de Ariel contiene una fórmula eficaz en lavados en frío, lo que permite reducir la temperatura del lavado, responsable del 60% de la huella de carbono de la colada.

De este modo, P&G pretende inspirar a las personas de toda España para que se conviertan en «Campeones día a día» y realicen más acciones para el bien común, cada día. «Campeones día a día» llega tras el éxito de su programa de compromiso ciudadano Lead with love, una campaña con la que la empresa llevó a cabo 22 iniciativas en España, logrando ayudar a más de 360.000 personas.

«Somos plenamente conscientes de que los pequeños actos cotidianos pueden tener un impacto positivo en las comunidades, las personas y nuestro planeta. En el marco de este proyecto, basado en el importante papel del consumidor y la colaboración de nuestros socios de la distribución, avanzamos para convertir cada acción en un valor real y generar un impacto positivo», ha declarado Ricardo Carrasquinho, vicepresidente de Ventas de P&G España y Portugal.

Una ambición compartida con París 2024

Los Juegos Olímpicos y Paralímpicos París 2024 pretenden establecer nuevos estándares para combinar la responsabilidad económica, social y medioambiental de manera inédita. De este modo, el Comité Olímpico Internacional (COI) y el Comité Organizador de París 2024 han situado estos aspectos como ejes centrales del evento para crear oportunidades para las empresas locales, aportar valor a la comunidad, reducir la huella de carbono o impulsar la economía circular… y así, generar un impacto positivo y duradero en la sociedad.

En línea con los valores de P&G, la iniciativa «Campeones día a día» marca el inicio del camino hacia los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de París 2024. El programa complementa el patrocinio que P&G inició como Worldwide Olympic Partner en 2010 y refleja la ambición compartida con París 2024.

Greenpeace reivindica la transición a calefacción renovable en lugar de bajar impuesto al gas

· El presidente del Gobierno ha anunciado este jueves una rebaja del 21 % al 5 % del IVA del gas a partir de octubre y hasta el 31 de diciembre, a pesar de los beneficios extraordinarios de las gasistas desde el comienzo de la crisis

· El presidente no ha aclarado si la medida se aplicará a todos los consumidores del gas o solo a los domésticos, por lo que puede convertirse en una subvención más a la industria y eléctricas, que consumían casi el 80 % del gas en 2021 

· La rebaja del IVA aplaza la necesaria fiscalidad verde para promover un sistema energético que incentive el ahorro y penalice a los sectores más contaminantes

En respuesta al anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre la bajada del IVA del gas, Greenpeace considera que, si bien son necesarias medidas de choque temporales para aliviar la situación de hogares y pequeñas empresas, las rebajas de impuestos al gas fósil como el IVA, que en principio no discrimina entre grandes consumidores y familias, pueden ser aprovechadas por las empresas energéticas e industriales para maximizar sus beneficios. La organización reitera la necesidad de soluciones urgentes y verdaderamente efectivas en el medio plazo para acelerar la transición energética hacia un sistema 100% renovable y eficiente, acabando con nuestra dependencia de los combustibles fósiles y la energía nuclear que financian la guerra y asfixian a la ciudadanía.

“La medida anunciada es una suvención al gas y aplaza la necesaria fiscalidad verde para promover un sistema energético que incentive el ahorro y penalice a los grandes consumidores”, ha declarado Francisco del Pozo, coordinador de combustibles fósiles de Greenpeace, que añade: “Es más importante que nunca no seguir cayendo en la trampa de los combustibles fósiles y establecer medidas destinadas a apoyar a las familias que lo necesitan para mantener o mejorar sus servicios energéticos rompiendo la dependencia del gas: aislamiento, sustitución de calderas por bomba de calor, etc. Lo que no tiene sentido es promover un plan de ahorro energético y a la vez subvencionar el uso del gas”.

