Emergencia climática, hay que alimentar sin contaminar

  • Las emisiones de la ganadería española crecen un 27% en menos de dos décadas
  • En producción de carne de aves es donde más crecieron las emisiones, aunque el porcino es el máximo responsable del sector ganadero con el 46% de los gases de efecto invernadero
  • Según un análisis de Greenpeace, la ganadería española es la tercera más contaminante de Europa, y no la cuarta como dice el Gobierno, por lo que urge abandonar la ganadería industrial y apoyar el entorno rural de forma sostenible
  • La futura Política Agraria Común (PAC), cuya propuesta se vota la semana que viene, debe dejar de subvencionar la producción destructiva

Ante el Día Mundial de la Alimentación, que se celebra mañana, Greenpeace España denuncia el incremento drástico de las emisiones del sector ganadero en España debido a una apuesta suicida por la ganadería industrial. Con los últimos datos de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), Greenpeace España calculó las emisiones totales del sector ganadero español y no sólo las directas como hace el Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico, poniendo en evidencia que, entre el año 2000 y el 2018 (últimos datos de la FAO) las emisiones del sector ganadero se incrementaron un 27%, y de forma más acentuada desde el 2010 (1). Esto convierte a España en el tercer país de la UE con más emisiones originadas por el sector ganadero y no en el cuarto como indica el Gobierno en la Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo.

En el mismo período, fue en el sector de producción de carne de aves donde más se incrementaron las emisiones, un 64%, mientras que en el sector porcino se incrementaron un 56%, en la producción de huevos un 27%, en los lácteos un 17% y en la carne de vacuno un 3%. El único sector donde se redujo la producción y, por ende, las emisiones, fue el de la carne de caprino y ovino (-48%).

Por otro lado, el reparto de las emisiones del sector deja patente la máxima responsabilidad del sector porcino, ya que es responsable de un 46% de las emisiones totales del sector ganadero. La producción de carne de vacuno es responsable del 20%, la de lácteos del 16%, la de carne de aves de un 11%, la carne de caprino y ovino de un 4% y la producción de huevos de un 3%. Estos datos confirman el abandono continuado de una ganadería extensiva arraigada al territorio, como lo es la de caprino y ovino, y una apuesta por la ganadería industrial, en particular de porcino y aves de corral.

Una cabaña ganadera en crecimiento exponencial es responsable de un incremento también exponencial de las emisiones de gases de efecto invernadero, pero también de otros graves impactos ambientales como la deforestación y la contaminación de las aguas.

“Apostar por la ganadería industrial es un ecocidio”, afirma de forma tajante Luís Ferreirim, responsable de agricultura de Greenpeace España. “La ganadería industrial se rige por un único principio: producir mucho, rápido y al más bajo coste. No importan las consecuencias ambientales, sociales o de bienestar animal”.

Desde Greenpeace reclamamos al Gobierno estatal, así como a los gobiernos autonómicos, que aborden este tema con valentía, que no se autorice ni una sola macroexplotación ganadera más, ni la ampliación de las existentes, que se plantee una reducción drástica del número de animales, con planes de apoyo para el cierre de instalaciones y se apoye la ganadería ecológica y extensiva, la única capaz de ayudar a mantener un mundo rural vivo y ofrecernos los pocos alimentos de origen animal que deberíamos incluir (de forma opcional, ocasional y modesta) en una dieta sana y sostenible, como es la dieta de salud planetaria. De la misma forma, la futura Política Agraria Común (PAC), cuya propuesta se vota en el plenario del Parlamento Europeo la semana que viene, debe garantizar que no se siga subvencionando la destructiva agricultura y ganadería industriales en la UE. La PAC debe ser el trampolín para la necesaria y urgente transición agroecológica.

Según la FAO, España es el país de la UE con mayor consumo de carne por persona, por lo que es fundamental reducirlo, y esto tiene que ir asociado a una transformación del modelo productivo. Aunque van aumentando las personas que adoptan dietas sanas y sostenibles, la industria cárnica se concentra, cada vez más, en producir para exportar, por lo que el daño ambiental se sigue produciendo.

Luis Ferreirím

La ratificación del Tratado UE- Mercosur pondrá en riesgo la seguridad alimentaria de Europa

  • Según un nuevo informe, presentado hoy por Amigos de la Tierra, la ratificación del Tratado UE- Mercosur pondrá en riesgo la seguridad alimentaria de Europa exponiendo a los consumidores a peligrosos niveles de pesticidas, a la hormona del crecimiento ractopamina y a un mayor consumo de transgénicos.
  • El Tratado UE-Mercorsur supondrá, además, un aumento de los incendios de la Amazonía, un grave incremento de las emisiones de CO2 y el olvido total del cumplimiento de los Derechos Humanos, sobre todo, para las poblaciones más vulnerables.

El informe “El verdadero coste del acuerdo comercial entre la UE y el Mercosur” presentado hoy por Amigos de la Tierra, evidencia cómo la relajación de las reglas y controles de los productos alimenticios importados desde los países del Mercosur supondrá una amenaza para la seguridad alimentaria de toda Europa.

Y es que, según el informe, a pesar del gran número de escándalos relativos a seguridad alimentaria en países como Brasil y de la gran diferencia entre los controles sanitarios alimentarios de ambos bloques, el Tratado UE-Mercosur está concebido como una herramienta para propiciar oportunidades comerciales sin importar su impacto en nuestra salud ni en el medioambiente.

