Pintan de verde la entrada del Parlamento Europeo para denunciar el “greenwashing” de la PAC

Catorce activistas de Greenpeace Bélgica han cubierto hoy de verde la entrada del edificio del Parlamento Europeo en Bruselas y han desplegado una pancarta con el mensaje “Detengan el lavado verde de la agricultura europea” para denunciar el ‘greenwashing’, o falso interés medioambiental, de quienes negocian estos días la Política Agrícola Común (PAC).

Los representantes de los gobiernos europeos, el Parlamento Europeo y la Comisión Europea están finalizando las negociaciones sobre la política agrícola de la UE para los próximos siete años. A pesar de las condenas de los/as científicos a la política actual, la investigación del propio Parlamento Europeo y el propio servicio de auditoría de la UE, el impacto destructivo de la PAC sobre la naturaleza, el clima y la salud pública permanece sin cambios.

Según el director de política agrícola de la UE de Greenpeace, Marco Contiero: “La clase política intentará vender esta política agrícola como una reforma verde, pero no es más que un lavado verde. Esta PAC está destinada a continuar financiando la ganadería industrial y la producción de piensos que devastan la naturaleza, arruinan el clima, aumentan el riesgo de nuevas pandemias y dejan a las pequeñas granjas en la ruina. La ciencia está haciendo sonar las alarmas, advirtiendo que la sobreproducción de carne y productos lácteos está provocando el colapso del clima, la destrucción de los bosques y los brotes de enfermedades, pero la clase política de la UE está ignorando las advertencias e insisten en que sus planes agrícolas son sostenibles “.

Greenpeace, BirdLife, ClientEarth y la Oficina Europea de Medio Ambiente han realizado un análisis para valorar cómo la política agrícola común de la UE se adapta a las reformas necesarias para proteger la naturaleza, hacer frente al cambio climático, evitar la contaminación y producir alimentos de forma sostenible y han concluido que el acuerdo de la PAC que la UE está finalizando fracasa en todos los frentes.

Próximos pasos

El acuerdo sobre la reforma de la PAC deberá ser adoptado formalmente por el Parlamento Europeo y el Consejo. Se espera que el Parlamento vote en una sesión plenaria después del verano, mientras que el Consejo puede adoptar el acuerdo durante cualquier reunión de ministros de la UE. Greenpeace pide a los miembros del Parlamento Europeo que rechacen esta reforma de la PAC.

En los próximos meses, los gobiernos nacionales deberán presentar sus planes estratégicos de la PAC a la Comisión Europea para su aprobación, indicando cómo implementarán esta reforma en cada país.

Evaluaciones recientes de la Comisión Europea han demostrado que, al implementar las reglas de la PAC, muchos gobiernos nacionales tienen un historial muy pobre en la verdadera protección del medioambiente. Además, la nueva PAC otorga a los estados más flexibilidad, lo que dificultará el control por parte de la UE.

I

Luís Ferreirim | Greenpeace España

Organizaciones ambientalistas reclaman la prohibición de plaguicidas

En el Día Mundial de las Abejas, 20 de mayo, las principales organizaciones ecologistas estatales, junto a 20 organizaciones que forman parte de la iniciativa “Salvemos a las abejas y a l@s agricultor@s”, han enviado una carta al Gobierno en la que solicitan que se ponga fin al uso de plaguicidas peligrosos en la UE, y han transmitido su preocupación por el daño que están causando a las poblaciones de insectos polinizadores, indispensables para la vida en la Tierra.

En concreto, las organizaciones ambientales instan a los ministerios competentes a posicionarse en contra del uso al aire libre de tres plaguicidas considerados peligrosos, el sulfoxaflor, la cipermetrina y la benfluralina, y recalcan que no cumplen con los criterios establecidos para su aprobación en la UE.

Por primera vez la Comisión Europea ha reconocido que los plaguicidas son un riesgo para la biodiversidad, y que son una de las causas del grave deterioro que sufren los ecosistemas. En esta línea, ha fijado el objetivo de reducir el uso y el riesgo de plaguicidas en un 50 % para 2030 en las Estrategias de Biodiversidad y de la Granja a la Mesa, en el marco del Pacto Verde Europeo.

En la misiva dirigida a la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, y al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, se destaca el compromiso adquirido en la Estrategia Nacional para la Conservación de Polinizadores, aprobada en septiembre de 2020, que establece el objetivo de identificar y conservar las poblaciones de polinizadores más amenazados, así como reducir el riesgo derivado del uso de plaguicidas.

Mientras la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha comprobado un elevado riesgo para las abejas en el uso de plaguicidas como el sulfoxaflor y la cipermetrina, hay un buen número de Estados miembro que se manifiestan en contra de su prohibición. Sucede igual con la benfluralina, cuyos riesgos no se han podido determinar debido a la falta de datos en su solicitud.

