La nueva PAC suspende en el cumplimiento de objetivos ambientales

Un nuevo informe conjunto de WWF, BirdLife y EEB evalúa la nueva herramienta clave para avanzar en la sostenibilidad ambiental de la agricultura en los borradores de los planes estratégicos nacionales de la nueva PAC de 21 Estados miembros: los ecoesquemas. El análisis concluye que la mayoría, incluido el Plan Estratégico Español (PEPAC), se alejan de la senda del Pacto Verde Europeo y son insuficientes para cumplir con los objetivos ambientales comprometidos. Por ello, SEO/BirdLife y WWF España solicitan al Ministerio de Agricultura que incorpore las demandas de la ciudadanía que piden una PAC que aborde con la ambición necesaria la transición agroecológica y la recuperación verde, anteponga el cuidado de las personas y la naturaleza a los intereses políticos y haga una mayor apuesta por los agricultores y ganaderos que día a día mantienen el medio rural vivo, produciendo alimentos sanos y de calidad.

A nivel europeo, el informe concluye que solo el 19% de los ecoesquemas son susceptibles de cumplir sus objetivos ambientales, el 40% necesitarían mejoras significativas para ser efectivos y el restante 41% están completamente desalineados de los objetivos del Pacto Verde (el 32% tienen muy poca ambición y el 9% suponen un lavado verde).

Las conclusiones revelan que la mayoría de los ecoesquemas para el clima, el medio ambiente y el bienestar animal no conseguirán su propósito salvo que se revisen rigurosamente las antiguas prácticas agrarias que se saben perjudiciales para la salud de la naturaleza y las personas. Además, los pocos ecoesquemas detectados que cuentan con un diseño adecuado y que previsiblemente pueden dar buenos resultados y contribuir a los objetivos ambientales, corren el riesgo de no contar con una financiación suficiente o de ser arrinconados si se da prioridad a ecoesquemas menos exigentes o más atractivos desde el punto de vista financiero.

Aunque los planes estratégicos están sujetos a nuevos cambios antes de su presentación formal a la Comisión Europea a finales de este año, la foto que nos muestra este análisis supone una primera referencia de cómo se gastarían los 48.500 millones de fondos de la UE que se destinarán a ecoesquemas en la nueva PAC a partir de 2022.

Desde SEO/BirdLife y WWF se considera que de los ecoesquemas del PEPAC del Gobierno de España aprueban los de en apoyo al pastoreo extensivo, a las rotaciones de cultivos, a las cubiertas en leñosos y a la recuperación de elementos del paisaje para la biodiversidad, aún cuando en todos los casos su diseño es mejorable. Y, por contra, suspenden al subvencionar prácticas perjudiciales, como la siembra directa que permite el uso de herbicidas en lugar de reemplazarlo por rotaciones y cobertura permanente del suelo, también contemplados en la confusamente llamada “agricultura de conservación”; o proponiendo prácticas para la gestión de prados de siega con un planteamiento confuso que no afrontan eficazmente ningún objetivo ambiental claro.

Además de esta medida, hay otras herramientas relevantes a tener en cuenta (condicionalidad, agroambientales, inversiones, asesoramiento, etc.), y un análisis previo del potencial de los Planes estatales a nivel europeo ya mostraba las deficiencias de los borradores actuales. Con el propósito de que la nueva PAC contribuya de manera real a la transición agroecológica, SEO/BirdLife y WWF España presentarán las alegaciones oportunas durante el proceso de información y participación pública en el marco de la Evaluación Estratégica del PEPAC, que se acaba de iniciar a nivel nacional. Igualmente, trasladarán dichas propuestas a las Direcciones Generales de Agricultura y Medio Ambiente de la Comisión Europea. Así mismo, las dos organizaciones animan a otras entidades y asociaciones preocupadas por la sostenibilidad de la agricultura, la ganadería y el futuro del medio rural, a que hagan lo propio, contribuyendo a la construcción de un PEPAC que ponga solución a los retos de la alimentación sostenible.

Organizaciones ecologistas apoyan el cierre, desmantelamiento y reconversión sostenible de la estación de esquí de Navacerrada

Ante la situación que ha enfrentado a las administraciones sobre la pertinencia o no de seguir con la explotación de la estación de esquí de Navacerrada, las organizaciones ecologistas lamentan la situación de que el Gobierno tenga que defender ante la justicia este espacio natural.

“La estación de esquí de Navacerrada ha llegado a su fin, no se dan las condiciones naturales para que continúe abierta. La elevación de la temperatura media y la reducción de precipitaciones y del espesor de nieve de los últimos años la hacen inviable”, explican las organizaciones.

Derecho de ocupación de los terrenos frente a la defensa del patrimonio natural

Por otra parte, el derecho de ocupación de los terrenos pertenecientes al Organismo Autónomo de Parques Nacionales, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ha caducado y no puede prorrogarse. Las organizaciones firmantes consideran que en este contexto se deben desmantelar las instalaciones, restaurar el espacio e incorporar al Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

El impacto del complejo deportivo en el territorio es indudable: aglomeración de tráfico, instalaciones obsoletas, cables de acero abandonados, amontonamientos de basura en todo su entorno, alteración de la geomorfología para generar pendientes, eliminación de vegetación, erosión, retracción del caudal del arroyo del Telégrafo para alimentar los cañones de nieve artificial… Esta situación debe revertirse y encaminar los usos en la zona hacia actividades sostenibles y compatibles con la conservación de los valores del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

Antecedentes de no ampliación de la actividad deportiva

Esta evolución climática y la necesidad de proteger los ecosistemas de la Sierra de Guadarrama llevaron a la Junta de Castilla y León, en 2005, a promulgar el Decreto 74/2005, de 20 de octubre, que aprobó las Directrices de Ordenación de Ámbito Subregional de Segovia y Entorno, cuyo artículo 25, con visión de futuro, y en relación con el Puerto de Navacerrada dispuso que “Las instalaciones existentes para el transporte de esquiadores no deberán ser ampliadas, siendo un objetivo a largo plazo su levantamiento”.

