Reconocimiento a los voluntarios en el Día Internacional del Voluntariado

Cada cinco de diciembre se celebra el Día Internacional del Voluntariado y este año, el Programa de Voluntarios de Naciones Unidas hace un recordatorio muy especial: “cada día, voluntarias y voluntarios dedican su tiempo y esfuerzo para comprometerse en la inclusión de quienes suelen quedar atrás, tomar acción por el clima y avanzar hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”.

“Desde SEO/BirdLife queremos agradecer a voluntarios y voluntarias todos los esfuerzos realizados para ayudar a mejorar el planeta en el que vivimos. Desde aquí todo nuestro agradecimiento a los que colaboran con organizaciones como la nuestra”, afirma Federico García, responsable del área Social de SEO/BirdLife.

El voluntariado ambiental. como hoy lo conocemos, intenta reducir el impacto negativo del ser humano en el medio ambiente y aumentar el valor del patrimonio natural. Ya en el año 1954, un grupo de investigadores, aficionados y ante todo voluntarios crearon la Sociedad Española de Ornitología con el objetivo de mejorar el conocimiento y ayudar a conservar las aves y sus hábitats. La labor de colaboradores y voluntarios de SEO/BirdLife permite que se lleven a cabo estudios exhaustivos y, muchas veces inéditos, sobre la avifauna española junto con acciones de protección y conservación del patrimonio natural.

El valioso tiempo y esfuerzo de las miles de personas, que a lo largo de más de sesenta años han sido y son voluntarias en la organización, han hecho crecer a SEO/BirdLife y la han convertido en un referente de la lucha conservacionista de este país”, reconoce Federico García.

Del desastre del Prestige al seguimiento de aves

Ese compromiso de los voluntarios ha permitido transformar el desarrollo en mejoras para el medio ambiente durante casi 70 años. Desde los años 80, esos primeros voluntarios se convirtieron en los primeros trabajadores de la Sociedad Española de Ornitología y en 2002, la histórica colaboración en la limpieza del desastre del Prestige posibilitó gestionar a más de 1.400 personas. “Eso fue un antes y un después para la organización y ese espíritu de entrega por salvar la naturaleza es lo que sigue moviendo cada año a más de 20.000 personas a colaborar con SEO/BirdLife en diferentes actividades y acciones por la defensa de la naturaleza por toda España”, apunta García.

Voluntarios Medio Ambiente PINOSO | Alicante (c) ecoactiva

Ojos y manos sobre el terreno

“En muchas ocasiones los voluntarios y voluntarias de SEO/BirdLife son nuestros ojos y nuestras manos sobre el terreno”, concluye Federico García. Iniciativas como los programas de ciencia ciudadana, en los que próximamente tendremos sesiones  teóricas y prácticas con la colaboración de la Fundación Montemadrid a través del proyecto Dando alas a la Biodiversidad o los encargados de las Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y de la Biodiversidad (IBA) facilitan la información necesaria para conocer el estado de conservación de las aves y de los espacios en los que habitan, lo que permite a la organización identificar y dirigir el trabajo de conservación.

Pero, además, los voluntarios desarrollan acciones de conservación directa en espacios de alto valor ambiental como, por ejemplo, a través del Programa de Voluntariado de Parques Nacionales del OAPN, el programa de voluntariado europeo, el corporativo o el que miles de personas llevan a cabo luchando contra amenazas como la basuraleza a través del Proyecto LIBERA. Una mención especial merece los 43 grupos locales de SEO/BirdLife, grupos de voluntarios y voluntarias comprometidos con la defensa del medio ambiente, que colaboran tanto en acciones de seguimiento de aves, conservación, sensibilización, formación o educación en el territorio.

En 2020, se llevó a cabo un gran proyecto de voluntariado ambiental, el Life Followers, en el que durante tres años participaron más de 300 voluntarios para proteger la Red Natura 2000. Entre las conclusiones del proyecto se elaboró el informe sobre Voluntariado Ambiental publicado por SEO/BirdLife, que aporta luz sobre las motivaciones, expectativas y el perfil de las personas que colaboran en la defensa del medio ambiente.

¿Cómo colaborar?
En la actualidad las personas interesadas pueden colaborar de forma voluntaria en más de 10 modalidades, iniciativas, proyectos o programas de SEO/BirdLife a través de la página web https://seo.org/voluntariado/ . Todas ellas requieren inscripción, más información voluntariado@seo.org

Florette lanza al mercado el primer cilantro lavado con envase 100% reciclable

Las hierbas aromáticas son las mejores aliadas en la cocina para dar un toque extra de sabor a cualquier elaboración. Existen infinidad de variedades, todas ellas con grandes beneficios. Sin embargo, es el cilantro el que se ha convertido en favorito durante los últimos tiempos. De hecho, según datos de IRI, es la segunda hierba aromática con mayor venta media por tienda al día, solo después del perejil. Esta tendencia se ha intensificado en los últimos meses, llegando en marzo de 2021 a duplicar las ventas registradas en el mismo periodo de 2020. Este incremento en su consumo se debe, entre otras cosas, al interés cada vez mayor de los españoles por probar platos procedentes de otras gastronomías, como por ejemplo la peruana, en la que el cilantro tiene un gran protagonismo.

Conscientes de este hecho, y en línea con su propósito de ayudar a las personas a alimentarse mejor, Florette acaba de lanzar al mercado el primer cilantro lavado y listo para consumir en un formato de 50 gramos. Además, siguiendo el compromiso de la marca con el medioambiente, su envase es 100% reciclable.

Pero ¿qué beneficios aporta esta hierba aromática? De acuerdo con Miren Aierbe, asesora culinaria de Florette, “su sabor fresco está acompañado de propiedades antiinflamatorias que ayudan a mejorar la salud articular”, explica la experta. Asimismo, asegura que es rico en vitamina A, que contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunitario, y hierro, que ayuda al desarrollo del cuerpo.

Con estas propiedades y el extra de sabor que aporta a los platos, el cilantro se convertirá en el ingrediente que querrás tener siempre en tu cocina. Por ello, y para sacarle el máximo partido, la asesora culinaria de Florette propone cuatro sencillas recetas de lo más deliciosas:

·       Hummus de cilantro. Cada vez es más común encontrar diferentes versiones de este plato típico de Oriente Medio, como el hummus de remolacha o de aguacate. Todos son sabores deliciosos, pero el de cilantro te sorprenderá especialmente. Primero, cuece 400g. de garbanzos o, si los compras ya cocidos, lávalos antes de incorporarlos al vaso batidor. Añade al mismo un diente de ajo, comino, zumo de medio limón, dos cucharadas de salsa tahini, un chorrito de aceite de oliva y un puñado de cilantro de Florette. Después ve batiendo y añade agua poco a poco hasta que la mezcla tenga una textura cremosa. Para presentarlo, coge el bol más bonito que tengas en casa, decora el hummus con unas hojitas de cilantro y aprovecha para dippear con los palitos de zanahoria de Florette.

·       Ensalada mexicana. Un plato completo que combina vegetales, legumbres y sabores del país americano. Para su elaboración, cuece en diferentes cazos quinoa y lentejas. Mientras, corta en cubos cebolla roja y tomate y pica el cilantro de Florette muy finito. Por último, dispón todos estos ingredientes en un bol y aliña con un poco de salsa de Yogur de Florette –que, por cierto combina, a la perfección con el cilantro–, zumo de lima y sal. ¡Una ensalada de lo más fresquita y llena de sabores!

