Reivindican justicia climática para salir de la crisis

  • Más de 20 ciudades se movilizarán en todo el estado el próximo 25 de septiembre con motivo del Día Global de Acción por el Clima convocado internacionalmente
  • El manifiesto de la convocatoria subraya la importancia de transformar el trabajo, que en la actualidad se ha unido a la precariedad, la desigualdad y la destrucción del territorio

El próximo viernes 25 de septiembre, tras nueve meses marcados por la pandemia de la COVID-19, Juventud por el Clima–Fridays For Future España, 2020: Rebelión por el Clima y Alianza por el Clima, plantean una movilización en todo el Estado bajo el lema “Justicia climática para salir de las crisis”. Se suman así a la convocatoria internacional del movimiento ecologista juvenil Fridays For Future, que este 25S se movilizará internacionalmente, en un contexto complejo e incierto, como ya lo hicieron el pasado 24 de abril. Bajo el lema “Justicia climática para salir de las crisis”, las organizaciones firmantes vuelven a unir fuerzas para reclamar un cambio que ponga en el centro a las personas, los cuerpos, los territorios y la Tierra.

Tal y como recoge el manifiesto publicado el pasado martes, los convocantes centrarán sus mensajes en el fundamental papel del trabajo ante la emergencia climática. En el manifiesto se señalan cuestiones clave como el modelo industrial, el turismo, los cuidados y el sector público que deberán afrontar profundos cambios para lograr mantener el incremento de la temperatura global por debajo de 1,5ºC. Para las plataformas convocantes “los últimos meses han dejado aún más patentes las debilidades y contradicciones de una economía depredadora que se encuentra al límite del colapso; de un sistema neoliberal que precariza los servicios públicos y crea grandes desigualdades; de un sistema patriarcal que infravalora e invisibiliza los trabajos de cuidados necesarios para la vida. Ante esta realidad y una crisis climática que sigue agravándose, se hace imprescindible reducir nuestro consumo de materiales y energía, acompañándolo de una redistribución del trabajo que garantice puestos de trabajo compatibles con una vida digna para todas las personas”. La lucha por el futuro toma más relevancia que nunca.

En más de 20 ciudades de todo el territorio tendrán lugar diversas acciones, respetando con seriedad extrema las medidas de seguridad sanitaria. Desde pegadas de carteles y movilizaciones online hasta sentadas y manifestaciones, se hace evidente que a pesar de la grave situación actual, la protesta sigue siendo un elemento fundamental para la protección del futuro para todas las personas del planeta ante la falta de compromisos a la altura de la emergencia climática que enfrentamos.

ANTIBACTERIANOS

¿Por qué es recomendable utilizar productos antibacterianos? 

Una importante fuente de infecciones para el ser humano es la contaminación bacteriana. En determinadas condiciones ambientales, las bacterias son capaces de proliferar de manera exponencial  formando grandes colonias y produciendo situaciones de insalubridad para el ser humano.

Para garantizar un ambiente higiénico es importante controlar la proliferación microbiana. Es por ello que en la actualidad son cada vez más demandados productos con tratamientos antibacterianos, dirigidos a los ambientes en los que la higiene es particularmente importante: en los entornos públicos como por ejemplo el transporte, en el ámbito de la educación, o para el uso personal como artículos de uso diario, son las áreas donde empiezan a tener relevancia cada vez mayor.

Los productos con tratamiento antibacteriano son capaces de reducir drásticamente las cargas bacterianas presentes en las superficies de los materiales, gracias a la incorporación de agentes microbianos permanentes estáticos, con alta efectividad para inhibir y prevenir la contaminación bacteriana.

Los estándares ISO 22196 e ISO 20743 determinan la actividad antibacteriana en materiales plásticos y superficies no porosas y en productos textiles, respectivamente. Estos análisis permiten conocer la efectividad de inhibición microbiana que tienen los aditivos sobre los objetos tratados mediante una evolución cuantitativa.

La industria del «usar y tirar» sabotea las soluciones para acabar con la contaminación

Amigos de la Tierra, junto a la Alianza Residuo Cero, se une al lanzamiento de la fundación Changing Markets de una investigación, desarrollada en 15 países de cinco continentes y que demuestra cómo los grandes supermercados y las grandes marcas de bebida y alimentación impiden cualquier legislación o iniciativa real que pretenda acabar con los envases de un solo uso.

El informe, que cuenta con un capítulo exclusivo para España, desvela el reiterado intento de una parte de la industria para evitar el uso de los envases retornables, una herramienta exitosa y popular que consigue reutilizar y/o reciclar más del 90% de latas y botellas.

La contaminación que generan los plásticos de un solo uso y que afecta gravemente a nuestros cuerpos y a nuestro entorno tiene solución, pero es la industria productora, envasadora y distribuidora de estos envases la que mediante tácticas opacas perpetúa esta amenaza, tanto a nivel internacional como aquí en España. Esta es la principal conclusión de una investigación internacional realizada en 15 países en cinco continentes por la fundación holandesa Changing Markets que ha sido presentado hoy públicamente con el apoyo de la Alianza Residuo Cero, de la que Amigos de la Tierra forma parte.