Consecuente con ello, el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Parque Natural Sierra de Guadarrama, aprobado en 2010, contempló también la provisionalidad de las instalaciones de esquí y la restauración ambiental y paisajística de los terrenos afectados por la actividad, cuando aquellas dejasen de funcionar (artículos 12 y 70).

Apuesta y oportunidad de ser otro ejemplo de restauración de ecosistemas de montaña

Las organizaciones recuerdan que no es la primera vez que en la Sierra de Guadarrama se desmantela una estación de esquí. Ya sucedió en 1998, cuando la Comunidad de Madrid llegó a un acuerdo con la propiedad de la estación de Valcotos, en el puerto de los Cotos (Rascafría) y adquirió los terrenos mediante una expropiación convenida. Hoy, los terrenos de la antigua Valcotos, una vez restaurados, forman parte del núcleo y de una de las zonas más valiosas del Parque Nacional.

La actuación se ha convertido en un ejemplo de recuperación de ecosistemas de montaña y atrae a investigadores y estudiantes de todo el mundo. En cuanto a la actividad económica, lejos de perjudicarse, se ha visto favorecida. La eliminación de la estación de esquí ha permitido la diversidad de usos (raquetas, esquí de travesía, esquí de fondo, zonas habilitadas para uso de trineos, etc), siempre de acuerdo con lo indicado en el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional. Navacerrada no tendría que perder su vinculación con el esquí, simplemente evolucionaría para albergar modalidades que no requieran instalaciones fijas y tan impactantes.

Con estos antecedentes y posibilidades, resulta más difícil entender, si cabe, la oposición de la Junta de Castilla y León y de la Comunidad de Madrid a caducar y desmantelar la estación de esquí de Navacerrada. El Organismo Autónomo de Parque Nacionales ha anunciado un ambicioso plan de inversiones para el Puerto de Navacerrada que aportaría muchos más beneficios a los municipios del entorno de los que proporciona la actual estación de esquí.

Por todo ello, Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF, como miembros del Consejo de la Red de Parques Nacionales reclaman a la Junta de Castilla y León y a la Comunidad de Madrid que no conviertan este asunto en una disputa política con el Gobierno central y que caduquen la ocupación ilegal de la estación de esquí. De esta forma, la Sierra de Guadarrama podría aprovechar esta oportunidad única y convertirse nuevamente en un ejemplo de restauración de ecosistemas de montaña y de generación de actividad económica respetuosa con el entorno.

Greenpeace pide regular la publicidad cárnica con un informe que desvela sus manipuladoras estrategias de marketing

  • A diferencia de sectores como el alcohol o el tabaco, la publicidad de la carne no tiene restricciones, a pesar de que su consumo excesivo no solo es perjudicial para cada persona individual sino para toda la población por sus altas emisiones
  • El informe, que estudia la publicidad de seis países, entre ellos España, desvela siete formas para inducir al consumo del público, incluído el más vulnerable como la infancia y la adolescencia
  • Greenpeace lanzó ayer una campaña de publicidad en la que, entre otras cosas, le pregunta al presidente Sánchez por su verdadero compromiso contra la producción y consumo excesivo de carne, tras su inoportuna alabanza del “chuletón al punto”

Greenpeace lanza hoy el informe “Los siete mitos del marketing de la carne”, para desvelar las tácticas con las que la industria cárnica busca aumentar el consumo de carne, a pesar de que la huella de carbono de la ganadería representa ya el 19% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero del planeta.

Según el responsable de agricultura en Greenpeace España, Luís Ferreirim: “La publicidad somete a nuestros cerebros a un alto nivel de manipulación cognitiva para aumentar el consumo, pero el planeta no puede permitírselo más. En regiones como Europa, debemos consumir (y producir) al menos un 70% menos de carne y lácteos y, la que consumamos, debe proceder de ganadería ecológica. La industria cárnica invierte enormes cantidades de dinero en campañas y, a menudo, con ayuda de dinero público (entre 2016 y 2020, la UE destinó más de 250 millones de euros a promocionar productos cárnicos y lácteos). Mientras la crisis climática se agrava, fomentar el aumento del consumo de carne es una irresponsabilidad que debe regularse de inmediato”.

En esta investigación, desarrollada por expertos en semiótica y estrategias de marca, se han analizado más de medio centenar de marcas de carne de seis países europeos, entre ellos España (1) (además de Francia, Polonia, Suiza, Alemania y Dinamarca), para desentrañar cómo la industria cárnica nos manipula hacia el consumo excesivo de carne, analizando desde la lingüística hasta la simbología y los códigos culturales.

Estos siete mitos se enfocan según los intereses de las distintas audiencias potenciales y se pueden resumir como:

El mito verde: los anuncios usan códigos semánticos ecológicos, diseñan envases con sellos e iconos verdes, crean un sinfín de etiquetas como “artesanal” o “de granja”, que no garantizan ninguna sostenibilidad, o reducen el plástico de sus envases para pregonar su falso compromiso ambiental. (EJEMPLO A: CASA TARRADELLAS EN LA IMAGEN)

El mito de la salud: muchas personas no reducen su consumo de carne pensando que son necesarias sus proteínas, cuando el riesgo para la salud está en el exceso de proteína de origen animal. La publicidad acompaña la imagen de la carne con verduras y usa términos intrínsecos como “sin gluten” (cuando la carne no tiene) o demagógicos como “calidad 100%” (que no tiene acepción jurídica ninguna). (EJEMPLO B: EL POZO EN LA IMAGEN). La industria hace creer que la carne es necesaria para el crecimiento de los niños y niñas, atrayéndoles con envases divertidos, spots en programación infantil o colocando los productos a su altura en las tiendas.

El mito de la masculinidad: Muchas marcas recuperan la narrativa del hombre cazador. Siguiendo la línea de los estereotipos sobre masculinidad, los anuncios para hombres llevan colores negro/gris o rojo/naranja, con imágenes recurrentes de fuego, cuchillos, barbacoas o porciones grandes de carne, que se come con las manos. Se trata de hombres fuertes, que aparecen al aire libre y muchas veces compartiendo actividades para crear la imagen de que la carne refuerza vínculos entre ellos.

