Grave daño ambiental provocado por “cascadas” de purines vertidos a la naturaleza

  • Greenpeace testifica el grave daño ambiental provocado por “cascadas” de purines que una macrogranja de Navarra vierte en la naturaleza
  • Tras el SOS lanzado por colectivos locales y ciudadanía la ONG ha acudido al pueblo navarro de Caparroso para testimoniar el daño provocado por reiterados vertidos masivos de purines y exige la paralización de la macrogranja 
  • La organización ha medido los niveles de nitratos en el agua de la zona y la contaminación en varios puntos es alarmante
  • La misma empresa de esta macrogranja ha presentado un proyecto para crear otra en Noviercas, Castilla y León, que de aprobarse sería casi cinco veces más grande y la mayor de Europa 

Tras el SOS lanzado a Greenpeace por colectivos ecologistas de los pueblos navarros de Marcilla y Caparroso la ONG ha estado varios días en la zona documentando el impacto ambiental provocado por la macrogranja de Caparroso, propiedad de la empresa Valle de Odieta, S.C.L. Allí ha podido testificar el grave impacto ambiental que los recientes vertidos masivos de purines están causando. La organización ha medido in situ los niveles de nitratos en el agua de la zona y la contaminación en varios puntos es alarmante.

Greenpeace ha apuntado que se trata de un modelo de ganadería que de por sí aporta mínimos beneficios a la zona y por el contrario afecta gravemente al entorno y a los recursos naturales, pero que ademá está en manos de una empresa que muestra recurrentes malas prácticas, acumula ya más de diez procedimientos sancionadores por infracciones medioambientales y continúa con estos vertidos perpetrando otro atentado ambiental más.

Por este motivo, Greenpeace insta al Gobierno de Navarra a que paralice de inmediato esta macro explotación ganadera. Además, exige también que tanto el Gobierno de Navarra como la Confederación Hidrográfica del Ebro hagan pertinentes analíticas para determinar la calidad del agua en las inmediaciones de la macrogranja, ya que la estación oficial de control de Marcilla no mide nitratos y la de Funes, que sí mide nitratos, está muy alejada del foco de contaminación, y que corrobore los alarmantes niveles de contaminación por nitratos que ha detectado Greenpeace (VER MAPA).

“Estamos ante un ecocidio. El desprecio por el medio ambiente por parte de Valle de Odieta es indignante” ha afirmado Luís Ferreirim, responsable de agricultura de Greenpeace España. “Es incomprensible que con los antecedentes de incumplimientos ambientales que la empresa acumula se le permita seguir funcionando. Su currículum de delitos ambientales debería ser más que suficiente como para cerrarle todas las puertas”.

Barrancos llenos de estiércol
Greenpeace ha podido observar cómo la empresa está utilizando los campos agrícolas cercanos a la macrogranja como un vertedero para los residuos de la explotación, provocando importantes escorrentías de purines que llegan a generar auténticas cascadas por los barrancos de la zona llegando en algún caso directamente al río Aragón y afectando Zonas de Protección Especial (ZEC). En concreto al ZEC de los Tramos Bajos del río Aragón, hábitat de especies en peligro de extinción como el visón europeo y el galápago europeo, y en la que se ha invertido grandes cantidades de dinero público para protegerla.

Los excrementos de los animales son muy ricos en nitratos y cuando son producidos en ingentes cantidades, tal como se producen en la ganadería industrial, y vertidos sin control en los terrenos pueden convertirse en un veneno para suelos, aguas e incluso afectar a muchos seres vivos, las personas incluídas. El problema en España es ya tan grave que la Comisión Europea ha abierto un procedimiento de infracción y ha enviado un dictamen motivado al Gobierno español.

Un error cinco veces más grande
La empresa Valle de Odieta ha presentado un proyecto para crear otra macrogranja en Noviercas, Castilla y León, que de aprobarse sería casi cinco veces más grande que la de Caparroso. “Valle de Odieta se llena la boca para decir que su proyecto para Noviercas es de interés general, pero en Caparroso sus malas prácticas están contaminado un bien esencial y común como es el agua. Lo único que tienen en mente es producir más, más rápido y al más bajo coste“, ha concluido Ferreirim.

La ONG medioambiental ha apuntado que España debe afrontar ya los problemas ambientales, de salud pública y sociales que está generando la ganadería industrial. El primer paso es que no se sigan autorizando nuevos proyectos ni la ampliación de los existentes, como es el caso de Noviercas y Caparroso respectivamente.

En paralelo debe empezar un proceso de reducción de la cabaña ganadera en intensivo para:

  • Afrontar la emergencia climática
  • Preservar el agua, cumplir la Directiva de Nitratos y la de Aguas
  • Cumplir el umbral permitido de emisiones de amoniaco
  • Reducir el riesgo de resistencia a antibióticos
  • Garantizar el bienestar animal
  • Consolidar la ganadería ecológica y extensiva
  • Fomentar dietas más sanas y sostenibles, con menos alimentos de origen animal y más de origen vegetal

Por último Greenpeace ha pedido el fin de la ganadería industrial por ser una amenaza para el medio ambiente y para un mundo rural vivo y ha lanzado una petición de firmas para que la ciudadanía alce su voz contra las macrogranjas y en particular contra la de Noviercas, pues estamos a tiempo de pararla.