‘Talking trash. El manual de las empresas sobre las falsas soluciones a la crisis del plástico’ analiza cómo desde los gigantes del petróleo, el gas y la petroquímica hasta los supermercados desempeñan un papel crucial para prevenir legislaciones hacia una reducción de residuos, eludiendo así su responsabilidad directa sobre la contaminación de estos. El capítulo dedicado a España, desvela las prácticas de la entidad Ecoembes para bloquear soluciones demostradas como el Sistema de Depósito para Envases de bebidas, usando cifras no reales de reciclaje y derivando la responsabilidad hacia las personas consumidoras. Según el informe, en los 40 países y regiones de todo el mundo donde el Sistema de Depósito está implantado, se consiguen reutilizar y/o reciclar el 90% de todos los envases de bebidas, evitando así que acaben abandonados, enterrados o incinerados. Sin embargo, en España, uno de los principales países contaminadores de plástico del mundo, la industria del plástico oculta el alcance real de la crisis del reciclaje de plástico y ejerce presión para impedir la introducción de medidas que aborden eficazmente el problema.

«Este informe expone la hipocresía de las grandes compañías, que por un lado dicen estar comprometidas con las soluciones, pero por el otro utilizan trucos sucios para seguir usando plástico barato y desechable que contamina el planeta a un ritmo devastador”, comenta Nusa Urbancic, Directora de Campaña de Changing Markets Foundation. «Las iniciativas y compromisos voluntarios han fracasado. Las personas legisladoras deben mirar más allá de esta cortina de humo y adoptar políticas eficientes a nivel mundial como los Sistemas de Depósito», ha añadido.

El informe detalla un extenso listado de actuaciones que productores de plástico, marcas de bebida y alimentación y grandes supermercados aplican de manera coordinada a escala global para distraer, diferir y derrotar a las legislaciones que quieren acabar con la ola de contaminación plástica que atraviesa el mundo, apropiándose incluso de la crisis del Covid-19 para esta causa.

“Se estima que en España apenas se recicla el 36% de los residuos que se generan. Una cifra que está muy por debajo de la media europea” afirma Adriana Espinosa, Responsable de Recursos Naturales y Residuos de Amigos de la Tierra “Este informe es un buen comienzo para desentrañar cómo la industria responsable de esta contaminación es la que está evitando que avancemos en hasta llegar a un sistema residuo 0. La sociedad ya está demandando el cambio y la situación de crisis medioambiental que vivimos es insostenible. Para conseguir el cambio que necesitamos, es imperante desmontar las falsas soluciones de la industria contaminante.”

La investigación pone al descubierto las estrategias de los diez mayores contaminadores de plásticos del mundo1 Coca-Cola, Colgate-Palmolive, Danone, Mars Incorporated, Mondelēz International, Nestlé, PepsiCo, Perfetti Van Melle, Procter & Gamble y Unilever, – con una huella conjunta de plástico de casi 10 millones de toneladas al año, quienes no solo no promueven soluciones que contengan esta crisis, sino que usan promesas vacías y soluciones falsas para distraer a consumidores y gobiernos. El informe revela que muchas de estas empresas de bienes de consumo han asumido compromisos voluntarios en el pasado, como los compromisos de Coca-Cola sobre el contenido reciclado y los compromisos de PepsiCo y Nestlé de aumentar los niveles de reciclaje, que luego se han roto, reformulado u olvidado, centrando el discurso en soluciones falsas o no demostradas que además comportan otros problemas medio ambientales.

La investigación también revela que, si bien las empresas publican compromisos e iniciativas voluntarias para abordar los desechos plásticos, también son miembros de asociaciones comerciales que presionan para retrasar o debilitar legislación. A modo de ejemplo, entre las iniciativas analizadas, Coca Cola está comprometida de alguna manera con diez iniciativas voluntarias para resolver el problema de los residuos plásticos al tiempo que forma parte de, por lo menos, siete asociaciones comerciales que han ejercido presión en contra de la implantación de Sistemas de Depósito u otra legislación para regular el uso de plástico de un solo uso.

Ante un escenario en el que se espera que la producción de envases plásticos se duplique de nuevo en los próximos 10-15 años, en el informe se proponen tres grandes soluciones:

Impulsar una legislación que obligue a recoger, al menos, el 90% de los desechos plásticos por separado y reconocer que los Sistemas de Depósito obligatorios son la única forma comprobada y eficaz de lograr altos niveles de reutilización y reciclaje de envases de bebidas.
Introducir objetivos de reutilización y otros mecanismos que fomenten el uso infinito de los recursos.
Aplicar objetivos de contenido mínimo de material reciclado, ya que esto crea un mercado para el reciclaje de plásticos eficaz.

Demandan al Gobierno para exigir mayor ambición climática

  • El anuncio de Ecologistas en Acción, Greenpeace y Oxfam Intermón se suma a la lista de litigios climáticos presentados en todo el mundo en los últimos años.