El mito de la buena mujer: Al contrario, a ellas rara vez se las ve comiendo carne (porque las mujeres “no ceden a sus impulsos primarios”) y, si lo hacen, suele ser carne blanca o finas rodajas de charcutería, como si comieran “aire”. Aparecen como cuidadoras, cuyo papel es alimentar a la familia. Para modernizar la imagen, también muestra a la mujer trabajadora, para quien la carne procesada es una buena opción por su rapidez. Usan colores claros y ambientes agradables.

El mito del patriotismo: Muchas marcas muestran que consumir carne del país es una forma de aferrarse a una identidad tradicional, además de proteger la economía. Usan colores de la bandera, paisajes y símbolos patrios o etiquetas de origen 100% nacional. Muestran a personas locales (como símbolo de integridad), a queridos iconos nacionales (celebridades…) y pasiones culturales compartidas (como el fútbol…etc)

El mito de la camaradería: La industria enseña que comer carne es un acto colectivo y ritual, que resuelve disputas y restablece la armonía. En todos los países analizados, la carne es la protagonista en los días de celebración (desde bodas a navidades…etc). (EJEMPLO C: CAMPOFRÍO EN LA IMAGEN

El mito de la libertad: En esta estrategia de marketing, la comida es menos importante que la experiencia. Muestra diversidad de edades, etnias y géneros, que rompen las reglas porque “todo vale”. Muestra un mundo moderno, con móviles, autoservicios y códigos juveniles como el monopatín o el manga.

(A) Spot Casa Tarradellas con su logo de masía tradicional y el lema “Como en casa en ningún sitio”

(B) Envase Bienstar de ElPozo: sin lactosa, sin gluten, fit, cardio, reducido en sal, bajo en grasa…

(C) Campaña navideña de Campofrío: “Disfrute en vida” con Buenafuente y Enrique San Francisco

El tabaco es un buen ejemplo para regular las prácticas del marketing, especialmente para proteger al público más vulnerable como la infancia y la adolescencia. La OMS exige la “prohibición de todo tipo de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco” y varias directivas de la UE prohíben distintas formas de publicidad y patrocinio del tabaco en medios y eventos. También se han regulado otros sectores, con conocidos efectos negativos, como el alcohol o el azúcar y los datos muestran que este tipo de regulación es eficaz para frenar el consumo.

Por todo ello, Greenpeace pide a:

la Comisión Europea, los Gobiernos nacionales y ayuntamientos:

Dejar de financiar con fondos públicos todo tipo de publicidad destinada a promover y aumentar el consumo de carne, lácteos y huevos. Prohibir la publicidad, patrocinio y publicaciones de las empresas cárnicas en los espacios públicos o en publicaciones de instituciones públicas. Garantizar que la legislación contra la publicidad engañosa se aplica realmente

-a las empresas minoristas:

Prohibir la publicidad y las ofertas de carne, lácteos y huevos en las tiendas. Comprometerse con una comercialización transparente y veraz, promocionando el acceso a alimentos saludables como los de origen vegetal

-a los medios de comunicación:

Prohibir la publicidad, patrocinios y emplazamientos publicitarios de carne dirigidos a la infancia y la adolescencia

Este informe, llega un día después de que Greenpeace España haya lanzado una campaña publicitaria en marquesinas, autobuses y otros soportes de mobiliario urbano para recordar al gobierno de Pedro Sánchez que la verdadera recuperación económica verde y justa necesita de transformaciones sistémicas, incluido el actual sistema agroalimentario. A las advertencias del Ministro de Consumo, Alberto Garzón, sobre los riesgos del excesivo consumo de carne, el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, respondía este año proclamando su pasión por “el chuletón al punto”. Por eso, la organización invita al presidente a que muestre, con acciones, cómo de real es su compromiso para reducir las emisiones de la ganadería industrial, en medio de una crisis climática sin precedentes.

(1): En el caso de España se analizó la publicidad de El Pozo, Casa Tarradellas, Navidul, Grupo Coren, Campofrío, Incarlopsa, Joselito, así como la campaña Hazte Vaquero, promocionada por Provacuno (la interprofesional de la carne de vacuno) y la campaña Let’s Talk about Pork, promocionada por Interporc (la interprofesional de la carne de cerdo).

Luís Ferreirim | Greenpeace España

La importación de manzanas generan unas emisiones de 10 millones de kg anuales de CO2  

Más del 40% de las manzanas consumidas en España son de importación, lo que supone la emisión de 10 millones de kg CO2, según datos de AFRUCAT, la patronal de la fruta catalana.

La sostenibilidad es una asignatura pendiente en muchos sectores y el consumo de frutas no es una excepción. Y es que los datos hablan por sí solos. Actualmente, España importa más de 200.000 toneladas de manzana anuales, procedentes de Francia, Italia, Portugal o Polonia. Para poder traerlas a nuestro país, se necesitan aproximadamente 10.000 camiones que generan unos 10 millones de kg CO2.

Según datos facilitados por AFRUCAT, la Asociación de Empresas de la Fruta de Cataluña, la producción y consumo de manzanas nacionales emite casi la misma cifra de gases de efecto invernadero que los que captan los mismos árboles, por lo que la huella de carbono es prácticamente nula.

En este sentido, Manel Simon, director general de AFRUCAT, afirma que “hay por delante una oportunidad única de cambiar los hábitos y priorizar lo local. En España, disponemos de zonas geográficas con excelentes condicionas climáticas que producen las manzanas y peras más dulces del mercado, lo que permite dar respuesta a las demandas de consumidor. Actualmente, el 70% de la población se decanta por este tipo de frutas”.   

Las manzanas importadas son casi el doble de caras que las nacionales

Además de las consecuencias medioambientales que supone la importación de manzanas, comprar manzanas producidas fuera de España tiene un precio superior a consumir las nacionales.