Valoración de medidas concretas:

La rebaja del IVA al gas va en la misma línea que la ayuda de los 20 céntimos al carburante, medida que sigue vigente hasta fin de año y ya se ha visto ineficaz durante los cuatro meses que lleva en vigor: se ha demostrado que esta ayuda ha sido rápidamente absorbida por las grandes petroleras, tal y como publicó la CNMC. Greenpeace ya denunció que las petroleras están ingresando cada día 7,6 millones de euros adicionales desde el inicio de la guerra, mientras la población sufre los precios récord en las gasolineras [1]. Tampoco a las empresas de gas les va mal: Naturgy, la mayor empresa del sector, mejora sus resultados de manera significativa en la primera mitad de año. La compañía energética ha registrado 557 millones de beneficio en el primer semestre, lo que supone un progreso del 15,1% [2].

Greenpeace reitera que, unido a las medidas de apoyo directo a las familias para ahorrar energía, se debe mantener el 5 % del IVA en la factura eléctrica. La electricidad es esencial como vector de servicios energéticos. Asimismo, la organización ecologista considera necesario adelantar medidas redistributivas como el Impuesto sobre los beneficios extraordinarios sobre las empresas energéticas. Greenpeace se congratula del anuncio hecho a finales de junio por el presidente sobre el establecimiento de un impuesto específico para los beneficios extraordinarios de empresas energéticas, pero lamenta que su entrada en vigor no se produzca hasta enero de 2023 [3].

La organización reclama que para evitar que esta crisis la paguen los de siempre es necesaria la puesta en marcha un plan de acción mucho más ambicioso con normativa y subsidios directos a la calefacción renovable y mejora express del aislamiento de los hogares [4], todo ello unido a una reforma fiscal que redistribuya la riqueza, sea progresiva e incluya una fiscalidad verde que aplique el principio de quien contamina paga y no deje a nadie atrás.

Urgente: Hablemos de sequía, consumo y estrategia colectiva

Desde Fundación Global Nature (FGN), continuamos con el análisis de la preocupante situación de sequía que vivimos en la actualidad: en un primer lugar hablamos de su sustancial relación con el cambio climático y en segundo de acuíferos y humedales.

Hoy, con la mirada popular puesta en el racionamiento de agua y en el desabastecimiento, en las restricciones de riego en cuencas por todo el país, en los embalses por debajo de la capacidad que garantiza un suministro de agua para los ciudadanos y en los expedientes sancionadores contra empresas hidroeléctricas que han decidido vaciar los embalses durante semanas críticas, Fundación Global Nature propone preguntarse cuál es la estrategia colectiva para afrontar la sequía.

A partir de los modelos de cambio climático, sabemos que esta situación se va a repetir en los próximos años, con mayor frecuencia e intensidad. Hay que tener presente la disminución esperada en las precipitaciones, el aumento de las temperaturas (que aumentan la evaporación y, por tanto, las necesidades hídricas de la vegetación) y la ya avanzada desertificación que amenaza más del 50% de la superficie del país. Y ser conscientes de que, pese a este escenario, el consumo de agua nacional y el déficit hídrico aumentan.

La sequía es una realidad histórica de la península ibérica, aunque en los años recientes acosa al país con más intensidad, como ocurre durante este anómalo verano. En nuestro país, predominantemente árido, aproximadamente el 70% de las aguas se destinan a usos agrarios y es heredero de ancestrales regadíos históricos, ocupando el octavo puesto con mayor huella hídrica del mundo. De hecho, en la escasez de agua se manifiestan de manera clara e inquietante los desafíos que el cambio climático y el modelo productivo agrario planten a nuestro territorio.

Y en este contexto, desde Fundación Global Nature queremos insistir en que hemos dejado pasar una excelente oportunidad para hacer que nuestra agricultura se adapte al porvenir climático y de escasez de agua. En la propuesta de la PAC, cuya publicación se espera para después verano, no existe exigencias para que los productores que reciban estos fondos cumplan con planes de utilización racional del agua. Tampoco existe un freno explícito a los regadíos que aumentan año tras año y ,de hecho, los fondos de desarrollo rural dan pie a la expansión de nueva infraestructura de riego acompañados por inversiones estatales en regadíos en el Duero o el Ebro.