WWF, SEO/BirdLife, Greenpeace, Ecologistas en Acción y Amigos de la Tierra alertan sobre los efectos negativos en la salud de las personas y el medio ambiente que ocasionaría seguir utilizando estas sustancias tóxicas peligrosas, así como el grave impacto social y económico para el sector apícola. A su vez denuncian las intenciones de varios países de elevar la mortandad legalmente tolerable de las abejas hasta un 25 % y solicitan que se apoye una mortandad máxima de un 5 %.

Las organizaciones recuerdan que defender a las poblaciones de insectos polinizadores es de vital importancia para garantizar la salud de los ecosistemas y de las personas, así como para garantizar la supervivencia de numerosas especies, en definitiva salvaguardar la vida en la Tierra.

«España sigue lejos de poder celebrar el Día Mundial del Reciclaje» según Greenpeace

El 17 de mayo se celebra el Día Mundial del Reciclaje, un día que nuestro país está lejos de poder celebrar. El 80% de nuestras basuras domiciliarias se recogen de manera mezclada, lo que supone que es prácticamente imposible reciclar o separar materiales para que puedan ser luego convenientemente reciclados. Tenemos que apostar por otras técnicas, ir más allá, apostar mucho más decididamente por la reducción, la reutilización y por técnicas que permitan ir recuperando lo más eficiente y mejor posible materiales como son los sistemas de devolución y retorno de envases”.

Sobre la actual situación de pandemia: “Es indudable, y los datos están ahí, que con la crisis del coronavirus hemos dejado atrás muchas de las buenas costumbres que estábamos adquiriendo de intentar minimizar al máximo nuestros residuos. Los datos son bastante demoledores, aunque todavía no son definitivos pero señalan que ha habido un aumento de entre un 15 y un 25% la venta y el uso de envases de usar y tirar (de un solo uso). A esto hay que sumar además otros objetos de usar y tirar como las mascarillas y los guantes que ni siquiera estaban en los circuitos habituales, con lo cual estamos agravando aún más lo que podemos denominar una ‘pandemia silenciosa’ causada por la contaminación por plásticos, que tenemos que atajar lo antes posible y que las autoridades están muy lejos de solucionar ya que están mirando para otro lado y mirando intereses económicos de las empresas”.

Sobre qué debería hacerse: “En el Día Mundial del reciclaje Greenpeace pide actuaciones de las administraciones que son las que pueden realmente determinar y cambiar la dirección en la que estamos. En este caso la nueva ley de residuos que se está tramitando tiene que incluir sistemas como son la devolución y retorno de envases para poder recuperarlos lo mejor y eficazmente posible; apostar decididamente por la reutilización de envases. Esto es muy importante porque lo que estamos pidiendo es que el usar y tirar se tiene que acabar lo antes posible y apostar por una reducción en el consumo y en el uso de este tipo de objetos que se ponen a la venta y se consumen de forma pasiva. El plástico está ahogando el planeta, nos está contaminando desde los polos hasta los mares y montañas más remotas, tenemos que hacer algo para intentar luchar contra esta contaminación, nos va en ello la vida del planeta, nos va en ello la economía y la salud”.

¿Qué pide Greenpeace en el Día del Reciclaje?

  • El fin del usar y tirar, con un cambio en los hábitos de consumo. Rechazar productos o que se importen desde lejanos países, donde ni las condiciones laborales ni los estándares ambientales estén garantizados.
  • Potenciar la reutilización y, para ello, necesitamos contar de nuevo con un sistema de devolución y retorno de envases (SDDR).
  • Fomentar la compra a granel y los envases rellenables.
  • No malgastar recursos, sino usar solo los estrictamente necesarios, dar durabilidad y buen uso a las cosas que tenemos y reparar las que se rompan. Se puede consumir sin necesidad de comprar, por ejemplo, aprovechando bienes públicos (como fuentes en lugar de agua embotellada), incentivando el préstamo, el intercambio o el alquiler, y reaprovechando materiales desechados.
  • Es necesario que, tanto las administraciones como las empresas, se involucren y faciliten estos cambios, con leyes y con cambios en sus negocios. pues la responsabilidad de la contaminación plástica, generada por el usar y tirar, está en sus manos.

Datos clave y declaraciones de experto:

¿Cuál es la situación actual del reciclaje en España? ¿Cómo ha repercutido la actual situación sanitaria? ¿Qué medidas deberían tomarse? Coincidiendo con el Día Mundial del Reciclaje, que se celebra el próximo 17 de mayo, Greenpeace contesta a algunas preguntas sobre este importante tema y recuerda que España está lejos de poder celebrar este día.

La organización pone a disposición de los medios datos, declaraciones e información adicional sobre este tema y recuerda que justo un día después, el 18 de mayo, la ley estatal de residuos pasa al Consejo de Ministros para iniciar la tramitación parlamentaria.