Mónica Ortega | Greenpeace España

Cáceres acoge una explotación de lombricultura con capacidad para producir 20.000 toneladas anuales

En Peraleda de la Mata, Cáceres, se ha inaugurado la que será la mayor explotación de lombricultura de Europa. Con más de 10 hectáreas, la instalación de Nostoc Biotech, compañía especializada en la elaboración de fertilizantes naturales y control biológico a base de humus de lombriz, espera producir hasta 20.000 toneladas de humus al año.

El humus de lombriz, componente base de todas las soluciones de Nostoc Biotech, es un elemento clave en cualquier cultivo, jardín o bosque. Sus microrganismos derivados contienen una alta carga microbiológica beneficiosa que proporciona los nutrientes necesarios a las plantas y, al mismo tiempo, las protege de las plagas y enfermedades.

Para ello, Nostoc Biotech ha invertido más de 600.000 euros en la compra, remodelación y profesionalización de la explotación, la cual se encuentra en el interior de una finca de 140 hectáreas dedicada a la cría de vacas y ovejas, con más de 3.500 cabezas de ganado, “lo que nos proporciona una gran cantidad de estiércol in situ para elaborar el humus”, asegura Guillermo Herrero, cofundador de Nostoc Biotech. Además, “alrededor de la planta existen casi 20 explotaciones ganaderas con las mismas características de alimentación, lo que permite conseguir una gran estabilidad en la calidad del producto final”, añade Herrero.

El humus de lombriz, de Peraleda de la Mata a toda España

La llegada de Nostoc Biotech a Peraleda de la Mata no ha sido casualidad. Los 15 años de experiencia de Herrero han llevado a la Compañía a esta pequeña localidad de Cáceres de poco más de 1.000 habitantes. “La climatología de la zona favorece la cría de lombrices y, además, la cercanía con otras parcelas similares minimiza el impacto económico y medioambiental”, explica Herrero.

Con ello, la empresa ha encontrado el lugar idóneo para impulsar la agricultura ecológica a todo el país. En este sentido, actualmente, Nostoc Biotech cuenta con más de 3.000 clientes repartidos por toda España, entre los cuales destacan las zonas agrícolas de Andalucía, Murcia, Comunidad Valenciana, Extremadura, Castilla la Mancha y Galicia.

La agricultura ecológica, motor de crecimiento en las zonas rurales

La apertura de la explotación ha supuesto la creación de casi 10 puestos de trabajo. Y, según afirma la empresa, uno de sus objetivos es seguir incorporando talento a la plantilla. “El tamaño de la explotación permite crecer muchísimo a nivel productivo, lo que, con el tiempo, también se traducirá en nuevos empleos”, asegura Herrero.

De hecho, algunas de las últimas incorporaciones a la Compañía son profesionales que, antes de la pandemia, se dedicaban a algunos de los sectores más afectados por la crisis, como el de la restauración. “La agricultura siempre ha sido uno de los grandes motores económicos del país. Sin embargo, ahora es cuando la agricultura ecológica ha cogido más impulso y abre paso a establecer un modelo de producción más respetuoso con los cultivos y el entorno”, agrega Herrero.

El acuerdo UE-Mercosur sería un obstáculo para el cumplimiento de los objetivos climáticos

  • El acuerdo entre la UE y el Mercosur aumentaría las emisiones globales de Co2 en 11,5 millones de toneladas al año y supondría una barrera para el cumplimiento de los objetivos climáticos de Europa según un informe publicado hoy por Amigos de la Tierra.
  • El incremento de la agricultura y la ganadería industrial, del cambio en los usos del suelo y de la deforestación son señalados como tres de los principales motores del aumento de emisiones que provocará el Tratado.

El Tratado comercial entre la Unión Europea y los países del Mercosur ha sido concebido como una herramienta para potenciar las prácticas de libre comercio entre los dos bloques. La estimulación del modelo agrícola basado en la exportación supondrá la aceleración de la destrucción ambiental y la crisis climática.

De acuerdo con el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, el sistema alimentario mundial en su conjunto es responsable de hasta el 37% de las emisiones de gases de efecto invernadero en todo el planeta. Para limitar el calentamiento a 1.5ºC, las emisiones globales anuales deben reducirse de 49 gigatoneladas de CO2 a unas 23 gigatoneladas en 2050. Si mantenemos el actual modelo agrícola y ganadero industrial, en 2050 este sector por sí solo emitirá 20 gigatoneladas, dejando tan solo 3 para el resto de la economía global.

“El Tratado UE-Mercosur supone una amenaza para el cumplimiento de los objetivos climáticos de Europa. Se quiere potenciar un modelo agrícola y ganadero que además de acrecentar la crisis climática, va a destruir hábitats únicos para convertirlos en pasto y tierras de cultivo, va a aumentar el uso de pesticidas tóxicos y va a potenciar la deforestación. Y todo ¿para qué? para conseguir carne barata” ha denunciado Andrés Muñoz, responsable de Soberanía Alimentaria de Amigos de la Tierra.

La deforestación es una de las principales causas del cambio climático, ya que destruye los tan imprescindibles sumideros de carbono. El informe pone de manifiesto que entre el 11 y el 39 por ciento de las emisiones globales de carbono son consecuencia del cambio en el uso de la tierra.

“Los tratados de libre comercio potencian la presión sobre el suelo y el cambio en sus usos. Las consecuencias son devastadoras para los ecosistemas, pero también para las personas”. Ha declarado Muñoz Rico. “Este tratado no le viene bien a nadie, excepto a las grandes corporaciones. La agricultura industrial ya está perjudicando a las personas productoras a pequeña escala y a las comunidades indígenas y está demostrado que estos acuerdos comerciales intensifican la violencia hacia las personas que se dedican a la agricultura a pequeña escala, las personas trabajadoras agrícolas y los pueblos indígenas. Las personas defensoras del medio ambiente en mayor riesgo son quienes trabajan en temas agrícolas”.