Tercer ciclo de Planificación Hidrológica
España es el país con mayor número de embalses de la Unión Europea y el quinto del mundo. Por ello, la capacidad de gestionar la escasez de agua hoy en día no es comparable a la situación de principios del siglo pasado. Tenemos herramientas para planificar el uso de agua: para ello se está desplegando en la actualidad el Tercer ciclo de Planificación Hidrológica, un paquete legislativo para el periodo 2023-27 que será transcendental.

Esta ley deberá dar respuesta tanto a la gestión del agua para consumo humano, agricultura, industria como al mantenimiento de los espacios naturales. El mismo gobierno admite que es necesario plantear “disminuciones de la utilización del agua del orden del 5% para 2030 y del 15% para 2050” para el consumo general.

Impacto en el sector agrario
Entre un 70 al 80% del consumo de agua en España es con fines agrarios, sin tener en cuenta las extracciones ilegales. Desde los años 50 del siglo pasado, se ha pasado de aproximadamente 1 millón de ha en regadío a 3,7 millones. Sin embargo, las precipitaciones han disminuido en tanto, 6% y el número de días de lluvia en un 7% a 2050 (Plataforma AdapteCCa, escenario RCP 8,5), lo que hará muchas de estas producciones inviables en la Península Ibérica. Por tanto, para mantener el patrón de consumo actual, nuestras opciones pasan por externalizar el impacto importando ingredientes desde terceros países con climatología más favorable. Lo cierto es que llueva o no llueva, la tendencia actual de consumo de agua no es viable.

El dato positivo de que el 77% de esta superficie pertenece a los llamados sistemas de riego eficiente (goteo o microaspersión, automotriz y similares), aunque no debemos olvidar el rol de algunos regadíos tradicionales en el mantenimiento de los humedales. Por otro lado, muestra que mejorar la eficiencia de riego nos ha hecho caer en la paradoja de Jevons: una mejor eficiencia del uso del agua no va a hacer desaparecer el exceso de consumo ni la proliferación de regadíos ajena a los recursos hídricos reales.

Por su parte, la campaña agrícola presenta pobres expectativas. Se espera, por ejemplo, que la campaña del olivo, adaptado y tolerante a la aridez peninsular, cierre con un 80% menos de producción que la media. Y aun así, en los últimos años han seguido proliferando de regadíos superintensivos de este cultivo, con un consumo típico de entre 2000 a 3000 L por hectárea.

El modelo superintensivo se ha multiplicado por las diferentes cuencas hidrográficas al compás del mercado, sin otro límite que el del agotamiento o salinización de las reservas de agua; notablemente en zonas áridas con mayor evapotranspiración y, por tanto, demanda final de agua, o en zonas ambientalmeolinte sensibles como Doñana.
Y aquí es donde desde FGN creemos necesario lanzar la pregunta de si es legítimo este modelo de producción que a costa de los recursos públicos ahonda el déficit hídrico.

Asumiendo que no queramos tener una dependencia excesiva de lo que otros países, las mejores estrategias pasan por aprovechar hasta la última gota y, en el caso de la agricultura y la ganadería, asegurar que podemos utilizarla del modo más eficiente posible sin exceder el límite de los recursos disponibles.

Consumo del ciudadano
Un 14% de toda el agua consumida en España se destina a consumo urbano y, por lo tanto, los hábitos de consumo del ciudadano son proporcionalmente importantes en la huella hídrica. De hecho, el consumo de agua doméstico se ha visto reducido por las mejoras en la eficiencia de electrodomésticos, de la red y por la adopción de hábitos más sostenibles. Más allá de cerrar el grifo, y otras acciones que hemos naturalizado a golpe de factura, nuestra alimentación tiene un peso importante. Por ejemplo, un desayuno potente con tostadas con aceite y tomate, mantequilla, mermelada y fruta puede “costar” cerca de 1400L de agua. Cualquier huella hídrica enmascara el agua superficial, y subterránea, incluyendo aquella empleada en la producción de los alimentos (y de alimentos importados y su llamada huella hídrica virtual). Un cambio de dieta podría ser fundamental en el ahorro de agua, de hecho, la dieta norteamericana supone un consumo de agua un 29% mayor frente al modelo español y si recuperamos la dieta verdaderamente mediterránea, aspiraríamos a reducir aproximadamente 720 L por persona y día. Por lo tanto, el modelo (intensivo) de producción de alimentos está en cuestión. Aquí conviene recordar lo importante de reducir el desperdicio de alimentos, que puede llegar a suponer ¼ de huella hídrica.