Diez claves sobre reciclaje:

  • El reciclaje no es suficiente. Reutilizar y reducir son la clave.
  • En España solo se recupera el 25,4% de los envases (datos 2016) (1)
  • El reciclaje por sí solo, aunque necesario, no es la solución total que algunos venden (2) y no es posible reciclar el plástico al 100%.
  • Existen importantes ineficiencias del sistema de gestión de residuos. Depositar los envases en el contenedor correspondiente no es una garantía de reciclaje.
  • NO se recuperan: los envases pequeños (menos de 10 cm), los que contienen PVC u otros materiales complejos, las pegatinas y los bricks (salvo la capa de papel).
  • Países del sudeste asiático como Malasia y Tailandia reciben ingentes cantidades de residuos de España.
  • Productos como las toallitas higiénicas (3) o las pajitas de plástico (4) generan importantes problemas medioambientales.
  • Con la pandemia, el uso de productos de un solo uso, de usar y tirar, ha aumentado significativamente y han aparecido masivamente nuevos residuos como las mascarillas.
  • Es necesario implantar un sistema de devolución y retorno para la recogida de mascarillas
  • El Gobierno tiene ahora la posibilidad de cambiar la ley de residuos que ha generado esta crisis de contaminación plástica.

Declaraciones Julio Barea, experto en gestión de residuos. VÍDEOS AQUÍ:

 

El informe «Directo a tus hormonas» destapa los plaguicidas que hay en los alimentos que consumimos

Parte de los plaguicidas empleados quedan en los alimentos como residuos invisibles y llegan a las bocas de las y los consumidores. Para garantizar que estos residuos no superan los límites máximos de seguridad, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) realiza controles anuales sobre un número de muestras de alimentos. Sus últimos análisis, realizados sobre muestras de alimentos del año 2019, muestran que el 98’3 % de las muestras cumplen la normativa porque, aunque tienen restos de plaguicidas, estos residuos están por debajo del límite establecido. 

Pero estos análisis muestran también que en los alimentos de venta en España hay una amplia presencia de plaguicidas. Concretamente, el 34 % de todas las muestras analizadas contenían uno o más plaguicidas. Este porcentaje asciende al 44,4 % en el caso de frutas y verduras. En algunas muestras se detectaron hasta nueve plaguicidas diferentes. 

Para visibilizar esta contaminación, Ecologistas en Acción presenta el informe ‘Directo a tus hormonas’ en formato de guía de alimentos más y menos contaminados. Así, muestra que las fresas fueron el alimento con más residuos de plaguicidas, 37, de los que 25 son disruptores endocrinos.

El informe presta especial atención a la contaminación con plaguicidas que afectan al sistema hormonal, los conocidos como disruptores endocrinos, porque cualquier cantidad de estas sustancias pueden desencadenar daños en la salud, de manera equiparable a las sustancias cancerígenas. Es decir, los límites máximos de residuos empleados por AESAN no protegen frente a estos plaguicidas para los que la única protección es prohibir su uso. Además, el efecto combinado del cóctel de diferentes sustancias pone a la población ante un peligro desconocido e imposible a evaluar, según la comunidad científica.

El informe también denuncia que España sigue utilizando un elevado número de plaguicidas no autorizados por la legislación europea. Concretamente, el 31 % de los residuos detectados pertenecen a plaguicidas no autorizados. Pero el porcentaje real es mayor porque AESAN deja fuera del análisis los plaguicidas más utilizados en el campo. Un ejemplo es el del 1,3-dicloropropeno, que no se analiza en las muestras a pesar de ser el tercer plaguicida más utilizado en 2019 y cancerígeno por la IARC.

Ante esta situación, en lugar de mejorar sus análisis, AESAN empeora la calidad de su control, reduciendo tanto el número de plaguicidas que analiza como el número de muestras que toma, situando a España a la cola de toda Europa en número de muestras por cada 100.000 habitantes. 

La solución a esta contaminación está en manos de la administración española que debe cumplir la normativa europea (como la estrategia “de la granja a la mesa” y la Directiva de uso sostenible de plaguicidas ) y reducir un 50 % el uso y riesgo de los plaguicidas químicos para 2030. Para ello, la administración debe ser valiente y favorecer la transición a una agricultura que utilice menos sustancias tóxicas, más respetuosa con la salud y con el medio ambiente. 

Ver informe 

La Junta de Castilla y León subasta la caza de los últimos «12 lobos de España»

WWF se opone a la subasta en la zamorana Sierra de la Culebra para cazar los ‘últimos 12 trofeos de lobos de España’. Una auténtica provocación por parte de la Junta de Castilla y León, a las puertas de que sea protegido y deje de ser especie cinegética en España. La caza deportiva del lobo no sirve para reducir los daños a la ganadería o evitar el furtivismo, como demuestra WWF con su nuevo informe ‘No a la caza del lobo’. Bajo el lema #NoSoyUnTrofeo, la organización lamenta que esta especie amenazada siga siendo cinegética en varias comunidades autónomas, que se autorice la muerte de hasta 154 lobos cada año y que incluso sea tratada como un trofeo comercial por el que se puede llegar a pagar más de 7.500€ en Reservas Regionales de Caza gestionadas por la propia administración de Castilla y León. WWF pide que se suspendan estas subastas y la inclusión inmediata del lobo en el LESPE para acabar con su caza deportiva e impulsar un nuevo modelo de conservación y gestión orientado a la coexistencia.

