Las Olmedas del Prado corren un peligro irreversible, según los técnicos medioambientales

En el mes de julio, ya informábamos sobre la situación de este Olmedal, pero entonces se desconocían las causas y los técnicos apuntaban a la grafiosis, una enfermedad fúngica difícil de revertir y que afecta a los olmos. Hasta la fecha no se conocen medidas al respecto, ni por parte del Ayuntamiento de Pinoso, ni por las autoridades competentes, un hecho que denunciamos y que consideramos necesita una urgente solución.

Los resultados del informe que Silvia Verdú, Concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Pinoso, nos indicó se habían solicitado al Técnico de Sanidad Forestal de la Consellería, para valorar en profundidad la situación y tomar las medidas oportunas, diagnosticaron la temida Grafiosis. A día de hoy, todavía no se conocen los resultados de la analítica realizada que verifiquen dicha enfermedad en el Olmedal.

Las Olmedas de Pinoso sufren graves daños, según Jose Carlos Monzó, Técnico de Medio Ambiente del Ayuntamiento, debido a un vertido y no a la Grafiosis.

Dicho informe es puesto en duda por Jose Carlos Monzó Giménez, Técnico de Medio Ambiente del ayuntamiento de Pinoso, quien presentó un informe probando que el deterioro y debilitamiento de los olmos no se debe a Grafiosis, sino que se trata de un problema de vertido. Según indica Monzó, este vertido ha generado un encharcamiento prolongado que ha cambiado las propiedades físico-químicas del sustrato donde crecían los olmos, muy sensibles a estos cambios radicales y suelos encharcados durante meses. Según el informe del técnico, la única solución es el cese inmediato del vertido, que continua igual tras meses de denuncias.

Si aparece la Grafiosis será una consecuencia, pero no la causa.

En la misma fecha, el Guarda Fluvial de la Confederación Hidrográfica del Segura levantó un acta por el vertido y posibles afecciones al Domino Público Hidráulico, pero la situación no ha remitido desde entonces. Tras el informe presentado por José Carlos, la investigación sobre el origen y consecuencias de este vertido queda estancias superiores de las administraciones competentes, Ayuntamiento, Consellería y Confederación Hidrográfica, quienes deberán ordenar su investigación a las autoridades, Policía Local, Seprona, Agente Medioambiental y Guardia Fluvial. 

El técnico añade que su gran preocupación es que además de perderse una gran parte de la Olmeda, los olmos que sobrevivan, por su estado de debilidad, estarán expuestos potencialmente a la Grafiosis, algo que puede suponer la pérdida de todo el Olmedal del Prado de Pinoso. Destaca que cuando presentó su informe había tiempo para actuar y frenar la situación, había posibilidades de ser recuperada antes de la próxima primavera, cuando insectos perforadores atacaran al Olmedal debilitado. Concluye remarcando que, si aparece la Grafiosis será una consecuencia, pero no la causa.

Ante el informe presentado por José Carlos Monzón que contrasta con el informe presentado por el técnico de la Consellería, la Concejal Silvia Verdú quiere reunir a ambos técnicos para unificar criterios y proponer la mejor solución.

Más noticias en ecoactiva.

Greenpeace denuncia los impactos ambientales del comercio electrónico a gran escala

En España, el 62,6% de la población ha comprado online en los últimos 12 meses y para este Black Friday se estima que 8 de cada 10 personas lo haga

Los envíos rápidos y a domicilio requieren de tres veces más energía que los habitualessólo en China en 2018 se generaron 13 millones de toneladas de emisiones derivadas de estas entregas. Según la Agencia de Protección Ambiental, el embalaje de este comercio ya representa el 30% de los residuos sólidos urbanos en Estados Unidos.

En los últimos años, el comercio electrónico, e-commerce o comercio online se ha convertido en una parte indispensable del marco de ventas global, especialmente a raíz de la pandemia de la COVID-19. En España, el 62,6% de la población ha comprado online en los últimos 12 meses, según el INE, y para este Black Friday se estima que 8 de cada 10 personas lo hagan.

Greenpeace denuncia una nueva amenaza para el medio ambiente.

“El comercio electrónico nos ha facilitado la vida, sobre todo en tiempos de pandemia, pero a gran escala tiene un elevado coste ambiental. El sobreconsumo digital implica una extracción de recursos masiva y la generación de emisiones al producir los artículos y distribuirlos de un punto a otro del planeta, además de numerosos problemas para deshacernos de ellos. Consumir local en vez de apostar por gigantes del consumo, y solo cuando lo necesitemos, es la única solución”, ha señalado Alba García, responsable de la campaña de ciudades en Greenpeace España.