Para hablar de los impactos de este Acuerdo comercial, el viernes 26 de febrero, Amigos de la Tierra, junto a Entrepueblos ha organizado el encuentro Tratado UE-Mercorsur: impactos climáticos, en los derechos humanos y la soberanía alimentaria inaugurado por Gabriel Castañares, director general de Políticas Palanca de la Secretaría de Estado para la Agenda 2030 y que contará con la participación de la Coordinadora de ONGD de España, el Observatorio de Multinacionales de América Latina, y el director de Justicia Global y Cooperación del Ayuntamiento de Barcelona. El evento será retrasmitido por las redes sociales de Amigos de la Tierra.

Rechazo de las organizaciones ecologistas a los argumentos de Berkeley para abrir la mina de uranio de Retortillo

  • Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF alertan sobre la argumentación que la multinacional australiana Berkeley defiende para llevar a cabo la apertura de la mina.
  • Las cinco grandes organizaciones ecologistas defienden que lo que hace falta son trabajos estables duraderos y sostenibles en la zona y no contraponer desarrollo y empleo a la conservación de la naturaleza.

Ante la última comunicación de la multinacional australiana Berkeley en la que la empresa ha recurrido a la economía para defender su proyecto de mina de uranio en Retortillo (Salamanca), las organizaciones Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF han manifestado que se trata de un planteamiento totalmente contrario a lo que se necesita para responder a la crisis global a la que se enfrenta el planeta.

Así, la multinacional emplea argumentos de inversión económica como una oportunidad de futuro, vulnerando la seguridad, la salud y un futuro para los habitantes de la zona. Las organizaciones reiteran que el proyecto de mina de uranio a cielo abierto de Retortillo y la planta de fabricación de concentrados de uranio asociada conllevan riesgos ambientales, sociales y sobre la salud que son inaceptables.

Asimismo, recuerdan que, desde un principio, la autorización de este proyecto de alto riesgo ha estado rodeada de graves irregularidades, enorme polémica y una gran oposición local. Así, el proyecto obtuvo inexplicablemente una declaración de impacto ambiental positiva por parte de la Junta de Castilla y León (BOCYL de 8 de octubre de 2013) pese a que la Evaluación de Impacto Ambiental no valoraba la mayor parte de los graves riesgos ambientales asociados ni, aún más grave, los impactos sobre el medio y las personas dedicadas a la producción y almacenamiento de residuos radiactivos.

Impacto en el medio
Hasta el momento, la empresa ha destrozado 40 hectáreas de arbolado y ha enfrentado a la población local. Las entidades ambientales recuerdan que lo único que posee la empresa son unas pequeñas instalaciones prefabricadas que rompen la belleza paisajística del entorno del río Yeltes, espacio incluido en la Red Natura 2000 al ser considerado una Zona Especial de Conservación (ZEC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Como ya anunciaron el pasado mes de enero ante las presiones del promotor de la mina sobre el Consejo de Seguridad Nuclear, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF rechazan las amenazas de Berkeley de emprender acciones judiciales si el Parlamento Español, en el ejercicio de sus funciones, toma la decisión de prohibir la peligrosa minería de uranio en nuestro país.

La transición energética: el futuro
Esta situación se agrava aún más y carece de toda lógica cuando la tendencia internacional y nacional es caminar hacia fuentes renovables y no contaminantes y en una estrategia de abandono de la energía nuclear.
Además, la futura Ley de Cambio Climático incluye la prohibición de la minería de uranio, lo que recoge una de las reivindicaciones de las organizaciones ecologistas, porque la energía nuclear no forma parte del futuro modelo energético.

Recuperación sostenible
Ante esta nueva jugada de la multinacional para argumentar el desarrollo del proyecto, las ONG ambientales ponen de manifiesto que la única salida viable a medio plazo de esta crisis social, ambiental y económica pasa por tomar medidas valientes y de forma urgente, que se ajusten a los objetivos de reducción de emisiones y descarbonización y a las estrategias para mejorar la biodiversidad y reducir la contaminación. Y todo ello, en el marco de una transición justa, que no deje a nadie atrás. Las ONG recuerdan que lejos de promover el desarrollo sostenible y la creación de empleo de calidad, este proyecto pondrá en riesgo la economía y la salud local, acabando de forma inmediata con actividades tradicionales como la ganadería de vacuno o el turismo rural y termal que hay en la zona.

 

 

La identificación de lobos atrapados desata las alarmas en el Parque Natural de Las Ubiñas

La identificación de lobos que portan en el cuello restos de cables de trampas, ha desatado todas las alarmas tras la constatación de que dos hembras jóvenes reproductoras de oso pardo han desaparecido  en la misma área de campeo donde son localizados los lobos  que han sido capturados por trampas.

Desde el mes de febrero del año pasado, están siendo identificados ejemplares de lobos, algunos en un penoso y lamentable estado físico, con evidencias de que han sido  capturados en trampas.  Normalmente, las trampas utilizadas en la caza furtiva causan la muerte por estrangulamiento de los animales capturados. En este caso, parece que se trata de trampas para poder capturar a los lobos sin causarles la muerte.