Por ejemplo, en el caso de las manzanas Golden, las importadas cuestan aproximadamente 3€/kg, mientras que las españolas 1,5€/kg. En el resto de las variedades sucede lo mismo. Las Gala o las Fuji también tienen una diferencia de precio significativa, 2€/kg frente a 1,5€/kg y 2,5€/kg frente a los 2€/kg, respectivamente.

Se trata de unos datos alarmantes y que, según el Joan Serentill, presidente del Comité de Pera y Manzana de Fepex, Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas vivas: “es posible cambiar esta situación y fomentar nuevos hábitos de consumo centrados en el producto local.  Hoy en día, en España producimos 500.000 toneladas de manzana, por lo que, el consumidor tiene la posibilidad de priorizar el consumo nacional de esta fruta en lugar de la importación”.

Al mismo tiempo, Serentill añade: “En los próximos años este paradigma va a cambiar, gracias a la apuesta de los productores locales en incrementar el número de plantaciones y calidades con las variedades más nuevas del mercado. Un esfuerzo importante que, con el apoyo del consumidor y su preferencia por lo local, permitiría luchar contra la despoblación de las zonas rurales, dando oportunidades a nuestros jóvenes y asegurando el relevo en el campo”.

El 45% de los españoles están dispuestos a apostar por productos locales

Así pues, priorizar los productos locales es esencial para resolver esta problemática. De hecho, la concienciación sobre la alimentación saludable y la preocupación por el impacto medioambiental ha aumentado en los últimos años. Estos factores hicieron que, en 2020, el consumo de manzanas se disparase a más de 500.000 miles de kg de manzanas.

Y no es de extrañar ya que, casi la mitad de la población española está dispuesta a comprar productos locales. Un dato que se refleja en el informe sobre las tendencias de los consumidores post-covid en materia de sostenibilidad ambiental y ética realizada por la multinacional de servicios profesionales Ernst & Young.  

Consumir productos locales no solamente favorece a disminuir el impacto ambiental, sino que también contribuye a mejorar la situación social y económica de nuestro entorno, generando empleo de calidad y cuidando y preservando nuestro territorio.

Julia Estiarte

Frente al Black Friday de la escasez, un Día sin Compras con abundancia de alternativas

Un año más Ecologistas en Acción se suma al Día sin Compras, una jornada de huelga simbólica de consumidores que se organiza, desde 1992, en todo el mundo en contraposición al Viernes Negro (Black Friday) y el Ciberlunes (Cyber Monday).

Procedente de Estados Unidos, el Viernes Negro, prolongado al Ciberlunes de rebajas en la compra por Internet, se ha convertido en una de las jornadas más consumistas del año a nivel global, impulsada por el lanzamiento de ofertas para incentivar las compras y comenzar la campaña navideña. Por el contrario, el Día sin Compras se propone como un día para reflexionar y cuestionar el actual modelo de producción y consumo que muestra claros síntomas de agotamiento, a la vez que resulta incompatible con el contexto de crisis climática.

Este año, tanto la campaña del Black Friday como la posterior de navidad se van a desarrollar en un contexto de escasez material sin precedentes cercanos, por problemas de suministros que muestran la falta de resiliencia del sistema de producción y consumo que no es capaz de responder a una situación de dificultad.

Los problemas de suministro están ocasionados por diversas causas, como cierta reactivación de la demanda tras la pandemia a la que las cadenas de producción aún no se han adaptado, pues además éstas cuentan con una gran especialización territorial y están diseñadas para distribuir inmediatamente lo producido y minimizar el almacenaje. Pero el discurso oficial esconde otro factor, y es que muchos estudios científicos muestran que estamos llegando a los límites de disponibilidad, tanto de distintos materiales, como de diversas fuentes energéticas.

Sin embargo, este es el factor de mayor importancia, pues aunque la corrección del resto puede contribuir a estabilizar la situación, la escasez a la que nos vamos a enfrentar, tanto de petróleo como de diversos materiales empleados en las cadenas de producción, hacen vislumbrar un futuro en el que estas situaciones se repetirán mostrando que el modelo de consumo continuo e ilimitado es incompatible con un planeta que es finito.

En cualquier caso, se trata de un sistema insostenible ambientalmente por su dependencia de los combustibles fósiles y su incidencia sobre el clima, el impacto de la extracción de materias primas o la generación de residuos. Pero también es insostenible socialmente, pues se basa en la reducción máxima de los costes laborales, con su incidencia sobre las trabajadoras y los trabajadores, y que contribuye a la concentración de la riqueza al quedar controlado por gigantes como Amazon, expulsando a miles de pequeñas/os productoras/es y comerciantes.

El éxito de modelos como el de Amazon se asienta en alentar un consumo compulsivo, de productos procedentes de cualquier parte del mundo, con un solo clic que, obviando los impactos, permite poder disponer del bien en unas pocas horas y a bajos precios.

Este modelo necesita fechas como el Black Friday y el Cyber Monday, donde el consumo se vuelve aún más voraz e innecesario, impulsado por grandes ofertas e importantes campañas publicitarias con mensajes que asocian la compra de productos a añorados momentos de felicidad. Sin embargo, ese efímero momento de satisfacción que genera la compra no contribuye a ninguno de los aspectos de nuestra vida vinculados a la felicidad. Estudios como los de Grant y Terman concluyen que la calidad de las relaciones sociales es el principal ingrediente para lograrla, por lo que se mantiene una constante espiral de insatisfacción.

Por todo ello, hay que ser consciente de que con las pautas de consumo se contribuye a configurar la sociedad actual, por lo que se debe elegir si se quiere seguir alimentando un modelo, representado por la codiciosa sonrisa de Amazon, que acentúa la crisis climática, a la vez que, en un contexto de escasez, concentra aún más la riqueza en unas pocas manos.

Ecologistas en Acción trata de que el Día sin Compras sirva como toma de conciencia sobre la necesidad de dar un giro radical a un sistema que debe crecer continuamente para generar riqueza, que se manifiesta en un modelo de consumo compulsivo, y que ignora los límites físicos del planeta. De acuerdo a ello, se propone una reflexión sobre las verdaderas necesidades y la forma de satisfacerlas, poniendo en valor aquellas formas de consumo que contribuyan a hacerlo de una forma más justa y sostenible.