“Brasil es el principal consumidor de pesticidas del mundo, y emplea de manera generalizada en sus cultivos transgénicos el glifosato, conocido por su toxicidad” señala Andrés Muñoz Rico, responsable de Soberanía Alimentaria de Amigos de la Tierra. “Con la relajación de controles que impone el Tratado UE-Mercosur, los consumidores estaremos expuestos a nuevos y peligrosos niveles de pesticidas en nuestros alimentos. Tan solo Brasil, usa actualmente 149 pesticidas prohibidos en Europa”.

El análisis realizado por Amigos de la Tierra demuestra cómo reducir los controles en la importación de alimentos también podría exponernos a la peligrosa hormona del crecimiento ractopamina, a toneladas de pollo infectado con salmonela o a carne contaminada. La ractopamina está actualmente prohibida por el riesgo que supone para la salud humana en 160 países, incluida toda la UE. Sin embargo, se ha hallado en carne importada de Brasil, y está permitida en Argentina. Paralelamente, una investigación internacional publicada el año pasado halló salmonela en 1.359 toneladas de carne de pollo importadas desde Brasil a Europa. La relajación de los controles en los mataderos del Mercosur que propone el Tratado podría suponer una mayor presencia de productos inseguros en nuestra alimentación.

Brasil y Argentina son los mayores productores mundiales de soja y maíz transgénicos. De hecho, el 95% de la soja brasileña y argentina es transgénica. De ratificarse este acuerdo, el informe señala cómo podrían aumentar las presiones de estos países para lograr que sus cultivos transgénicos accedan a los mercados.

“Pero la ratificación del Tratado UE-Mercosur no supone solo un riesgo para nuestra seguridad alimentaria” ha añadido Muñoz Rico. “El tratado supone también una grave amenaza para el medioambiente con un aumento seguro de los incendios en la Amazonía y un incremento de las emisiones de CO2; y quizá lo más invisible pero muy preocupante, el olvido total del cumplimiento de los Derechos Humanos, sobre todo, para las poblaciones más vulnerables en el Sur Global, así como el abandono de los pequeños agricultores y ganaderos europeos, que se verán abocados a la ruina frente a la competencia desleal de productos importados del Mercosur”.

El informe “El verdadero coste del acuerdo comercial entre la UE y el Mercosur” se presentará hoy a las 18:00, en un evento digital organizado por Amigos de la Tierra en colaboración con Fridays For Future. Este evento es el primero de seis encuentros digitales que la organización propone en el marco del Mes de acciones internacionales contra la agricultura industrial de la campaña Good Food Good Farming. Todos los eventos se trasmitirán en directo a través de su página web y de los canales de Facebook y YouTube. El programa completo se encuentra disponible en su página web.

Cristina Porra Bravo

Las ‘Aulas LIBERA’ refuerzan su compromiso medioambiental con la comunidad educativa

  • Marcado por una adaptación telemática, debido al avance de la COVID-19, el pasado curso 19/20 alcanzó más de 530 ‘Aulas LIBERA’ y 11.292 alumnos, procedentes de 43 provincias del territorio nacional.
  • El programa educativo del proyecto LIBERA, creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, ha aportado desde 2018 contenidos educativos a 1.275 aulas de toda España para desarrollar el compromiso con el medioambiente y fomentar la lucha contra la basuraleza entre los alumnos.
  • El curso 20/21 tendrá como novedad la entrada en la Fase ‘Advance’, segunda etapa del proyecto ‘Aulas LIBERA’, que tiene como objetivo el refuerzo en la adquisición de un mayor grado de conocimiento y compromiso.

La educación ambiental para jóvenes vuelve un año más, pero adaptándose al actual contexto educativo. El compromiso para la preservación de los entornos naturales, así como la importancia de fomentar la economía circular son algunos de los objetivos con los que el Proyecto LIBERA buscará sumar nuevas aulas a las más de 530 alcanzadas y los más de 11.250 alumnos del pasado curso 19/20.

Este programa educativo del Proyecto LIBERA, creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, busca acercar la educación ambiental a las aulas e impulsar la concienciación ambiental de los más jóvenes a través del conocimiento y el contacto con la naturaleza. Desde el inicio de este programa formativo en el año 2018, ‘Aulas LIBERA’ ha alcanzado los 30.392 alumnos, procedentes de 1.275 aulas localizadas en 48 provincias de toda España. El curso 20/21, marcado por las necesidades de flexibilización de la enseñanza, capacidad de adaptación de los contenidos, además de la completa disposición a su acceso de forma digital, contará con una segunda FASE del proyecto educativo, ‘Advance’, donde se pretende dar un paso más con las aulas que ya se ha venido trabajando en cursos anteriores.

‘Advance’: formación flexible y en continua evolución

‘Aulas LIBERA’ da continuidad a la fase ‘Starter’ y a través de ‘Advance’ plantea a los docentes una serie de recursos para que los alumnos puedan profundizar en el conocimiento sobre el terreno. Para ello se elige un espacio cercano al aula con la ayuda de un educador/a del proyecto para mejorar su estado de conservación, estableciendo tres etapas consecutivas para los distintos grupos de alumnos:

Aprende: para poder abordar el problema de la basuraleza en el espacio elegido, el profesorado, junto a sus alumnos y el educador/a ambiental, deben conocer y documentarse sobre este lugar. Para ello deben recabar información del entorno.