·       Ceviche de langostinos. Se trata de una receta algo más elaborada, pero que merece la pena probar y servir en ocasiones especiales. En primer lugar, pela los langostinos crudos y córtalos en trocitos para, después, verterlos en un bol junto con cebolla morada cortada en juliana, maíz frito, ají, cilantro de Florette picado finamente y zumo de lima, todo ello al gusto. Remueve esta mezcla y deja marinar unos 40 minutos para que los langostinos se impregnen bien de todos los sabores. Para la presentación, sirve la mezcla en un plato hondo y decora con Primeros Brotes Gourmet de Florette y plátano frito, que le dará un toque crujiente y dulce.

·       Pasta al pesto de cilantro. Esta salsa tradicional italiana es una de las más aclamadas. Dándole una vuelta de tuerca con el cilantro, la pasta quedará deliciosa y muy fresca. Solamente tienes que cocer al dente unos tallarines integrales y aliñarlos con un pesto de cilantro. Para elaborar esta salsa utiliza las hojas de cilantro ya lavadas de Florette, ajo, piñones, queso parmesano, aceite de oliva, sal y pimienta. Después, bátelo hasta que no haya grumos y sírvelo sobre de los tallarines. Buon appetito!

El lanzamiento de cilantro es una respuesta a la buena acogida que ha tenido este mismo producto en nuestra división Food Service, enfocada al sector restauración. Ahora es el momento idóneo para ampliar nuestra gama de productos. Y es que, con esta nueva apuesta, no solo nos abrimos a un nuevo mercado, el de las hierbas aromáticas, sino que también nos convierte en pioneros en España en lanzar cilantro lavado y listo para consumir en formato de 50 gramos”, concluye Núria Alias, directora de marketing de Florette.

Organizaciones ecologistas apoyan el cierre, desmantelamiento y reconversión sostenible de la estación de esquí de Navacerrada

Ante la situación que ha enfrentado a las administraciones sobre la pertinencia o no de seguir con la explotación de la estación de esquí de Navacerrada, las organizaciones ecologistas lamentan la situación de que el Gobierno tenga que defender ante la justicia este espacio natural.

“La estación de esquí de Navacerrada ha llegado a su fin, no se dan las condiciones naturales para que continúe abierta. La elevación de la temperatura media y la reducción de precipitaciones y del espesor de nieve de los últimos años la hacen inviable”, explican las organizaciones.

Derecho de ocupación de los terrenos frente a la defensa del patrimonio natural

Por otra parte, el derecho de ocupación de los terrenos pertenecientes al Organismo Autónomo de Parques Nacionales, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ha caducado y no puede prorrogarse. Las organizaciones firmantes consideran que en este contexto se deben desmantelar las instalaciones, restaurar el espacio e incorporar al Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

El impacto del complejo deportivo en el territorio es indudable: aglomeración de tráfico, instalaciones obsoletas, cables de acero abandonados, amontonamientos de basura en todo su entorno, alteración de la geomorfología para generar pendientes, eliminación de vegetación, erosión, retracción del caudal del arroyo del Telégrafo para alimentar los cañones de nieve artificial… Esta situación debe revertirse y encaminar los usos en la zona hacia actividades sostenibles y compatibles con la conservación de los valores del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

Antecedentes de no ampliación de la actividad deportiva

Esta evolución climática y la necesidad de proteger los ecosistemas de la Sierra de Guadarrama llevaron a la Junta de Castilla y León, en 2005, a promulgar el Decreto 74/2005, de 20 de octubre, que aprobó las Directrices de Ordenación de Ámbito Subregional de Segovia y Entorno, cuyo artículo 25, con visión de futuro, y en relación con el Puerto de Navacerrada dispuso que “Las instalaciones existentes para el transporte de esquiadores no deberán ser ampliadas, siendo un objetivo a largo plazo su levantamiento”.

Consecuente con ello, el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Parque Natural Sierra de Guadarrama, aprobado en 2010, contempló también la provisionalidad de las instalaciones de esquí y la restauración ambiental y paisajística de los terrenos afectados por la actividad, cuando aquellas dejasen de funcionar (artículos 12 y 70).

Apuesta y oportunidad de ser otro ejemplo de restauración de ecosistemas de montaña

Las organizaciones recuerdan que no es la primera vez que en la Sierra de Guadarrama se desmantela una estación de esquí. Ya sucedió en 1998, cuando la Comunidad de Madrid llegó a un acuerdo con la propiedad de la estación de Valcotos, en el puerto de los Cotos (Rascafría) y adquirió los terrenos mediante una expropiación convenida. Hoy, los terrenos de la antigua Valcotos, una vez restaurados, forman parte del núcleo y de una de las zonas más valiosas del Parque Nacional.

La actuación se ha convertido en un ejemplo de recuperación de ecosistemas de montaña y atrae a investigadores y estudiantes de todo el mundo. En cuanto a la actividad económica, lejos de perjudicarse, se ha visto favorecida. La eliminación de la estación de esquí ha permitido la diversidad de usos (raquetas, esquí de travesía, esquí de fondo, zonas habilitadas para uso de trineos, etc), siempre de acuerdo con lo indicado en el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional. Navacerrada no tendría que perder su vinculación con el esquí, simplemente evolucionaría para albergar modalidades que no requieran instalaciones fijas y tan impactantes.

Con estos antecedentes y posibilidades, resulta más difícil entender, si cabe, la oposición de la Junta de Castilla y León y de la Comunidad de Madrid a caducar y desmantelar la estación de esquí de Navacerrada. El Organismo Autónomo de Parque Nacionales ha anunciado un ambicioso plan de inversiones para el Puerto de Navacerrada que aportaría muchos más beneficios a los municipios del entorno de los que proporciona la actual estación de esquí.

Por todo ello, Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF, como miembros del Consejo de la Red de Parques Nacionales reclaman a la Junta de Castilla y León y a la Comunidad de Madrid que no conviertan este asunto en una disputa política con el Gobierno central y que caduquen la ocupación ilegal de la estación de esquí. De esta forma, la Sierra de Guadarrama podría aprovechar esta oportunidad única y convertirse nuevamente en un ejemplo de restauración de ecosistemas de montaña y de generación de actividad económica respetuosa con el entorno.

Greenpeace pide regular la publicidad cárnica con un informe que desvela sus manipuladoras estrategias de marketing

  • A diferencia de sectores como el alcohol o el tabaco, la publicidad de la carne no tiene restricciones, a pesar de que su consumo excesivo no solo es perjudicial para cada persona individual sino para toda la población por sus altas emisiones
  • El informe, que estudia la publicidad de seis países, entre ellos España, desvela siete formas para inducir al consumo del público, incluído el más vulnerable como la infancia y la adolescencia
  • Greenpeace lanzó ayer una campaña de publicidad en la que, entre otras cosas, le pregunta al presidente Sánchez por su verdadero compromiso contra la producción y consumo excesivo de carne, tras su inoportuna alabanza del “chuletón al punto”

Greenpeace lanza hoy el informe “Los siete mitos del marketing de la carne”, para desvelar las tácticas con las que la industria cárnica busca aumentar el consumo de carne, a pesar de que la huella de carbono de la ganadería representa ya el 19% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero del planeta.