En consecuencia, desde Ecologistas en Acción se propone lo siguiente:

  1. Combate la compra compulsiva, la única opción para enfrentar la grave situaciín actual es reducir los niveles de consumo, buscando satisfacer las verdaderas necesidades materiales e ignorando y combatiendo los estímulos al consumo que se reciben continuamente. De esta manera, además, se puede contribuir a satisfacer otras necesidades no materiales, dedicando parte del tiempo que ocupa el consumo a estar con los seres queridos.
  2. Cubrir las necesidades básicas sin comprar. Es la solución más sostenible: reparar, intercambiar, compartir, crear… Existen diversas alternativas colectivas como talleres de reparación, tiendas gratis, mercadillos o cooperativas de trueque, pero también hay otras formas de actuar a menor escala, como intercambiar ropa con una amiga o un amigo, juguetes con los que no juega la niña/o con una de sus amigas/os…
  3. Si se necesita comprar un producto, apoyar la producción local y al pequeño comercio y de proximidad. De esta manera se reduce el impacto producido por el transporte de larga distancia, pero también se apoya a pequeñas/os productoras/es y comerciantes, contribuyendo a un mejor reparto de la riqueza.
  4. Aplicar criterios de compra sostenible y justa. Los productos ecológicos tienen menor impacto ambiental y los de comercio justo mejor repercusión social, aunque para que estos no se vean minorados es importante recurrir a canales de distribución cortos y justos, como grupos de consumo, tiendas de comercio justo, mercadillos de productores o supermercados cooperativos. También se puede participar en los mercados sociales existentes en distintos territorios, que forman red de producción, distribución y consumo que funciona con criterios éticos, democráticos, ecológicos y solidarios.

La oposición de las CC. AA. a la Estrategia por el lobo perjudica a los ganaderos

Con su negativa, los gobiernos regionales liderados por Asturias, Castilla y León, Galicia y Cantabria dañan a la ganadería extensiva al privarla de los fondos de 20 millones de € que el Ministerio para la Transición Ecológica pretende invertir en apoyo a la coexistencia.

Ante el fin del plazo de alegaciones al borrador de la Estrategia para la convivencia de las actividades en el medio rural con el lobo y su conservación, elaborada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), WWF lamenta que CC. AA. como Asturias, Castilla y León, Galicia y Cantabria no hayan contribuido con ninguna propuesta constructiva al último borrador y continúen oponiéndose frontalmente al cambio de modelo, politizando el discurso en lugar de buscar soluciones y alternativas que permitan la conservación de la especie, el cumplimiento de la directiva europea y la coexistencia efectiva con la ganadería extensiva.

La inclusión del lobo en el Listado de Especies Protegidas en Régimen de Protección Especial ha conllevado la redacción del borrador de una Estrategia para la convivencia de las actividades rurales con el lobo y su conservación que por primera vez pone el foco en la prevención y reducción de daños, punto en común entre el sector ganadero y el conservacionista. La Estrategia representa una excelente herramienta y una oportunidad para trabajar en un nuevo modelo que favorezca la conservación del lobo, pero también a la ganadería extensiva.

WWF lamenta que las CC. AA., lideradas por Asturias, Castilla y León, Galicia y Cantabria, boicoteen la aprobación de dicha estrategia sin aportar propuestas constructivas, demostrando una vez más su intención de perpetuar un conflicto politizado en lugar de colaborar en la búsqueda de soluciones concretas y financiación para mejorar la situación de la ganadería extensiva.

El borrador de la Estrategia recoge por primera vez muchas de las reivindicaciones históricas del sector ganadero que coexiste con el lobo, expuestas de manera recurrente en distintos foros y mesas del lobo. Entre ellas, la aprobación de partidas presupuestarias para garantizar que la coexistencia no suponga un sobrecoste para el ganadero, la inversión en medidas preventivas -tanto puesta en marcha como mantenimiento- y la eliminación de la necesidad de contar con un seguro privado para cobrar las compensaciones por daños, como ocurría hasta ahora al norte del Duero en Castilla y León. No en vano, el nuevo estatus de la especie obliga a la administración por primera vez a pagar los daños que se produzcan en esta zona. Además, la Estrategia supone un refuerzo en el seguimiento y conocimiento científico de la especie y en la evaluación y prevención de los daños, aspectos fundamentales para realizar una gestión adecuada y reducir los conflictos.

Por esta razón, la organización considera inaceptable que algunas CC. AA. bloqueen que se avance en este nuevo modelo que apuesta por una gestión del lobo unificada a nivel nacional como pide la ciencia, eliminando los agravios comparativos para los ganaderos entre distintas regiones y centrándose en los intereses de estos, en lugar de los del sector cinegético, así como en garantizar la protección del lobo para que pueda alcanzar un estado de conservación favorable siguiendo los preceptos de la Comisión Europea, de obligado cumplimiento en todo el territorio nacional.

Para Laura Moreno, responsable del programa de especies de WWF, “La necesidad de un cambio de modelo es irrefutable, por lo que boicotear y politizar el discurso en lugar de aportar soluciones constructivas, solo sirve para perder oportunidades y privar a la ganadería extensiva de unos recursos económicos vitales en este momento para facilitar su trabajo y la coexistencia”. Y añade: “La solución pasa por evitar que haya daños, invirtiendo en las medidas preventivas de demostrada eficacia garantizando al mismo tiempo la conservación del lobo, y por abordar los problemas estructurales que ahogan a la ganadería extensiva”.

Esperamos que el MITECO integre en el borrador de Estrategia las alegaciones y comentarios constructivos que le hayan sido remitidos para mejorarlo y continuar con el proceso, y que entre todos podamos construir un nuevo modelo, que realmente contribuya a la conservación del lobo y a favorecer la coexistencia con la ganadería extensiva.