Identifica: se trata de identificar el problema que existe en el espacio elegido y definir una acción para ofrecer una solución. En esta etapa y con ayuda del educador/a se pondrán en práctica herramientas de ciencia ciudadana que permitan compartir los resultados con la comunidad científica y contribuyan a la conservación del propio espacio.

Soluciona: puesta en marcha y ejecución de la acción definida en la etapa Identifica con el apoyo de educadores ambientales durante todo el proceso.

Al igual que el pasado curso, la actual emergencia sanitaria provocada por el avance de la COVID-19 ha comportado una adaptación del programa Por ello, el equipo de ‘Aulas LIBERA’ ha adaptado el programa y alcanzado las metas propuestas encontrando nuevas oportunidades de trabajo, como la introducción de nuevas tecnologías y fuentes para la difusión de contenidos, la colaboración y alianzas tecnológicas con entidades y asociaciones locales.

Así, en el módulo de Basuraleza, los jóvenes estudiantes encontrarán materiales formativos específicos para evitar el abandono guantes y mascarillas en los entornos naturales, debido a la amenaza que éstos suponen para sus distintos ecosistemas. Igualmente se abordará la correcta gestión de estos residuos (contenedor resto) que se han convertido en materiales indispensables en el contexto actual.

Laura Benítez, responsable del programa educativo ‘Aulas LIBERA’ de SEO/BirdLife señala la importancia de la evolución y la flexibilidad de ‘Aulas LIBERA’: “Arrancamos un curso 20/21 que volverá a requerir del esfuerzo conjunto de todos para acercar la conservación de la naturaleza a los alumnos de una forma flexible, accesible y didáctica. Estamos encantados para ello de contar con el entusiasmo y la colaboración de docentes y alumnos. El pasado año alcanzamos más de 11.250 alumnos y las 530 aulas y para este año esperamos que, a través de ‘Advance’, muchas de ellas puedan profundizar en el aprendizaje y conservación de los espacios naturales cercanos”.

Sara Güemes, coordinadora de Ecoembes del Proyecto LIBERA  , destaca el éxito de esta iniciativa desde sus inicios: “Aulas LIBERA nace de la necesidad de reforzar el compromiso ambiental y la formación en pos de la economía circular desde la juventud. Es primordial que desde que somos adolescentes seamos conscientes de la realidad medioambiental en la que vivimos y cómo nosotros mismos somos capaces de promover un gran cambio a nivel social. Estamos muy orgullosos de impulsar un año más una metodología que ya ha formado a más de 30.392 alumnos, procedentes de 1.275 aulas localizadas en 48 provincias de toda España”.

De esta forma, adolescentes de entre 10 y 16 años vuelven a tener la oportunidad, a través de ‘Aulas LIBERA’, de trabajar de forma autónoma, con una metodología científica, que es indispensable para el trabajo de conservación de los ecosistemas y en pos de un desarrollo sostenible sin basuraleza. Sólo en el pasado curso, han participado en un total de 211 actividades para trabajar dentro y fuera del aula y poner a prueba los conocimientos adquiridos.

Olimpia García

Murcia ecológica se suma al Día Mundial del corazón

  • El Consejo de Agricultura Ecológica de la Región de Murcia se suma a la labor de concienciación de la sociedad sobre la importancia de cuidarnos y comparte una receta “buena buena”, para tu corazón.
  • Los ciclos de crecimiento natural de animales y vegetales, la recolección y envasado, o la transformación y el transporte de los productos ecológicos tienen lugar en la Región de Murcia gracias al trabajo de 3.753 operadores.
    El Caerm nos recuerda a través de diferentes alimentos ecológicos en su campaña “Buenos por naturaleza”, que los productos orgánicos certificados son más sanos.

Creando conciencia desde hace 20 años 

Hace 20 años comenzó a funcionar el Caerm, autoridad pública encargada de aplicar el sistema de control de la agricultura ecológica en nuestra Región. Y hace también 20 años la Fundación Española del Corazón y la Organización Mundial de la Salud marcaban este día, 29 de septiembre, para transmitir la trascendencia que tienen los hábitos de vida saludables en el bienestar de tu cuerpo y de tu mente, creando así conciencia en los ciudadanos de la importancia de mejorar el estado de salud de nuestra sociedad.

La receta buena buena  

El Caerm nos recuerda a través de frutas, verduras y otros alimentos ecológicos en su campaña “Buenos por naturaleza”, que los productos orgánicos certificados son más sanos, y pone en valor a los operadores ecológicos de la Región de Murcia, agricultores, ganaderos y responsables de industrias que ofrecen a la sociedad los excelentes resultados de su trabajo.

Todos sabemos que la primera recomendación de la Fundación Española del Corazón es la ingesta de 5 porciones de fruta y verdura al día, preferiblemente frescos ya que conservarán 100 % sus nutrientes, aunque también puedes tomarlos congelados, enlatados o deshidratados. Los ciclos de crecimiento natural de animales y vegetales, la recolección y envasado, o la transformación y el transporte de los productos ecológicos tienen lugar en la Región de Murcia gracias al trabajo de más de 3.750 operadores. Ellos son los que dan respuesta al mercado para que al menos tres veces al día tengas en tu plato alimentos ecológicos de calidad.

A lo anterior añádele ejercicio físico regular, consigue sacar al menos 30 minutos para mover tu cuerpo, andar, jugar, bailar, también cuenta cuando haces las labores de la casa y cualquier otra actividad física. ¡Muévete, mantente activo y dinámico en tu día a día!