Las tres organizaciones han anunciado este martes una acción histórica: el inicio de un litigio contra el Gobierno de España por inactividad ante el cambio climático.

En un contexto de crisis sanitaria y socioeconómica sin precedentes, las tres organizaciones consideran que prevenir los peores efectos del cambio climático es imperativo y que los esfuerzos del actual Gobierno de España resultan insuficientes para cumplir con los compromisos internacionales adquiridos y para compensar la falta de acción de gobiernos previos. España, recuerdan, es uno de los países europeos más afectados por el cambio climático, según la Agencia Europea del Medio Ambiente.

“Para evitar un cambio climático devastador solo hay una vía: reducir drástica y rápidamente las emisiones de CO2 y acelerar la transición ecológica, lo que requiere de decisiones políticas y judiciales valientes”, ha señalado Mario Rodríguez, director de Greenpeace.

El anuncio de este proceso judicial se suma así a la lista de litigios climáticos presentados en todo el mundo en los últimos años. Estados Unidos, Canadá, Alemania, Francia, Bélgica, India o Nueva Zelanda son solo algunos de los países cuyos gobiernos enfrentan demandas por esta causa. El caso más notorio es el de Holanda, donde la Fundación URGENDA ha logrado este año una histórica sentencia del Tribunal Supremo, que condena al Gobierno por incumplir los compromisos previamente adquiridos en relación con la mitigación climática, violando con ello los derechos fundamentales de las generaciones presentes y futuras.

“En estos momentos en que la pandemia nos está mostrando con toda crudeza las consecuencias de una crisis global, estamos a tiempo de frenar la debacle que vendrá si no paramos el cambio climático”, ha afirmado Paco Segura, coordinador de Ecologistas en Acción. Incumplimiento de obligaciones La toma de decisiones políticas de gran calado que definirán el futuro del clima, de la humanidad y del planeta no puede desatenderse, aunque en este momento sea importante buscar respuestas urgentes frente a la pandemia de la COVID–19.

El Gobierno ha incumplido la obligación prevista en el Reglamento (UE) 2018/1999, sobre la gobernanza de la Unión de la Energía y de la Acción por el Clima, que establecía la aprobación de un Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) y una Estrategia a Largo Plazo (ELP) para el pasado mes de diciembre. Con ello, el Gobierno está vulnerando también los compromisos asumidos con la ratificación del Acuerdo de París y las recomendaciones científicas del Panel Intergubernamental del Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC) para no superar los 1,5 ºC, según los cuales la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero no debería ser inferior al 55% en 2030 respecto a 1990 y al cero neto de las emisiones en 2040. Sin embargo, el borrador del Gobierno establece un objetivo de reducción del 23% de las emisiones en 2030, muy por debajo del referido compromiso internacional. Además, hace tiempo que los más altos tribunales internacionales reconocen que las condiciones ambientales inadecuadas pueden socavar el disfrute efectivo de los derechos a la vida, a la salud, al acceso al agua o a los alimentos.

España lleva años emitiendo Gases de Efecto Invernadero por encima del límite establecido. Sólo el impacto de la crisis económica de 2008 se tradujo en una disminución de las emisiones industriales hasta 2012, momento en el que retomaron un crecimiento constante hasta la actualidad.  Con los objetivos previstos por el Gobierno para la  reducción de emisiones, España no podrá evitar el impacto de graves episodios de sequía, aumento del número e intensidad de los incendios, lluvias torrenciales y una mayor subida del nivel del mar y, por tanto, de las inundaciones costeras. Situaciones que, como en el resto del mundo, afectarán en mayor medida a las poblaciones más vulnerables.  “Al igual que en el resto del planeta”, ha añadido Franc Cortada, director de Oxfam Intermón, “también en España las personas más vulnerables son a la vez las que menos contaminan y las que menos recursos tienen para adaptarse y para mitigar las consecuencias del cambio climático. Es importante que cualquier proceso de transformación ecológica en nuestro país tenga mecanismos para defender a estas personas”.

Por todo ello, las tres organizaciones, desde su compromiso con la defensa del medio ambiente y los derechos fundamentales de la ciudadanía, consideran ineludible la obligación de iniciar este litigio contra el Gobierno de la Nación, la única instancia a la que acudir, por su actividad totalmente insuficiente desde la entrada en vigor del Protocolo de Kyoto para mitigar el cambio climático, que pone en grave riesgo los derechos más esenciales de las generaciones presentes y futuras

Greenpeace ‘hackea’ la sede de la Comisión Europea

Activistas de Greenpeace han escalado esta mañana la sede de la Comisión Europea en Bruselas para colgar en su fachada una pancarta de 30 metros, con un trampantojo mostrando la Amazonia en llamas bajo el mensaje: “Incendios del Amazonas – Europa culpable”. Los activistas también utilizaron máquinas de humo y cenizas falsas para simular la actual situación de la selva amazónica, cuya temporada de incendios parece que será peor que la de 2019.