WWF | Blanca Berzosa

El acuerdo publicado hoy en Glasgow no está a la altura del momento

  • El texto debe ser mucho más sólido en materia de financiación y adaptación, y debe incluir cifras reales y un plan de ejecución para que los países más ricos apoyen a las naciones menos desarrolladas
  • Mientras el borrador pide una eliminación acelerada de las subvenciones al carbón y los combustibles fósiles, gobiernos como los de Arabia Saudí y Australia trabajan para sabotear esta parte antes del final de la conferencia
  • Las y los ministros ahora tienen tres días para mejorar el texto y hacer el trabajo aquí en Glasgow en lugar de dar una patada hacia delante al clima una vez más

Ante el nuevo borrador de acuerdo publicado hoy en Glasgow, la directora ejecutiva de Greenpeace International, Jennifer Morgan, señala: “Este borrador de texto final no es un plan para resolver la crisis climática, es un acuerdo para que todos crucemos los dedos y esperemos que salga lo mejor posible. Es una petición para que los países, quizás, puedan hacer más el próximo año. Pero esto no es suficiente y los negociadores no deberían ni pensar en salir de esta ciudad hasta que hayan llegado a un acuerdo a la altura del momento. Porque, con toda seguridad, este no lo está”.

“Acabamos de conocer un estudio histórico que muestra que nos dirigimos a 2,4 °C de calentamiento. El objetivo de esta conferencia siempre fue reducir esa cifra a 1,5 °C, pero con este texto los líderes mundiales están dejándolo para el año que viene. Si esto es lo mejor que se les ocurre, no es de extrañar que los niños y niñas de hoy estén furiosos con ellos”.

“El texto debe ser mucho más sólido en materia de financiación y adaptación, y debe incluir cifras reales de cientos de miles de millones, con un plan de ejecución para que los países más ricos apoyen a las naciones menos desarrolladas. Y necesitamos ver un acuerdo que comprometa a los países a regresar cada año con planes nuevos y mejores hasta que juntos superen el listón y podamos mantenernos por debajo de 1,5 °C de calentamiento. Y mientras el texto pide una eliminación acelerada de las subvenciones al carbón y los combustibles fósiles, gobiernos saboteadores como los de Arabia Saudita y Australia trabajarán para eliminar esa parte antes de que se cierre esta conferencia. Las y los ministros ahora tienen tres días para mejorar el texto y hacer el trabajo aquí en Glasgow en lugar de dar una patada hacia delante al clima una vez más”.

Paz Vaello | Greenpeace

Excepcionalmente débil el primer borrador del texto de Glasgow

El primer borrador de texto de la declaración final de Glasgow no contiene ninguna mención a la eliminación progresiva de los combustibles fósiles, en contra de las indicaciones de los expertos 

El primer borrador del texto de decisión final de Glasgow en la COP26 no menciona en absoluto los combustibles fósiles, a pesar del consenso de los expertos sobre la necesidad de acabar con el carbón, el petróleo y el gas de forma inmediata para cumplir los objetivos del Acuerdo de París de 1,5ºC.

Gracias al bloqueo por parte de los países con intereses en los combustibles fósiles, la primera versión del texto oficial, publicada por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, no reconoce que los combustibles fósiles son los causantes de la crisis climática, ni se compromete a adoptar medidas tangibles para acabar con la dependencia mundial del carbón, el petróleo y el gas. El texto sólo tiene 850 palabras.

Los activistas están muy preocupados porque, normalmente, el primer borrador de un texto de la COP es relativamente ambicioso, y se va debilitando a lo largo de la segunda semana, a medida que los países van introduciendo salvedades. Que el primer borrador sea tan débil no augura nada bueno.

Esta flagrante omisión se produce a pesar de que los expertos de la Agencia Internacional de la Energía han dejado claro que no puede haber nuevos proyectos de combustibles fósiles, más allá de los que ya están en marcha este año, si queremos cumplir el objetivo de mantener el aumento de la temperatura global en 1,5ºC. Además, tras el último informe del IPCC, el Secretario General de la ONU ha declarado que los últimos datos científicos sobre el clima deben suponer un “toque de difuntos para los combustibles fósiles” y que los países deben poner fin a toda nueva exploración y producción de combustibles fósiles.

Los activistas piden a los negociadores que se enfrenten a los países productores de combustibles fósiles, como Arabia Saudí y Australia, que han impedido que la reducción de los combustibles fósiles se mencione siquiera en los últimos 25 textos de la COP y están paralizando la ambición en las negociaciones de Glasgow.

Los principales indicadores de éxito para la semana que viene son los siguientes:

  • Las conversaciones de Glasgow deben limitar el aumento de la temperatura global a 1,5ºC, o los líderes estarán firmando una esquela para muchos países, no un pacto climático.
  • El texto del acuerdo debe comprometerse a la eliminación progresiva de los combustibles fósiles, o no alcanzará el objetivo de 1,5ºC.
  • Conseguirlo significa: sin trampas, sin lagunas, sin estafas de compensación y sin engaños ecológicos.
  • Los gobiernos deben aislar a Arabia Saudí, Australia y Brasil, máximos responsables de este bloqueo, y apoyar a los países vulnerables al clima.

Jennifer Morgan, directora ejecutiva de Greenpeace Internacional, ha estado en todas las COP y, cada vez que se han mencionado los combustibles fósiles, las conversaciones han sido bloqueadas por los mismos países: “Lo que es muy preocupante aquí en Glasgow es que el primer borrador del texto del pacto climático es ya excepcionalmente débil. Por lo general, el texto comienza con cierta ambición, que luego se diluye. Para mantener vivo el 1,5ºC, hay que añadir cuatro palabras: ‘eliminar los combustibles fósiles’, y los países deben volver el año que viene para cerrar la brecha”.

Los negociadores de la COP26 sólo tienen cinco días más para alcanzar un acuerdo que sirva de base para que los países afronten la crisis climática y tratarán de concretar un texto final para que los países lo firmen.

En el ecuador de las conversaciones, los países han anunciado hasta ahora una serie de acuerdos voluntarios que contienen un lenguaje vago y grandes lagunas.