En cualquier caso, no es justo achacar al ciudadano la responsabilidad, mientras el modelo productivo no se ajuste al escenario ambiental real
Patricia Ruiz Rustarazo

WWF presenta alegaciones a la modificación del reglamento del Dominio Público Hidráulico 

La organización considera que la propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica de modificación del reglamento del Dominio Público Hidráulico no protege suficientemente los ríos y acuíferos frente a la grave sobreexplotación y contaminación a la que se ven sometidos.
Frente a ello, y ante los problemas que evidencia la actual sequía y el cambio climático, WWF pide una mejor gestión del agua promoviendo un uso más sostenible de los recursos hídricos.

La sequía se extiende en España, dejando imágenes desoladoras de paisajes resecos y ríos y embalses bajo mínimos,  circunstancia que pone en entredicho el actual modelo de gestión del agua. Por ello, WWF ha enviado sus alegaciones al MITECO sobre la modificación del reglamento del Dominio Público Hidráulico (RDPH), principal instrumento que lleva a la práctica los objetivos de la Ley de Aguas. La organización critica que la propuesta no aborda lo suficiente la cuestión ambiental y reclama medidas más contundentes para acabar con la sobreexplotación y la contaminación que amenazan a ríos, humedales y acuíferos.

“Nos enfrentamos a un futuro en el que España será uno de los países europeos con mayor riesgo de sufrir estrés hídrico en menos de 30 años si no se toman medidas. Sería incomprensible que se aprobara esta propuesta de modificación del reglamento que sigue blindando al regadío industrial e insostenible, un sector que consume el 80 % del agua a nivel nacional. Necesitamos que este reglamento sirva para implantar de una vez por todas medidas para una mejor gestión del agua promoviendo un uso más sostenible de los recursos hídricos y facilitando la recuperación de los ríos, humedales y acuíferos para hacerlos más resilientes a los efectos del cambio climático”, explica Teresa Gil, Responsable del Programa de Agua de WWF.

España es el país con mayor sobreexplotación de agua de Europa. La expansión de cultivos de regadío industrial está afectando además a las aguas subterráneas, nuestras reservas de agua. Como consecuencia, el 25 % de los acuíferos están gravemente sobreexplotados. Y esto sin contar con el robo del agua: se estima que existen hasta un millón de pozos ilegales en España. Estas presiones hídricas han provocado que casi la mitad de nuestros ríos, humedales y acuíferos estén en mal estado.

Este reglamento, que el MITECO ha sometido recientemente a consulta pública, es clave ya que es el instrumento normativo que permite desarrollar la ley de aguas. Una herramienta indispensable para mejorar la actual política del agua y lograr una mejora en el estado de conservación de ríos, acuíferos y humedales.

Ante ello, WWF reconoce el esfuerzo realizado por MITECO para intentar adaptar y modernizar la gestión del agua por las administraciones. Sin embargo, la organización considera que la propuesta presentada carece  de medidas para mejorar el 40 % de los ríos,  acuíferos y humedales que están en mal estado, tal como se establece en la Directiva Marco del Agua.

Por otra parte, la organización considera esta modificación del reglamento una gran oportunidad perdida para regular al alza los caudales ecológicos o los aportes mínimos necesarios para el mantenimiento en buen estado de los ecosistemas de agua dulce, llegando tarde para mejorar la planificación hidrológica que está a punto de ser aprobada.