El consumo europeo de productos que impulsan la deforestación convierte a la UE en cómplice de estos incendios y de otras formas de destruir los bosques. La Comisión Europea está considerando elaborar una nueva ley para reducir la contribución de Europa a la deforestación, por lo que Greenpeace se ha unido a más de 100 organizaciones medioambientales y de justicia social para exigir que los productos de la destrucción de los bosques se mantengan fuera del mercado de la UE.

“Aunque los incendios de la Amazonia pueden parecer algo lejano, desde Europa estamos echando leña al fuego. Al comprar carne, soja para piensos y otros productos de las zonas deforestadas, Europa es cómplice de la destrucción de la Amazonia y otros ecosistemas, lo que provoca más cambio climático y nos expone a pandemias como la Covid-19. Los europeos deberíamos poder ir a la compra sin correr el riesgo de estar comprando productos relacionados con la destrucción de los bosques o con los abusos de los derechos humanos. Necesitamos una legislación europea fuerte para garantizarlo” ha declarado Miguel Ángel Soto, portavoz de la Campaña de Bosques de Greenpeace.

A pesar de las advertencias de la necesidad de proteger y restaurar los bosques, el planeta está perdiendo una superficie de bosque similar a un campo de fútbol cada 2 segundos. La expansión agrícola es responsable del 80% de la destrucción de los bosques en todo el mundo, con la soja, la carne de vacuno y el aceite de palma como principales inductores de esta destrucción.

La Unión Europea es responsable de más del 10% de la deforestación mundial a través de su consumo de productos básicos como la carne, los productos lácteos, la soja para la alimentación animal, el aceite de palma, el cacao y el papel. En 2014, la UE fue responsable del 41% de las importaciones mundiales de carne de vacuno, el 25% del aceite de palma y el 15% de la soja (principalmente para la alimentación animal). Dentro de las importaciones de soja y aceite de palma, el mercado Español destaca entre los países de la UE (1).

Tras años de espera, la Comisión Europea ha prometido finalmente, en su Estrategia de Biodiversidad, elaborar una nueva legislación que haga frente frente al impacto destructivo del consumo de estas materias primas por parte de la UE. La Comisión ha abierto una consulta pública en la que se pregunta qué medidas deben adoptarse para reducir la contribución de Europa a la destrucción de los bosques.

Greenpeace pide una ley fuerte de la UE para asegurar que nada de lo que se venda en Europa esté vinculado a la destrucción de bosques y ecosistemas o a abusos de los derechos humanos relacionados con ellos, ya que las medidas voluntarias y las promesas de las empresas han fracasado hasta ahora.

Greenpeace también pide a los gobiernos europeos que rechacen el acuerdo comercial entre la UE y el Mercosur, que aceleraría la destrucción del Amazonas y otros ecosistemas en Sudamérica.
La protección de los bosques es crucial en la lucha contra el colapso climático, ya que la deforestación representa más de una décima parte de las emisiones mundiales de carbono, pero también es esencial para prevenir nuevas pandemias.

Las Naciones Unidas y la OMS han advertido que las futuras pandemias similares a la del Covid-19 deben prevenirse abordando el origen de los brotes: la destrucción de la naturaleza. Un nuevo estudio publicado en la revista Nature ha encontrado que las ratas, murciélagos y otros animales que portan y transmiten virus peligrosos prosperan en zonas donde los humanos han destruido los bosques y otros ecosistemas.

1. La Unión Europea es, después de China, el principal destino de las exportaciones de soja de Brasil, con el 16% de las exportaciones en 2019. Y dentro de la UE, España es, después de Holanda, el principal país de la UE en importaciones de soja brasileña, con el 21,3% de las importaciones. En el caso de Argentina, España es con el 22,6% de las importaciones, el principal destino dentro de los países de la UE. La mayoría de estas importaciones de soja tienen como destino la fabricación de piensos para la ganadería industrial. Respecto al aceite de palma, España es el primer importador de la UE de aceite de palma procedente de Indonesia (el 31,9% del total de la UE). y el tercero procedente de Malasia (el 15,5% del total de importaciones de la UE). Entre julio de 2019 y junio de 2020 España fue el cuarto país importador de carne de vacuno de Brasil dentro de la Unión Europea, con el 8,7% del total.

Miguel Ángel Soto,

Más de 100 ONG lanzan la campaña «No te comas el bosque» para evitar la deforestación

  • #NoTeComasElBosque pide legislación firme para frenar la importación a la UE de alimentos cultivados en zonas deforestadas
  • Los ciudadanos europeos tienen la oportunidad de salvar la Amazonía mediante una consulta pública de la Comisión Europea

Los incendios intencionados que asolan el Amazonas tienen como objetivo cambiar el uso del suelo, dando paso a una agricultura industrial a gran escala. De esta manera, se da respuesta a la demanda de la Unión Europea de productos básicos que se cultivan en terrenos que antes eran bosques. Con el objetivo de frenar esta destrucción, WWF, junto con Greenpeace, SEO/BirdLife, ClientEarth, Conservation International, Environmental Investigation Agency y Wildlife Conservation Society, lanzan hoy la campaña ‘No te comas el bosque’ para garantizar que los ciudadanos tengan la oportunidad de pedir a la Comisión Europea una ley que evite esta deforestación provocada por la producción insostenible de productos como la soja, el aceite de palma y la carne.