Greenpeace «las consecuencias para el planeta de la compra online a gran escala»

Guía de Greenpeace para comprar online de forma sostenible

  • Compra local, prioriza las tiendas de barrio: En lugar de comprar en grandes superficies online y aumentar las ganancias de empresas contaminantes, hazlo en tiendas pequeñas. La satisfacción de comprar en librerías, restaurantes y artesanos que están en riesgo es mucho mayor que la efímera alegría de una compra impersonal.
  • Cuando sea posible, elige productos ecológicos sin embalajes. Antes de comprar, pregunta en la tienda qué tipo de embalaje ofrecen. Si no puedes reutilizarlo o devolverlo mediante políticas de devolución, prioriza las opciones recicladas, pero ten cuidado con las falsas soluciones. Ten en cuenta el tamaño de la caja: debe ser acorde con el tamaño del producto que va dentro.
  • Elige establecimientos que dispongan de puntos de recogida o recogida en tienda, a los que puedas llegar caminando, en bicicleta o transporte público. No tendrás que esperar en casa a recibir tu envío y evitas las emisiones de efecto invernadero generadas. Cuando las entregas sean completamente necesarias, elige sistemas sostenibles (por ejemplo, empresas de reparto en bicicleta).
  • Evita las devoluciones. Haz las preguntas necesarias para comprar la talla o modelo adecuado.
  • Compra de segunda mano, repara o intercambia productos. Incluso si están online, les estás dando una vida útil más larga.

Greenpeace denuncia una nueva amenaza para el medio ambiente

Ante el auge del comercio online a gran escala, Greenpeace alerta del grave peligro que este servicio entraña para el planeta en términos de uso de los recursos, emisiones de gases de efecto invernadero y de residuos.

Durante la llamada “última milla” (la distribución de los paquetes a los hogares) es cuando se genera un mayor número de emisiones, principalmente por el transporte. Esto se ha agravado con la reciente introducción del modo “rápido”, que permite recibir los productos en 24 horas, y por las devoluciones gratuitas, ya que uno de cada tres productos se retornan.

El Black Friday es una fecha especialmente dañina en este sentido: solo en este día, en 2019 se estima que se distribuyeron 3,5 millones de paquetes en toda España y 1,5 en Madrid (un día normal en la capital se distribuyen en torno a 350.000 – 400.000 paquetes). A las emisiones del reparto se suman las ligadas a la importación de productos por avión. Esto implica una huella de carbono adicional por cada producto, pues el transporte aéreo emite al menos seis veces más que un camión por tonelada transportada.

Los residuos generados por las compras online -en su mayoría envoltorios de usar y tirar- son otro de los principales problemas ambientales. Al no ser envases, los plásticos que se usan para envolver no se reciclan, por lo que acaban en vertederos o incineradoras. El cartón, que tiene una mayor tasa de reciclado y es algo más sostenible (aunque a menudo es una mezcla de ambos materiales), comienza a ser ingestionable también debido al creciente aumento de envíos online.

Necesitamos medidas urgentes al respecto

“Mediante publicidad personalizada a través de algoritmos que identifican nuestras debilidades, las empresas manipulan nuestros deseos e incluso detectan nuestros momentos de vulnerabilidad para que sigamos consumiendo al ritmo actual. El mejor ejemplo es China, donde en solo 15 años se ha pasado de recibir un paquete por persona al año a casi 35 paquetes de media por sus compras online”, ha declarado Celia Ojeda, responsable del proyecto de ciudades en Greenpeace Internacional.

Para la organización ecologista, el e-commerce se puede transformar en un sector sostenible en el que se apoyen los comercios locales. Siendo necesario para ello, establecer medidas que afecten tanto a las empresas de venta y a las transportistas como a las personas consumidoras.

Comprar online no es malo en sí mismo, de hecho, durante la pandemia ha dado una posibilidad a pequeños negocios que no tenían otra forma de vender sus productos. Sin embargo, el consumo masivo sí tiene consecuencias muy negativas: necesitaríamos tres planetas Tierra para satisfacer nuestra tasa actual de consumo”, ha concluido García.

Más noticias en ecoactiva.

Llamamiento a la ciudadanía para que se sume al ligio climático

El primer litigio climático de la historia de España ya está en marcha. Ecologistas en Acción, Greenpeace y Oxfam Intermón, que han demandado al Gobierno por inactividad ante el cambio climático, lanzan hoy una petición para que la ciudadanía se sume al proceso judicial para exigir más ambición en la lucha contra el cambio climático.

Mientras la actual crisis sanitaria y económica global sigue su curso, la crisis climática no deja de agravarse. Las organizaciones advierten de que el impacto de la COVID-19 obliga a repensar y construir un mundo nuevo donde el cuidado de las personas y del planeta esté en el centro.

“La respuesta insuficiente del Gobierno de España ante la emergencia climática pone en riesgo al país y expone a las personas y al medio ambiente a sufrir cada vez más las catastróficas consecuencias que trae consigo el cambio climático”, señalan las organizaciones en el texto.