WWF se opone a la decisión adoptada por la Junta Consultiva de la Reserva Regional de Caza “Sierra de la Culebra” de subastar la caza de 12 lobos prevista para este año, que se produce cuando es inminente la publicación de la inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPE) por parte del Ministerio para la Transición Energética y el Reto Demográfico y con el acuerdo de la mayoría de las Comunidades Autónomas, lo que prohibirá definitivamente la caza deportiva de esta especie en nuestro país.

Para WWF estas subastas para la caza de trofeo del lobo son un auténtico contrasentido y un que se justifica con el falso argumento de controlar los daños que causa la especie,  ya que se producen en una Reserva donde precisamente el lobo coexiste con la ganadería sin causar daños significativos, donde abundan las presas naturales de la especie y donde el turismo de observación de lobos crece y cada vez es una fuente más importante de ingresos y de turismo rural.

El nuevo informe presentado hoy por WWF ‘No a la caza del lobo’ pone sobre la mesa el sin sentido que supone seguir permitiendo la caza deportiva de esta especie tan valiosa para los ecosistemas y la sociedad. En España se autoriza este tipo de caza deportiva de 154 lobos todos los años, con la única justificación de que es necesario controlar sus poblaciones para reducir daños a la ganadería. Sin embargo, este estudio pone de manifiesto que no existen argumentos científicos que apoyen este modelo de gestión y que, por el contrario, está científicamente demostrado que la caza del lobo no reduce ni los daños ni el furtivismo y, además, genera un impacto negativo en el equilibrio de los ecosistemas y perjudica a las empresas de turismo de naturaleza.

La organización también denuncia que esta práctica, que solo se mantiene en las comunidades de Galicia, Castilla y León, La Rioja y Cantabria y que convierte a una especie protegida por la Directiva Hábitats en un trofeo, está impidiendo su expansión a ciertas zonas, por lo que el estado de conservación del lobo ibérico ha sido considerado como desfavorable por la Comisión Europea y, por tanto, España está inclumpliendo la legislación europea.

Según este análisis de WWF, el coste de matar un lobo en España es muy variable y va desde los 0€ en Galicia, donde solo se autorizan batidas en determinadas zonas -si hay daños y tras solicitud previa-, hasta los más de 7.500€ que se puede llegar a pagar por esta caza de élite en ciertas Reservas de Caza de Castilla y León, donde en una superficie muy limitada se abate un gran número de lobos, llegando a representar el 32% del cupo de toda la región. Es precisamente en una de estas Reservas de Caza, en la Sierra de la Culebra, donde se pretende subastar los ‘últimos 12 trofeos de lobos de España’ en una puja con cantidades de partida de cerca de 3.600€, a los que hay que añadir el precio del cobro de la pieza que se abona al matar al animal, que es de 2.500€.

En comunidades como Cantabria, La Rioja y el resto de Castilla y León, la actividad cinegética se dirige a jabalíes o ciervos, pero se aprovecha para también matar lobos. En estos casos, se prioriza dar facilidad para matar esta especie a través de la actividad cinegética regular de los diferentes cotos. Así en Cantabria o La Rioja los cazadores pagan el precio habitual por participar en estas batidas (que oscila entre los 30 y los 200€).

WWF pide la inclusión urgente del lobo en el LESPE para que se deje de cazar lobos en España, como ya ocurre en el resto de Europa occidental donde está legalmente protegido y que se comience a conservar y gestionar la población española como una sola población, tal y como reclama la ciencia y la normativa europea. Para ello, WWF está desarrollando la campaña ‘Yo defiendo al lobo’, -con cerca de 40.000 firmas- que ahora profundiza en la importancia de prohibir su caza como paso imprescindible para permitir el asentamiento y la dispersión de la especie y reconocer el gran valor económico, cultural y ecosistémico del lobo vivo.

Según Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España: “Es inaceptable que el lobo ibérico siga considerándose trofeo de caza en España con la falsa justificación de la reducción de daños cuando está actividad está ya prohibida en toda Europa Ocidental. Pero aún es más vergonzoso e injustificable que se pretendan subastar “los últimos trofeos de lobo de España” en la Sierra de la Culebra sabiendo que la especie está a punto de ser protegida y dejará de ser cinegética de forma inminente”, y ha añadido “reclamamos un cambio de modelo que ponga en valor la enorme riqueza que aportan los lobos vivos a la sociedad, y que apueste por soluciones realmente eficaces que permitan la coexistencia con otros sectores”, concluye Del Olmo.