Según el responsable de agricultura en Greenpeace España, Luís Ferreirim: “La publicidad somete a nuestros cerebros a un alto nivel de manipulación cognitiva para aumentar el consumo, pero el planeta no puede permitírselo más. En regiones como Europa, debemos consumir (y producir) al menos un 70% menos de carne y lácteos y, la que consumamos, debe proceder de ganadería ecológica. La industria cárnica invierte enormes cantidades de dinero en campañas y, a menudo, con ayuda de dinero público (entre 2016 y 2020, la UE destinó más de 250 millones de euros a promocionar productos cárnicos y lácteos). Mientras la crisis climática se agrava, fomentar el aumento del consumo de carne es una irresponsabilidad que debe regularse de inmediato”.

En esta investigación, desarrollada por expertos en semiótica y estrategias de marca, se han analizado más de medio centenar de marcas de carne de seis países europeos, entre ellos España (1) (además de Francia, Polonia, Suiza, Alemania y Dinamarca), para desentrañar cómo la industria cárnica nos manipula hacia el consumo excesivo de carne, analizando desde la lingüística hasta la simbología y los códigos culturales.

Estos siete mitos se enfocan según los intereses de las distintas audiencias potenciales y se pueden resumir como:

El mito verde: los anuncios usan códigos semánticos ecológicos, diseñan envases con sellos e iconos verdes, crean un sinfín de etiquetas como “artesanal” o “de granja”, que no garantizan ninguna sostenibilidad, o reducen el plástico de sus envases para pregonar su falso compromiso ambiental. (EJEMPLO A: CASA TARRADELLAS EN LA IMAGEN)

El mito de la salud: muchas personas no reducen su consumo de carne pensando que son necesarias sus proteínas, cuando el riesgo para la salud está en el exceso de proteína de origen animal. La publicidad acompaña la imagen de la carne con verduras y usa términos intrínsecos como “sin gluten” (cuando la carne no tiene) o demagógicos como “calidad 100%” (que no tiene acepción jurídica ninguna). (EJEMPLO B: EL POZO EN LA IMAGEN). La industria hace creer que la carne es necesaria para el crecimiento de los niños y niñas, atrayéndoles con envases divertidos, spots en programación infantil o colocando los productos a su altura en las tiendas.

El mito de la masculinidad: Muchas marcas recuperan la narrativa del hombre cazador. Siguiendo la línea de los estereotipos sobre masculinidad, los anuncios para hombres llevan colores negro/gris o rojo/naranja, con imágenes recurrentes de fuego, cuchillos, barbacoas o porciones grandes de carne, que se come con las manos. Se trata de hombres fuertes, que aparecen al aire libre y muchas veces compartiendo actividades para crear la imagen de que la carne refuerza vínculos entre ellos.

El mito de la buena mujer: Al contrario, a ellas rara vez se las ve comiendo carne (porque las mujeres “no ceden a sus impulsos primarios”) y, si lo hacen, suele ser carne blanca o finas rodajas de charcutería, como si comieran “aire”. Aparecen como cuidadoras, cuyo papel es alimentar a la familia. Para modernizar la imagen, también muestra a la mujer trabajadora, para quien la carne procesada es una buena opción por su rapidez. Usan colores claros y ambientes agradables.

El mito del patriotismo: Muchas marcas muestran que consumir carne del país es una forma de aferrarse a una identidad tradicional, además de proteger la economía. Usan colores de la bandera, paisajes y símbolos patrios o etiquetas de origen 100% nacional. Muestran a personas locales (como símbolo de integridad), a queridos iconos nacionales (celebridades…) y pasiones culturales compartidas (como el fútbol…etc)

El mito de la camaradería: La industria enseña que comer carne es un acto colectivo y ritual, que resuelve disputas y restablece la armonía. En todos los países analizados, la carne es la protagonista en los días de celebración (desde bodas a navidades…etc). (EJEMPLO C: CAMPOFRÍO EN LA IMAGEN

El mito de la libertad: En esta estrategia de marketing, la comida es menos importante que la experiencia. Muestra diversidad de edades, etnias y géneros, que rompen las reglas porque “todo vale”. Muestra un mundo moderno, con móviles, autoservicios y códigos juveniles como el monopatín o el manga.

(A) Spot Casa Tarradellas con su logo de masía tradicional y el lema “Como en casa en ningún sitio”

(B) Envase Bienstar de ElPozo: sin lactosa, sin gluten, fit, cardio, reducido en sal, bajo en grasa…

(C) Campaña navideña de Campofrío: “Disfrute en vida” con Buenafuente y Enrique San Francisco

El tabaco es un buen ejemplo para regular las prácticas del marketing, especialmente para proteger al público más vulnerable como la infancia y la adolescencia. La OMS exige la “prohibición de todo tipo de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco” y varias directivas de la UE prohíben distintas formas de publicidad y patrocinio del tabaco en medios y eventos. También se han regulado otros sectores, con conocidos efectos negativos, como el alcohol o el azúcar y los datos muestran que este tipo de regulación es eficaz para frenar el consumo.

Por todo ello, Greenpeace pide a:

la Comisión Europea, los Gobiernos nacionales y ayuntamientos:

Dejar de financiar con fondos públicos todo tipo de publicidad destinada a promover y aumentar el consumo de carne, lácteos y huevos. Prohibir la publicidad, patrocinio y publicaciones de las empresas cárnicas en los espacios públicos o en publicaciones de instituciones públicas. Garantizar que la legislación contra la publicidad engañosa se aplica realmente

-a las empresas minoristas:

Prohibir la publicidad y las ofertas de carne, lácteos y huevos en las tiendas. Comprometerse con una comercialización transparente y veraz, promocionando el acceso a alimentos saludables como los de origen vegetal

-a los medios de comunicación:

Prohibir la publicidad, patrocinios y emplazamientos publicitarios de carne dirigidos a la infancia y la adolescencia

Este informe, llega un día después de que Greenpeace España haya lanzado una campaña publicitaria en marquesinas, autobuses y otros soportes de mobiliario urbano para recordar al gobierno de Pedro Sánchez que la verdadera recuperación económica verde y justa necesita de transformaciones sistémicas, incluido el actual sistema agroalimentario. A las advertencias del Ministro de Consumo, Alberto Garzón, sobre los riesgos del excesivo consumo de carne, el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, respondía este año proclamando su pasión por “el chuletón al punto”. Por eso, la organización invita al presidente a que muestre, con acciones, cómo de real es su compromiso para reducir las emisiones de la ganadería industrial, en medio de una crisis climática sin precedentes.

(1): En el caso de España se analizó la publicidad de El Pozo, Casa Tarradellas, Navidul, Grupo Coren, Campofrío, Incarlopsa, Joselito, así como la campaña Hazte Vaquero, promocionada por Provacuno (la interprofesional de la carne de vacuno) y la campaña Let’s Talk about Pork, promocionada por Interporc (la interprofesional de la carne de cerdo).

Luís Ferreirim | Greenpeace España

España podría convertirse en la principal fuente de suministro de hidrógeno verde de Europa

La urgente necesidad de implementar soluciones que atajen la actual crisis climática hace más relevante que nunca actuar por el futuro del planeta. Algo que pasa por continuar impulsando la descarbonización de la economía, lo que solo será posible gracias al avance del proceso de electrificación y uso de las energías renovables, en lo que el hidrógeno juega un papel fundamental. España tiene todos los ingredientes para convertirse en la futura potencia del hidrógeno a nivel europeo, ya que cuenta con las infraestructuras, el conocimiento y los medios necesarios para ello. Un hecho que han confirmado los participantes en la Jornada Técnica “Hidrógeno Verde: hacia un sistema energético sostenible”, organizada por la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2) en el marco de GENERA 2021.

