El último informe del IPCC alerta sobre la necesidad de revisar de forma urgente las políticas climáticas y energéticas para no superar el calentamiento de 1,5 ºC

En la evaluación más completa de los impactos del clima realizada hasta la fecha, el Grupo de Trabajo II del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha presentado hoy su último informe de evaluación científica a los gobiernos de todo el mundo.

Centrándose en los impactos, la adaptación y la vulnerabilidad, el informe expone, con un detalle aleccionador, la gravedad de los impactos del cambio climático, que están causando pérdidas y daños generalizados a personas y ecosistemas de todo el mundo.

«El informe es una lectura muy dolorosa. Pero sólo si nos enfrentamos a estos hechos de frente, con una honestidad brutal, podremos encontrar soluciones que estén a la altura de los desafíos interconectados», ha declarado Kaisa Kosonen, asesora política principal de Greenpeace Países Nórdicos y  experta en estos informes. Y continúa: «¡Hay que ponerse manos a la obra! Tenemos que hacer todo de forma más rápida y audaz, a todos los niveles, y no dejar a nadie atrás. Los derechos y las necesidades de las personas más vulnerables deben situarse en el corazón y el centro de la acción climática. Este es el momento de levantarse, ser valientes y pensar en grande».

Desde la anterior evaluación, los riesgos climáticos están apareciendo con mayor rapidez y serán más graves que antes. El IPCC concluye que la mortalidad por inundaciones, sequías y tormentas fue 15 veces mayor en los países altamente vulnerables durante la última década, en comparación con los países de muy baja vulnerabilidad. El informe también reconoce la importancia crucial de luchar juntos y juntas contra la crisis climática y ecosistémica, que están interconectadas. Sólo protegiendo y restaurando los ecosistemas podremos aumentar su resiliencia frente al calentamiento y proteger todos sus beneficios de los que depende el bienestar humano.

Greenpeace alerta de que para muchas personas, la emergencia climática es ya una cuestión de vida o muerte, ya que los hogares y el futuro están en juego. Esta es la realidad que viven numerosas comunidades en el continente africano, como la de Mdantsane, que han perdido a sus seres queridos y sus posesiones vitales, y la de los residentes de Qwa Qwa, que no pueden acceder a servicios sanitarios vitales ni a la escuela como consecuencia del clima extremo. “Pero lucharemos juntos contra esto. Saldremos a las calles, iremos a los tribunales, unidos y unidas para que se haga justicia, y haremos que rindan cuentas aquellos cuyas acciones han dañado desproporcionadamente nuestro planeta. Ellos lo han estropeado, ahora tienen que arreglarlo», ha declarado Thandile Chinyavanhu, responsable de la Campaña de Clima y Energía de Greenpeace África.

Reducción de emisiones

El IPCC recoge que las perspectivas de desarrollo resiliente al clima son cada vez más limitadas si las emisiones no disminuyen rápidamente, especialmente con la posibilidad de superar los 1,5ºC de calentamiento global a corto plazo.

Si superamos el 1,5 °C, aunque sea temporalmente, las cosas empeorarán mucho. Las acciones a corto plazo que limiten el calentamiento global a cerca de 1,5 °C reducirían sustancialmente las pérdidas y los daños previstos, pero no pueden eliminarlos todos.

«El informe definirá la política climática, lo quieran o no los líderes. El año pasado, en la cumbre del clima de la ONU celebrada en Glasgow, los gobiernos admitieron que no están haciendo lo suficiente para cumplir el límite de calentamiento de 1,5 °C del Acuerdo Climático de París, y prometieron revisar sus objetivos nacionales para finales de 2022”, ha declarado Tatiana Nuño, responsable de la campaña contra el cambio climático de Greenpeace, y afirma que “para limitar más impactos y peligros causados por el cambio climático hay que abandonar los combustibles fósiles sin ninguna demora y poner fin a las enormes subvenciones que reciben. Los planes de eliminación de los combustibles fósiles deben incluir y apoyar a las personas trabajadoras y a las comunidades afectadas y ofrecer una transición justa hacia la independencia energética y un mejor futuro económico y laboral. Invertir en el futuro y dejar de rescatar a una industria moribunda es lo que necesitamos”.

En la próxima cumbre climática, la COP27, que se celebrará en Egipto a finales de este año, los países tendrán que abordar también las conclusiones actualizadas del IPCC sobre la creciente brecha en materia de adaptación, sobre las pérdidas y los daños, y sobre las profundas injusticias.

Restaurar y proteger los ecosistemas

El informe subraya cómo los cambios de uso del suelo, la deforestación, la pérdida de biodiversidad, la contaminación y la sobreexplotación determinan las capacidades de la naturaleza, las sociedades, las comunidades y los individuos para adaptarse al cambio climático.

Reconoce también que la restauración y conservación efectivas de los ecosistemas de aproximadamente el 30% al 50% de las zonas terrestres, de agua dulce y oceánicas de la Tierra ayudarán a proteger la biodiversidad, a aumentar la resiliencia de los ecosistemas y a garantizar los servicios esenciales de los mismos.

El barco de Greenpeace, el Arctic Sunrise, se encuentra en una expedición en la Antártida durante la cual se acaba de constatar un récord mínimo histórico del hielo marino de la Antártida. La organización ecologista reclama que unos océanos sanos son la clave para reducir los impactos del colapso climático y que por ello se debe actuar ahora, acordando un sólido Tratado Mundial sobre los Océanos en las Naciones Unidas el próximo mes para permitir la protección de al menos el 30 % de los océanos del mundo para 2030. Greenpeace afirma que al proteger al menos el 30 % del océano con una red de santuarios, los ecosistemas marinos pueden recuperarse y ayudar a protegernos a todos contra los impactos de la crisis climática, recordando que el océano ha absorbido entre el 20 y el 30 % de las emisiones de carbono en los últimos 40 años.

Demandas judiciales ante la inacción climática

Greenpeace sostiene que este informe refuerza la gran cantidad de evidencia científica ya existente y constituye una pieza clave para los litigios climáticos que se están sucediendo en todo el mundo denunciando que la falta de acción contra el cambio climático vulnera los derechos humanos.

Las comunidades vulnerables por el cambio climático seguirán reivindicando sus derechos humanos, exigiendo justicia y pidiendo cuentas a los responsables. En el último año se ha dictado un número sin precedentes de decisiones clave con repercusiones de gran alcance. Al igual que los impactos en cascada del clima, todos estos litigios climáticos están conectados y refuerzan el efecto dominó por la justicia climática.

“Este nuevo informe del IPCC es una pieza esencial  para los litigios climáticos, para hacer que los gobiernos y las empresas actúen con urgencia. En el Juicio por el Clima español, en el que varias organizaciones ecologistas y de derechos humanos hemos demandado al Gobierno de España por su inacción ante el cambio climático, el Tribunal Supremo está deliberando y dictando la sentencia en estos días. Además de los sólidos argumentos que les hemos brindado a lo largo de todo el proceso, estamos convencidos de que la lectura de este nuevo informe del IPCC no los dejará indiferentes y constituirá un motivo más para fallar en contra del Gobierno, obligándolo a reducir las emisiones en un 55% para 2030, respecto a las de 1990”, ha declarado Lorena Ruiz-Huerta, abogada de Greenpeace que lidera el litigio climático contra el Gobierno de España.

A la contribución del Grupo de Trabajo II a la Sexta Evaluación del IPCC le seguirá en abril la del Grupo de Trabajo III, que evaluará las formas de mitigar el cambio climático. La historia completa del Sexto Informe de Evaluación del IPCC se reunirá entonces en el Informe de Síntesis en octubre.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.