Sólo la mitad de los ecoesquemas planteados resultarían útiles para lograr los objetivos ambientales suscritos por España  

Con el objetivo de asegurar un Plan que recupere el buen estado de los ecosistemas para garantizar el futuro de la producción alimentaria, SEO/BirdLife y WWF han recopilado las diferentes normas ambientales y sobre alimentación relacionadas con el sector agrario que debería contemplar el PEPAC, el grado de contribución esperado a las mismas y las propuestas de mejora antes de su presentación a la Comisión Europea.
SEO/BirdLife y WWF han presentado a los Ministerios de Agricultura, Pesca y Alimentación y de Transición Ecológica y Reto Demográfico un análisis preliminar del PEPAC (con la información disponible hasta la fecha) sobre la contribución esperada de éste a los objetivos ambientales y sobre alimentación suscritos por España en más de una treintena de normas y estrategias europeas y nacionales.

Entre los resultados obtenidos destaca la necesidad de mejorar (ya sea en nivel de exigencia, definición, aplicación y/o seguimiento) de manera generalizada la mayor parte de las intervenciones que conforman la llamada “arquitectura verde de la PAC”, compuesta por la condicionalidad, los ecoesquemas y las medidas para el clima y el medio ambiente del segundo pilar (si bien de estas últimas no hay información disponible hasta el momento).

En concreto, se propone la retirada de la mitad de los ecoesquemas propuestos, incluyendo el de siembra directa que permite el uso de herbicidas en la confusamente llamada “agricultura de conservación” y otros que resultan de contribución insuficiente.

Dada la situación de emergencia climática y ambiental, ambas organizaciones señalan la necesidad de apostar sólo por aquellos que tendrían realmente un efecto positivo en el medio ambiente, si se quiere dotar de la ambición necesaria al PEPAC para lograr cambios significativos en materia ambiental y su alineación con el Pacto Verde Europeo. Alertan también sobre la limitación que supondría permitir sólo aplicar un solo ecoesquema por hectárea, pese a que algunos tengan un carácter claramente transversal, pues hará que se adopten los más fáciles de implementar y con menor beneficio ambiental. Y se perderá el efecto incentivador y sinérgico de adoptar múltiples prácticas beneficiosas, con un menor apoyo a las explotaciones con producciones más sostenibles y, en concreto, a los sistemas de alto valor natural y en Natura 2000.

SEO/BirdLife y WWF llaman también la atención sobre la actual falta de información detallada sobre las intervenciones de mayor relevancia en términos presupuestarios y de incidencia territorial del Plan, como es la ayuda básica a la renta o las inversiones del desarrollo rural; las cuales, de seguir un enfoque continuista como todo parece apuntar, descompensarán los beneficios pretendidos a través de la arquitectura verde.

Las organizaciones también reclaman mejoras en la participación y transparencia para las ONG de medio ambiente, que el proceso no sólo se limite a las reuniones anunciadas con las organizaciones agrarias y que se convoque una reunión del Partenariado para trabajar todos los aspectos mejorables en el PEPAC con la sociedad civil.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.