Esta jornada, arrancó con una breve bienvenida por parte de Miguel Peña secretario de la AeH2; seguida de una pequeña introducción a cargo de Javier Brey, presidente de la Asociación que comenzó afirmando que “el interés por el hidrógeno en España está creciendo de manera exponencial y ya no solo en la industria, si no entre la población. Un interés más que justificado debido al gran potencial de estas tecnologías para caminar hacia la descarbonización de nuestra economía”.

En la primera mesa redonda en la que han participado Carlos de la Cruz Molina, Director de Evaluación y Cooperación tecnológica del CDTI y Santiago González, responsable de Hidrógeno Renovable en el Departamento de Marco Regulatorio y Estrategia Corporativa del IDAE, se ha debatido acerca del hidrógeno como reactivador de la economía. Ambos han llegado a la conclusión de que, a pesar de tener el potencial para convertirnos en una futura potencia, necesitamos seguir creciendo y apostando por el hidrógeno. Carlos de la Cruz Molina indicó que “el hidrógeno moverá muchas industrias en el futuro, es por eso por lo que tenemos que crear campeones que compitan con generadores de hidrógeno extranjero, apostando siempre por desarrollar una tecnología nacional para poder competir.“ Por otro lado, entran también en juego las subvenciones y ayudas proporcionadas para el desarrollo de la industria del hidrógeno, como puntualizó Santiago González: “La hoja de ruta planteada busca agilizar y facilitar las ayudas y subvenciones, pero sigue existiendo el problema de que somos muy pioneros en este ámbito, necesitamos seguir creciendo”.

Tras la primera mesa, Bruno Esgalhado, socio de McKinsey & Company, realizó una breve ponencia centrada en la “Implantación y despliegue de las tecnologías del hidrógeno en España”, donde puso de manifiesto el papel tan importante que juega España en la descarbonización a nivel europeo, ya que será un actor fundamental en el desarrollo del hidrógeno. Destacó tres ideas fundamentales durante su participación: “Primero, vivimos un creciente interés en temas de H2, impulsados por el compromiso de descarbonización que salió reforzado en la reciente COP26. Segundo, España tiene condiciones únicas para convertirse en un hub relevante de hidrógeno verde a nivel europeo a medio plazo. Y, tercero, la aceleración de esta oportunidad requiere una actuación concertada en torno a la estimulación de la demanda, la reducción de costes de la tecnología y la creación de la infraestructura de base”. Esgalhado resumió su intervención en una frase – ‘los retos son grandes pero la oportunidad es inmensa’.

Finalmente, durante la última parte de la jornada tuvo lugar una segunda mesa redonda cuya temática fue: “Acelerando el desarrollo del hidrógeno en España”. En ella participaron los directores y responsables de las áras de hidrógeno de los socios promotores de la AeH2. Esta mesa estuvo dividida en dos bloques, en el primero intervinieron Javier Maceiras, responsable de Desarrollo de Proyectos de Hidrógeno verde y Transición en Endesa; Jorge Palomar, Head of Global Hydrogen Development en Iberdrola; y Tomás Malango, Director de Hidrógeno en Repsol. Javier Maceiras defendió que “los fondos y el plan de recuperación deben acelerar la descarbonización de una forma eficiente, eficaz y sostenible para iniciar la transición hacia una economía más verde”. Por su parte, Tomás Malango cerró este bloque afirmando que “hay que desarrollar el mercado y la cadena de valor al mismo tiempo y, para ello, la coordinación del tejido empresarial, así como la colaboración del sector público son fundamentales”.

El segundo bloque contó con la participación de Miquel Lope, Director General de Carburos Metálicos; Javier Arboleda, Service Senior Manager de Hyundai Motor España; Ohiana Goicoechea, responsable de área de Proyecto Hidrógeno en Naturgy Energy Group y Carolina Pérez, responsable del Departamento de Desarrollo de Tecnologías de Hidrógeno Verde de TCI Gecomp. Este último bloque comenzó con una breve introducción acerca de la creación de las hidrogeneras (HRS por sus siglas en inglés) y su importancia, sobre lo que Miquel Lope comentó que “necesitamos usuarios que apuesten por ello para crear una demanda, porque ya tenemos la tecnología y la molécula. Además, debemos tener en cuenta que es necesario ofrecer ayudas a estos primeros usuarios y no solo a las grandes industrias”. 

Por su parte, Javier Arboleda centró su intervención en la importancia del hidrógeno en el transporte: “La pila de combustible aplicada al sector de la automoción ya es una realidad para Hyundai, área en el que fuimos pioneros y donde ya en 2013 pusimos en el mercado nuestro primer vehículo propulsado por hidrógeno. Por supuesto que va a jugar un papel clave en la transición hacia la movilidad limpia en la que nos hallamos inmersos actualmente. Pero eso no quiere decir que vaya a ser la única alternativa energética y convivirá necesariamente con los vehículos eléctricos de batería, siendo el consumidor el que tendrá la última palabra en función de sus necesidades”. Asimismo, Arboleda añadió que “el apoyo y compromiso de las entidades públicas a la hora de proveer de una red de abastecimiento capaz de sostener un parque circulante propulsado por hidrógeno es fundamental y prioritario. Confiamos en que la Administración se haga cargo de la petición de ANFAC, cumpliendo el horizonte del 2025, como el año en el que nuestro país cuente con la infraestructura de hidrogeneras necesaria”.

Además, Ohiana Goicoechea apoyó las anteriores intervenciones afirmando que “la transición hacia una economía más verde no puede llevarse a cabo únicamente con la electrificación, sino que es necesario utilizar el hidrógeno en aquellos casos en los que este proceso no sea posible. Además, para llevar a cabo una transición justa, es muy importante la cooperación por parte de todos”. Finalmente, para cerrar la última mesa y la jornada intervino Carolina Pérez, declarando que “España tiene todos los ingredientes necesarios para convertirse en una potencia global del hidrógeno, ya que tenemos el recurso renovable, el conocimiento y la capacidad tecnológica necesarios y una industria donde poder desplegarlo; para seguir creciendo, necesitamos coordinarnos y colaborar entre todos para incentivar la demanda y trabajar por un escenario regulatorio que permita el desarrollo”.

El lado oscuro de la fiesta del consumismo

  • Greenpeace denuncia las consecuencias climáticas, ambientales y sociales que tiene el elevado consumo que se genera en Black Friday

Frente al bombardeo de mensajes que incitan a comprar compulsivamente en Black Friday, Greenpeace recuerda sus consecuencias climáticas, ambientales y sociales. La organización ecologista las ha recopilado bajo el nombre de Black Friday. Día negro para el planeta, donde incide en datos sobre el insostenible ritmo de consumo y cómo las corporaciones exprimen el planeta. Así como en las alternativas y demandas empresariales y gubernamentales para que el consumo sea sostenible.

