Los contactos para instalar una planta eléctrica generan rechazo en Algueña

J.B. | Planta de Pinoso

La intención de una empresa del sector energético de instalar una planta de cogeneración eléctrica en el término municipal de Algueña está generando preocupación y rechazo en esta población del Medio Vinalopó ante el temor a una posible contaminación ambiental y acústica. Han sido los rumores de todo tipo que han surgido durante las últimas semanas en esta localidad de 1.500 habitantes los que han llevado al grupo municipal socialista a solicitar a la alcaldesa, la popular Mari Carmen Jover, la convocatoria de un pleno extraordinario con un único punto del orden del día. Sólo quieren que desde el gobierno del PP se facilite la mayor información sobre la supuesta construcción de una planta de cogeneración eléctrica.

La propia alcaldesa confirmó ayer a este diario que la sesión ya ha sido fijada para el próximo 20 de febrero a las 14 horas, si bien ha insistido en indicar que «no hay nada decidido, todo está en el aire y desde el Ayuntamiento de Algueña no vamos a permitir que se haga cualquier cosa que sea perjudicial para los vecinos».

Lo único que ha habido hasta el momento, según reconoce Mari Carmen Jover, ha sido una reunión con el promotor del proyecto que ha dado a conocer su intención de implantar en Algueña un complejo que generaría electricidad mediante la combustión de la corteza de almendra y los sarmientos resultantes de las podas de las viñas. «El encuentro que tuvimos con ese señor -que es un empresario ilicitano- fue hace unos meses y en estos momentos está viendo la posibilidad de llevar a cabo su idea buscando los terrenos más adecuados, solicitando permiso a Iberdrola para el enganche y tramitando los permisos oportunos ante la Generalitat. No hay nada más que eso, por lo tanto este Ayuntamiento no ha tomado ninguna decisión al respecto».

Una planta de cogeneración eléctrica de parecidas características a la que se pretende implantar en Algueña ya se puso en marcha en el vecino municipio de Pinoso. Pero fue cerrada por un decreto de Alcaldía en octubre de 2002 a los pocos meses de entrar en funcionamiento. En este caso el «invento» acabó mal y el Ayuntamiento tuvo que desautorizar la actividad ante la avalancha de quejas vecinales plasmadas en firmas y actos de protesta contra el ruido y la contaminación ambiental. Una marcha atrás que al Consistorio pinosero le llevó, a instancias de una sentencia del TSJ, a tener que hacer frente a una indemnización superior a los tres millones de euros en favor de Frutos Secos Mañán, que fue la empresa que asumió la inversión para obtener electricidad quemando la corteza de las cientos de toneladas de almendras que recibe cada año en su cooperativa.

«Nos han asegurado que no contamina»

Dice la alcaldesa que en Algueña no va a permitir que se construya una planta de cogeneración que produzca problemas en el medio ambiente. «Nos han asegurado que esta planta no contamina, que sale un humillo blanco de la chimenea que es simplemente vapor de agua» puntualizaba ayer Mari Carmen Jover. En cualquier caso añadió que «hasta que no tengamos el proyecto delante y lo podamos estudiar con detenimiento este grupo de gobierno no se va a pronunciar en ningún sentido. Pero -matizó- si no contamina y genera puestos de trabajo y diversificación industrial apoyaremos que se lleve a cabo».

PÉREZ GIL | www.informacion.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.