A estas dos recomendaciones podemos añadir el de dejar de fumar y el consumo moderado de alcohol, y ya tendríamos la receta buena, buena, para un corazón sano y feliz.

La Comunidad Valenciana sanciona a los apicultores de miel de Azahar

  •  El sector apícola en la Comunitat Valenciana agoniza. El número de colmenas no deja de reducirse, mientras aumentan en el resto de España. Una paradójica situación motivada por los incontables obstáculos que nos impone la Administración a la hora de desarrollar nuestra actividad. El más flagrante y denunciado por parte de nuestra organización es el de la conocida ‘Pinyolà’, o lo que es lo mismo, los acuerdos para evitar la polinización cruzada de cítricos que impiden la instalación de colmenas en muchas áreas agrícolas y que, desgraciadamente, vemos como se aprueba año tras año desde hace más de dos décadas y en nuestra contra. Por si esto fuera poco, ahora el sector ha recibido la estocada de muerte con la noticia de la modificación de la ley 6/2003 de Ganadería, que pretende sancionar la actividad apícola durante los meses de marzo a mayo, calificándola como infracción grave y con multas de entre 3.001 a 60.000 euros en ciertas circunstancias.

    Alicante, 28 de septiembre de 2020. Como ya hemos puesto de manifiesto en reiteradas ocasiones, las asociaciones profesionales no estamos de acuerdo con las limitaciones que impone el referido acuerdo,  conocido como la `Pinyolà´ o, lo que es lo mismo, los acuerdos para evitar la polinización cruzada de cítricos que impiden la instalación de colmenas en muchas áreas agrícolas, y que perjudica gravemente a la actividad apícola en nuestra Comunidad, no existiendo ninguna regulación similar para aquellos apicultores que se dedican a la producción de miel de azahar en el resto de España. Pero, por si esto fuera poco, acabamos de recibir la sorpresiva noticia de la modificación de la ley 6/2003 de Ganadería, que quiere dar legitimidad a la sanción de la actividad apícola cerrando la puerta a cualquier acuerdo con el sector productor citrícola y que pretende imponer multas de entre 3.001 y 60.000 euros a aquellos apicultores que ejerzan su actividad en determinadas zonas citrícolas.

    “La `archifamosa´ `pinyolà´ no se debería de haber publicado nunca, pero han pasado de indemnizar a los apicultores que abandonaban los cítricos durante los meses de marzo a mayo, a perseguir a aquellos que se quedan, sin piedad. Tanto es así que, pretenden incluir en la modificación de la ley 6/2003 de Ganadería, la actividad apícola durante los meses de marzo a mayo como una infracción grave ¿de verdad creen que la actividad apícola durante la primavera es una infracción grave?, ¿de verdad creen que un apicultor debe abandonar su explotación y que además si no lo hace la multa es de entre 3.001 y 60.000 euros?”, denuncia el presidente de Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante, Eladio Aniorte.

    Pero es que, además de perjudicar directamente a un sector que está atravesando una de las peores crisis de su historia, esto va a plantear una situación realmente grotesca y paradójica. Y es que, muchos de los apicultores son citricultores y con la aplicación de esta modificación, un apicultor que deje las colmenas en sus propios campos podrá ser sancionado con 60.000 euros. Es decir, se puede dar la situación de que con la aplicación de esta modificación, aquellos apicultores que expresamente han adquirido tierras para establecer sus asentamientos tengan que abandonar dichos asentamientos.

    “Los apicultores de la Comunidad Valenciana son ganaderos trabajadores, activos empresarios y trashumantes que están viendo como sus explotaciones se van al traste debido en gran parte a la nefasta gestión de la Conselleria de Agricultura. De hecho, hemos pasado de ser la primera Comunidad Autónoma en producción de miel, a la ser la cuarta. De la segunda comunidad en número de colmenas, a no estar entre las tres primeras. Una triste realidad que está provocando la fuga en estampida de apicultores a otras comunidades autónomas”, lamenta Inma Segura, técnico de la Sectorial Apícola de ASAJA Alicante.

    “Estos son los políticos que iban a luchar por una agricultura y ganadería más sostenible, más “verde” y lo que están haciendo es acabar con nosotros. En las mesas de trabajo nunca han sentado a los apicultores con los citricultores. En las mesas de trabajo estaban, de un lado los apicultores y, de otro, el Comité de Gestión de Cítricos. Y en ningún momento han defendido a los citricultores, solo han defendido a la industria, a aquellos que marcan los precios de las naranjas, pero nunca han sentado en la mesa de diálogo a los productores, ¿por qué no han invitado a las organizaciones agrarias representantes del sector citrícola? ¿por qué el voto del que vende el producto tiene que valer más que el que lo produce?”, denuncia Guillermo Rosell, presidente de la Sectorial Apícola de ASAJA Alicante.

    “No entiendo que tipo de presión, soborno o acuerdo han recibido ustedes por parte del Comité de Gestión de Cítricos para hundir a la apicultura de esta manera y contemplar la publicación de esta modificación de la ley de Ganadería. Solo por haber publicado la propuesta ya se les debería caer la cara de vergüenza, pero no solo lo han publicado, sino que además han hecho caso omiso de las alegaciones presentadas por las OPAS”, lamenta Rosell, que sentencia que “con la publicación de este acuerdo hace decenas de años nos convirtieron en exiliados, por favor no nos conviertan ahora en delincuentes”.