La campaña #NoTeComasElBosque, formada por más de 100 ONG europeas, pide a los ciudadanos que participen en la consulta pública [añadir link web consulta] que realiza la Comisión Europea para impulsar una ley rigurosa que evite la entrada en el mercado europeo de productos relacionados con la deforestación, los incendios forestales, la destrucción de la naturaleza y las violaciones de los derechos humanos. A escala mundial, la Unión Europea es responsable de más del 10% de la deforestación generada para cultivar en tierras que antes eran bosques productos como soja, aceite de palma, pastos para carne, café o cacao.

Ana Carricondo, coordinadora de conservación de SEO/BirdLife afirma que: “No podemos tolerar que nuestro consumo de productos básicos esté directamente vinculado a la destrucción de los bosques del mundo. Tenemos que pedir a la UE que asegure que nuestra cesta de la compra está libre de deforestación.

Enrique Segovia, director de conservación de WWF España apunta que: “Los bosques y otros ecosistemas del mundo son una protección esencial contra el colapso climático, las pandemias y la pérdida de la biodiversidad, pero el consumo de la UE está mermando esta labor protectora, poniéndonos a todos en peligro. Por suerte, estamos a tiempo de salvar el futuro de nuestros bosques y de otros ecosistemas esenciales para nuestra supervivencia. Instamos a la UE a que apruebe una ley estricta para mantener fuera de nuestros mercados productos vinculados a la deforestación y destrucción de la naturaleza».

La deforestación es la segunda mayor responsable de emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo. Un 80% de esa deforestación se debe a la agricultura intensiva que arrasa los bosques para producir en el mismo suelo productos como la soja, la carne de vacuno y el aceite de palma. Estos productos acaban en el mercado europeo y en nuestras cestas de la compra ya que ​​la UE es uno de los principales importadores agroalimentarios.

La Comisión Europea se ha comprometido a proponer una nueva legislación para abordar la deforestación en 2021. Pero para evitar trasladar la destrucción de los bosques a otros hábitats naturales de igual importancia, también debemos proteger los pastizales, las sabanas y los humedales.

La ley también debe proteger los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales: son administradores reconocidos de sus tierras y su conocimiento es crucial para prevenir la pérdida de biodiversidad. Detener la deforestación no será posible sin ellos.
La campaña #NoTeComasElBosque (#Together4Forests en inglés) pide a la UE que apruebe una nueva ley que sea vinculante y estricta para abordar su responsabilidad frente a la deforestación mundial y garantizar que nada de lo consumido en Europa contribuya a la destrucción de bosques u otros ecosistemas, o a la violación de los derechos humanos.

https://together4forests.eu/

La Confederación Hidrográfica del Tajo se une a LIBERA para luchar contra la basuraleza

El objetivo es concienciar sobre la problemática del abandono de residuos en la naturaleza y, en particular, en los entornos fluviales y ofrecer soluciones conjuntas
El Proyecto LIBERA, impulsado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, y la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), organismo autónomo del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECORD), inician una colaboración con el objetivo de desarrollar acciones de movilización y concienciación ciudadana que aborden el problema de la basuraleza en los entornos naturales, ya que el 80% de los residuos que llegan al mar proceden de tierra firme a través del entorno fluvial.

El Proyecto LIBERA busca soluciones para que todos los agentes sociales aporten su grano de arena en la lucha contra la basuraleza y en todos los entornos naturales; soluciones como las acordadas con la CHT para atender los diversos entornos naturales del río Tajo. Así, fruto de este acuerdo, se llevarán a cabo, entre otras acciones, el lanzamiento de una campaña de sensibilización sobre la problemática del abandono de residuos en la naturaleza y, en particular, en los entornos fluviales. Por otro lado, y, siguiendo con los objetivos del proyecto, se colocará cartelería explicativa y disuasoria en aquellas zonas en las que exista una mayor problemática ambiental.

Por último, también se llevarán a cabo actividades para sensibilizar a la población como diferentes charlas formativas dirigidas a personal de las Administraciones Públicas, a las organizaciones y asociaciones sociales y a los responsables de los gobiernos municipales de estos territorios.

“Alianzas como esta nos hacen más fuertes. La responsabilidad de caminar hacia un mundo mejor es de todos y es muy satisfactorio ver que LIBERA, además de estar generando un gran movimiento ciudadano, está tendiendo puentes con todos los agentes implicados”, señala Miguel Muñoz, coordinador del Proyecto LIBERA de SEO/BirdLife.

Por su parte, Sara Güemes, coordinadora del proyecto LIBERA en Ecoembes, asegura que “es fundamental seguir trabajando de forma conjunta para conservar y cuidar nuestros entornos. Colaborar con la Administración pública y con entidades como la Confederación Hidrográfica del Tajo nos permite continuar dando pasos para lograr una sociedad más responsable y comprometida con el medio ambiente”.