Luis Suarez | WWF España

Vídeo 

Oposición al proyecto actual de instalación de 22 parques eólicos en el Maestrazgo

Tras analizar el proyecto de construcción de un clúster de parques eólicos en el Maestrazgo, en Teruel, SEO/BirdLife concluye que la ubicación escogida es inadecuada, dado que su instalación afectaría a zonas de alto valor ecológico, tanto de Aragón como de la Comunitat Valenciana, integradas dentro de Natura 2000, la red de espacios protegidos de la Unión Europea, cuya conservación activa corresponde, en el caso de España, a los gobiernos autonómicos. La organización ecologista ha presentado sus alegaciones al proyecto, solicitando que no se autorice su construcción dado que, a juicio de sus técnicos, contraviene la normativa ambiental.

La Red Natura 2000 declarada, las especies amenazadas todavía presentes, el paisaje, la ganadería extensiva, hacen del Maestrazgo uno de los rincones de la península Ibérica más espectaculares.

SEO/BirdLife lleva 30 años reclamando a las administraciones públicas competentes, tanto el Gobierno de España como los Ejecutivos autonómicos, renovables responsables con la biodiversidad. El despliegue de este tipo de tecnologías constituye un elemento imprescindible en la lucha contra el cambio climático, al que España está especialmente expuesta, y puede realizarse de forma adecuada, evitando impacto en zonas de valor ecológico. Para ello, a juicio de la organización, es fundamental que los promotores presenten proyectos rigurosos en ubicaciones adecuadas, garantizando el mínimo impacto ambiental posible; y que las administraciones públicas, en este caso el Gobierno de Aragón, diseñen una planificación adecuada que proteja, de forma clara, los espacios de alto valor ecológico, haciendo compatible el despliegue de renovables y la biodiversidad.

“Lamentablemente, en el proyecto del Maestrazgo no se han cumplido ninguna de las dos premisas que SEO/BirdLife viene reclamando desde hace tres décadas. De entrada, no es razonable plantear un megaproyecto de estas características ha de plantearse en una zona sin el elevado valor ecológico, protegida además legalmente. A ello se añade que el promotor ha presentado un estudio de impacto ambiental claramente insuficiente. ¿Por qué ocurre esto? Porque Aragón no cuenta con una planificación renovable, vinculante y con zonas de exclusión, que marque el camino a los promotores. Es una tarea que venimos exigiendo al Gobierno aragonés desde hace ya demasiados años”, señala el delegado en Aragón de SEO/BirdLife, Luis Tirado.

El Maestrazgo debería haberse declarado Parque Natural

Durante la última década han sido varias las iniciativas de declarar una Espacio Natural Protegido en el Maestrazgo, principalmente un Parque Natural. Promovido por el propio Gobierno de Aragón en unas ocasiones y por empresarios turísticos o grupos ecologistas en otras, no ha tenido éxito, pero esta línea de promoción del desarrollo rural da una idea del valor ambiental de este territorio turolense y su importancia y necesidad de conservar para que sirva como motor de desarrollo y protección de un territorio.

“Resulta paradójico que sobre un futuro Parque Natural se pretenda, ahora, promover 22 parques eólicos, decenas de aerogeneradores y cientos de kilómetros de líneas eléctricas”señala Luis Tirado, delegado de SEO/BirdLife en Aragón.

Buscando soluciones

SEO/BirdLife insiste en su demanda: las renovables responsables en Aragón son posibles y positivas para el territorio. Es perentorio desestimar el uso de energías fósiles para hacer frente a la emergencia climática y, al tiempo, es imprescindible mantener en buen estado de conservación espacios naturales de alto valor ecológico, como es la Red Natura 2000 de El Maestrazgo. “Es importante, entre otras cuestiones, para que especies amenazadas, como el quebrantahuesos o el águila perdicera, no vean hipotecadas las esperanzas de salir de su más que previsible extinción en la región. Pero también lo es para hacer frente al propio cambio climático: la naturaleza es la primera barrera de protección frente a sus efectos”, añade Tirado.

“El territorio, Teruel, necesita motores de desarrollo que sean compatibles con el paisaje, con los sectores ganaderos de extensivo, con el turismo rural y con nuevas microempresas de mujeres emprendedoras, la declaración de un Parque Natural supondría un impulso al territorio que atraería todavía más a un destinatario valenciano que siente al Maestrazgo como el Pirineo en Aragón, sus montañas”, concluye.

Luis Tirado | SEO/BirdLife 


 

La Junta de Andalucía incumple el ‘Plan de la Fresa’ de Doñana

WWF ha examinado el cumplimiento de los cinco primeros años de aplicación del Plan de la Fresa en Doñana. En un nuevo informe, presentado hoy públicamente, la organización concluye que, de las 30 medidas a corto plazo, más del 80% no han sido ejecutadas en su totalidad por la Junta de Andalucía. Medidas como la eliminación de las fincas en situación irregular fuera de suelos agrícolas regables o la recuperación de superficie forestal transformada sin permiso a cultivos bajo plástico.  Además, el informe concluye que no se ha reducido la superficie de regadíos ilegales y tampoco se ha avanzado en la implementación de la red de corredores ecológicos.

