La identificación de lobos atrapados desata las alarmas en el Parque Natural de Las Ubiñas

La identificación de lobos que portan en el cuello restos de cables de trampas, ha desatado todas las alarmas tras la constatación de que dos hembras jóvenes reproductoras de oso pardo han desaparecido  en la misma área de campeo donde son localizados los lobos  que han sido capturados por trampas.

Desde el mes de febrero del año pasado, están siendo identificados ejemplares de lobos, algunos en un penoso y lamentable estado físico, con evidencias de que han sido  capturados en trampas.  Normalmente, las trampas utilizadas en la caza furtiva causan la muerte por estrangulamiento de los animales capturados. En este caso, parece que se trata de trampas para poder capturar a los lobos sin causarles la muerte.

Los lobos descubiertos portan en el cuello restos de cables de acero  que con gran probabilidad formaban parte de la trampa, unos artilugios de captura de fauna salvaje  que llevan  incorporado un dispositivo que al apretar el cuello del animal hace tope y evita el estrangulamiento, son trampas que normalmente  se utilizan en trabajos de investigación.

El problema está en que estas trampas que normalmente son cebadas con  algún producto que atrae a los animales como un pedazo de carne,  están diseñadas para capturar lobos por el cuello,  con lo que el tope funciona sin  causar daño, pero también pueden atraer a un oso  y si cae en la trampa, con un cuello de mayor   tamaño,  se puede producir un estrangulamiento y la muerte del animal.

FAPAS ha denunciado ante el Seprona de la Comandancia de la Guardia Civil en Oviedo la desaparición de estas dos hembras reproductoras  de las cuales  se ha perdido  todo contacto de seguimiento, una en Septiembre de 2018 y la otra en Agosto de 2019.

Formaban parte del recién creado núcleo reproductor en la zona alta del Concejo de Teverga y su ámbito de  campeo se centraba en un territorio que se ubicaba desde el Puerto de Ventana  hasta los entornos de la capital del Concejo en  la localidad de La Plaza, lugares coincidentes con la presencia de lobos que han caído en trampas y se encuentran gravemente heridos.

La inédita situación de estos lobos  se ha podido identificar gracias al trabajo que FAPAS realiza  en el Parque Natural de las Ubiñas con sus cámaras de fototrampeo para  llevar a cabo el seguimiento y control del oso pardo. Desde el año pasado, comenzaron a aparecer en las cámaras ejemplares de lobo con restos de cables enganchados por el cuello, lo que   indica sin duda que tras haber caído en la trampa, consiguieron liberarse y huir.

Alguno de los ejemplares presentaba tan solo hace unas semanas un estado deplorable.  Con el cable enganchado por el cuello y a punto de  ser estrangulados, estos ejemplares sobreviven a duras penas y la situación de estrés les lleva a enfermar, principalmente de sarna. Suelen permanecer cercanos a la manada a la que pertenecían para poder alimentarse de los despojos que dejan sus compañeros  y conseguir   sobrevivir a una muerte segura si estuvieran  solos ya que   algunos se encuentran totalmente incapacitados para cazar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.