Por su parte, desde la Confederación Hidrográfica del Tajo se ha resaltado la importancia de la concienciación de la ciudadanía sobre la necesidad de conservar, cuidar y proteger los espacios fluviales y sus ecosistemas asociados, así como, su colaboración con las Administraciones Públicas para identificar, denunciar y eliminar la” basuraleza” de nuestros espacios naturales.

Crece la colonia de buitre negro en España

  • Record de nacimiento de pollos de buitre negro en 2020 en la colonia de Rascafría (Madrid)
  • El Parque Nacional Sierra de Guadarrama, junto a SEO/BirdLife, han censado en la ZEPA Alto Lozoya de Madrid esta temporada 152 parejas y se ha constatado el nacimiento de 98 pollos
  • España cuenta con la mayor población de buitre negro del mundo y representa el 87% de la población europea de la especie por lo que nuestro país tiene una gran responsabilidad en su conservación

De acuerdo al último censo realizado en 2017, la población de buitre negro en España se reparte en 43 colonias y 6 parejas aisladas, que reúnen 2.548 parejas. Éstas se extienden por 7 comunidades autónomas y 14 provincias. Las mayores colonias de la especie se sitúan en la Sierra de San Pedro (Cáceres y Badajoz), Monfragüe (Cáceres) y Sierra de Guadarrama (Madrid y Segovia) todas ellas con más de 300 parejas.

La población se encuentra en clara recuperación desde los primeros censos realizados a principios de la década de 1970 cuando se estableció una población en España de solo 206 parejas.

Además, los trabajos de seguimiento intensivo de una de las colonias más importantes de España realizado por el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y SEO/BirdLife indican que esta tendencia positiva continua tras el censo del año 2017. En la colonia de Rascafría en el año 2017 se censaron 123 parejas de las que nacieron 83 pollos y en 2020 se han censado 152 parejas y se ha constatado el nacimiento de 98 pollos.

Estas cifras son las más altas conocidas en esta colonia y son un indicativo de la tendencia favorable de la especie gracias a los esfuerzos de conservación de esta especie que presenta en la actualidad casi todas sus áreas de cría incluidas en espacios protegidos.

Colonia de buitre negro de Rascafría (Madrid)
En esta colonia se lleva a cabo un detallado seguimiento de su población desde el año 1997, primero para el Parque Natural de Peñalara y posteriormente para el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. La población ha pasado de las 42 parejas en 1997 a las 152 en la actualidad. Cada año se localizan todos los nidos y se sigue semanalmente lo que ocurre en cada uno de ellos. Esto permite establecer con gran detalle la población de parejas reproductoras, no reproductoras y sus parámetros reproductivos. Además, toda esta información se utiliza para la gestión y conservación de la especie. A partir de las ubicaciones de los nidos se establecen limitaciones a los trabajos forestales o actividades de cualquier tipo en las cercanías de los nidos en el periodo reproductor. Cada año se anillan los pollos presentes, ya se han anillado más de 1.000 que han proporcionado una gran cantidad de información sobre sus movimientos dispersivos, retorno a la colonia a criar o causas de mortalidad por ejemplo.

Estos seguimientos más locales son esenciales para conocer mejor a la especie y son un complemento de gran valor al censo nacional que se recopila cada diez años. Éstos proporcionan información mucho más detalladas y permite conocer otros detalles sobre la biología de la especie que no son posibles abordar con los censos más espaciados y de menor detalle.

¿Dónde se encuentran los buitres negros en España?
En España, su hábitat de nidificación se distribuye exclusivamente en ambientes boscosos, masas de pinares o monte mediterráneo. Las principales colonias se asientan en bosques densos de encina y alcornoque pino silvestre, pino resinero y pino negro y menos frecuentemente en pino carrasco y pino piñonero. En ocasiones también utilizan otros ambientes cercanos a las masas forestales, pero siempre con pies arbóreos de gran porte donde ubicar el nido. Las altitudes en que instalan sus nidos oscilan entre los 400 y los 1.900 m en la Península, mientras que en Baleares se encuentran en acantilados costeros de muy escasa altitud. Eligen para la nidificación arboles maduros, situados a menudo en claros de bosque, en zonas de pendiente en la parte media o alta de las montañas y alejados de molestias humanas.

Las 43 colonias de cría censadas en 2017 se extienden por siete comunidades autónomas y 14 provincias. Los trabajos de reintroducción de la especie en Cataluña han originado que el área de ocupación de la especie en época reproductora ahora incluya una pequeña zona del noreste peninsular, en la provincia de Lleida. Aun así, se mantiene su principal área de ocupación, como ocurría hasta hace muy pocos años, en el cuadrante suroccidental de la Península. Destaca la importancia de la comunidad autónoma de Extremadura y más concretamente de la provincia de Cáceres.