Los impactos del cambio climático ya se están evidenciando en todo el mundo. La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) ha vinculado la pandemia de la COVID–19 con la crisis climática y el Panel Intergubernamental de la ONU sobre biodiversidad (IPBES) ha advertido de que prevenir es mejor –y más barato– que curar: al abordar la pérdida de biodiversidad y el cambio climático es posible reducir el riesgo de una futura pandemia a solo el 2% del coste económico de la COVID–19.

Aunque el planeta lleva años asistiendo al deshielo del Ártico, la subida del nivel del mar, el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos (como el supertifón Goni en Filipinas, el más devastador en lo que va de año) o la extinción masiva de especies animales y vegetales, estos impactos se están acelerando y son solo un primer aviso de consecuencias potencialmente más catastróficas. En España, además, las sequías, las inundaciones y los incendios son cada vez más devastadores. Y, como siempre, las personas más vulnerables son las más expuestas, las que más sufren sus consecuencias, aunque son las menos responsables de los efectos del cambio climático.

Las organizaciones denuncian que ninguno de los Gobiernos de España ha mostrado la ambición o el interés suficiente para cumplir con su deber ante la mayor amenaza a la que se enfrenta el planeta. Por esta falta de acción ante el cambio climático y por no contar con un plan de respuesta adecuado ante este grave problema, tal y como obliga la Unión Europea, Ecologistas en Acción, Greenpeace y Oxfam Intermón han tomado la decisión de llevar al Gobierno ante los tribunales.

“Tener una política climática que nos permita disfrutar de un futuro sostenible es una obligación legal. La presión popular y la justicia serán la palanca que mueva a la clase política. Por eso, es necesario que muchas personas se sumen a esta demanda”, concluyen en el texto las tres organizaciones, que incorporarán todo el apoyo ciudadano recibido en la documentación que entreguen al Tribunal Supremo como una muestra más de la preocupación social existente por la inactividad ante el cambio climático.

La nueva planificación hidrológica difiere de la transición ecológica

  • SEO/BirdLife lamenta la inercia insostenible de la política de aguas que se refleja en los documentos sobre los que se basarán los futuros planes hidrológicos para el periodo 2021-2027.
  • Además, valora de extrema gravedad mantener algunas cuestiones en estos documentos, entre ellos: diagnósticos incompletos de la situación de algunos de los humedales más importantes de España, como el Mar Menor o Doñana; minimizar la realidad crítica a la que se enfrenta el delta del Ebro; la omisión del trasvase Tajo-Segura, o la apuesta por mantener obras hidráulicas que deterioran los ríos.

Para la organización conservacionista, la Red Natura 2000 sigue siendo la gran olvidada a pesar de las recomendaciones de la Comisión Europea y de diversas sentencias de los tribunales, y apunta que la atención a estas zonas protegidas queda aún más debilitada que en el ciclo anterior.

Hoy se cierra el plazo de consulta pública a los documentos previos a la elaboración de los plan hidrológicos, los Esquemas de Temas Importantes (ETI) de las demarcaciones hidrográficas de competencia estatal.

Tras la revisión de la documentación presentada, SEO/BirdLife lamenta que siguen sin asumirse los objetivos fijados por Europa y muestra su decepción por la falta de ambición. La organización apunta que la inercia en las políticas de oferta del agua se mantiene, a pesar de la realidad climática y del estado crítico en el que se encuentran los ecosistemas acuáticos. Estos documentos se disponen más a ofertar y asegurar consumos insostenibles que a conservar los ecosistemas acuáticos con las exigencias que establecen las directivas europeas, y subraya que no se hace un diagnóstico objetivo de la situación actual, ni del fracaso en la falta de ejecución de las medidas planteadas o de la ineficacia de las ejecutadas, y entiende que la realidad ambiental, que debe ser el pilar de la planificación, es inexistente.

Asimismo, los documentos insisten en soluciones que se han mostrado, cuanto menos, ineficaces, y mantienen apuestas sectoriales y paquetes de medidas que siguen deteriorando los ríos, acuíferos y humedales. Es inexistente un análisis realista, crítico y constructivo con relación a los conflictos a los que se enfrenta este ciclo de planificación hidrológica. Como muestra de ello, SEO/BirdLife llama la atención a cuestiones como que el 70% de presupuesto de la cuenca del Ebro vaya destinado a la modernización de regadíos sin un análisis de su papel en la mejora del estado de las masas de agua; la omisión de análisis de grandes obras como el recrecimiento del embalse de Yesa, o los nuevos pantanos de Mularroya o Almudévar; la omisión del trasvase Tajo-Segura y sus impactos ambientales; la falta de reconocimiento a la situación crítica del delta del Ebro y su futuro en relación con la necesidad de gestionar los sedimentos de la cuenca; las graves carencias en el diagnóstico del estado de humedales como el Mar Menor, Doñana y l’Albufera de Valencia , y en las escasas y poco ambiciosas medidas para su conservación.