Los lobos descubiertos portan en el cuello restos de cables de acero  que con gran probabilidad formaban parte de la trampa, unos artilugios de captura de fauna salvaje  que llevan  incorporado un dispositivo que al apretar el cuello del animal hace tope y evita el estrangulamiento, son trampas que normalmente  se utilizan en trabajos de investigación.

El problema está en que estas trampas que normalmente son cebadas con  algún producto que atrae a los animales como un pedazo de carne,  están diseñadas para capturar lobos por el cuello,  con lo que el tope funciona sin  causar daño, pero también pueden atraer a un oso  y si cae en la trampa, con un cuello de mayor   tamaño,  se puede producir un estrangulamiento y la muerte del animal.

FAPAS ha denunciado ante el Seprona de la Comandancia de la Guardia Civil en Oviedo la desaparición de estas dos hembras reproductoras  de las cuales  se ha perdido  todo contacto de seguimiento, una en Septiembre de 2018 y la otra en Agosto de 2019.

Formaban parte del recién creado núcleo reproductor en la zona alta del Concejo de Teverga y su ámbito de  campeo se centraba en un territorio que se ubicaba desde el Puerto de Ventana  hasta los entornos de la capital del Concejo en  la localidad de La Plaza, lugares coincidentes con la presencia de lobos que han caído en trampas y se encuentran gravemente heridos.

La inédita situación de estos lobos  se ha podido identificar gracias al trabajo que FAPAS realiza  en el Parque Natural de las Ubiñas con sus cámaras de fototrampeo para  llevar a cabo el seguimiento y control del oso pardo. Desde el año pasado, comenzaron a aparecer en las cámaras ejemplares de lobo con restos de cables enganchados por el cuello, lo que   indica sin duda que tras haber caído en la trampa, consiguieron liberarse y huir.

Alguno de los ejemplares presentaba tan solo hace unas semanas un estado deplorable.  Con el cable enganchado por el cuello y a punto de  ser estrangulados, estos ejemplares sobreviven a duras penas y la situación de estrés les lleva a enfermar, principalmente de sarna. Suelen permanecer cercanos a la manada a la que pertenecían para poder alimentarse de los despojos que dejan sus compañeros  y conseguir   sobrevivir a una muerte segura si estuvieran  solos ya que   algunos se encuentran totalmente incapacitados para cazar.

Fomenta la confianza en tu pyme con publicidad y comunicación responsables

La reputación, credibilidad y confianza son los mayores pilares de toda empresa, ya que, si éstos no son consistentes, el negocio se tambalea y no consigue el reconocimiento de los clientes. De ahí la importancia de mantener buenas prácticas y saber comunicarlas al mundo, pero ¿cómo? La clave está en la publicidad y/o comunicación responsable.

Integrar prácticas de comunicación responsable en las empresas es fundamental para establecer vínculos honestos, claros y transparentes para la promoción de sus servicios o productos entre los usuarios, con mensajes con un alto nivel de confianza y credibilidad, basados en un marco legal, que promueve el respeto por la competencia y los diferentes tipos de audiencias.

Las empresas deben tener en cuenta que la percepción de su imagen dependerá de cada una de sus actuaciones y del mensaje emitido, por lo que, utilizar publicidad responsable es el mejor camino para crear valor más allá del beneficio.

Creer que estas prácticas requieren de especialistas y de un alto presupuesto y por consiguiente solo están al alcance de grandes empresas, es un error común que se debería corregir. Las pequeñas y medianas (pymes) también pueden contar con especialistas para ejecutar una estrategia de publicidad y comunicación responsable adecuada a sus objetivos y presupuesto.

“El consumidor de hoy está más concienciado y compra de manera más inteligente e informada, por lo que las marcas o empresas que atiendan a sus necesidades a través de la comunicación responsable serán testigos de cómo su reputación mejora o se torna positiva; a su vez, la credibilidad en ella y sus servicios o productos se verá beneficiada en fidelidad y confianza entre sus audiencias internas y externas” comenta Karla Ávila, Presidenta Ejecutiva para Contar.

Destaca que las empresas que en sus mensajes han confundido, engañado o dañado la credi9bilidad de los usuarios, se han visto expuestas a enfrentar importantes crisis de imagen que han impactado, entre otras, a la pérdida de confianza de inversores actuales o potenciales, una mala reputación entre sus colaboradores, un limitado desarrollo empresarial y el continuo escrutinio de las autoridades por sus actividades.

Las claves

Consejos para que las pymes destaquen en publicidad y comunicación responsable:

  1. Ofrecer información completa y clara: permite que el usuario determine si tu servicio o producto es la solución que busca.
  2. Cumplir con las promesas de servicio o entrega: analiza tu capacidad de solución o logística y evita prometer más de lo que puedes.
  3. Precios justos y transparentes: actualiza e informa los cambios de precios a tu audiencia (interna y externa). El equipo de ventas debe tener en todo momento la actualidad de ello, pues representa un eslabón importante en la cadena de consumo.
  4. Ser honesto: comunicar de manera clara y ágil ayuda a crear vínculos y fomentar una interacción continua. Si tu servicio llega a presentar algún desperfecto, comunícaselo de inmediato al usuario y haz seguimiento.
  5. Servicio postventa atento, ágil y resolutivo
  6. Priorizar en la elección de medios/soportes y artículos/productos de publicidad sostenibles
  7. Respetar a la competencia: mostrar respeto por los demás habla de una empresa que actúa con valores y genera confianza entre los usuarios.

