WWF alerta de que el dramático abandono de usos del monte y la crisis climática provocan grandes y peligrosos incendios en la península ibérica 

Los incendios forestales están arrasando la península ibérica. En el caso de España, desgraciadamente hay que lamentar ya la muerte de un brigadista y un pastor en Zamora en los últimos incendios. Por el momento, se han quemado entre 90 000-95 000 hectáreas en nuestro país, una cifra similar a la superficie que se quema como media en todo el año. Asimismo, se han producido ya 25 GIF, más de los que hay como media anual. Solo el pasado 15 de julio se iniciaron 8 de estos GIF, con condiciones extremas en toda la península. WWF reclama que se intensifique la lucha contra el cambio climático y que se adopte una Estrategia Estatal de gestión integral de incendios forestales que impulse la gestión y la prevención para promover paisajes más resilientes a los incendios forestales.

Las cifras de los incendios en lo que llevamos de año son especialmente alarmantes. Hasta el momento se han quemado en nuestro país entre 90 000 y 95 000 hectáreas, un dato que equivale prácticamente a lo que se quema de media en todo el año. Entre 2012 y 2021 se quemaron cerca de 93 000 ha como media. Lamentablemente las llamas se han cobrado la vida de dos personas en los últimos incendios: un brigadista y un pastor.

Además, se han producido 25 GIF, una cifra superior ya también a los que se sufren como media cada año. Entre 2012 y 2021 hubo 22 GIF de media. Solo el pasado 15 de julio, con condiciones extremas en toda la península, se iniciaron 8 de estos GIF.

Estas cifras demuestran que el cambio climático es un claro factor que está magnificando la peligrosidad de los incendios. WWF recuerda que la situación va a ir a peor. No en vano, los escenarios confirmados de cambio climático auguran situaciones de emergencia para toda la región mediterránea cada vez con más frecuencia. Cabe recordar que el Mediterráneo se calienta un 20 % más rápido que la media mundial. Esto supone más olas de calor intensas y duraderas, sequías prolongadas y humedades relativas muy bajas.

Pero hay otro factor a la hora de explicar la gran energía e intensidad de estos fuegos y es la alta combustibilidad de los montes, resultado del abandono de los usos del territorio. En casi todo el Mediterráneo se ha pasado de una economía predominantemente basada en la agricultura y el pastoreo a una sociedad con un sector primario marginal, transformando el paisaje en un polvorín listo para arder.

En este escenario, es clave subrayar que por encima de 10 toneladas de combustible por hectárea los bomberos no pueden entrar, ya que su seguridad puede verse comprometida. Sin embargo, en muchos montes, hay actualmente hasta 50 toneladas por hectárea de carga de combustible.

Según Lourdes Hernández, experta en incendios forestales de WWF: “No podemos poner toda la responsabilidad de luchar contra estos incendios de altísima intensidad sobre los medios de extinción. Ellos deberían ser la última línea defensiva”. E insiste: “Frente a este escenario urge invertir en el territorio y promover usos y aprovechamientos para configurar paisajes agroforestales más resistentes al paso de las llamas. Para ello hay que potenciar e invertir en gestión forestal sostenible y promover la ganadería extensiva. Es la única solución si no queremos ver reducidos a cenizas nuestros montes. Prevenir es actuar”.

Soluciones de WWF

Ante la magnitud de este problema, WWF pide que se aceleren los esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y minimizar el impacto del cambio climático.

Asimismo, es clave que se desarrolle y apruebe una Estrategia Estatal de gestión integral de incendios forestales. En ella habrá que invertir en prevención social y poner la gestión del territorio en primer plano con el objetivo de promover paisajes más resilientes a los incendios forestales.

También hay que poner en marcha una Estrategia Estatal de Ganadería Extensiva basada en la diferenciación entre ganadería intensiva y extensiva.  Los objetivos son aliviar la carga burocrática de los pastores, promover un etiquetado estatal claro para todos los alimentos y, en especial, los de origen animal y asegurar precios justos para los ganaderos extensivos.

Por último, deben realizarse mayores esfuerzos para reducir la siniestralidad y acabar con la impunidad, aplicando de forma efectiva y ejemplar las sanciones y condenas para disuadir a quienes están detrás de los incendios.

Nuevo informe incendios WWF 2022

WWF presentó a principios de julio su informe anual sobre incendios forestales “Pastoreo contra incendios”. En este nuevo estudio, la organización realiza una propuesta para adaptar el territorio al cambio climático y a los incendios que arrasan nuestro país promoviendo la ganadería extensiva en zonas estratégicas del territorio. En el informe, WWF revela que el papel de la ganadería extensiva es crucial a la hora de recuperar un paisaje rico, que alterne zonas de bosque con áreas cultivadas y pastoreadas. Un mosaico que, además de riqueza natural, aporte una mayor resistencia a la propagación de las llamas.

Coral García Barón | Comunicación WWF

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.