Para SEO/BirdLife existe un abismo entre los planteamientos iniciales expuestos en las jornadas de participación, que aseguraban que se centrarían en los objetivos medioambientales, y la política de oferta del agua que se mantiene en los documentos, todo ello a pesar de estar inmersos en una crisis climática galopante cuyos efectos en nuestro país serán catastróficos desde el punto de vista hidrológico, ambiental y económico. No se trata sólo de consumir mejor o de manera más eficiente sino de asegurar que no consumimos más agua de lo que tenemos en cada cuenca?.

Pero si algo preocupa a SEO/BirdLife es la falta de integración de la Red Natura 2000 en estos documentos. Las administraciones públicas siguen sin interiorizar el importante papel y las obligaciones de la Directiva Marco del Agua en la conservación de la naturaleza y de estas zonas protegidas, y la desgobernanza en la materia es absoluta.

Roberto González, responsable del programa de Aguas de SEO/BirdLife lamenta que “a pesar de llevar años señalando las mismas carencias y de que la información científica se hace cada vez más contundente, la planificación hidrológica sigue su curso insostenible. Parecería que cuestiones como no deteriorar los ríos, acuíferos y humedales, o fijar caudales ecológicos, fueran en contra de la planificación hidrológica, y esa es la debilidad del modelo, no asumir que proteger el recurso es proteger los sectores asociados y la economía”. Finalmente, González subraya que “ahora toca revisar las alegaciones presentadas con la vista puesta en los aspectos ambientales y asumir la necesidad de virar la política de aguas a la conservación de nuestros ríos y humedales. Otra cosa no se entendería, asumiendo que el agua es una de las piezas clave para la transición ecológica”.

SEO/BirdLife insiste en que, de mantenerse este enfoque en los documentos, España terminará su planificación hidrológica con graves sanciones de la Comisión Europea por incumplimientos en las directivas de agua y de conservación de la naturaleza.
Más información:
Prensa SEO/BirdLife Olimpia García 699 983 670 / 914340910 / prensa@seo.org
Foto: Parque Natural del Alto Tajo. © A. Carretero-SEO/BirdLife

Preocupante el crecimiento de la ganadería industrial en España

  • Entre 2013 y 2019 se instalaron en España granjas industriales a un ritmo de casi 20.000 cerdos a la semana. España alberga más cerdos que ningún otro país europeo.
  • El crecimiento de la producción está impulsado por la exportación, principalmente a China. – España es líder en uso de antibióticos, contaminación del agua y contaminación del aire asociados a este modelo de producción.
  • La proliferación de explotaciones ganaderas industriales ha generado una gran movilización social de rechazo en el medio rural debido a las graves consecuencias para la salud que generan por la contaminación del agua potable y del aire.

El informe, publicado hoy en España por Amigos de la Tierra y Food & Water Action Europe y que se presentará esta tarde en el evento digital “La ganadería industrial en Europa”, analiza los riesgos que este avance supone para nuestra salud, nuestra seguridad alimentaria y el cambio climático, sin olvidar su relación con la propagación de virus como el COVID19.

“La ganadería industrial está poniendo en riesgo nuestra salud. La dosificación rutinaria de antibióticos a los animales está aumentando el riesgo de que las bacterias resistentes a los antibióticos acaben en la carne”, afirma David Sánchez Carpio, autor del informe y director de Food & Water Action Europe. “Pero este no es el único riesgo. Cada año miles de personas en zonas rurales de España ven limitado su acceso a agua potable en sus hogares debido a la contaminación por nitratos y nuestro país lleva años superando los límites de emisiones de amoniaco”.

El informe revela también cómo las condiciones de trabajo inseguras en las granjas industriales y los mataderos están poniendo en peligro a las personas trabajadoras y aumentando la propagación de enfermedades, como se ha visto recientemente en relación con la pandemia del COVID19.

“La crisis del COVID-19 ha demostrado la fragilidad e inhumanidad de un sistema basado en conseguir carne barata.” Ha recordado Andrés Muñoz Rico, responsable de Soberanía Alimentaria de Amigos de la Tierra: “Pero este no es un fenómeno exclusivamente español. El riesgo de desaparición de la ganadería extensiva se está dando en toda Europa y necesitamos una acción urgente de los responsables políticos nacionales y de la UE”.

Recientemente el Consejo de Ministros de Agricultura de la UE y el Parlamento Europeo han aprobado la regulación de una Política Agrícola Común que, según denuncian las organizaciones, implica continuar financiando a la ganadería industrial, pese al impacto climático, medioambiental y social de dicho modelo.

“No es admisible lo aprobado la semana pasada en Bruselas, ya que pone aún más en riesgo los modelos de ganadería más sostenibles y marca un camino erróneo hacia una política alimentaria que no permitirá el cumplimiento de los objetivos climáticos y de conservación de la biodiversidad del Acuerdo de París y de la nueva Estrategia Europea de Biodiversidad para 2030” confirma David Sánchez.