El Plan Especial fue aprobado por el Consejo de Gobierno andaluz en 2014, con el objetivo de reordenar el territorio mediante la regularización de las fincas consideradas como superficie agrícola regable, pero también obligaba a eliminar la superficie regada sin permiso, incluyendo las fincas transformadas de secano a regadío en los últimos años y de índole forestal, estimada según WWF en más de 1.600 hectáreas.

Sin embargo, a pesar de las situación de emergencia del acuífero y el asedio de los cultivos bajo plástico, WWF denuncia en el informe presentado hoy en Huelva que la Junta de Andalucía no ha eliminado 1.653 hectáreas de cultivos bajo plástico en situación irregular y que, a día de hoy, se siguen regando sin permiso con la afección que eso supone al acuífero y al Parque Nacional de Doñana. Tampoco se han eliminado las 335 hectáreas de superficie agrícolas de regadío cultivadas en suelo forestal catalogado con la máxima protección, zona A. Todo ello a pesar de la denuncia interpuesta por WWF España y las actuaciones de los agentes ambientales de la propia Junta de Andalucía, que ven cómo los expedientes por delitos ambientales caducan en la propia Delegación.

El informe, además, concluye que la superficie de regadío no ha disminuido. Mientras con fondos públicos se compraba la finca de Los Mimbrales, que supuso la eliminación de 889 hectáreas de regadío legales del Plan Especial, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía ha permitido que la cifra de superficie de regadío aumente de forma considerable. De hecho, autorizó  el riego de 1.019 hectáreas en el Tinto Odiel Piedras, principalmente en el término municipal de Moguer. Este incremento de regadío en la zona de Moguer está generando una ‘burbuja del agua’ que está llevando a Huelva a solicitar nuevas infraestructuras para aumentar las extracciones hídricas en el estuario del Guadiana.

Por otro lado, la Junta tampoco ha hecho nada para la creación de los corredores ecológicos para asegurar la conectividad de Doñana, al actuar solo en zonas donde el conflicto de recuperación de cauces por cultivos bajo plástico no es un problema. Tampoco ha modernizado la red piezométrica para medir el nivel y controlar la calidad de las aguas subterráneas y superficiales.

Como puntos positivos, la organización reconoce los esfuerzos de los agentes ambientales de la Junta de Andalucía y de la guardería fluvial de la Confederación Hidrográfica, por su trabajo en campo, aunque a veces los resultados no son los esperados. En ese sentido, a pesar del cierre de pozos ilegales en el Guadalquivir, la superficie no ha disminuido como ha demostrado WWF. Por otro lado, los agentes ambientales de la Junta de Andalucía han tramitado un total de 151 expedientes sancionadores, algunos de los cuales han caducado.

Por último, destaca como positivas las acciones de la Administración para el acondicionamiento de puntos de acopio de residuos agrícolas, punto negativo durante muchos años al que por fin se ha puesto solución, aunque no hay un plan claro que garantice su limpieza en el futuro, velando para que no vuelva a ser usado como centro de acopio.

“La situación del acuífero de Doñana es desesperada y los cultivos ilegales no dejan de crecer mientras las administraciones incumplen flagrantemente el Plan de la Fresa y el clima de impunidad reina en Doñana”, afirma Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España. Y añade: “Reclamamos a la Junta de Andalucía la creación de una Oficina Técnica del Plan Especial de la Corona Forestal y un presupuesto específico para aplicarlo o de lo contrario la reputación de las fresas de Doñana siempre estarán bajo sospecha dentro y fuera de España”.

“Exigimos acciones concretas para abordar el cierre de todas las captaciones no regularizables, así como la superficie regada sin permiso, la recuperación de los montes públicos y otras zonas forestales ocupadas así como la implementación de los corredores ecológicos”, reclama Juan Carlos del Olmo. 

Video Dron Balsas Doñana  

Reclama una Ley de Residuos que promueva la prevención, la reutilización y el reciclaje de alta calidad

En el Día de la Tierra, 22 de abril, Amigos de la Tierra reclama al Gobierno una Ley de Residuos y suelos contaminados transformadora que responda a la alarmante situación de los residuos en el Estado. A su vez recalca que el problema de los residuos es un síntoma más de la emergencia eco-social en la que estamos inmersos, por lo que reclama medidas efectivas que pongan fin a la gestión nefasta que se ha hecho de los mismos a lo largo de todos estos años.

España está a la cola de la gestión de residuos en Europa, tanto en reciclaje, como en la separación en origen de los residuos, el tratamiento de la materia orgánica, o en la promoción de la reutilización y la reparación. Es ahora, con la nueva Ley de Residuos y con el Real Decreto de Envases, que el Gobierno tiene la oportunidad de dar un giro radical a unas políticas caducas que obstaculizan la transición ecológica. 