Extremadura acumula 964 parejas, que suponen el 37,9% de la población española y Cáceres, con 854 parejas, el 33,6%. Es de destacar que solo dos comunidades (Extremadura y Castilla y León) de las siete que tienen población reproductora de buitre negro en la actualidad, acumulan el 56% de la población. Si a éstas se le añaden dos más, son solamente cuatro comunidades las que acumulan casi el 92% de la misma (Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Andalucía). Madrid, Islas Baleares y Cataluña tienen el 8% restante de la población y de ese porcentaje, la mayoría reside en Madrid.

Greenpeace simula un “incendio” ante la Embajada de Brasil para pedir mayor protección a la Amazonía

  • El Estado brasileño de Amazonas registró en agosto 8.301 focos ilegales de incendio, el mayor número de su historia
  • Un mes después del decreto presidencial que prohibía los incendios en la Amazonia y el Pantanal, Greenpeace ha sobrevolado los estados de Amazonas y Rondonia para verificar la ineficacia de la medida
    El descenso de la calidad del aire en las ciudades de la región está agravando el impacto de la Covid-19, que ya ha afectado a diversas comunidades indígenas
  • Greenpeace sigue demandando al sector financiero y empresarial que rompa sus relaciones con el sector ganadero brasileño, que está detrás del fuego

Ante la celebración, mañana día 5, del Día de la Amazonía, activistas de Greenpeace se han manifestado esta mañana en la Embajada de Brasil, en Madrid, para denunciar la destrucción de esta zona tan fundamental para el planeta. Varios activistas han esparcido cenizas y ramas quemadas por el suelo (1) y han desplegado una pancarta con el mensaje “DEJAD DE QUEMAR LA AMAZONÍA” para demandar al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, y a quienes le apoyan, políticas activas contra los incendios en esta selva tropical, por la que circula el 20% de todo el agua dulce del planeta, que alberga el 15% de todas las especies de plantas terrestres conocidas y en torno al 10% de los mamíferos.

“Mientras el presidente Bolsonaro sigue negando que la Amazonia esté en llamas y haciendo maniobras de marketing, como el despliegue del ejército para combatir la destrucción de la selva, ésta sigue ardiendo” ha señalado Miguel Ángel Soto, portavoz de la Campaña de Bosques de Greenpeace España. “Pero la falta de gobernanza en Brasil no solo afecta a la selva. Al impacto de la crisis ambiental, se suma la crisis sanitaria provocada por la Covid-19, que está afectando a grupos vulnerables como los pueblos indígenas y las comunidades tradicionales“.

Durante la acción, Greenpeace ha entregado una carta, dirigida al Embajador de Brasil en Madrid, con nuevas imágenes de los incendios, tomadas entre el 16 y el 21 de agosto en un sobrevuelo de Greenpeace Brasil sobre la selva. Las imágenes muestran una destrucción generalizada, incluso en las áreas protegidas, a pesar de la orden del gobierno brasileño de prohibir los incendios en la región desde el 16 de julio.

Según los datos aportados por el INPE, la agencia aeroespacial brasileña, durante el pasado mes de agosto se han registrado 29.308 focos de incendio en la Amazonia, la segunda tasa más alta de los últimos 10 años. Pero el dato real podría ser superior, ya que el satélite de la NASA, utilizado para recoger datos oficiales sobre el número diario de focos de incendio, ha comunicado problemas técnicos durante mediados del mes de agosto (2). En el Estado de Amazonas se registraron 8.301 focos de incendio, el mayor número de incendios de su historia.

Además, según la ONG Human Right Watch (3), los incendios no sólo son una amenaza para el clima y la biodiversidad, sino que el humo de los incendios añade otra amenaza a la salud de las personas en este país ya que el humo se suma a los problemas respiratorios ocasionados por la Covid-19. Brasil es el segundo país más afectado del planeta, con más de 3 millones de contagiados oficiales.

Los datos aportados por el INPE también muestran que, en el estado de Pará, el 68% de los puntos calientes se concentran en 4 municipios, los mismos que poseen el 19% de todo el ganado del estado, según el censo agropecuario brasileño del censo brasileño del Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística (IBGE). En relación a la responsabilidad del sector cárnico en el aumento de los incendios en la Amazonia, Greenpeace España ha solicitado este mismo verano al Banco Santander que deje de financiar al sector ganadero que está detrás de este problema. Según el informe elaborado conjuntamente por Amazon Watch y APIB y publicado en 2019 (4), el Banco Santander es una de las entidades financieras que sostienen (con inversiones estimadas en 1.600 millones de dólares) a las tres mayores productoras de carne de Brasil: JBS, Marfrig y Minerva.

“Los incendios en la Amazonía están provocados por el sector agropecuario, que busca extender la superficie de pastos para el ganado y, en menor medida, cultivar soja. Esto no sería posible si entidades financieras como el Banco Santander Brasil dejaran de apoyar a esta industria”, ha señalado Soto.