«Si se ratifica lo aprobado por el Consejo y el Parlamento Europeo, se mantendrán los pagos acoplados que no tendrán ninguna condicionalidad medioambiental, tales como mantener densidades máximas para el ganado o que las explotaciones ganaderas cumplan con la Directiva Marco del Agua. Desde la sociedad civil reclamamos a la Comisión Europea que dé un giro radical hacia una nueva política agraria más sostenible para el planeta y las personas, rechazando la actual regulación aprobada » ha afirmado Andrés Muñoz.

El evento de presentación del informe tendrá lugar el jueves 29 a través de las redes sociales de Amigos de Tierra a las 18:00 junto a la Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial. Este evento es el cierre de una serie de encuentros organizados por Amigos de la Tierra en el marco del Mes por un sistema alimentario más justo para las personas y el planeta. Todos los eventos difundidos junto a la campaña internacional contra la agricultura industrial se encuentran disponibles en la web de Amigos de la Tierra.

El Gobierno de Aragón incumple los compromisos con Bruselas en Los Monegros

Las organizaciones ecologistas SEO/BirdLife, Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra, Coagret y Ansar consideran que el avance en la aprobación de nuevos proyectos de regadío en Los Monegros alterarían de forma irremediable los hábitat esteparios y pondrían en peligro las especies esteparias amenazadas. “El Departamento de Agricultura y Ganadería olvida constantemente que es también el Departamento de Medio Ambiente, aunque a lo largo de la legislatura ha estado ausente de esta responsabilidad y sin compromiso ambiental, como queda constatado en el caso de Monegros”, denuncian las ONG.

Estas organizaciones han solicitado de forma reiterada al Gobierno de Aragón que cumpla con todos sus compromisos ambientales en Los Monegros, siendo los principales y mayoritariamente pendientes de cumplimiento: la creación de un Parque Natural en Los Monegros, la aprobación de planes de conservación de especies para avutarda, sisón, ganga, ortega y rocín (alondra ricotí), la disponibilidad de medidas agroambientales específicas para los agricultores y ganaderos monegrinos y la ampliación de las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Las ONG sostienen que los nuevos proyectos de transformación de secano en regadío requieren de una revisión de la evaluación de impacto ambiental, que tengan en cuenta que durante los últimos 10 años las poblaciones de aves esteparias como el sisón o el cernícalo primilla han sufrido un descenso y no soportarían en Monegros una alteración del hábitat sin medidas ambientales.

“Si se quieren añadir nuevos impactos ambientales en Monegros, como son las nuevas transformaciones de secano en regadío, es necesario avanzar en medidas ambientales que puedan corregir o compensar el daño ambiental que van a provocar. El Gobierno de Aragón, junto con el Ministerio de Agricultura, deberían proporcionar un presupuesto similar al que se va a invertir en obras hidráulicas y agronómicas, e invertirlo en mejoras del hábitat estepario en Monegros”, subrayan.

Por otro lado, las organizaciones conservacionistas no quieren afectar a los agricultores y regantes (expectantes por las promesas de nuevos regadíos) y responsabilizan exclusivamente al Gobierno de Aragón, por no cumplir sus deberes ambientales, de los agravios y desilusiones provocados por la situación en la que se encuentran. “El Gobierno de Aragón mantiene un constante engaño a agricultores y a ecologistas y, por tanto, a toda la sociedad aragonesa, debido a su inacción en materia de medio ambiente”, declaran.

“El Gobierno de Aragón debería plantearse sus responsabilidades políticas y la apuesta por un equipo en el Departamento de Medio Ambiente que sea capaz de afrontar los retos ambientales pendientes. Durante los últimos seis años ha sido el propio Departamento de Agricultura el que ha provocado conflictos ambientales en Aragón, mientras tenía todas las herramientas necesarias a su alcance para su resolución”, denuncian las ONG.

Paisaje en Los Monegros  con cultivos de cereal de secano ©SEO/BirdLife

La nueva PAC: ni verde, ni justa, ni adecuada para la agricultura española

La futura PAC da la espalda al Pacto Verde Europeo, debilitando la ambición climática de esta política.  El presupuesto destinado a objetivos ambientales es insuficiente y margina a los agricultores y ganaderos que producen alimentos sanos y respetuosos con la naturaleza y las personas.Se mantiene el apoyo a modelos de intensificación del territorio injustos e insostenibles.
Desoyendo las recomendaciones y evidencias de la ciencia y las demandas de la sociedad civil, y dando la espalda al Pacto Verde Europeo, esta madrugada el Europarlamento y el Consejo de Ministros de Agricultura de la UE han alcanzado acuerdos decepcionantes para el futuro de la PAC. Tras estos acuerdos, aún por cerrar en el caso del Parlamento, la propuesta de reglamentos de la Comisión Europea queda muy debilitada en cuestiones ambientales y sociales. Consejo y Parlamento confirman así una actitud continuista que dificulta la transición agroecológica de nuestros sistemas alimentarios, impidiendo su adaptación a los retos futuros.