Además WWF ve con preocupación que no haya sido objeto de regulación específica la protección de las aguas frente a la contaminación difusa por la actividad agraria, procedente del lixiviado, abonado, la fertilización y fumigación con plaguicidas. Cabe destacar que esta problemática afecta directamente a la salud humana, pues los nitratos se acumulan en los acuíferos, que son reservas estratégicas de agua para las poblaciones en momentos de sequía, así como la fuente principal de suministro para muchos pueblos y ciudades.

Esta contaminación se suma a las restricciones de agua por sequía que se extienden por varios municipios de casi toda España. Por ejemplo, en 11 pueblos de la sierra de Huelva donde se ha restringido el agua entre 7 y 13 horas diarias o en siete municipios de Córdoba.

Asimismo, WWF considera que la propuesta no establece precios del agua adecuados para cumplir adecuadamente con el principio de «quien contamina paga”. Además la organización reclama que se refuercen los mecanismos de participación pública garantizando una adecuada interlocución con los colectivos interesados

“Para hacer frente a esta crisis hídrica, necesitamos salvar el agua de la explotación descontrolada e intensiva y garantizar un futuro con agua para las personas y la naturaleza. Por eso reclamamos un reglamento robusto que haga frente a las amenazas reales y a los enormes retos a los que se enfrentan los ecosistemas de agua dulce”, concluye Teresa Gil.

WWF pide al Gobierno y a las comunidades autónomas un giro en su política agraria e hidrológica. Para ello, deben tomar medidas para acabar con el robo del agua, ajustar las demandas del regadío a los escasos recursos hídricos disponibles, invertir en nuevas tecnologías para el ahorro de agua doméstica e industrial y recuperar la biodiversidad y la salud de ríos, humedales y acuíferos.

España será uno de los países europeos con mayor riesgo de sufrir estrés hídrico en menos de 30 años si no se toman medidas

  • Un nuevo análisis de WWF estima que en 2050 tres cuartas partes de la población y el PIB de España podrían enfrentarse a un riesgo alto por la falta de agua si no se toman medidas.
  • Además, prevé que las ciudades de Sevilla, Granada, Córdoba y Murcia sufran el mayor riesgo de escasez de Europa.
  • El análisis advierte de que el 17% de la población europea corre un alto riesgo de escasez hídrica para el año 2050.

Europa se queda sin agua y atraviesa su verano más crítico tras sufrir olas de calor y sequías históricas que han dejado a los ríos a niveles mínimos. Un nuevo análisis de WWF estima que el 17% de los habitantes del continente y el 13% de su PIB podrían enfrentarse a riesgos, debidos a la escasez de agua entre altos y extremos para 2050, a menos que los gobiernos y las empresas tomen medidas urgentes para combatir este problema. España, junto con Grecia, serán uno de los países que tendrán el mayor riesgo de sufrir estrés hídrico. Por eso, WWF reclama un cambio profundo hacia un nuevo modelo de gestión del agua en nuestro país, en el que la demanda se ajuste a los recursos disponibles, y así garantizar agua para la naturaleza y las personas. 

El nuevo análisis de WWF muestra que Europa será aún más propensa a las sequías y a la escasez de agua, y ofrece una imagen clara de las regiones con mayor riesgo, especialmente el sur del continente. En 2050 se espera que en Grecia el 82% de su población y su PIB podrían depender de zonas con riesgo alto o extremo por falta de agua. Por otro lado,  el 75% de la población y el PIB de España podrían enfrentarse a un riesgo alto, mientras que se prevé que las ciudades de Sevilla, Granada, Córdoba y Murcia sufran el mayor riesgo de escasez del continente en 2050.

«Las sequías en Europa y España no deberían sorprender a nadie: los mapas de riesgo hídrico llevan mucho tiempo señalando el empeoramiento de la escasez de agua en todo el continente. Las previsiones climáticas apuntan a olas de calor y sequías con mayor frecuencia e intensidad debido al cambio climático, que harán cada vez más difícil garantizar suficiente agua para la población. Lo que debería escandalizar a todo el mundo es que los gobiernos, administraciones, y empresas sigan haciendo la vista gorda ante estos riesgos recurrentes y basando cada vez más su planificación y economía en el uso mayor del  agua, como si estos riesgos se fueran a resolver por sí solos pero que no lo harán por falta de medidas contundentes», afirma Teresa Gil, responsable del programa de agua de WWF.

