SEO/BirdLife pide, en el Día Mundial de las Aves Migratorias, que se frene la contaminación lumínica 

  • Cada año, esta amenaza contribuye a la muerte de millones de aves por colisiones con edificios y otras construcciones
  • SEO/BirdLife se une a esta celebración solicitando una normativa eficaz que tenga en cuenta tanto la biodiversidad como la salud humana
  • Coincide además con el Global Big Day, que anima a todos los aficionados a la ornitología a observar aves y difundir sus avistamientos a través de eBird

Tras dedicar otros años al cambio climático, las infraestructuras como barreras, la matanza ilegal o la contaminación por plásticos, en 2022 es la contaminación lumínica y su impacto en la migración de las aves el tema elegido para celebrar mañana, 14 de mayo, el Día Mundial de las Aves Migratorias. Precisamente un problema en el que SEO/BirdLife invierte esfuerzos desde hace años, sobre todo en el archipiélago canario donde desarrolla campañas de alerta y concienciación sobre esta amenaza.

Naciones Unidas celebra el Día Mundial de las Aves Migratorias a través de dos tratados: la Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres (CMS) y el Acuerdo para las Aves Acuáticas Migratorias de África y Eurasia (AEWA), junto con la organización Medio Ambiente para las Américas (EFTA).

Según estos organismos, la cantidad de luz artificial en la superficie terrestre aumenta al menos un dos por ciento cada año y podría ser mucho mayor. Más del 80% de la población mundial vive bajo un “cielo iluminado”, una cifra más cercana al 99% en Europa y América del Norte.

La luz artificial altera los patrones naturales de luz y oscuridad en los ecosistemas, modifica el entorno natural de manera espectacular y produce impactos en los animales salvajes, incluidas muchas especies de aves migratorias, que ven alterado su comportamiento: la migración, la búsqueda de alimento, la comunicación vocal, los niveles de actividad y los gastos energéticos.

Las aves migratorias que viajan de noche están especialmente expuestas a las luces que las atraen y desorientan -particularmente cuando hay nubes bajas, niebla o lluvia y vuelan a altitudes más bajas- pudiendo acabar dando vueltas por las zonas iluminadas, agotando sus reservas de energía y provocando que colisionen o sean depredadas. Cada año, la contaminación lumínica contribuye a la muerte de millones de aves por choques con edificios y otras construcciones

El caso de Canarias
Cada temporada, muchos pollos de aves marinas son atraídos por las luces artificiales provocando importantes colisiones y caídas, quedando expuestos a nuevas amenazas como atropellos o depredación. Es un fenómeno masivo al que se enfrentan los cabildos insulares que coordinan campañas de rescate, en todas las islas, coincidiendo con el primer vuelo de los pollos de pardela cenicienta hacia el mar, algo que ocurre cada año hacia finales del mes de octubre. En estas campañas se han llegado a rescatar hasta 5.000 individuos, principalmente de pardela cenicienta, aunque también de otras especies como el petrel de Bulwer o las pardelas chica y pichoneta.

Pardelas cenicientas en migración ©Pep Arcos-SEO/BirdLife

El trabajo de SEO/BirdLife
SEO/BirdLife lleva años afrontando este problema. De 2017 a 2020, en el marco del proyecto Luminaves, trabajando con una decena de socios de Azores y Madeira, se han realizado acciones como la translocación de aves marinas a islotes libres de depredación, el seguimiento de colonias de cría de pardela cenicienta, el marcado de pollos y su posterior rastreo remoto para conocer la incidencia de la contaminación lumínica sobre ellos, etc. Gracias a este proyecto, se ha creado una base de datos sobre aves afectadas por la contaminación lumínica a nivel regional con la colaboración de todos los cabildos insulares, y además se ha puesto en marcha una campaña de divulgación en la que se han diseñado y distribuido materiales destinados a dar a conocer el problema a la población de los tres archipiélagos: Azores, Madeira y Canarias. En el año 2020 se realizó, además, una campaña de comunicación en el transporte público de las dos capitales de provincia del archipiélago canario, con el mensaje “SOS pardela deslumbrada, apaga la luz por favor”.

En 2021 SEO/BirdLife puso en marcha la campaña “Apaga la luz en su primer vuelo” que arrancó con un acto celebrado en la isla de El Hierro en el mes de septiembre con el apoyo de una parte importante de los actores y actrices de la serie de televisión ‘Hierro’, que decidieron dar voz a las aves marinas por medio de unos vídeos en los que narran los problemas a los que se enfrentan cuando se emancipan y vuelan por primera vez hacia el mar. También se presentó un vídeo inédito elaborado con cámaras de fotrampeo que muestra los días previos al vuelo de emancipación de una pardela cenicienta desde el interior de su nido o hura bajo tierra.

De igual modo, además de participar en los rescates, SEO/BirdLife se ha dirigido tanto a la Administración como a empresas privadas y a la ciudadanía, solicitando su colaboración por medio del apagado total o, en su defecto, la reducción de la iluminación exterior durante parte del otoño, principalmente en zonas costeras.

Normativa insuficiente
SEO/BirdLife ha presentado alegaciones al Real Decreto por el que se aprueba el Reglamento de ahorro y eficiencia energética y reducción de la contaminación lumínica en instalaciones de alumbrado exterior y sus instrucciones complementarias dentro del procedimiento de consulta pública puesto en marcha por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. La organización considera que no establece el marco suficiente y necesario para que esta sea compatible con la conservación de la biodiversidad y la salud de los seres humanos.

Existe una consolidada evidencia científica sobre la afectación de la contaminación lumínica a la biodiversidad en general y, de manera particular, a determinados grupos de aves, entre los que destaca el grupo más amenazado del planeta: las aves marinas. Sin embargo, esta consideración no parece ser un principio rector de las medidas contempladas en el Real Decreto.

El texto presentado está plagado de excepciones que dan la oportunidad de saltarse las limitaciones impuestas en cuanto a iluminación de manera arbitraria “por motivos de interés público”, “en casos excepcionales”, “en temporada alta de afluencia turística”, etc. Para Elena Ramos, técnica de la delegación de SEO/BirdLife en Canarias, «esta manera de proceder favorece la toma de decisiones arbitraria y sin tener en cuenta la mejor información científica disponible. La norma no hace referencia a las curvas de respuesta que presentan los seres vivos a las distintas longitudes de onda que componen la luz. En consecuencia, es difícil garantizar una iluminación en beneficio de la biodiversidad».

Global Big Day
El Día Mundial de las Aves Migratorias coincide además con la celebración del Global Big Day, que anima a todos los aficionados a la ornitología a que salgan al campo a observar aves y a difundir sus avistamientos a través de la plataforma eBird.

Participar es fácil, incluso se puede ser parte del Global Big Day desde casa, dedicando al menos 5 o 10 minutos e informando de las observaciones realizadas, que ayudan a comprender mejor las poblaciones de aves a nivel mundial a través de mapas animados de abundancia presentados por eBird Science.

El año pasado, más de 51.000 personas de 192 países enviaron 134.000 listas de verificación con eBird, estableciendo cuatro nuevos récords mundiales para un solo día de observación de aves.

Pardela pichoneta juvenil encandilada por la luces. © Beneharo Rodríguez

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.