En el caso del Consejo, salvo blindar un presupuesto mínimo para los llamados ecoesquemas (un 20%, frente al actual 30% del greening), su posición debilita prácticamente cada uno de los componentes de la arquitectura verde de la propuesta de la CE de 2018. Según lo acordado, la condicionalidad ya no podrá llamarse reforzada, al mantener prácticamente la situación actual e incorporar con el mismo diseño fallido elementos del “greening” cuya ineficacia ya ha resultado probada, como las “superficies de interés ecológico” que no aplican a leñosos ni pastos, o la “diversificación de cultivos”, en lugar de la rotación.

Además, mantienen el criterio para contabilizar como presupuesto destinado a objetivos ambientales ayudas que no establecen condiciones suficientes para garantizar una gestión ambientalmente favorable, reduciendo así el impulso necesario para destinar fondos a otras medidas más eficaces o apropiadas como las agroambientales o los pagos a explotaciones en zonas protegidas como Red Natura 2000. A pesar de pretender orientar la política a un modelo que responda más a sus resultados, se debilita precisamente el sistema de evaluación y seguimiento que debería ser el soporte de ese modelo.

“Decepciona comprobar que la gran mayoría de los europarlamentarios españoles parecen desconocer la crisis ambiental y social del sector agrario en España y hayan respaldado la continuidad de una política que favorece los modelos agrarios menos sostenibles y justos con la gente del campo. Estamos fallando como país. El Ministerio de Agricultura, y el Gobierno de España, en su conjunto, debe apoyar a las explotaciones con mayor valor social y ambiental, para las que España es un exponente principal”, afirma Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife. “La transformación en verde de la PAC es la verdadera oportunidad de futuro del sector agrario en este país. La mejor “Marca España”: competitividad verde y excelencia social, de nuestros productos agrarios”, asegura.

El Parlamento aún no ha cerrado su posición final, y las votaciones continuarán hasta el viernes. Sin embargo, el resultado de la primera tanda de votación de ayer, centrada de hecho en los aspectos ambientales de la PAC, no es mejor que el del Consejo. Si bien es cierto que apoya un porcentaje mayor para ecoesquemas (el 30%), incluye objetivos económicos y abre la puerta de estos pagos verdes a la ganadería industrial, diluyendo el objetivo ambiental prioritario que debe tener. E igualmente, a pesar de defender la rotación de cultivos en la condicionalidad, rechaza el resto de propuestas que realmente podrían suponer un refuerzo de este sistema básico de condiciones asociadas a los ayudas.

En los próximos días podrían salir adelante algunos otros aspectos positivos relacionados con la sostenibilidad de los regadíos o las ayudas a las fincas en Red Natura 2000, pero aún así el acuerdo final quedaría lejos de la ambición ambiental necesaria. Por lo que sólo cabría ya que en la votación final, los parlamentarios asumieran su responsabilidad y decidieran iniciar el debate sobre la propuesta de la CE desde el principio en el seno del Parlamento.

“Tanto el Parlamento Europeo como el Consejo de Ministros de Agricultura y Pesca han presentado unas propuestas decepcionantes que no van a permitir asegurar la viabilidad en las explotaciones en Natura 2000, en producción ecológica o de la agricultura y ganadería de alto valor natural. Una vez cerrados los reglamentos, tocará definir la política a nivel nacional”, afirma Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España.  Y añade: “Tenemos esperanza de que, si nada cambia en lo que queda de negociación a nivel europeo, el PEPAC sirva para compensar estas debilidades y permita reconducir este descalabro para poder avanzar hacia una transición agroecológica y conseguir una PAC verde y justa”.

Olimpia García

Nylva Hiruelas

Greenpeace exige medidas urgentes contra la «pandemia climática» colocando una mascarilla gigante en plaza de Colón

  •  La organización exige medidas urgentes frente a la emergencia climática de forma simultánea a las de la crisis sanitaria
  • España: La Ley de Cambio Climático debe responder a los objetivos recomendados por la ciencia para evitar los peores impactos
  • Europa: Jefes de Estado y de Gobierno se reúnen los próximos 15 y 16 de octubre en el Consejo Europeo para decidir sobre los objetivos climáticos y la recuperación económica
  • Miles de personas se han movilizado estos días en toda Europa para exigir justicia ambiental, social y económica
    Madrid, 13 de octubre de 2020-. Activistas de Greenpeace han colocado a primera hora de esta mañana una mascarilla gigante (4×5 metros) en una escultura de la plaza de Colón (Madrid) en la que se lee “Pandemia Climática”. A su lado, otra pancarta señala “La inacción nos ahoga”.

En un contexto de crisis sanitaria y socioeconómica extraordinarias, la organización ecologista insiste, con esta acción, en la urgencia de prevenir los peores efectos de la emergencia climática que afronta el planeta.