El miércoles se celebra la Cumbre sobre Biodiversidad de Naciones Unidas en un momento crítico para nuestra naturaleza

  • Ningún gobierno ha alcanzado, en su totalidad, ninguno de los objetivos que se acordaron en 2010 para frenar la pérdida de biodiversidad y las buenas intenciones que llevan los Gobiernos esta vez no servirán de nada si no se acompañan de acciones vinculantes
  • La profunda degradación ambiental ha creado las condiciones idóneas para lo que está pasando: que surjan pandemias, se desaten los incendios y el Ártico se derrita
  • Solo el 15% de los bosques del mundo permanecen intactos y solo el 3% de los océanos del mundo están libres de la presión del ser humano
    El próximo 5 de octubre comienza la Convención sobre la Diversidad Biológica en China, donde deberán asentarse metas específicas y medibles

“Los gobiernos deben poner la protección de nuestro planeta en el centro, para abordar el colapso climático, la pérdida de biodiversidad, el hambre y las nuevas pandemias”. Esta es la demanda inaplazable de Greenpeace ante la Cumbre sobre Biodiversidad que se celebra este miércoles en el marco de la Asamblea General de la ONU (UNGA, por sus siglas en inglés). Se trata de la reunión previa a la Convención sobre la Diversidad Biológica que tendrá lugar en China -CBD- este próximo mes de octubre. La cita asiática, además de ser la antesala a la COP15, se convertirá en la primera vez que los líderes mundiales se reúnan para discutir crisis ambientales, tras la cancelación de importantes citas por la Covid-19. Este 2020 estaba llamado a ser el “Año de la biodiversidad” porque la Cumbre de la Biodiversidad en la UNGA y la de las partes de la CBD, junto con el Tratado Global de los Océanos, iban a marcar un calendario único para avanzar en la protección de la naturaleza.

“Sin embargo, 2020 está siendo el año de las emergencias planetarias. La profunda degradación ambiental ha creado las condiciones idóneas para las pandemias, para que los incendios se desaten y el Ártico se derrita. En todo el mundo estamos exigiendo que los gobiernos aprovechen este momento para el cambio. Los líderes mundiales deben recuperar el tiempo perdido y comprometerse con un Tratado Global de los Océanos y un plan de recuperación urgente para la naturaleza“, ha declarado Pilar Marcos, responsable de Biodiversidad de Greenpeace.

En este contexto, más de cuarenta Gobiernos publicarán hoy, poco antes de la Cumbre de Biodiversidad, una Declaración denominada “United to Reverse Biodiversity Loss by 2030 for Sustainable Development” (Unidos para revertir la pérdida de biodiversidad hacia el desarrollo sostenible para 2030) en la que varios Jefes de Estado y Gobierno apoyan este compromiso por la naturaleza (1). A pesar de la buena retórica de esta declaración, con palabras sobre ‘intensificar la ambición global por la biodiversidad y comprometernos a hacer coincidir nuestra ambición colectiva por la naturaleza, el clima y las personas’, y sobre la insistencia en que esta promesa es un compromiso con ‘acciones significativas y rendición de cuentas’, la declaración carece de metas específicas y medibles por las que los líderes y sus gobiernos puedan hacerse responsables. En otras palabras, establece el escenario pero no la acción.

La semana pasada, Naciones Unidas publicaba la quinta edición de la “Perspectiva Mundial sobre la Diversidad Biológica” (5th Global Biodiversity Outlook), donde se señalaba que los países y sus gobiernos no han alcanzado, en su totalidad, ninguno de los objetivos para frenar la pérdida de biodiversidad acordados en 2010 y, como resultado, la naturaleza está en un punto crítico: solo el 15% de los bosques del mundo permanecen intactos y sólo el 3% de los océanos del mundo están libres de la presión del ser humano.

“Los porqués están claros. El modelo industrial está extrayendo y destruyendo más que en cualquier otro momento de la historia de la humanidad. Las megacorporaciones no solo han basado su modelo de negocio en la quema de combustibles fósiles que destruyen el planeta, en incendiar bosques para despejar la tierra para la agroindustria y en saquear extensiones cada vez más profundas y remotas de los océanos, sino que también están contaminando nuestra política para debilitar la protección ambiental”.

Para poner fin a la destrucción de la naturaleza, los gobiernos deben dejar de anteponer los beneficios empresariales. Transformar radicalmente la forma en que producimos y consumimos alimentos y otros bienes aliviará la presión sobre la naturaleza. La creación de vastos santuarios oceánicos y la protección de la tierra, basada en los derechos, sobre todo de las comunidades indígenas, puede ayudar a abordar el colapso climático, la pérdida de especies, la seguridad alimentaria y el riesgo de futuras pandemias.