El tratamiento de vertido e incineración de los residuos municipales, cuya gestión en el Estado español alcanzó en 2019 la emisión de casi 15 millones de toneladas de CO2 equivalente, sigue representando el destino principal de millones de toneladas de residuos que se generan cada año, con un fuerte impacto sobre los ecosistemas, la salud de las personas y la situación de emergencia climática (1). Además, este escenario sitúa a España en un claro incumplimiento de los objetivos marcados por la Unión Europea. Así, Amigos de la Tierra y otras 15 organizaciones de la sociedad civil demandaron a España ante la Comisión Europea por no alcanzar el 50% de reutilización y reciclado en 2020, uno de los objetivos fijados por la UE (2).

La ley de Residuos debe priorizar la prevención con medidas concretas encaminadas a evitar que los recursos se conviertan en residuos. Combatir la obsolescencia programada, reducir de forma radical la cantidad y la toxicidad de los plásticos o facilitar la reparación y reutilización de los productos son algunas de las medidas transformadoras que están ausentes en los borradores de la futura ley. 

El nuevo marco debe también desplegar todo el potencial de la materia orgánica en la protección de los suelos y en la lucha contra el cambio climático. Para ello, se deben fomentar sistemas de recogida más eficientes como el puerta a puerta, y modelos de tratamiento descentralizados, como el compostaje doméstico y comunitario.

Amigos de la Tierra señala a su vez que el cambio indispensable del actual modelo basado en el “usar y tirar” hacia una verdadera “economía circular” requiere responsabilizar a las empresas, que son quienes inundan el mercado con productos de vida útil muy corta y productos que no se pueden reutilizar o reciclar. De esta forma, la ley debe establecer requisitos de ecodiseño y obligar a éstas a hacerse cargo de los residuos que han generado con sus productos.

Por ejemplo, simplemente limpiar ciudades y pueblos de envases de un solo uso abandonados cuesta a las personas contribuyentes entre 496 y 744 millones de euros al año (3). Hasta 529 millones de euros están asociados a los envases de bebidas, que podrían reducirse hasta un 80% con la implantación de un sistema de depósito. 

Adriana Espinosa, responsable de Recursos naturales y residuos en Amigos de la Tierra denuncia que “la industria, quien se beneficia del actual modelo lineal, lleva años presionando para evitar cualquier modificación en los sistemas de gestión de residuos, tal y como están haciendo ahora para lograr una normativa a su favor”. 

En este contexto, con la reforma de la Ley de Residuos, el Gobierno tiene ante sí una decisión clave: seguir apuntalando un sistema con beneficios para unos pocos y graves perjuicios ambientales y sociales o impulsar la construcción de un modelo con la gente y la Tierra en el centro de las decisiones. Es hora de avanzar hacia una transición ecológica justa y real.

Teresa Rodríguez Pierrard | Amigos de la Tierra 

La demanda de aceite de cocina usado podría duplicarse sin que la UE pueda garantizar su sostenibilidad

La demanda europea de aceite de cocina usado para fabricar biocombustibles podría duplicarse de aquí a 2030, lo que haría depender su disponibilidad en la UE de importaciones que no garantizan su sostenibilidad. La UE promueve el UCO como un biocombustible avanzado, pero más de la mitad de la materia prima necesaria para producir el combustible que se consume en la región es importado. Más de un tercio (34 %) de las importaciones de UCO a Europa provienen de China, mientras casi una quinta parte (19 %) procede de los principales productores de aceite de palma: Indonesia y Malasia.

En el caso del Estado español, los datos de UCO importado son similares. 

En opinión de Cristina Mestre, responsable de biocombustibles de la red europea Transport & Environment (T&E), «la creciente demanda europea de aceite de cocina usado está superando la cantidad sobrante de las cocinas del continente. Esto nos hace depender de un producto de desecho que se envía desde el otro lado del mundo. Los países que utilizarían el UCO para alimentar a sus animales y otros productos podrían acabar exportándolo mientras utilizan aceite barato, como el de palma, en casa. La UE debe limitar el uso de UCO para evitar provocar ese tipo de efectos nocivos».

Según el estudio, encargado por T&E y realizado por CE Delft, dentro de una década el volumen de UCO que necesita Europa podría duplicarse hasta alcanzar los seis millones de toneladas. Como el UCO se contabiliza doblemente para los objetivos climáticos nacionales como marca la Directiva de Energías Renovables de la UE, a menudo se comercializa a un precio más alto que el aceite virgen. Esto aumenta el riesgo de que los aceites vírgenes se mezclen de forma fraudulenta con el UCO importado.

«El Tribunal de Cuentas de la UE ha declarado que los regímenes voluntarios no pueden garantizar que todo el UCO importado en Europa sea realmente «usado». En los últimos años ha habido varias denuncias de prácticas fraudulentas relacionadas con la industria del biodiésel de UCO», afirma Rosalía Soley, responsable de la campaña de biocombustibles de Ecologistas en Acción.