Derivado de este nuevo actuar en el consumidor y la industria, la responsabilidad empresarial cobra relevancia. Las marcas deben considerar en todo momento que cada acción interna o externa pone en juego la reputación, credibilidad y la confianza ganada con el tiempo. Valores difíciles de lograr, pero fáciles de perder”, finaliza Ávila.

activa | marketing

Más de 260 mil grullas se marchan de España camino del norte de Europa

Si miramos al cielo y escuchamos atentamente, veremos que estos días están cruzando las grullas por muchos lugares de España en su migración hacia el norte de Europa.

Ciudades como Toledo, Madrid, Guadalajara, Zaragoza y otras muchas que se encuentran en sus rutas migratorias ven adornar sus cielos con los bandos y el sonido tan característico que emiten para mantener cohesionados a los grupos. Un espectáculo que pasa desapercibido para muchas personas en su día a día, pero que desde SEO/BirdLife queremos llamar la atención.

Más de un cuarto de millón de ejemplares deciden venir a España a pasar el invierno siendo Extremadura, Castilla-La Mancha, Aragón y Andalucía las comunidades que más número de grullas acogen en los meses de invierno según el último censo de SEO/BirdLife en colaboración con Grus-Extremadura en su edición online La Grulla Común en España. Población Invernante en 2028-2019 y método de censo.

¿Por qué eligen nuestro país para pasar el invierno?

“Fuera de la época de cría, y después de sacar sus pollos adelante, vienen a España pues es donde encuentran zonas de descanso y alimento, y se preparan para la nueva temporada de reproducción. Principalmente, vienen al suroeste español y portugués, que albergan las mejores dehesas con bellotas para cargar las pilas, rastrojos con grano e invertebrados para diversificar la dieta, embalses y lagunas para descansar. Aquí encuentran lo que buscan”, señala Blas Molina, técnico de Ciencia Ciudadana de SEO/BirdLife .

Cada temporada que vuelven a España se encuentran con una situación diferente y en los últimos años se asiste a la ocupación de las áreas de invernada por una creciente implantación de cultivos intensivos que dejan poco que comer y ocupados también ahora por muchas hectáreas de plantas fotovoltaicas.

Largo viaje hacia Europa
Ahora, durante este mes de febrero, en plena migración, encuentran lugares fenomenales como la laguna de Gallocanta en Aragón, un humedal de importancia internacional y protegido bajo el paraguas de diversas figuras como el Convenio de Ramsar, o el embalse de la Sotonera en Huesca que les sirve como parada para encarar el cruce del Pirineo cuando no hay buenas condiciones en los puertos por donde transcurre. De aquí a Francia y así hasta llegar a los lugares donde se separan los bandos y comienzan los preparativos de cada pareja de grullas para el nuevo periodo reproductor, que hará que se perpetúe su especie.

Son aves sin fronteras y parte de nuestro patrimonio. España alberga la población invernante de grullas más importante de la Europa occidental, con hasta un 70% de todo su contingente algunos años. Las aves proceden de Finlandia, Repúblicas Bálticas, Escandinavia, Polonia, Alemania y República Checa. El resto de las grullas invernan en Francia, Alemania, Portugal, Marruecos, Argelia, Túnez y Libia. Se estima en 380.000 el número de aves invernantes occidentales.

No debemos cambiar la tendencia positiva que ha tenido lugar en las últimas décadas y generar nuevas amenazas. “Desde SEO/BirdLife recordamos que es importante señalizar adecuadamente las líneas eléctricas que se encuentran en las rutas migratorias de las grullas, así como en las zonas de descanso y alimentación, puesto que la colisión contra los cables es la principal causa de mortalidad de estas aves en nuestro país”, asegura Nicolás López-Jiménez, Responsable del Programa de Conservación de Especies de SEO/BirdLife.

Vídeo de grullas en la Dehesa: https://youtu.be/83VcJdEWIjY

La contaminación por amianto supone un desastre medioambiental y sanitario, que podría costar miles de vidas

  • El Grupo de la Ley Integral del Amianto, del que forma parte Ecologistas en Acción, ha instado nuevamente a la ministra de Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera Rodríguez, a actuar de manera urgente contra el amianto.

El problema de la contaminación por amianto hace décadas estuvo concentrado en las localidades donde se producía fibrocemento y otros materiales con amianto. A pesar de la prohibición de importación del amianto en el año 2001, la falta de acción del Estado para abordar la descontaminación de todos estos espacios y de la erradicación del amianto, ha hecho que proliferen miles de vertidos clandestinos de amianto por toda la geografía española. Ante esta situación, el Grupo de la Ley Integral de Amianto ha denunciado que dichos vertidos envenenan espacios naturales, rurales y urbanos, y exponen a  la población a un carcinógeno letal.

Carlos Arribas, responsable del área de Residuos de Ecologistas en Acción, ha manifestado que los vertidos incontrolados de amianto por todo el país son inadmisibles. Esta situación, sumada ya a la falta de un plan organizado para el desmantelamiento de fábricas de fibrocemento, ha ocasionado el mayor vertido de amianto de toda Europa con 90.000 toneladas de Fibrocemento en Santa María de Benquerencia en Toledo. Además, se han repetido los desastres medioambientales por amianto, como el de Altza (San Sebastián – Gipuzkoa).

Los vertidos de amianto se multiplican en las periferias de zonas urbanas como el Barrio de Bellavista en Sevilla, Redondela en Pontevedra, Móstoles, Pinto y Getafe en Madrid. También en espacios naturales envenenados de amianto como la Sierra de Collserola (Barcelona) con más de 100 vertidos ilegales identificados, o el Parque Regional del curso medio del Río Guadarrama (Madrid), así como en diversas zonas rurales de municipios como Badajoz y Guadalajara, entre otros.