El actual ritmo de sobreconsumo, ejemplificado en fechas como el Black Friday (y otras muchas como el Ciber Monday), implica un elevado consumo de materias primas, de agua potable y de consumo de energía. Esto tiene graves consecuencias en el medioambiente: destrucción de hábitats, como bosques y océanos; elevada cantidad de emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero, producidos por este uso de energía procedente de combustibles fósiles y del transporte de todos estos productos. A lo que se añade la elevada generación de residuos, principalmente por dos aspectos: los desechos de materiales de un solo uso procedentes del embalaje como plásticos o cartones; y las materias primas no utilizadas o los productos ya hechos que no se han vendido o se desechan tras un corto uso, que terminan en vertederos o en incineradoras y contaminan el aire, el agua y el suelo.

“Greenpeace denuncia que Black Friday destruye el planeta por el elevado consumo que nos incitan a hacer. La publicidad consumista, la búsqueda exponencial de beneficios de las grandes empresas, la obsolescencia programada, la globalización, las moda rápida y la apuesta casi inexistente por la reparación, el intercambio u otros modelos por parte de los gobiernos hacen que compremos muchos más artículos nuevos de los que necesitamos, y de los que el planeta puede proporcionarnos”, señala Celia Ojeda, portavoz de Greenpeace. “El planeta no está en oferta, el verdadero precio son las consecuencias climáticas y la pérdida de biodiversidad. Y eso no sale en la etiqueta. Detrás de un producto barato, hay un alto coste”, añade.

Algunos datos:

  • El uso actual de los recursos naturales es de media mundial 1,7 veces más rápido de lo que los ecosistemas pueden regenerar. Este promedio global está muy descompensado, si el mundo entero consumiese como EE UU, serían necesarios hasta cinco planetas; en Australia, 4,1; Corea del Sur: 3,5; Rusia 3,3. España consume al año 2,5 planetas, manteniéndose en la media de la Unión Europea (1).
  • Desde 2015, las ventas del Black Friday han aumentado un 10-20% cada año. A este incremento hay que añadirle un cambio de patrón en el consumo a partir de 2019 donde se incrementó la compra on line.
    En 2019, el 33% de los consumidores españoles afirmó que realizaría compras para aprovechar el Black Friday. En 2020 esa cifra subió hasta el 40% (2).
  • Los artículos más vendidos durante este evento son: moda (53% de las personas encuestadas), calzado y complementos (39%), electrodomésticos, aparatos electrónicos, y teléfonos móviles (35%) (3).
  • En 2019, solo la producción, el embalaje y el transporte de todos los productos que se compraron en Madrid durante el Black Friday fueron responsables del 1,7% de las emisiones anuales de la ciudad: el 81,11% de las mismas debido a la producción y comercialización de los productos. Esas emisiones serían equivalentes al carbono almacenado en 211 hectáreas de bosque templado, o como si cada habitante del planeta hubiese deforestado 4 m2 de bosque templado.
  • Moda rápida. La moda rápida es un peligro para el planeta.
    Según datos de la ONU, solo para producir unos vaqueros se necesitan 7.500 litros de agua, el equivalente al agua que una persona bebe durante siete años (4). El consumo de agua de la moda rápida es de casi 8 millones de metros cúbicos anuales y es responsable del 20 % de la contaminación industrial de agua.
    Desde el año 2000 se ha duplicado la producción de ropa mientras que su uso ha disminuido un 36%. Se estima que más de la mitad de la moda rápida que se produce, se tira en menos de un año, acabando el 73% incinerada o en vertederos.
    El uso cada vez más extendido de fibras sintéticas hace que la ropa libere más de medio millón de toneladas de microfibras en el océano cada año, lo que equivale a más de 50.000 millones de botellas de plástico.
    La industria de la moda es responsable del 10% de las emisiones mundiales.
  • Residuos electrónicos. Solo en 2019 se generaron 53,6 millones de toneladas de residuos electrónicos a nivel global y solo el 17,4% de estos se recogieron y reciclaron (5). En España, se generaron solo en 2019 888 millones de kilos (kilotones) de residuos electrónicos, 19 kilos por persona (6).
  • Obsolescencia programada. Según la European Environmental Bureau (EEB), la obsolescencia programada y el consumismo electrónico nos cuesta 48 millones de toneladas de CO2 al año. Si la vida útil de nuestros aparatos electrónicos se extendiese solo un año más, podríamos ahorrar cerca de 4 millones de toneladas de CO2 al año hasta 2030, equivalente a eliminar dos millones de coches de las carreteras europeas cada año (7).

El Black Friday representa el pico de consumo en la sociedad consumista. Un sistema que comienza en las ciudades, ya que hoy en día el 55% de la población mundial vive en zonas urbanas y se espera que esta cifra aumente hasta casi el 70% en 2050 (8) y el consumo en las ciudades (directa e indirectamente) causan el 70% de todas las emisiones globales de gases de efecto invernadero (9). Por ello, Greenpeace recalca que las ciudades, las empresas y las personas tienen que cambiar para conseguir frenar estas emisiones.A medida que las ciudades sigan creciendo, también lo harán estas cifras. Por esto es necesario que las ciudades y sus habitantes estén a la vanguardia de los esfuerzos para hacer frente a la emergencia climática y la crisis económica y para lograrlo, se debe realizar un cambio en los hábitos de consumo. Reinventar la forma de comprar y consumir.

El mundo necesita ahora más que nunca una visión audaz que esté respaldada por la acción. Por ejemplo, prohibiendo o limitando la publicidad comercial de empresas contaminantes en ciudades, como lo hicieron Ámsterdam, Londres y Grenoble o con la introducción de “distritos de fabricantes” y “cafés de reparación” en las ciudades, en lugar de nuevos centros comerciales, algo que también ayudaría a los ciudadanos a reducir y reutilizar antes de comprar algo nuevo. Para ello es fundamental que los gobiernos municipales y los gobiernos nacionales tomen medidas para limitar la producción, prohibir la quema de productos no vendidos, promover una verdadera economía circular que no solo se base en el reciclado y luchar contra la obsolescencia programada.

Así mismo, las empresas deben cambiar su modelo de producción lineal de manera radical y basarse en una economía circular real, que fomente alternativas como la reducción, la reparación, la reutilización y la segunda mano antes que solo el reciclaje. Además se debe empezar a primar a aquellas empresas que realmente tienen una producción sostenible y no solo realizan greenwashing.

“Necesitamos restablecer los hábitos generales de consumo, comprar menos y comprar mejor. Es fundamental reducir la cantidad que consumimos colectivamente; fomentando la reutilización, la reparación y el intercambio, con acceso a talleres y tiendas de cambio en todas las ciudades. El reciclaje es el último paso en la larga vida útil de un producto. Esto reduciría la presión sobre las materias primas y reduciría el desperdicio” concluye Ojeda. “Por último, queremos mandar el mensaje de ‘si no lo necesitas, no lo compres’ para pedir que se consuma, produzca y compre de manera racional. Si se necesita una oferta, es lícito comprar pero no caigamos en el juego de las grandes corporaciones que nos incitan a comprar por comprar”.

Pretenden que el término basuraleza sea reconocido por la Real Academia Española

Desde que se creó el termino basuraleza por parte del Proyecto LIBERA, el término ha tenido más de 1.300 menciones espontáneas por parte de terceros, ha traspasado fronteras y ha sido usado por grandes nombres del mSi una realidad no tiene nombre, es como si no existiera y, por tanto, no se puede conocer. Con esta premisa, y, coincidiendo con el Día Internacional de la Palabra, que se celebra mañana, 23 de noviembre, el Proyecto LIBERA, creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, quiere poner en valor la palabra ‘basuraleza’ y la necesidad de que se reconozca por la Real Academia Española.