La posible demanda excesiva estimada anteriormente añadirá presión al mercado de UCO e, indirectamente, al mercado mundial de aceites vegetales. Los países productores que exportan una parte importante de su producción de UCO a la UE tendrán que buscar otras «soluciones» en sus esfuerzos de descarbonización. Esto podría llevar a un aumento de la demanda y el uso de aceites vegetales como el de palma para llenar el vacío que dejaría el UCO, lo que indirectamente provocaría deforestación, destrucción de hábitats y biodiversidad, y emisiones de gases de efecto invernadero. 

El aumento del consumo de UCO también podría verse impulsado por las próximas normativas de la UE sobre combustibles renovables para el transporte marítimo y la aviación (FuelEU and ReFuelEU). De acuerdo con las estimaciones del estudio, en 2030 los sectores de la aviación y marítimo podrían necesitar 1 y 0,74 millones de toneladas de UCO, respectivamente. Dada la limitada disponibilidad de la materia prima, es probable que se produzca un trasvase de su actual uso en el transporte de carretera hacia su utilización en el sector de la aviación, simplemente trasladando el combustible y sus potenciales beneficios a otro sector.

“Estudios como el elaborado por T&E muestran las potenciales consecuencias negativas de combustibles provenientes de cultivos alimentarios, así como la necesidad de reducir el número de vuelos como única forma inocua de descarbonizar el sector”, subraya Pablo Muñoz, responsable de la campaña de aviación de Ecologistas en Acción. 

En vista de la próxima revisión de la DER II (prevista para el verano de 2021) y de las iniciativas ReFuel y FuelEU, T&E y Ecologistas en Acción instan a la UE a que aprenda de los errores cometidos en el pasado con los biocombustibles. Las organizaciones consideran que se debe garantizar la existencia de salvaguardas sólidas para evitar los impactos ambientales, climáticos y sociales negativos relacionados con los UCO y, en general, con los biocombustibles avanzados. Para ello es necesaria la implementación de robustos controles de calidad y vigilancia de la cadena de suministros y mejora del sistema de certificación. 

Rosalía Soley | Ecologistas en Acción

WWF revela que hay más de 17.000 kilómetros de ríos cortados por barreras que podrían liberarse

  • El estudio identifica, al menos, 5.400 obstáculos que pueden demolerse en todo el país.
  •  En Europa hay más de 50.000 kilómetros de ríos que se pueden liberar de barreras que cortan su paso como azudes, embalses o presas.

Más de un millón de barreras cortan el paso a los ríos en Europa, con lo que son de los más fragmentados del mundo. Ante ello, un nuevo informe de WWF evalúa el potencial de derribar una muestra de 30.000 obstáculos en los ríos continentales. Los resultados concluyen que podrían liberarse más de 50.000 km de ríos en Europa y más de 17.000 km en España.

El informe muestra el gran potencial que tiene reconectar los ríos europeos.  El estudio demuestra que demoliendo solo el 3% del millón de barreras existentes se podrían liberar más de 50.000 kilómetros de ríos en Europa, es decir, el doble del objetivo europeo fijado en la Estrategia Europea de Biodiversidad para 2030. Este análisis demuestra que la Comisión Europea debe fijarse un objetivo más ambicioso en la futura Ley de Restauración.

España es uno de los países europeos con más barreras. El estudio identifica más de 5.400 obstáculos prioritarios para la demolición por su alto potencial para reconectar los ríos, cuya desaparición permitiría liberar más de 17.000 kilómetros de ríos en España. Entre ellos, se encuentra la presa de Hozseca, en el Alto Tajo. Su demolición permitiría recuperar la conectividad de más de 30 kilómetros del río en el Alto Tajo y el gran valor medioambiental de esta zona. 

El informe demuestra que la eliminación de presas es la medida más rápida, fácil y barata para restaurar un río. Su eficacia se ha demostrado en presas de todo el mundo ya que el tiempo que transcurre entre la eliminación y la recuperación del río es muy corto. En pocos meses, el río recupera su territorio, la calidad del agua mejora, los bosques vuelven a cobrar vida, el número de especies -acuáticas y terrestres- se dispara y vuelven a funcionar los servicios ecosistémicos que un río en buen estado ecológico proporciona. 

A finales de junio, la Comisión Europea dará a conocer su propuesta de objetivos jurídicamente vinculantes para la restauración de la naturaleza. Para WWF, restaurar los ríos mediante la eliminación de obstáculos es crucial para frenar el declive de biodiversidad acuática y cumplir con lo establecido por la Directiva Marco del Agua. 

«La eliminación de obstáculos de los ríos es una herramienta clave para recuperar la funcionalidad de los ríos», afirma Teresa Gil, responsable del programa de Agua de WWF. Y añade: «Si queremos alcanzar los objetivos del Pacto Verde,  y un paisaje resiliente que permita a la naturaleza y a las personas adaptarse al cambio climático, tenemos que mirar a nuestros ríos y empezar a liberarlos de todos los obstáculos que se han acumulado en ellos durante el último siglo».

Nylva Hiruelas | WWF