Para el Grupo de la Ley Integral de Amianto, del que forma parte Ecologistas en Acción, la contaminación medioambiental por amianto en España denota una falta de política del
Gobierno central, que debería coordinarse, tal y como realiza en otras áreas de actuación medioambiental, con las comunidades autónomas.

Este grupo ha denunciado cómo la falta de control sobre la gestión de residuos ha originado que se acondicionen caminos con fragmentos de amianto, en municipios como Ferreras de Arriba en Zamora. Como consecuencia, se ha originado una dispersión de la contaminación letalmente peligrosa, exponiendo la salud trabajadores y ciudadanía.

Para los grupos e integrantes de este grupo, esta es una situación muy grave que parece contemplarse con pasividad desde el Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Asimismo recalcan que en otros países, como Holanda, el Estado obliga a realizar controles de calidad para garantizar que los áridos reciclados no estén contaminados de amianto.

El neumólogo Josep Tarrés, ha afirmado: “Tenemos que actuar ya. El censo y la erradicación programada del amianto requiere una acción del Estado español para reducir el número de miles de víctimas que causará la exposición al amianto medioambiental y laboral. No tendrá justificación que, dentro de 50 años, sigan muriendo de cáncer de pulmón o mesotelioma adultos que hoy son niños, por exposiciones al amianto que pudieron haberse evitado. La contaminación por amianto es un grave problema de salud pública, que debe empezar a tener solución, es cuestión de prioridad en la agenda política y presupuestaria”.

La Dra. Carmen Fernández, de la Organización Médica Colegial, ha advertido: “Para actuar contra la pandemia del amianto, al igual que en la pandemia de la COVID19, se debe actuar sobre la causa que genera la enfermedad. En el caso del amianto, es evitar exposiciones que son evitables, por lo cual debe existir una política de erradicación de este material, como insta el Parlamento Europeo antes de 2032”.

Asimismo, Carmen Fernández ha recordado que no existe nivel de exposición segura al amianto, por lo que cualquier exposición, por mínima que sea, puede desencadenar en cáncer de pulmón o mesotelioma (cáncer de pleura), después de un largo período de latencia.

Carlos Arribas, ha completado: “Resulta inaceptable que el censo y la erradicación del amianto no se considere en el Anteproyecto de Ley de Residuos, mientras que se consideran otros residuos de construcción. Esto  denota una falta de actuación política injustificada del Gobierno de España”.

El Grupo de la Ley Integral del Amianto ha denunciado asimismo que el Ministerio de Transición Ecológica no ha recogido en ninguna de sus partidas del Plan de Recuperación, proyectos de inversión para censar y erradicar el amianto de entornos naturales y urbanos, ni tampoco en sus proyectos de mejora eficiencia energética de los edificios, o en inversiones en plantas de destrucción de las fibras de amianto, mientras dedica cientos de millones a la gestión de Biorresiduos, entre otros proyecto. “Esto supone un auténtica falta de consideración de la gravedad del problema sanitario y medioambiental en la gestión de residuos que supone el amianto”, han afirmado.

Carlos Arribas: “Consideramos que es imprescindible abordar la inversión en instalaciones para la destrucción o inertización del amianto, en un contexto en el que la Unión Europea insta a utilizar las últimas tecnologías disponibles, según las resoluciones y dictámenes del Parlamento y Comisión Europea, y cuando además ya existen experiencias importantes en este tipo de tratamientos en otros países como Francia. Actuaciones que están dentro del Eje 8 del Pacto Verde Europeo para que los ciudadanos vivan en entornos sin sustancias tóxicas, como es el amianto”.

Entidades científicas, educativas y divulgativas se han volcado en la lucha contra la basuraleza aportando su conocimiento, prestigio y experiencia.

En sus casi cuatro años de existencia, el Proyecto LIBERA, de SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, no ha parado de ganar apoyos, de sumar energías y voluntades que buscan acabar con la basuraleza, creando una red de colaboración única por su objetivo, por su amplitud y por la variedad de agentes que integra. Ya son 1.180 entidades científicas, educativas, divulgativas y de la Administración pública, las que están colaborando de forma activa para luchar contra el abandono de residuos en entornos naturales. LIBERA ha desarrollado 29 alianzas con entidades de gran prestigio en su ámbito y con proyectos de largo recorrido en favor de un objetivo común: acabar con la basuraleza.

Porque la basuraleza es un problema que afecta a toda la sociedad en su conjunto, LIBERA y su red de alianzas unen sus fuerzas para desarrollar acciones en los distintos entornos naturales, empezando por el medio marino, en el que la fauna y flora están especialmente expuestos. Retirar la basuraleza de los mares, fondos marinos y el litoral es, por lo tanto, primordial para LIBERA, y lo hace de la mano de organizaciones como Cruz Roja, que organiza recogidas y caracterizaciones de residuos además de campañas de sensibilización sobre el impacto de la basuraleza en playas de todo el litoral español; u Oceánidas que, con el proyecto ‘Red de Vigilantes Marinos’, realiza limpiezas de fondos marinos y playas y fabrica redes para los buceadores voluntarios dentro de su proyecto paralelo ‘Rederas’. Algo similar organiza la Federación Española de Actividades Subacuáticas con su proyecto ‘Burbujas Solidarias’ y el apoyo de las federaciones autonómicas, los clubes y los centros de buceo de todo el país. Por su lado, Submon se ha especializado en la retirada de residuos de gran tamaño que afectan a las praderas de posidonia u otras fanerógamas marinas en determinadas zonas del litoral español.