Recuperación verde

El informe de la CBD pide un cambio del “business as usual” en una variedad de actividades humanas. En él se describen ocho transiciones necesarias que reconocen el valor de la biodiversidad, la necesidad de restaurar los ecosistemas de los que depende toda la actividad humana y la urgencia de reducir los impactos negativos de dicha actividad. Greenpeace espera que, en estos próximos encuentros internacionales, se den los pasos necesarios hacia esas transiciones necesarias:

La transición de la tierra y los bosques: conservación de ecosistemas intactos, restauración de ecosistemas, lucha contra la degradación y reversión de la degradación y empleo de la planificación espacial a nivel del paisaje,z< para evitar, reducir y mitigar el cambio de uso de la tierra.
La transición de la agricultura sostenible: rediseñar los sistemas agrícolas mediante enfoques agroecológicos y otras perspectivas innovadoras para mejorar la productividad y minimizar los impactos negativos en la biodiversidad.
La transición de los sistemas alimentarios sostenibles: posibilitando dietas sostenibles y saludables con un mayor énfasis en la diversidad de alimentos, en su mayoría de origen vegetal, y un consumo moderado de carne y pescado, así como recortes drásticos en el desperdicio alimentario.
La transición de la pesca y los océanos sostenibles: protección y restauración de los ecosistemas marinos y costeros, reconstrucción de la pesca y gestión de la acuicultura y otros usos de los océanos para garantizar la sostenibilidad y mejorar la seguridad alimentaria y los medios de vida.
Las ciudades y la transición de la infraestructura: desplegar “infraestructura verde” y hacer espacio para la naturaleza dentro de los paisajes construidos para mejorar la salud y la calidad de vida de la ciudadanía, reduciendo la huella ambiental de las ciudades y la infraestructura.
Notas:

La lista definitiva de Gobiernos aún está por confirmar. Hasta ahora son Andorra, Austria, Bélgica, Belice, Bhután, Bolivia, Bulgaria, Colombia, Costa Rica, Chipre, República Checa, Dinamarca, la Unión Europea, Finlandia, Francia, Alemania, Honduras, Italia , Kenia, Luxemburgo, Moldavia, Mónaco, Noruega, Palau, Panamá, Perú, Seychelles, Eslovaquia, Eslovenia, España y Reino Unido.
Pilar Marcos

Reivindican justicia climática para salir de la crisis

  • Más de 20 ciudades se movilizarán en todo el estado el próximo 25 de septiembre con motivo del Día Global de Acción por el Clima convocado internacionalmente
  • El manifiesto de la convocatoria subraya la importancia de transformar el trabajo, que en la actualidad se ha unido a la precariedad, la desigualdad y la destrucción del territorio

El próximo viernes 25 de septiembre, tras nueve meses marcados por la pandemia de la COVID-19, Juventud por el Clima–Fridays For Future España, 2020: Rebelión por el Clima y Alianza por el Clima, plantean una movilización en todo el Estado bajo el lema “Justicia climática para salir de las crisis”. Se suman así a la convocatoria internacional del movimiento ecologista juvenil Fridays For Future, que este 25S se movilizará internacionalmente, en un contexto complejo e incierto, como ya lo hicieron el pasado 24 de abril. Bajo el lema “Justicia climática para salir de las crisis”, las organizaciones firmantes vuelven a unir fuerzas para reclamar un cambio que ponga en el centro a las personas, los cuerpos, los territorios y la Tierra.

Tal y como recoge el manifiesto publicado el pasado martes, los convocantes centrarán sus mensajes en el fundamental papel del trabajo ante la emergencia climática. En el manifiesto se señalan cuestiones clave como el modelo industrial, el turismo, los cuidados y el sector público que deberán afrontar profundos cambios para lograr mantener el incremento de la temperatura global por debajo de 1,5ºC. Para las plataformas convocantes “los últimos meses han dejado aún más patentes las debilidades y contradicciones de una economía depredadora que se encuentra al límite del colapso; de un sistema neoliberal que precariza los servicios públicos y crea grandes desigualdades; de un sistema patriarcal que infravalora e invisibiliza los trabajos de cuidados necesarios para la vida. Ante esta realidad y una crisis climática que sigue agravándose, se hace imprescindible reducir nuestro consumo de materiales y energía, acompañándolo de una redistribución del trabajo que garantice puestos de trabajo compatibles con una vida digna para todas las personas”. La lucha por el futuro toma más relevancia que nunca.

En más de 20 ciudades de todo el territorio tendrán lugar diversas acciones, respetando con seriedad extrema las medidas de seguridad sanitaria. Desde pegadas de carteles y movilizaciones online hasta sentadas y manifestaciones, se hace evidente que a pesar de la grave situación actual, la protesta sigue siendo un elemento fundamental para la protección del futuro para todas las personas del planeta ante la falta de compromisos a la altura de la emergencia climática que enfrentamos.

ANTIBACTERIANOS

¿Por qué es recomendable utilizar productos antibacterianos? 

Una importante fuente de infecciones para el ser humano es la contaminación bacteriana. En determinadas condiciones ambientales, las bacterias son capaces de proliferar de manera exponencial  formando grandes colonias y produciendo situaciones de insalubridad para el ser humano.

Para garantizar un ambiente higiénico es importante controlar la proliferación microbiana. Es por ello que en la actualidad son cada vez más demandados productos con tratamientos antibacterianos, dirigidos a los ambientes en los que la higiene es particularmente importante: en los entornos públicos como por ejemplo el transporte, en el ámbito de la educación, o para el uso personal como artículos de uso diario, son las áreas donde empiezan a tener relevancia cada vez mayor.

Los productos con tratamiento antibacteriano son capaces de reducir drásticamente las cargas bacterianas presentes en las superficies de los materiales, gracias a la incorporación de agentes microbianos permanentes estáticos, con alta efectividad para inhibir y prevenir la contaminación bacteriana.