Tras consultar con expertos e investigadores especializados en biodiversidad, LIBERA creó en marzo de 2018 la palabra “basuraleza” como una alternativa al término littering, con el objetivo de que el problema del abandono de residuos en espacios naturales fuera entendible por parte de toda la ciudadanía y se generara conciencia . Un nombre que surgió de la unión de basura y naturaleza y que define muy bien el problema ambiental al que se refiere.

Una palabra con un extenso recorrido

Desde entonces, el término ha tenido más de 1.300 menciones espontáneas en medios de comunicación, tanto audiovisuales y escritos como en El País, El Mundo, El Confidencial, TVE, Antena 3 o Telecinco y ha viajado hasta todos los países hispanohablantes, apareciendo en medios relevantes como Clarín (Argentina) o El Sol de Irapuato (México).

Además, grandes nombres del mundo de las letras han reconocido su necesidad. Académicos de la RAE como Antonio Muñoz Molina o el reciente ganador del Premio Nacional de las Letras, José María Merino y otros articulistas o políticos, que han incluido el término en sus columnas de opinión, como es el caso de Irene Villa, el divulgador ambiental José Luis Gallego o Esteban González Pons. Asimismo, editoriales como Santillana o Hachette han incluido en sus libros de textos la palabra ‘basuraleza’ a través de actividades y ejercicios asociados.

También, agentes sociales como Cruz Roja, Fundación Reina Sofía (FRS), la Dirección General de Tráfico (DGT), y multitud de administraciones públicas autonómicas, locales y regionales han llevado su uso a sus propias comunicaciones o redes sociales. De hecho, Joaquín de los Nietos, alcalde de El Boalo, pidió la inclusión de la palabra en la futura ley de residuos durante una comparecencia pública en el Congreso.

Por otro lado, la palabra ha tenido su recorrido en las redes sociales. En concreto, el año 2020, el término tuvo 134.850.530 impresiones potenciales. Además, en total, ‘basuraleza’ ha sido mencionada en Twitter en más de 71.000 ocasiones o más de 20.000 en el caso de Instagram.

#RecojamosBasuraleza, una campaña para agitar conciencias

Con motivo de este día internacional, bajo el lema “Recojamos Basuraleza en el diccionario para sacarla de la naturaleza”, LIBERA ha creado una campaña para concienciar a todos los actores sociales y conseguir, entre todos, que la palabra ‘basuraleza’ sea incluida en el diccionario.

En este sentido, para que la sociedad sienta que tiene el poder de cambiar las cosas, LIBERA invita a los ciudadanos a estar en “contacto directo” con la RAE como unos académicos más. Así, a través de una web LIBERA ha creado un sillón virtual de la RAE para que, sin moverse de casa, los usuarios participen en la petición de incluir la palabra en el diccionario a través de Twitter.

El impacto de la basuraleza en el medio natural

El impacto de la basuraleza sobre la vida silvestre es uno de los campos mejor analizados hasta la fecha. En 1997, una exhaustiva revisión contabilizaba 247 especies afectadas. Nueve años después, en 2016, un nuevo informe triplicaba el dato hasta las 800 especies, aunque para entonces ya se empezaban a conocer estimas por encima de las 1.400 especies marinas y acuáticas asociadas con la basuraleza.

La incidencia es especialmente grave en el caso de fauna y flora amenazada. Por el momento, se estima que un 17% de las especies afectadas por la basuraleza forma parte de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Por ello, el Proyecto LIBERA trabaja para concienciar y poner solución a este grave problema a través del conocimiento, la prevención y la participación.

“La mejor manera de trasladar un problema del campo a la sociedad es crear la herramienta con la que los seres humanos nos comunicamos; la palabra. Internacionalmente el término littering está totalmente reconocido. Tres años después de que lanzáramos el término basuraleza vemos que socialmente está reconocido, pero su inclusión en la RAE significaría el paso final para que este grave problema ambiental tenga nombre en la lengua española”, asegura Miguel Muñoz, coordinador del Proyecto LIBERA de SEO/BirdLife.

Por su parte, Sara Güemes, coordinadora del proyecto LIBERA de Ecoembes, afirma que “no podemos ser capaces de dimensionar un problema si no tenemos una palabra que lo defina. Queremos conseguir que se reconozca la palabra ‘basuraleza’, para que los ciudadanos sean conscientes de su gravedad y se sientan parte de la solución. Cuanto antes entre en nuestro vocabulario, antes saldrá de la naturaleza”.

El 28% de los directivos están preocupados por las consecuencias de las decisiones tomadas durante la pandemia

QBE ha presentado su nuevo estudio ‘Management Liability’, que explora la evolución de las responsabilidades profesionales de altos directivos, preocupaciones derivadas de decisiones tomadas durante la pandemia por Covid-19 y las reclamaciones a directivos, además de las iniciativas medioambientales de las empresas y los ciberriesgos.

Uno de los datos más destacados es el aumento de las responsabilidades y competencias en 7 de cada 10 encuestados (69%). En contraste, el 5% de los directivos respondió que sus responsabilidades han disminuido en los últimos años, junto con un cuarto (26%) que afirmaron que sus responsabilidades no habían cambiado. El aumento de las responsabilidades ha tenido un impacto negativo para la mayoría (86%), siendo el estrés el efecto más común detectado (48%).

Sobre las preocupaciones más comunes que manifestaron los encuestados, destaca la incertidumbre financiera (42%), la competencia y la rentabilidad (33%) así como la salud y la seguridad (28%).

Impacto del Covid

En cuanto a los efectos derivados por la pandemia por Covid-19, más de un cuarto de los encuestados (28%) afirman estar preocupados por posibles consecuencias y problemas derivados de decisiones y acciones tomadas durante la pandemia.

Sólo una décima parte (12%) de los encuestados afirmó que no había cambiado su perfil de riesgo debido a la pandemia por Covid-19. El 5% dijo que su perfil de riesgo había mejorado, mientras que para 4 de cada 5 (82%) su perfil de riesgo había empeorado.

El 42% dijo que la pandemia había aumentado sus riesgos financieros/económicos, y la misma proporción dijo que ha aumentado la preocupación por la salud y la seguridad de los empleados en el entorno de trabajo. Además, el 28% explicó que cree que ha provocado un aumento potencial de los problemas de seguridad de los empleados debido a los entornos de trabajo híbridos.

Reclamaciones a directivos

El estudio destaca que 1 de cada 6 directivos afirma que han recibido una reclamación de forma individual, en calidad de miembro de la alta dirección. En la misma línea, 3 de cada 10 encuestados afirma que les gustaría que hubiese más procesos que les protejan sobre su responsabilidad ante una hipotética reclamación.

Los recientes cambios en la legislación española han aumentado las responsabilidades y la rendición de cuentas de los altos directivos. Como resultado de estos cambios, la mitad (48%) está más preocupada por una demanda contra ellos, mientras que un tercio (34%) no entiende cómo afectarán los cambios a su función.

Como resultado de los cambios recientes en la legislación, dos quintas partes (39%) dicen que su empresa no ha revisado el número de pólizas del seguro D&O contratadas, mientras que el 44% dice que su empresa lo ha hecho y el 17% no está seguro.