La explotación de la naturaleza y de las personas es una de las principales causas de las actuales crisis sanitaria, climática y de biodiversidad. Greenpeace exige a los gobiernos y las empresas que pongan fin su relación con los negocios que destruyen los bosques, reduzcan drásticamente el consumo de carne y productos lácteos y establezcan políticas de comercio internacional que favorezcan economías resilientes, que tengan en cuenta a la gente y los límites biofísicos del planeta.

Como ya ocurriera en 2019, a la grave situación generada por los incendios forestales en la Amazonia, se han sumado los devastadores efectos del fuego en Siberia y el Lejano Oriente de Rusia, emitiendo grandes cantidades de dióxido de carbono a la atmósfera. El crecimiento en el número de incendios del Ártico es una tendencia constante en los últimos dos años. Los intensos incendios en las regiones septentrionales aceleran el derretimiento del permafrost y el hielo del Ártico, aumentando la liberación de metano y dióxido de carbono remanentes. Como en el caso de los incendios en la selva amazónica, la destrucción de los bosques boreales son una amenaza para la humanidad en su conjunto.

La pequeña cantidad de cenizas y ramas quemadas utilizadas en la acción proceden de algunos incendios que han afectado a la Comunidad de Madrid durante el verano de 2020.

Miguel Ángel Soto | Greenpeace

El puerto de Almería ante el juzgado por contaminación

  • Ecologistas en Acción de Almería se ha personado como parte interesada en la denuncia contra el puerto de Almería por posibles delitos contra el medioambiente y la salud pública.
  • Como ocurre con otros 28 puertos del Estado español, el de Almería es responsable de los elevados niveles de partículas registrados en las instalaciones y zonas cercanas.

El puerto de Almería es uno de los 28 puertos del Estado repartidos por el litoral español, en los que el movimiento de graneles sólidos y el uso de combustibles sucios por maquinaria y buques son responsables de los elevados niveles de partículas que se registran tanto en las instalaciones portuarias como en las zonas residenciales cercanas.

La Fiscalía de Medio Ambiente de Almería ha aceptado la denuncia planteada por Ecologistas en Acción contra el puerto (Autoridad Portuaria de Almería) como responsable principal, por posibles delitos ambientales. Dicha denuncia se presentó en junio del 2020 ante el Juzgado de Instrucción Decano de Almería, después de realizar las oportunas diligencias de investigación.

Como ocurre con otros puertos del territorio español, la organización ecologista considera que el puerto de Almería incumple la normativa legal, realizando  malas prácticas en sus actividades que son, en ocasiones, peligrosas. El resultado de sus actividades provoca  daños sustanciales por contaminación atmosférica que afecta a la calidad del aire, por contaminación acústica por ruido y vibraciones (incluso en horario nocturno) y por contaminación lumínica.

Todo esto genera un grave perjuicio para la salud de la población de Almería, especialmente la de los barrios más próximos donde residen decenas de miles de personas y donde hay colegios, guarderías, parques infantiles, centros para mayores, centros de salud y un hospital.

Durante mucho tiempo se han movido áridos (clinker y yeso), algunos especialmente tóxicos, sin la obligatoria Autorización de Emisión de partículas a la atmósfera de la Delegación de Medio Ambiente. Muchos barcos no tienen en regla las revisiones técnicas de humo ni las inspecciones, y son muy antiguos.

Asimismo, Ecologistas en Acción ha denunciado que el puerto incumple la normativa de ruido. Las molestias se perciben a varios kilómetros por los ruidos de la carga y descarga de cemento. El mapa de ruido realizado por el puerto no cumple los requisitos legales de fiabilidad, sin perjuicio de que detecte irregularidades.

Ecologistas en Acción y asociaciones de vecinos llevan más de 15 años denunciando la situación ante responsables y autoridades de la provincia y, aunque se han producido avances, consideran que son claramente insuficientes.

Según la organización ecologista, el problema del puerto de Almería radica en que se trata de un polígono industrial contaminante con carga y descarga de áridos, ubicado en el corazón de la ciudad, a 200 metros de los ferries y a 400 metros de las viviendas. Esta problemática recuerda a la época del ‘mineral del cable’ y sus consecuencias graves de salud pública como el riesgo de cáncer, problemas respiratorios, cardiológicos, dermatológicos y oculares, alteraciones en el embarazo, estrés, ansiedad, depresión y alteración del sueño, entre otros.

Ante la grave situación del puerto de Almería, Ecologistas en Acción demanda que se pongan en marcha las siguientes medidas:

  • Paralizar las operaciones realizadas, hasta que se garantice la no afectación al medioambiente y a la salud pública.
  • Alejar de las viviendas las actividades industriales y de atraque. Trasladar las operaciones con áridos a otro puerto sin población urbana tan próxima.
  • Realizar de forma cerrada todas las actividades de áridos, apilado y carga en bodega de buques.
  • Electrificar los puntos de atraque como ya se ha hecho en muchos puertos del litoral español como Motril, y adaptar los buques para suprimir el ruido de los motores auxiliares.
  • Prohibir el uso de combustibles sucios y las operaciones con buques que no reúnan las condiciones técnicas y legales aplicables.