Los estándares ISO 22196 e ISO 20743 determinan la actividad antibacteriana en materiales plásticos y superficies no porosas y en productos textiles, respectivamente. Estos análisis permiten conocer la efectividad de inhibición microbiana que tienen los aditivos sobre los objetos tratados mediante una evolución cuantitativa.

La industria del «usar y tirar» sabotea las soluciones para acabar con la contaminación

Amigos de la Tierra, junto a la Alianza Residuo Cero, se une al lanzamiento de la fundación Changing Markets de una investigación, desarrollada en 15 países de cinco continentes y que demuestra cómo los grandes supermercados y las grandes marcas de bebida y alimentación impiden cualquier legislación o iniciativa real que pretenda acabar con los envases de un solo uso.

El informe, que cuenta con un capítulo exclusivo para España, desvela el reiterado intento de una parte de la industria para evitar el uso de los envases retornables, una herramienta exitosa y popular que consigue reutilizar y/o reciclar más del 90% de latas y botellas.

La contaminación que generan los plásticos de un solo uso y que afecta gravemente a nuestros cuerpos y a nuestro entorno tiene solución, pero es la industria productora, envasadora y distribuidora de estos envases la que mediante tácticas opacas perpetúa esta amenaza, tanto a nivel internacional como aquí en España. Esta es la principal conclusión de una investigación internacional realizada en 15 países en cinco continentes por la fundación holandesa Changing Markets que ha sido presentado hoy públicamente con el apoyo de la Alianza Residuo Cero, de la que Amigos de la Tierra forma parte.

‘Talking trash. El manual de las empresas sobre las falsas soluciones a la crisis del plástico’ analiza cómo desde los gigantes del petróleo, el gas y la petroquímica hasta los supermercados desempeñan un papel crucial para prevenir legislaciones hacia una reducción de residuos, eludiendo así su responsabilidad directa sobre la contaminación de estos. El capítulo dedicado a España, desvela las prácticas de la entidad Ecoembes para bloquear soluciones demostradas como el Sistema de Depósito para Envases de bebidas, usando cifras no reales de reciclaje y derivando la responsabilidad hacia las personas consumidoras. Según el informe, en los 40 países y regiones de todo el mundo donde el Sistema de Depósito está implantado, se consiguen reutilizar y/o reciclar el 90% de todos los envases de bebidas, evitando así que acaben abandonados, enterrados o incinerados. Sin embargo, en España, uno de los principales países contaminadores de plástico del mundo, la industria del plástico oculta el alcance real de la crisis del reciclaje de plástico y ejerce presión para impedir la introducción de medidas que aborden eficazmente el problema.

«Este informe expone la hipocresía de las grandes compañías, que por un lado dicen estar comprometidas con las soluciones, pero por el otro utilizan trucos sucios para seguir usando plástico barato y desechable que contamina el planeta a un ritmo devastador”, comenta Nusa Urbancic, Directora de Campaña de Changing Markets Foundation. «Las iniciativas y compromisos voluntarios han fracasado. Las personas legisladoras deben mirar más allá de esta cortina de humo y adoptar políticas eficientes a nivel mundial como los Sistemas de Depósito», ha añadido.

El informe detalla un extenso listado de actuaciones que productores de plástico, marcas de bebida y alimentación y grandes supermercados aplican de manera coordinada a escala global para distraer, diferir y derrotar a las legislaciones que quieren acabar con la ola de contaminación plástica que atraviesa el mundo, apropiándose incluso de la crisis del Covid-19 para esta causa.

“Se estima que en España apenas se recicla el 36% de los residuos que se generan. Una cifra que está muy por debajo de la media europea” afirma Adriana Espinosa, Responsable de Recursos Naturales y Residuos de Amigos de la Tierra “Este informe es un buen comienzo para desentrañar cómo la industria responsable de esta contaminación es la que está evitando que avancemos en hasta llegar a un sistema residuo 0. La sociedad ya está demandando el cambio y la situación de crisis medioambiental que vivimos es insostenible. Para conseguir el cambio que necesitamos, es imperante desmontar las falsas soluciones de la industria contaminante.”

La investigación pone al descubierto las estrategias de los diez mayores contaminadores de plásticos del mundo1 Coca-Cola, Colgate-Palmolive, Danone, Mars Incorporated, Mondelēz International, Nestlé, PepsiCo, Perfetti Van Melle, Procter & Gamble y Unilever, – con una huella conjunta de plástico de casi 10 millones de toneladas al año, quienes no solo no promueven soluciones que contengan esta crisis, sino que usan promesas vacías y soluciones falsas para distraer a consumidores y gobiernos. El informe revela que muchas de estas empresas de bienes de consumo han asumido compromisos voluntarios en el pasado, como los compromisos de Coca-Cola sobre el contenido reciclado y los compromisos de PepsiCo y Nestlé de aumentar los niveles de reciclaje, que luego se han roto, reformulado u olvidado, centrando el discurso en soluciones falsas o no demostradas que además comportan otros problemas medio ambientales.

La investigación también revela que, si bien las empresas publican compromisos e iniciativas voluntarias para abordar los desechos plásticos, también son miembros de asociaciones comerciales que presionan para retrasar o debilitar legislación. A modo de ejemplo, entre las iniciativas analizadas, Coca Cola está comprometida de alguna manera con diez iniciativas voluntarias para resolver el problema de los residuos plásticos al tiempo que forma parte de, por lo menos, siete asociaciones comerciales que han ejercido presión en contra de la implantación de Sistemas de Depósito u otra legislación para regular el uso de plástico de un solo uso.