A pesar de que un 75% del territorio nacional  está en peligro de sufrir desertificación, España ha apostado en sus planes hidrológicos por un modelo de gestión del agua que prioriza el uso de este recurso para los cultivos de regadío intensivo e industrializados que consumen el 80% del agua. Esta  gestión hídrica ‘suicida’ y la sobreexplotación de los recursos han llevado de nuevo a que los embalses nacionales estén a mínimos históricos. Esto demuestra igualmente el fracaso de la modernización de regadíos llevada a cabo desde 2005, con la supuesta finalidad de ahorrar agua para las cuencas, y habiendo aumentado la superficie regada en un 11%.

Además, en aquellas zonas donde no existe agua disponible en ríos y embalses, se hace uso del agua subterránea, poniendo en peligro las reservas de agua del futuro, a pesar de que existen más de 80 acuíferos que actualmente se encuentran sobreexplotados. A ello, se añade el robo del agua en España. Una investigación de WWF reveló que se riega con agua extraída ilegalmente una superficie similar a 1,5 veces la ciudad de Madrid, más de 88.000 hectáreas, en cuatro de los acuíferos más importantes y sobreexplotados de España que afectan a valiosos espacios naturales: Daimiel, Doñana, Mar Menor y ríos alimentados por el acuífero de Los Arenales. Además, se estima que existen hasta casi un millón de pozos ilegales, haciendo que España sea el país con mayor sobreexplotación de agua de Europa.

“Desde WWF solicitamos a las Administraciones competentes (principalmente MITECO, pero también MAPA y las diferentes comunidades autónomas) que den un giro radical en la gestión del agua e impulsen un nuevo modelo que reduzca las demandas del regadío a los recursos realmente disponibles. También que apuesten por el ahorro a través de nuevas tecnologías para garantizar la seguridad hídrica de las personas y que haya suficiente agua para la naturaleza. Si no cambiamos las políticas del agua hoy, no se evitarán las sequías de mañana”, explica Gil.Y añade: “Los trasvases y los embalses no son la solución para la escasez. Necesitamos otro modelo de producción que deje de invertir en intensificar y realizar nuevos regadíos, que apoye los cultivos de secano, como una opción más sostenible, y persiga y erradique el robo del agua. Además, necesitamos invertir en soluciones basadas en la naturaleza para mejorar la salud de los ríos, humedales y acuíferos y hacerlos más resilientes a los efectos del cambio climático».

Cabe recordar que el 60 % de los ríos, humedales y acuíferos de Europa están en mal estado, mientras en España más del 40% tampoco están en buenas condiciones. La política de agua del MITECO mostrada hasta ahora no se ha enfocado hacia la solución, a pesar de la obligación legal de la Directiva Marco comunitaria del Agua para los Estados miembros, que establece la protección y restauración de las masas de agua dulce para garantizar la obligación de que todas alcancen un buen estado para antes de 2027.

Comienzan las negociaciones de la ONU para decidir el futuro de los océanos

Casi 50 países se han comprometido a entregar un Tratado ambicioso en 2022, entre ellos España

Greenpeace exige al Gobierno de España liderazgo de la Unión Europea para que la gestión de las pesquerías se incluyan en el Tratado

La comunidad científica señala que tener al menos el 30% de los océanos protegidos para 2030 es el mínimo absoluto requerido para que los océanos puedan recuperarse
Las negociaciones finales para un Tratado Global de los Océanos comienzan hoy y se extenderán hasta el 26 de agosto en la sede central de las Naciones Unidas. El resultado de la reunión determinará el destino de los océanos para las generaciones futuras. 49 países se han comprometido a entregar un Tratado ambicioso en 2022, entre ellos España. Estos compromisos ahora deben hacerse realidad.