La semana pasada, el Grupo de Trabajo para la Ampliación de los Mercados Voluntarios de Carbono, presentado por el Enviado Especial de la ONU para la Acción Climática y la Financiación, y ex gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, fue ampliamente criticado como una operación de lavado verde, incluso por Greta Thunberg. El miércoles, los activistas de Greenpeace organizaron una protesta para interrumpir el acto de presentación y garantizar que el Grupo de Trabajo no siga adelante sin control.

Durante el fin de semana, Arabia Saudí fue objeto de críticas por intentar bloquear cualquier intento de redacción de borrador, por eliminar referencias y por intentar también obstruir los esfuerzos para lograr avances en materia de adaptación. La adaptación, un pilar clave del Acuerdo de París, es el esfuerzo por ayudar a millones de personas en todo el mundo a hacer frente a los impactos del aumento de las temperaturas. La falta de avances en materia de adaptación dificultaría que los países vulnerables, incluido el bloque de naciones africanas, se adhirieran a cualquier acuerdo final, lo que haría menos probable el éxito en la COP26.

Y el Gobierno saudí ya ha intentado influir en la redacción de un informe histórico de la ONU sobre el clima, que se publicará en marzo del año que viene. La BBC y Unearthed revelaron que representantes del Ministerio de Petróleo saudí presionaron a los autores del Sexto Informe de Evaluación del IPCC sobre la mitigación para que eliminaran una referencia a la literatura publicada que afirmaba que era necesario eliminar los combustibles fósiles si queríamos evitar los peores efectos del cambio climático. Arabia Saudí es uno de los mayores exportadores de petróleo del mundo.

Hoy Global Witness ha revelado que en la COP26 hay más delegados asociados a la industria de los combustibles fósiles que de cualquier otro país. Los activistas de los combustibles fósiles superan en número a los miembros indígenas oficiales de la CMNUCC en una proporción de casi dos a uno.

Dado que las dos próximas conferencias se celebrarán en Egipto y luego en los Emiratos Árabes Unidos, los activistas temen que sea la hora de la verdad para conseguir que el texto de la COP se comprometa a la eliminación de los combustibles fósiles.

Greenpeace bloquea la entrada de un buque gasero en el puerto de Sagunto

Esta mañana activistas de Greenpeace han accedido a bordo del buque Esperanza al puerto de la planta regasificadora de Enagás en Sagunto (Valencia) para impedir la entrada del buque gasero Merchant que proviene de Estados Unidos, cargado de gas de fracking. Greenpeace exige a Enagás (operadora de la red de gas) y a las empresas energéticas un plan de abandono progresivo del gas fósil, también llamado con el eufemismo de gas “natural”. Los activistas, de 18 nacionalidades distintas, portan pancartas con los mensajes “EL GAS NO ES EL FUTURO” y “NO + GAS” en español y en inglés.

Zódiacs de la organización se han aproximado al buque Merchant, que porta un cargamento de 138 mil metros cúbicos de gas licuado (como 41 piscinas olímpicas), para pintar en su costado el mensaje “NO + GAS”, mientras un escalador se ha encaramado al ancla del barco para ejercer una resistencia pasiva.

Greenpeace reclama al Consejo Europeo extraordinario de Energía que se celebra hoy, que aborde la escalada de los precios desde la raíz del problema, es decir, la dependencia que existe del gas. Los gobiernos deben aplicar medidas urgentes para proteger a las personas vulnerables afectadas por las subidas de los precios de la energía causadas por la volatilidad del gas, y acelerar la eliminación de todos los combustibles fósiles, incluido el gas, para evitar futuros riesgos.

La planta de regasificación junto a la que está anclado el Esperanza, es propiedad de Enagás en un 72,5% y es uno de los puntos calientes de la llamada crisis del gas. Greenpeace advierte que ya se están viviendo las consecuencias de esta crisis, tanto en la economía global, como en la nacional, afectando a toda la población por los continuos récords de subida de precios en la factura eléctrica. A esta crisis de precios se le suma la grave emergencia climática a la que nos enfrentamos. En concreto, de media, la planta de Sagunto es responsable de unas 4,5 millones de toneladas de emisiones directas anuales de CO2 (las mismas emisiones que casi 1.400.000 coches durante un año).

“El primer paso para que haya una transición que sea ordenada y justa con las personas es que los fondos de recuperación no se queden en manos de las grandes corporaciones que nos han traído a esta emergencia climática. El gas tiene que parar. Un gobierno y unas empresas que quieran demostrar su compromiso en la lucha contra el cambio climático lo primero que tienen que hacer es poner fecha de caducidad a todos los combustibles fósiles”, ha declarado Francisco del Pozo, responsable de la campaña de gas de Greenpeace

Con esta acción de protesta pacífica, y a menos de una semana del inicio de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático que se celebrará en Glasgow (COP26), Greenpeace denuncia que el gas no es un combustible ni limpio ni de transición, ya que en realidad es un potente emisor de gases de efecto invernadero compuesto fundamentalmente por metano, un gas con un potencial de calentamiento global a los 20 años, 84 veces superior al del CO2. En su proceso de extracción y transporte hay filtraciones de metano y finalmente durante su quema para los diferentes consumos, también produce CO2.

“Es hora de que Enagás y el resto del sector gasista asuma un compromiso urgente y real en la lucha contra el cambio climático y la transición energética y dejen de promover soluciones dudosas con publicidad verde y dinero público para mantener su modelo de negocio”, ha declarado Tatiana Nuño, responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace, “empresas como Repsol, Naturgy o Shell invierten millones en publicidad para convencernos de que un combustible fósil tan dañino para el clima como el gas puede ser parte de la solución a la emergencia climática. Ha llegado el momento de quitar el micrófono a los asesinos del clima y apagar su sucia propaganda”.

El pasado 4 de octubre Greenpeace, junto con otras 20 organizaciones, lanzó una iniciativa europea ciudadana para prohíbir la publicidad y patrocinios de los combustibles fósiles. El objetivo es conseguir un millón de firmas que la organización está recogiendo a través de la página web ¡Basta de publicidad de combustibles fósiles! [1]. Greenpeace también ha realizado acciones de protesta similares en Holanda y en Croacia.