“Ante la crisis climática, solo existe una solución: reducir de forma drástica las emisiones de CO2. Si continuamos poniendo en riesgo la salud del planeta, nos tendremos que enfrentar a muchas más crisis sanitarias y socioeconómicas como la que estamos viviendo ahora por la COVID-19″, ha declarado Tatiana Nuño, responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace.

La organización ecologista, que ha analizado en profundidad los borradores de la Ley nacional de Cambio Climático, del Plan Nacional de Clima y Energía y de la Estrategia a Largo Plazo, denuncia que ninguno de ellos establece los objetivos recomendados por la ciencia para asegurar que no se supera en 1,5 ºC la temperatura global, tal y como exige el Acuerdo de París.

Greenpeace recuerda, además, la importancia de que los fondos destinados a la recuperación económica y social del país aprobados la semana pasada aseguren la reducción rápida de las emisiones: no se trata sólo de destinar un 37% del presupuesto previsto a inversión verde, sino de definir con exactitud qué significa esta y garantizar que está alineada con las recomendaciones científicas y que en ningún caso se destina a mantener los sectores contaminantes.

Recientemente, Greenpeace, junto con Ecologistas en Acción y Oxfam Intermón, demandaron al Gobierno español por su inactividad frente al cambio climático. El recurso interpuesto ya ha sido admitido a trámite por el Tribunal Supremo, lo que ha dado inicio a un proceso histórico: el primer litigio climático en España.

Los próximos meses son clave para aumentar los objetivos climáticos y alinearlos con la ciencia, que para España deben ser la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos el 55% en 2030 respecto a 1990 y alcanzar el cero neto de las emisiones en 2040.

En el contexto europeo, los jefes de Estado y de Gobierno de todos los países miembros se reunirán los próximos 15 y 16 de octubre en el Consejo Europeo para decidir sobre los objetivos climáticos para la Unión Europea y los planes para la recuperación económica, tras la reciente decisión del Parlamento Europeo de elevar el objetivo de reducción de emisiones para 2030 al 60%. Este es el motivo por el que miles de personas en toda Europa han tomado las calles y las redes sociales para exigir a los Gobiernos que den un paso al frente en la acción por el clima.

La situación del Mar Menor sigue siendo insostenible

Un año después de que tres toneladas de peces aparecieran muertos en la orilla de la zona norte del Mar Menor, cercana a la localidad de San Pedro del Pinatar, la organización medioambiental Greenpeace denuncia que sigue sin darse pasos en la búsqueda de culpables directos de esta catástrofe medioambiental. Además se muestra realmente preocupada por la falta de soluciones al estado actual de la zona y lucha por que se juzgue el suceso en los tribunales como “ecocidio”.

La ONG se ha unido a la recién constituida plataforma Banderas Negras – Mar Menor Vivo, para intentar sumar iniciativas que pongan freno a los problemas, tan enquistados ya, que está sufriendo este ecosistema. Los colectivos reunidos en la plataforma han convocado un acto el próximo lunes, 12 de octubre de 2020, aniversario de la mortalidad masiva de los peces, en memoria del episodio y en defensa del Mar Menor a las 12:00 h en la Playa de Villananitos en San Pedro del Pinatar.

El gobierno regional atribuyó el suceso del año pasado a los 60 hectómetros cúbicos de agua y sedimentos que la gota fría ocurrida en septiembre de 2019 depositó sobre el Mar Menor. Sin embargo, las organizaciones medioambientales defienden que este desastre se debe al vertido constante de nitratos, proveniente de los abonos químicos, que las explotaciones agroindustriales que circundan el Mar Menor vienen haciendo a lo largo de las últimas décadas.

Batalla jurídica
Ante esta grave situación, el pasado mes de marzo Greenpeace decidió personarse junto a las organizaciones ANSE y Ecologistas en Acción como acusación popular en la causa judicial que ya se había iniciado en diciembre de 2017, como consecuencia de una denuncia de la Fiscalía de medio ambiente, el conocido como caso Topillo.

El objeto de este procedimiento es la presunta comisión de delitos contra el medio ambiente por los vertidos ilegales de aguas cargadas de salmueras provenientes de la utilización de desaladoras ilegales, que habrían sido causa del proceso de eutrofización que afecta a la laguna desde hace años, y que ha desembocado en diversos episodios de anoxia o falta de oxígeno en el agua. La eutrofización ha tenido dos episodios especialmente dramáticos: la “sopa verde” o boom fitoplanctónico del año 2016, en el que murió el 85 % de la pradera submarina por la falta de luz, y la muerte masiva de fauna marina de la que se cumple ahora un año. Estos hechos permiten hablar de un posible delito de “ecocidio” o asesinato del ecosistema entero y abogar por una tipificación expresa de dicho delito.

