Los aguiluchos cenizos marcados con GPS regresan de África a sus nidos en España

  • Gracias al marcaje con GPS realizado por SEO/BirdLife en las primaveras de 2018 y 2019, sabemos que los aguiluchos cenizos están en plena migración de vuelta a sus zonas de cría en España
  • Las aves se marcaron dentro del programa Migra de SEO/BirdLife, desarrollado con la colaboración de la Fundación Iberdrola España desde 2011, con el objetivo de conocer sus rutas migratorias para poder conocer y conservar la especie eficazmente
  • En España la población reproductora de aguilucho cenizo ha sufrido un declive del 23% en la última década

En la actual situación de alerta por el COVID-19, cuando los movimientos del ser humano se han reducido al máximo en numerosos países, las aves, sin embargo, siguen su ciclo vital. Desde SEO/BirdLife queremos destacar el papel de las aves como indicadores del estado de salud del planeta ya que son el grupo faunístico del que más datos hay. Gracias a ellas, y a los datos de sus migraciones que nos proporcionan programas como MIGRA, se pueden predecir y comprobar las alteraciones que se producen en el planeta, como sucede con el cambio climático.

Entre ellas se encuentra el aguilucho cenizo, una especie migratoria transahariana, cuyas poblaciones ibéricas invernan en África occidental y que está catalogada como “vulnerable” en el Catálogo Español de Especies Amenazadas. Por ello, conocer dónde se encuentran en cada momento del año es fundamental para poder conservar la especie en el futuro. La mayor parte de las parejas de aguilucho cenizo en España se localizan en zonas de cultivo de cereal, aunque también habitan en marismas mareales y en zonas de matorral. “Gracias al marcaje de estas aves conocemos con todo detalle dónde se encuentran los aguiluchos cenizos el resto del año, cuando no están criando en España”, señala Ana Bermejo, coordinadora del Programa Migra de SEO/BirdLife.

Estos días los aguiluchos marcados con GPS en las primaveras anteriores están regresando a sus nidos en España. Los aguiluchos cenizos pasaron el invierno en el Sahel africano, concretamente en Senegal, Gambia, sur de Mauritania y Malí, a más de 3.000 km de sus zonas de cría en España.

Dado que los dispositivos GPS que portan envían la información como si de un móvil se tratase (GSM), algunas de las aves dejaron de dar señales durante varios meses, mientras se encontraban en zonas de sabana o del desierto sin cobertura de móvil. Con la migración de vuelta, los aguiluchos cenizos están volviendo a zonas con cobertura, sobre todo al abandonar el desierto, y están enviando todos los datos de sus viajes y zonas de invernada.

Largo periplo transcontinental
El largo periplo de esta especie se inicia en el Sahel africano, atraviesa el desierto del Sahara para cruzar después a Europa. Algunas aves aprovecharán el estrecho de Gibraltar para cruzar, pero dado que el aguilucho cenizo no es un ave eminentemente planeadora, algunos individuos atraviesan hasta Europa sobrevolando el mar de Alborán y volando sobre el agua decenas de kilómetros.

Los aguiluchos cenizos abandonaron sus zonas de invernada en el Sahel entre el 23 de febrero y el 26 de marzo, y atravesaron el desierto en un rápido recorrido de unos 5-15 días, para abandonar las hostiles arenas del desierto lo antes posible. Las aves atraviesan el desierto en un amplio frente desde Marruecos hasta Argelia.

Al igual que durante la migración postnupcial, cuando las aves nos mostraron algunas de las proezas que realizan en migración —un aguilucho cruzó el océano Atlántico con un vuelo sin parada sobre el mar de cerca de 300 kilómetros o otro cruzó 1.500 km de desierto en cuatro días—, el viaje primaveral también está lleno de expectación. Un aguilucho cenizo cruzó por el mar de Alborán hasta Europa, casi en línea recta en un viaje de 205 km que tardó en realizar 4 horas y cuarto, con una velocidad de migración de unos 48 km/h.

Algunos ya han llegado a sus zonas de cría, otros están esperando para cruzar a Europa o están atravesando el desierto. En los próximos días, si no tienen ningún percance durante la migración, llegarán todos a sus territorios para reproducirse durante la primavera.

Datos imprescindibles
Esta rapaz de rapaz de mediano tamaño es una de las muchas especies que sufren un evidente declive, con un descenso poblacional del 23% en tan sólo una década, como se acaba de recoger en la publicación del último censo de la especie.

Las causas de este declive se encuentran principalmente en las dinámicas de industrialización de la producción o determinadas prácticas agrarias, y en menor medida, al abandono de la ganadería extensiva, que conllevan en ambos casos pérdida de biodiversidad y hábitats adecuados en el ámbito agrario.

Entre 2018 y 2019 SEO/BirdLife marcó 24 ejemplares adultos en Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña, Extremadura y Galicia, con emisores GPS-GSM, que proporcionan la posición del ave cada 5 minutos y la envían empleando el sistema de telefonía móvil (GSM). Todo este trabajo se desarrollo con la ayuda de ornitólogos voluntarios, agentes medioambientales y técnicos de las comunidades autónomas donde se marcaron las aves.

“Con las más de 850.000 localizaciones obtenidas de estas aves viajeras se podrán conocer, por ejemplo, cuales son las zonas y hábitats más importantes para la especie en sus rutas migratorias y zona de invernada. Con esta información, podremos establecer en el futuro si parte de sus problemas de conservación que están produciendo su declive poblacional se encuentra en estas zonas para intentar solucionarlas”, concluye Bermejo.

SEO/BirdLife

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.