El gas es el combustible fósil que más crece en el mundo, y se ha convertido en la segunda fuente de energía fósil en Europa. La organización ecologista considera imprescindible establecer un calendario para el abandono del gas junto con el resto de energías sucias y aumentar la proporción de energía renovable en el mix energético con participación de la ciudadanía. Greenpeace demanda que haya un sistema eléctrico 100% renovable, libre de gas fósil, no más tarde de 2030 y alcanzar el cero neto de las emisiones en 2040.

Tatiana Nuño |Greenpeace

Así viven los animales en la macrogranja más contaminante de España

  • Greenpeace accede a una de las mayores explotaciones de cerdos del país y documenta graves escenas de animales desatendidos y falta de higiene
  • La instalación de Cefusa (El Pozo – Grupo Fuertes) en Castilléjar, Granada, es la macrogranja porcina que más metano y amoniaco emite del país
  • La organización ecologista pide que no se concedan más licencias de apertura de este tipo de instalaciones ni se amplíen las existentes, por sus graves impactos medioambientales y sociales

Abandono, animales muertos, suciedad… son algunas de las condiciones que un equipo de investigación de Greenpeace ha encontrado al acceder al interior de una de las mayores explotaciones de ganadería industrial de España: la macrogranja de cerdos que Cefusa (del Grupo Fuertes, matriz de El Pozo) tiene en el pequeño municipio granadino de Castilléjar, al noreste de la provincia, donde cada año se pueden llegar a producir la friolera de 651.000 lechones. Esta gigantesca instalación, dividida en diez núcleos con varias naves, es además la macrogranja de porcino con mayores emisiones de metano y amoniaco del país. (Investigación completa aquí).

La visita a este megacomplejo del carnicero de El Pozo se ha producido dentro de la campaña de Greenpeace para denunciar el elevado impacto ambiental y social de la ganadería industrial. Este modelo contribuye a la crisis climática actual, a la pérdida de biodiversidad y al desmesurado consumo y contaminación del agua, y su avance descontrolado no para de agravar estos problemas. España ya es el primer productor de porcino de la UE: en 2020 se sacrificaron más de 56 millones de cerdos.

La instalación a la que ha podido acceder Greenpeace (con equipos EPIS y exhaustivas medidas de bioseguridad) es una enorme nave dedicada a la “producción y cría” de lechones. En su interior se documentaron escenas de madres recién paridas, o incluso pariendo en ese momento, sin ningún tipo de asistencia y con numerosos lechones muertos en minúsculas jaulas llenas de heces, además de roedores por doquier y mucha suciedad. Todo esto contrasta con la imagen que ofrece la empresa en sus comunicaciones en las que los animales viven en un ambiente totalmente diferente.

©Greenpeace/Pedro Armestre

Cada vez es mayor la oposición que este tipo de instalaciones despierta entre las personas que viven en sus inmediaciones por los malos olores que generan, a los que se suman la contaminación constante de sus acuíferos por las filtraciones de purines y el escaso impacto positivo que generan en forma de fijación de población o creación de empleo. Debido a su producción masiva e incesante, este tipo de instalaciones se convierten en auténticas fábricas de emisiones de gases de efecto invernadero y de amoniaco (240.000 kg en 2019), con el único y máximo objetivo de producir carne barata y pingües beneficios a sus propietarios.

“Lo que Greenpeace ha encontrado en la macrogranja del poderoso Grupo Fuertes, el principal productor cárnico de España, conocido por su famosa marca El Pozo, es vergonzoso. Sí esto ocurre aquí, no queremos ni imaginar cómo pueden estar muchas otras instalaciones de este tipo en el resto de España”, ha declarado Luís Ferreirim, responsable de agricultura de Greenpeace. “Es intolerable que se siga promoviendo este modelo en España, por ello exigimos que en primera instancia la Junta de Andalucía realice una inspección inmediata y completa de las instalaciones de Cefusa en Castilléjar y en segundo lugar ponga en marcha una moratoria a la ganadería industrial: ni nuevos proyectos ni ampliación de los existentes”, ha añadido Ferreirim.

A pesar de que las imágenes son duras, Greenpeace entiende que el sector cárnico no debe ocultar a las personas que consumen sus productos la realidad que hay detrás de ellos, ni vender imágenes que no corresponden con su realidad productiva, por lo que pide mayor transparencia e información. Para la organización ecologista, no sirve de justificación que algunos de los estándares que se aplican en las macrogranjas, como el tamaño de las jaulas, sea algo aceptado por las normativas, sino que pide que se abandone por completo este modelo industrial.

Los datos que ofrece el Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes estima que las emisiones de metano de la explotación porcina de Cefusa en Castilléjar, alcanzaron en 2019 los 590.000 kg. Este dato podría ser muy superior dado que, como también señala Naciones Unidas, el conocimiento y monitoreo de las emisiones son incompletos y esto propicia que se subestimen los datos reales de emisión.

“Es necesario poner fin al sinsentido de las macrogranjas. El Gobierno, y muy en particular el ministro Planas, debe tomar cartas en el asunto y poner en marcha medidas que impidan que las macrogranjas sigan instalándose en España de forma desmesurada y descontrolada y envenenando el aire que respiramos y el agua que bebemos“, ha concluido Ferreirim.

En abril de este año Greenpeace impulsó la creación de una Red de Vigilancia de la Contaminación del Agua por Nitratos. Uno de los grupos que participa en este proyecto es la Plataforma Salvemos Castilléjar. De las 30 muestras de agua recogidas por esta plataforma, muchas en las inmediaciones de esta macrogranja, se ha calculado un valor medio de la contaminación por nitratos de 31,4 mg/l, y cuatro muestras dieron valores superiores a 50 mg/l (el máximo legal permitido para agua potable), tres de ellas de agua superficial (una de una fuente) con el peligro que supone para la población que la consuma, y una en un pozo.

Video: https://greenpeace.smugmug.com/RURAL/Interior-macrogranjas/n-CbTnKm/i-MRpxcH3/A 

Luís Ferreirim | Greenpeace