“Estamos ante unas negociaciones que son una oportunidad única para proteger nuestro planeta azul. Los océanos sustentan toda la vida en la Tierra, pero durante mucho tiempo los hemos abandonado. Las delegaciones deben cerrar un Tratado ambicioso estas dos semanas. Un Tratado débil, o cualquier otra demora, mantendrá el statu quo tan deteriorado que ha llevado a los océanos a esta crisis”, ha declarado Pilar Marcos, de la delegación política de Greenpeace en Nueva York.

Los gobiernos han discutido este Tratado durante dos décadas. En ese tiempo, los océanos han perdido demasiado y las comunidades costeras que dependen de los recursos marinos están sufriendo las consecuencias. “Aquí en África Occidental, ya hemos visto poblaciones de peces severamente mermadas por barcos pesqueros industriales, a menudo de Europa, y esto está dañando los medios de subsistencia y la seguridad alimentaria en toda la región. Cualquier retraso adicional sería una bofetada para todos los que confían en que los líderes políticos cumplan sus promesas. Los delegados deben cumplir con los compromisos de sus gobiernos y finalizar un ambicioso Tratado Global de los Océanos ahora”, subraya Awa Traoré, responsable de la campaña de océanos de Greenpeace África también desde la ONU.

España es un país clave dentro de esta Conferencia por ser una potencia mundial pesquera. La presión de la industria pesquera en España podría perpetuar el estado actual de gobernanza de los océanos para seguir concentrando las decisiones en las actuales organizaciones pesqueras, que tan solo se encargan de evaluar el 5% de la biodiversidad de peces de las aguas internacionales, y cuya finalidad última es la explotación comercial de la alta mar. España debe decidir en esta reunión en qué lado de la historia está, empujando a la Unión Europea hacia un liderazgo claro para lograr que la gestión de las pesquerías también sean parte del Tratado.

Si no se cierra un Tratado Global de los Océanos ambicioso en Nueva York, será imposible lograr el 30×30, es decir tener al menos el 30% de los océanos protegidos para 2030. La comunidad científica señala que este es el mínimo absoluto requerido para que los océanos puedan recuperarse.

¿Qué se considera un Tratado Global ambicioso?

Para ser considerada un éxito, la reunión debe cerrar un Tratado que:

Disponga como objetivo principal el establecimiento de una red mundial de Áreas Marinas Protegidas.
Permita que los estados, a través de una Conferencia de las Partes (COP), establezcan santuarios marinos, libres de actividades destructivas como la pesca y la minería en aguas profundas.
Posibilite que la COP tome decisiones por votación cuando no sea posible llegar a un consenso.
Incluya que las Áreas Marinas Protegidas (AMPs) puedan ser aŕeas completamente o altamente blindadas a la actividad humana, lo que las harían más efectivas.
Permita que la COP decida si actividades como la pesca están permitidas o prohibidas en las AMP, sin aplazar las decisiones a los organismos ya existentes.
Y permita que la COP adopte medidas provisionales o de urgencia para proteger inmediatamente un área que esté pendiente de su protección futura.
Tras los 20 años transcurridos desde que se discutió por primera vez un Tratado, más de cien especies marinas han sido clasificadas en peligro crítico de extinción. La presión de la pesca industrial es imparable y ya cubre al menos el 55% de todos los océanos. Además la crisis climática continúa dañando la capacidad de los océanos para regular el clima y la temperatura de nuestro planeta.

Greenpeace es parte de la High Seas Alliance, una alianza de más de 40 ONGs y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Previo a la Conferencia se ha evaluado el nivel de ambición de los Estados miembros de la ONU dentro de las negociaciones del Tratado de Alta Mar y el impacto que se espera que tengan sus posiciones en la salud del océano, a través de este termómetro de ambición.  El análisis se basa en información de las posiciones formales de los países y grupos regionales (basado en intervenciones públicas y propuestas) que muestra que todavía hay espacio para mejorar en muchas posiciones de países o regiones para catalizar el cambio transformador que necesitamos ver en los océanos.