Ante un escenario en el que se espera que la producción de envases plásticos se duplique de nuevo en los próximos 10-15 años, en el informe se proponen tres grandes soluciones:

Impulsar una legislación que obligue a recoger, al menos, el 90% de los desechos plásticos por separado y reconocer que los Sistemas de Depósito obligatorios son la única forma comprobada y eficaz de lograr altos niveles de reutilización y reciclaje de envases de bebidas.
Introducir objetivos de reutilización y otros mecanismos que fomenten el uso infinito de los recursos.
Aplicar objetivos de contenido mínimo de material reciclado, ya que esto crea un mercado para el reciclaje de plásticos eficaz.

Demandan al Gobierno para exigir mayor ambición climática

  • El anuncio de Ecologistas en Acción, Greenpeace y Oxfam Intermón se suma a la lista de litigios climáticos presentados en todo el mundo en los últimos años.

Las tres organizaciones han anunciado este martes una acción histórica: el inicio de un litigio contra el Gobierno de España por inactividad ante el cambio climático.

En un contexto de crisis sanitaria y socioeconómica sin precedentes, las tres organizaciones consideran que prevenir los peores efectos del cambio climático es imperativo y que los esfuerzos del actual Gobierno de España resultan insuficientes para cumplir con los compromisos internacionales adquiridos y para compensar la falta de acción de gobiernos previos. España, recuerdan, es uno de los países europeos más afectados por el cambio climático, según la Agencia Europea del Medio Ambiente.

“Para evitar un cambio climático devastador solo hay una vía: reducir drástica y rápidamente las emisiones de CO2 y acelerar la transición ecológica, lo que requiere de decisiones políticas y judiciales valientes”, ha señalado Mario Rodríguez, director de Greenpeace.

El anuncio de este proceso judicial se suma así a la lista de litigios climáticos presentados en todo el mundo en los últimos años. Estados Unidos, Canadá, Alemania, Francia, Bélgica, India o Nueva Zelanda son solo algunos de los países cuyos gobiernos enfrentan demandas por esta causa. El caso más notorio es el de Holanda, donde la Fundación URGENDA ha logrado este año una histórica sentencia del Tribunal Supremo, que condena al Gobierno por incumplir los compromisos previamente adquiridos en relación con la mitigación climática, violando con ello los derechos fundamentales de las generaciones presentes y futuras.

“En estos momentos en que la pandemia nos está mostrando con toda crudeza las consecuencias de una crisis global, estamos a tiempo de frenar la debacle que vendrá si no paramos el cambio climático”, ha afirmado Paco Segura, coordinador de Ecologistas en Acción. Incumplimiento de obligaciones La toma de decisiones políticas de gran calado que definirán el futuro del clima, de la humanidad y del planeta no puede desatenderse, aunque en este momento sea importante buscar respuestas urgentes frente a la pandemia de la COVID–19.

El Gobierno ha incumplido la obligación prevista en el Reglamento (UE) 2018/1999, sobre la gobernanza de la Unión de la Energía y de la Acción por el Clima, que establecía la aprobación de un Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) y una Estrategia a Largo Plazo (ELP) para el pasado mes de diciembre. Con ello, el Gobierno está vulnerando también los compromisos asumidos con la ratificación del Acuerdo de París y las recomendaciones científicas del Panel Intergubernamental del Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC) para no superar los 1,5 ºC, según los cuales la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero no debería ser inferior al 55% en 2030 respecto a 1990 y al cero neto de las emisiones en 2040. Sin embargo, el borrador del Gobierno establece un objetivo de reducción del 23% de las emisiones en 2030, muy por debajo del referido compromiso internacional. Además, hace tiempo que los más altos tribunales internacionales reconocen que las condiciones ambientales inadecuadas pueden socavar el disfrute efectivo de los derechos a la vida, a la salud, al acceso al agua o a los alimentos.

España lleva años emitiendo Gases de Efecto Invernadero por encima del límite establecido. Sólo el impacto de la crisis económica de 2008 se tradujo en una disminución de las emisiones industriales hasta 2012, momento en el que retomaron un crecimiento constante hasta la actualidad.  Con los objetivos previstos por el Gobierno para la  reducción de emisiones, España no podrá evitar el impacto de graves episodios de sequía, aumento del número e intensidad de los incendios, lluvias torrenciales y una mayor subida del nivel del mar y, por tanto, de las inundaciones costeras. Situaciones que, como en el resto del mundo, afectarán en mayor medida a las poblaciones más vulnerables.  “Al igual que en el resto del planeta”, ha añadido Franc Cortada, director de Oxfam Intermón, “también en España las personas más vulnerables son a la vez las que menos contaminan y las que menos recursos tienen para adaptarse y para mitigar las consecuencias del cambio climático. Es importante que cualquier proceso de transformación ecológica en nuestro país tenga mecanismos para defender a estas personas”.

Por todo ello, las tres organizaciones, desde su compromiso con la defensa del medio ambiente y los derechos fundamentales de la ciudadanía, consideran ineludible la obligación de iniciar este litigio contra el Gobierno de la Nación, la única instancia a la que acudir, por su actividad totalmente insuficiente desde la entrada en vigor del Protocolo de Kyoto para mitigar el cambio climático, que pone en grave riesgo los derechos más esenciales de las generaciones presentes y futuras