Además, a través del proyecto ‘Med Ghost Fads’, LIBERA trabaja con Save The Med en la lucha contra la amenaza que suponen para las tortugas marinas y las aves marinas los artefactos de pesca fantasma, cordajes y basuras a la deriva. La Asociación Española de Basuras Marinas, por su lado, se encarga del Foro Internacional MARLICE que recoge los últimos avances en la lucha contra la basuraleza marina y Ecomar organiza limpiezas junto con niños y niñas en diferentes puntos del litoral español. A nivel más local, Mater Museo Ecoactivo, Ecopuertos y Promemar organizan, entre otras acciones, limpiezas y caracterizaciones de residuos por toda la costa vasca, granadina y canaria, respectivamente, además de sensibilizar a la población local sobre este problema ambiental.

Los entornos fluviales, también afectados por la basuraleza

Si observamos el ciclo de la basuraleza, nos damos cuenta de que el 80% de los residuos que terminan en el mar procede del entorno terrestre, siendo los ríos un factor de dispersión y las principales vías de transporte de la basuraleza hasta el mar. Trabajar en entornos fluviales es, por lo tanto, esencial. En este sentido, gracias a la colaboración de la Asociación Hombre y Territorio (HyT), se ha presentado en 2020 un protocolo pionero de muestreo, detección, análisis e interpretación de microplásticos en ríos y otros ecosistemas acuáticos continentales que permite proponer soluciones basadas en la ciencia y en los datos obtenidos a través de ciencia ciudadana. LIBERA cuenta también con la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) que, entre otras actividades, identifica el origen de los residuos encontrados en diversos espacios fluviales o con Adenex, que trabaja en erradicar la basuraleza en ríos y embalses de Extremadura. Además, LIBERA selló alianzas con las Confederaciones Hidrográficas de los ríos Segura, Tajo y Ebro pertenecientes al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, para abordar el problema desde el conocimiento, la prevención y la participación en sus respectivas cuencas.

Si mucha basuraleza llega al mar contaminando el agua y amenazando la vida marina, mucha también se queda por el camino, enredada a la vegetación, injerida por algún animal o enterrada. Y puede permanecer años. Para evitarlo, LIBERA trabaja en entornos terrestres con la Fundación Oso Pardo que recoge datos y analiza residuos en cada una de sus zonas de trabajo de la cordillera Cantábrica y los Pirineos además de elaborar una investigación sobre la relación de los osos con la basuraleza. Por su parte, la Federación aragonesa de espeleología organiza trabajos de recogida de grandes residuos en barrancos de la región con grupos de espeleólogos especialistas en rescate. Además, en su apuesta constante por la ciencia, LIBERA cuenta con la fuerza investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) con el que colabora en el proyecto Ciencia LIBERA sobre el impacto de contaminantes en 140 Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad.

La prevención, eje fundamental para LIBERA y sus alianzas

Y para evitar que la basuraleza llegue a los entornos, uno de los pilares de LIBERA es la prevención a través de la sensibilización. Para ello cuenta con alianzas que acercan la problemática de la basuraleza a distintos públicos. Así, la Asociación del Deporte español (ADESP), forma a personas aficionadas al deporte para que actúen como “Ecovoluntarios”, concienciando al público de diversos eventos deportivos sobre el problema de la basuraleza, o la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) que sensibiliza a sus asociados, forma a responsables y técnicos municipales e impulsó en 2020, junto a LIBERA, la campaña #MiPuebloSinBasuraleza.

LIBERA cuenta también con el apoyo de la Dirección General de Tráfico para recordar la importancia de no abandonar residuos en las cunetas a través de su campaña ‘Tirar basuraleza en la carretera nunca lleva a un buen lugar’, así como de la Fundación Caja de Burgos que organiza acciones educativas y de sensibilización en centros de interpretación. Por su lado, la Federación Española de Asociaciones de Puertos Deportivos y Turísticos (FEAPDT), colabora con la difusión de una Guía de Buenas Prácticas en los 170 puertos deportivos de todo el país.

Además, LIBERA, con el apoyo de la Fundación Reina Sofía, fue de las primeras organizaciones en alertar sobre el problema de la proliferación de las mascarillas en la naturaleza. Para ello, puso en marcha en mayo la campaña #NoAbandonesTusGuantesYMascarillas para recalcar la importancia de ser responsables en la gestión de estos nuevos residuos y para que siempre acaben en la papelera o contenedor de resto, además de cortar sus gomas para evitar posibles enredos.

Finalmente, y gracias a la difusión, la participación y el apoyo de toda su red de alianzas, LIBERA consigue saber más sobre la cantidad, composición y origen de la basuraleza a través de sus campañas de ciencia ciudadana en ríos, playas y montes Una recogida de datos imprescindible para poder identificar soluciones eficaces que las asociaciones Vertidos Cero y Paisaje Limpio han hecho posible al desarrollar dos herramientas pioneras como las apps móvil ‘eLitter’ y MARNOBA.

Es un verdadero lujo poder contar con el apoyo y trabajar junto a grandes entidades como son nuestras 29 alianzas. Gracias a sus conocimientos específicos, su anclaje local y su poder de movilización, conseguimos intervenir en muchos entornos y con diferentes acciones contra la basuraleza. Formamos ya una gran red de colaboración con un objetivo común: acabar con este problema”, asegura Sara Güemes, coordinadora de LIBERA en Ecoembes.