Iniciativas medioambientales en las empresas

El estudio también explora la importancia de las iniciativas medioambientales en las empresas, y una de las conclusiones en este ámbito es que 3 de cada 5 directivos encuestados están preocupados por la posible responsabilidad de no cumplir con las iniciativas ni reportar sobre las exposiciones relacionadas con el clima. Además, cuanto más grande es la empresa para la que trabajan los directivos que han participado en el estudio, más probable es que les preocupe la posible responsabilidad por no cumplir con estas medidas.

Por otra parte, solo el 13% de los encuestados afirma que las iniciativas ESG son una prioridad máxima para su empresa, mientras que el 35% afirmó que era importante, pero no son de máxima prioridad para su empresa. En el otro extremo, el 7% dijo que tiene algunas iniciativas en marcha, pero no son de gran importancia, mientras que el 9% afirmaba que las iniciativas medioambientales no eran importantes en su empresa ni tenían ninguna en marcha.

Algunos de los directivos encuestados son conscientes de que otros competidores están actuando mejor en este ámbito, y una cuarta parte (25%) cree que hay que hacer más para estar a la altura de la competencia en materia de iniciativas medioambientales.

David Gimeno, Suscriptor Senior de Líneas Financieras de QBE ha destacado: “Ante el complejo y cambiante entorno legal, económico y social en el que operan las empresas, el estudio nos deja ver la diversidad de opiniones y situaciones que los directivos están viviendo. El impacto de la pandemia está siendo asimétrico e impredecible, pero ya podemos ver con más claridad algunos sectores que han capeado el temporal con más solvencia y mejores resultados, y otros a los que, por el contrario, les está costando salir adelante.

Seguimos atentos a la evolución de la situación derivada de la crisis financiera provocada por la pandemia que está dando lugar a consecuencias como la crisis de los contenedores, la escalada de precios de materias primas y energías, la inflación, el estancamiento del crecimiento en China y lo que queda por venir.”

Ciberriesgos

En cuanto a ciberseguridad, dos tercios afirman utilizar proveedores externos para la gestión de la ciberseguridad de sus datos. Analizando los datos en detalle, cuatro quintas partes (80%) de los encuestados afirman que su empresa depende en cierta medida de terceros para la gestión de la ciberseguridad y/o la gestión de datos. Por otra parte, más de un tercio (37%) subcontrata parte de esta tarea, una cuarta parte (26%) subcontrata la mayor parte y el 17% confía totalmente en proveedores externos.

De los que confían en cierta medida en terceros proveedores, el 9% afirma no saber de quién es la responsabilidad en caso de que se produzca una brecha de seguridad en la que un proveedor esté implicado.

Luis Alonso, Suscriptor de Ciberriesgos de QBE, ha señalado: “El porcentaje de encuestados que considera que han aumentado los problemas de seguridad de los empleados por motivo de la pandemia y el nuevo entorno de trabajo a distancia, se antoja bajo ya que los reportes que nos llegan marcan una clara tendencia al alza de las incidencias cibernéticas. Los hackers se enfocan principalmente en penetrar de forma no autorizada en los canales de comunicación poco protegidos que se han creado para conectar a los empleados desde sus entornos deslocalizados hacia las redes y sistemas centrales de sus empresas.”

Además, añade: “El tamaño de estas empresas y, por tanto, la infraestructura tecnológica a gestionar y el modo de gestión de la misma son factores clave para el uso de proveedores externos para la gestión de la ciberseguridad. Sea en mayor o menor medida, es un acierto contar con expertos en la materia (proveedores tecnológicos externos) que pueden dar soporte tanto en la continua evolución tecnológica que vivimos como en el análisis y respuesta ante posibles incidentes”

Fin COP26. Valoración de Greenpeace

Ante la próxima conclusión de la COP26 en Glasgow, y suponiendo que el texto publicado a las 18:10 no cambiará, Greenpeace considera que la decisión de la COP26 es sumisa, es débil y el objetivo de 1,5 ºC apenas está vivo, pero que se ha enviado una señal de que la era del carbón está terminando. Y eso es importante.

“Aunque el acuerdo reconoce la necesidad de reducir las emisiones en esta década, esos compromisos se han dejado para el año que viene. Los jóvenes que han llegado a la edad adulta en una crisis climática no tolerarán muchos más resultados como éste. ¿Por qué deberían hacerlo si están luchando por su futuro? “, explica la directora ejecutiva de Greenpeace Internacional, Jennifer Morgan.

Y añade: “Glasgow debía cumplir con el objetivo de cerrar la brecha a 1,5 ºC y eso no ha sucedido, pero en 2022 las naciones tendrán que volver con objetivos más fuertes. La única razón por la que conseguimos lo que conseguimos es porque los jóvenes, los líderes indígenas, los activistas y los países en primera línea de los impactos climáticos han forzado concesiones que se dieron a regañadientes. Sin ellos, estas conversaciones sobre el clima habrían fracasado por completo. Nuestro clima, se está desmoronando a nuestro alrededor; lo vemos cada día en los incendios forestales, los huracanes, las sequías y el deshielo. Se acabó el tiempo, se nos ha acabado el camino, y como cuestión de auto-supervivencia tenemos que movilizarnos urgentemente para crear una presión incontenible que acabe finalmente con la era de todos los combustibles fósiles.“

Greenpeace considera que en la COP26 se han producido avances en materia de adaptación, ya que los países desarrollados empezaron por fin a responder a las peticiones de los países en desarrollo a la necesidad de financiación y recursos para hacer frente al aumento de las temperaturas. Se ha reconocido que los países vulnerables están sufriendo ya pérdidas y daños reales por la crisis climática, pero lo que se prometió no fue nada parecido a lo que se necesita sobre el terreno. Este tema debe ser prioritario para los países desarrollados cuando la COP vaya a Egipto el año que viene.

La línea sobre la eliminación progresiva de las subvenciones al carbón y a los combustibles fósiles es débil y comprometida, pero su mera existencia es, sin embargo, un avance, y el enfoque en una transición justa es esencial. El llamamiento a reducir las emisiones en un 45% para el final de esta década está en consonancia con lo que se debe hacer para mantenernos por debajo de 1,5 ºC y recoge firmemente lo que aporta la ciencia a este acuerdo. Pero es necesario ponerlo en práctica.

“La estafa de las compensaciones recibió un impulso en Glasgow con la creación de nuevas lagunas que son demasiado grandes para tolerarlas, poniendo en peligro la naturaleza, los pueblos indígenas y el propio objetivo de 1,5 ºC. El Secretario General de la ONU ha anunciado que un grupo de expertos pondrá un escrutinio vital a los mercados de compensación, pero aún queda mucho trabajo por hacer para detener el lavado verde, las trampas y las lagunas que dan un pase a los grandes emisores y a las empresas“, concluye Morgan.

España: pasar de las palabras a los hechos
Respecto al papel de España en esta cumbre, Greenpeace recuerda que una vez terminada la COP la clase política vuelve a sus países de origen y debe implementar las políticas necesarias para luchar contra el cambio climático. El caso de España no es diferente al de los demás países que no hacen lo suficiente.

“El Bla Bla Bla de la COP lo vemos también en el Gobierno de España, las buenas palabras no nos salvarán de la crisis climática, necesitamos acción, medidas urgentes para transformar rápido los sectores responsables del cambio climático y abandonar los combustibles fósiles de forma planificada pero rápida. Se nos acaba el tiempo”, ha declarado Tatiana Nuño, responsable de la Campaña de Cambio climático de Greenpeace España.

El presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, durante su participación en la COP26 pidió mayor ambición en los objetivos de lucha contra el cambio climático y reclamó el abandono de los combustibles fósiles. Sin embargo, el objetivo de reducción de las emisiones aprobado para el Estado español del 23% en 2030 respecto a 1990 está muy lejos de las recomendaciones científicas para no superar 1,5 ºC.

Greenpeace demanda que se revise ese objetivo y se eleve la reducción de las emisiones hasta el 55% en 2030 respecto a 1990 para alcanzar la descarbonización en 2040 y contribuir así con la reducción de la brecha que existe entre lo que se debe hacer y lo que dicen que se va a hacer.

El Gobierno de España también debe sumarse a la Alianza creada en COP26 titulada “Más allá del gas y del petróleo” (BOGA, por sus siglas en inglés) de la que ya forman parte 12 países. El objetivo de esta alianza internacional es el de facilitar la eliminación gradual de la producción de petróleo y gas en los diálogos internacionales sobre el clima, movilizar la acción y los compromisos, y crear una comunidad internacional de prácticas sobre esta cuestión.

Así mismo, el Gobierno de España debe elevar su voz y tomar un papel más activo en las negociaciones europeas para la taxonomía evitando así que el gas y las nucleares puedan ser consideradas energías limpias en la transición y que puedan acceder a fondos.

El Mar Menor, Afganistán, el recibo de la luz, la ampliación del Prat, Glasgow y nosotros

Editorial publicado en el último número de Aves y naturaleza, firmado por Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdL

El verano que dejamos atrás ha tenido sucesos poco comunes. Llegaban noticias lejanas que creemos que no nos afectan: olas de calor en Canadá, Groenlandia fundiendo hielo y lanzando toneladas de agua dulce al mar, y territorios extensos de Siberia hundidos por la descongelación del permafrost. También otras que, muy relacionadas, nos empiezan a tocar de cerca, como la catástrofe del Mar Menor o la controvertida ampliación del Aeropuerto del Prat. Y… no olvidemos la crisis de Afganistán.

También en verano, y gracias a la ciencia, se filtró parte del Sexto Informe del IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático) –el encargado de analizar los impactos del cambio climático–. La noticia dio la vuelta al mundo, y el titular que más se repetía –extraído del propio informe– era: “La vida en la Tierra puede recuperarse de un cambio climático importante evolucionando hacia nuevas especies y nuevos ecosistemas. La humanidad, no”.

La sociedad, por su parte, disfrutaba de unas merecidas vacaciones después de tanto sufrimiento tras la pandemia. Necesitaba desconectar.

Montaje Aeropuerto de El Prat

El otoño ha llegado y la mala noticia es que sube el recibo de la luz. Debemos prepararnos porque, más allá de la empatía de las empresas energéticas, en la subida del precio de la luz es determinante la falta de suministro de gas natural. Y no falta solo en España, falta en toda Europa. De ahí que incluso el conflicto en Afganistán revista importancia para la estabilidad energética en los países industrializados y en dos grandes potencias emergentes: China e India. Afganistán es un corredor energético estratégico. Aunque lo relevante aquí es señalar el comprobado fracaso de las intervenciones armadas en crisis humanitarias.

Era previsible. Los científicos advierten que “las transiciones no suelen ser suaves y graduales. Pueden ser repentinas y perturbadoras”. También señalan que “el ritmo de la transición puede verse obstaculizado por el bloqueo ejercido por el capital, las instituciones y las normas sociales existentes” y enfatizan la importancia de las inercias de nuestro modelo. De ahí que los acuerdos multilaterales, como la COP26 que acaba de empezar, sean vitales. Tras Glasgow se revelará qué escenario tenemos ante nosotros y qué posición adopta cada país y cada sector frente a las evidencias científicas para proteger a la humanidad de los efectos del cambio climático y, al mismo tiempo, garantizar una transición justa y evitar tantas malas noticias.

En este otoño, la situación va más allá del alto precio del recibo de la luz en nuestras casas. El coste del gas está provocando, por ejemplo, la paralización de plantas de fertilizantes en España y Reino Unido. La consecuencia positiva podría ser el abandono de prácticas de agricultura intensiva, como la del Campo de Cartagena que ha estrangulado al Mar Menor. Y hay muchas más derivadas: empezaron a escasear los microchips, algunas fábricas de coches ya paran algunos días para acomodar su producción, la falta de suministro ha llegado a muchos materiales de construcción, como el acero laminado, el aluminio, el cobre, el cemento… y hasta la madera, lo que lleva asociado un aumento de costes. Es más, en estos días, llegan avisos de que planifiquemos la ilusión de la noche de Reyes de nuestros niños. Algunas revoluciones verdes tienen el corazón negro de petróleo y no pueden sobrevivir sin él. No facilitarán la transición.

Antaño, la sociedad revisaba sus despensas en el otoño (el invierno podía ser difícil). Hoy debe reflexionar sobre qué debe, o no, haber en nuestras despensas.

Este invierno deberíamos afrontar las malas noticias del verano. La catástrofe del Mar Menor tiene que ver con la forma en la que producimos y consumimos alimentos, el conflicto mal resuelto de Afganistán puede repercutir en las despensas energéticas de los países industrializados y emergentes, la ampliación del Prat habla de la resistencia a cambiar el modelo de movilidad y, en relación a la subida del recibo de la luz, es inaplazable un nuevo modelo energético basado en energías renovables responsables, que generen el máximo beneficio social y el mínimo impacto ambiental.

Este invierno, como sociedad, no deberíamos fiar nuestra recuperación a macroproyectos, a monopolios o a tecnofábulas. Deberíamos centrarnos en garantizar en la despensa los bienes esenciales: alimentos sostenibles, agua suficiente y limpia, energía renovable y productos y servicios de proximidad. Dejemos de encandilarnos con las eternas promesas tecnológicas no dirigidas a salvar lo más resiliente: nuestra naturaleza, nuestra salud, nuestra calidad de vida y el futuro de los nuestros.

En primavera, tenemos la gran oportunidad de ser parte de la revolución verde. Contaremos con el respaldo de la ciencia. Verá la luz la publicación completa del Sexto Informe del IPCC (cuya filtración conocimos en verano). Su contenido marcará, sin duda, el periodo más crucial que vivirá nuestra generación, y posiblemente el más importante de toda la historia de nuestra especie. No será fácil, pero tenemos una oportunidad histórica y contamos con la financiación suficiente, gracias al paquete financiero europeo que se le ha brindado a este país para su recuperación. Invirtamos hasta el último céntimo de euro en una trasformación sostenible, resiliente y justa.

Todo está conectado. Las cuatro estaciones del año, el Mar Menor, Afganistán, el recibo de la luz, la ampliación del Prat, Glasgow y nuestro futuro. SEO/BirdLife no va a desfallecer hasta cambiar el modelo de producción y consumo, hasta moderar nuestro estilo de vida insostenible, hasta que se asuma la imposibilidad de un crecimiento ilimitado en un planeta finito, hasta acabar con las malas noticias ambientales que generan vulnerabilidad social.

La buena noticia es que estamos a tiempo de seguir gozando de las cuatro estaciones del año, de despensas repletas de futuro y de un mundo con aves.