Las conductas habrían sido cometidas por una pluralidad de empresas agrícolas y agricultores profesionales del entorno del Mar Menor. Asimismo, se está investigando la conducta de algunos ex cargos públicos de la Consejería de Agricultura y de la Confederación Hidrográfica del Segura en relación con el control del uso de abonos nitrogenados y el control de los vertidos de salmueras agrícolas, por si pudiera ser constitutiva de delitos de prevaricación o contra el medio ambiente.

Llueve sobre mojado
El Mar Menor, la laguna salada más grande de Europa y un ecosistema único por sus valores ambientales, se ha convertido en las últimas tres décadas en un aliviadero de vertidos de nitratos y abonos químicos para la agroindustria que lo circunda. Dicha industria es un modelo agrícola hiper intensivo, que ha transformado totalmente la fisonomía del Campo de Cartagena, que circunda al Mar Menor. Desde que en 1979 llegaron al Campo de Cartagena las aguas del trasvase del Tajo, junto con la instalación de desaladoras de agua, la agricultura de secano y la infraestructura de bancales que contenían el agua de lluvias han sido paulatinamente eliminadas. Hoy El Campo de Cartagena es una máquina productiva de cultivo de regadío hiperintensivo y un trampolín de vertidos al Mar Menor. Este modelo ha eliminado las infraestructuras que hacían de barrera de contención de agua y además utiliza grandes cantidades de abonos químicos que terminan en el mar. Son estos vertidos los que han convertido al Mar Menor en una bomba de nutrientes, que han producido un paulatino proceso de eutrofización de sus aguas, que está cercenando la biodiversidad de este espacio único.

Finaliza el plazo de enmiendas a la Ley de Cambio Climático

  • Más de 400 personas del mundo de la investigación y la ciencia han firmado un manifiesto dirigido al Congreso para defender que la ley establezca un comité científico fuerte e independiente que evalúe la futura política de cambio climático en España.
  • Así lo reclaman los principales grupos ecologistas Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF entre una serie de enmiendas enviadas a los grupos políticos en el Congreso de cara a la Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Con los grupos políticos a punto de presentar sus enmiendas al proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, los principales grupos ecologistas a nivel estatal, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF, alertan sobre la necesidad de una ley con mucha más ambición y urgencia, así como un mayor respaldo científico en los objetivos, junto con una propuesta firme y detallada de un comité científico de personas expertas e independientes.

En este sentido, las organizaciones ecologistas apoyan plenamente el manifiesto por la ciencia y piden la creación de un comité fuerte e independiente para el cumplimiento de la ley de cambio climático, en línea con otras leyes estatales ya aprobadas en países de nuestro entorno. La formación de este comité deberá incluir los mecanismos necesarios para asegurar la participación de las mujeres en él, como forma de impulsar la equidad de género en políticas climáticas como así viene indicado tanto a nivel europeo como internacional. El manifiesto, hecho público hoy, está abierto a adhesiones y ya ha sido firmado por más de 400 personas del mundo de la investigación y la universidad, más de 100 catedráticos y catedráticas, además de varias sociedades científicas, entre ellas SEO/BirdLife.

La comunidad científica estima que hay que definir desde el principio la función de este nuevo órgano independiente, por lo que exigen que la norma marque ya unos requisitos básicos de funcionamiento. El texto del manifiesto considera fundamental la constitución de un Comité de personas expertas, transparente y con capacidad de evaluar la actuación del Gobierno. Para ello, la ley debe asegurar su independencia de grupos de presión, especialmente de influencias partidistas y empresariales, tanto en su composición y nombramiento como en el ejercicio de sus funciones. Además, debe dotarse de recursos suficientes y favorecer la transparencia mediante la publicación de sus informes.

“El comité –señala el manifiesto– formaría parte de una apuesta imprescindible por el conocimiento como elemento clave para el progreso de nuestra sociedad a la hora de buscar las mejores salidas posibles a las múltiples crisis -ambiental, social, laboral y económica- asociadas a la emergencia climática, la pérdida de biodiversidad y la pandemia”.

Durante los últimos tres meses, las cinco entidades ecologistas han presentado y debatido una serie de posibles enmiendas al texto legislativo en reuniones con la mayoría de los grupos políticos en el Congreso. El plazo para la presentación de las enmiendas de los partidos acaba este miércoles y pasa directamente a la negociación de una nueva versión del proyecto de ley en base a las enmiendas capaces de generar un consenso o mayoría de votos en la Comisión para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, del Congreso.

Para estas organizaciones, ir mucho más lejos en los objetivos de reducción de las emisiones, en línea con una reducción de emisiones de un 55 % para 2030 respecto al 1990 en lugar del 20 % propuesto por el Gobierno,  es un pilar fundamental para el texto legislativo, junto con una serie de enmiendas asociadas que apuntan a más ambición y urgencia en relación con las energías renovables, el abandono de las energías nuclear y fósil, y los coches de combustión