“Las alianzas para avanzar en las soluciones a los problemas ambientales a los que nos enfrentamos son necesarias. Cuantos más enfoques y líneas de trabajo se unan para conseguir un objetivo común, más rápido y más efectiva será la respuesta y la solución. La basuraleza necesita de todos los agentes implicados en su generación y retirada del medio. El camino de la colaboración es fundamental para acabar con la reducción de residuos y su abandono en la naturaleza”, afirma Miguel Muñoz, coordinador de LIBERA en SEO/Birdlife.

La transición ecológica está proporcionando nuevos empleos verdes

La transición ecológica presenta nuevas oportunidades en el sector del empleo verde como demuestran los cursos de Maestría en Compostaje impartidos por Amigos de la Tierra en Galicia y Comunidad de Madrid.

El compostaje se erige como un aliado perfecto ante la emergencia climática, la crisis en la gestión de los residuos y la crisis social derivada de la precariedad laboral.
Amigos de la Tierra, a través del proyecto Maestría en Compostaje, ha dado respuesta a la problemática ambiental en la gestión de residuos, a la vez que ha promovido soluciones ante el desempleo y la precariedad laboral, contribuyendo a la creación de puestos de empleo en diferentes municipios de Galicia y la Comunidad de Madrid.

Dicho proyecto, iniciado en diciembre de 2019, ha constado de seis cursos de Maestría en Compostaje, cuatro en Galicia y dos en la Comunidad de Madrid. Los cursos han sido gratuitos y han ido destinados a personas desempleadas con el fin de conseguir formación y un empleo de calidad.

Este proyecto, desarrollado a través del Programa Empleaverde de la Fundación Biodiversidad adscrita al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ha podido realizarse gracias a la cofinanciación del Fondo Social Europeo (FSE) en el marco del Programa Operativo Empleo, Formación y Educación 2014-2020.

Además, ha contado con la colaboración económica de las siguientes entidades locales y supramunicipales. En Galicia: Deputación de Pontevedra a través de su Plan Revitaliza, Deputación da Coruña, Concello de Foz, Concello de Viveiro y Concello de Santiago de Compostela. En la Comunidad de Madrid: Alcorcón, a través de su empresa municipal de servicios ESMASA, El Boalo-Cerceda-Mataelpino, Cercedilla, El Escorial, Guadalix de la Sierra, Hoyo de Manzanares, Manzanares el Real y Soto del Real.

Inicialmente concebidos como presenciales, los seis cursos, de 50 horas cada uno, se han desarrollado en modalidad mixta a través de videoconferencias y prácticas presenciales cuando la situación sanitaria lo ha permitido y siempre teniendo en cuenta las medidas de seguridad sanitaria recomendadas en todo momento por las autoridades.

El proyecto ha finalizado con éxito lográndose formar a 60 personas, lo que les facilita el acceso a un empleo verde. De ellas, 10 han logrado contratos de, al menos, 6 meses de duración y algunas más han obtenido empleos de duración algo menor. En conjunto, un 25% de las personas participantes han accedido de nuevo al mercado laboral, aunque por el momento sea de modo temporal. No obstante, es un paso importante y cumple con creces el objetivo fijado por el Proyecto de creación de un 10% de empleo verde en un sector clave como es la prevención y gestión de residuos. Amigos de la Tierra considera que nuestras sociedades tienen que seguir haciendo frente a la emergencia ecológica y social. La organización ecologista señala que las medidas necesarias para hacer frente a estas crisis serán las que también nos protejan frente a futuras pandemias globales: mantener sanos los ecosistemas que permiten la vida en la tierra y poner en el centro las necesidades sociales.

En este sentido, los cursos profesionales de compostaje impartidos por el personal técnico de Amigos de la Tierra y personas expertas del sector han tenido como finalidad ser una herramienta para el aprovechamiento de los residuos orgánicos, la lucha frente a la emergencia climática y para la creación de empleos directos en la gestión de residuos. El desempleo y la precariedad laboral son uno de los problemas más graves de la sociedad actual, más aún en estos momentos tan inciertos para la población. Así la formación en la gestión de los residuos orgánicos a través del compostaje será clave para contribuir a la creación de empleo y seguir avanzando hacia un modelo viable tanto social como ecológicamente.

El proyecto de Maestría en Compostaje ha servido de ejemplo a diversos municipios para implantar empleos sostenibles. La materia orgánica supone casi la mitad del total de los residuos sólidos municipales en peso, por lo que poner fin a su abandono en vertederos e incineradoras, no solo contribuye a la reducción de residuos, sino que es eficaz en la lucha frente a la crisis climática, ya que esta práctica evita que se lancen a la atmósfera millones de toneladas de Gases de efecto invernadero (GEI), procedentes de la descomposición descontrolada de este tipo de residuos en vertederos o a la incineración. A su vez, la capacidad del compost para combatir la desertificación, en un territorio con más del 70% de su suelo sufriendo este proceso, es incuestionable.

Los estudios indican que el empleo en este sector se incrementará de manera exponencial en los próximos años debido, por un lado, a la obligación de cumplir con la normativa en materia de residuos y, por otro, a que es un área en la que queda mucho camino por recorrer.

“Acción gratuita cofinanciada por el FSE”. “Conseguir formación y un empleo de calidad”.

Cristina Porras Bravo | Amigos de la Tierra