SEO/BirdLife hace un ‘selfie’ al flamenco, el ave de moda

El flamenco ha triunfado como ‘ave del verano 2017’. Miles de personas lo lucen estampado en todo tipo de abalorios, objetos o ropa, mientras otros se bañan en el flotador de moda: el flamenco hinchable.

Esta ave ya tan popular, no solo es singular por su belleza sino porque depende de humedales salobres muy específicos donde realizar sin peligros la etapa más crítica de su ciclo biológico, la reproducción.

Cada verano tiene su canción, su helado de moda, su bebida refrescante…. Este año, la selecta iconografía veraniega ha incluido a una de nuestras aves acuáticas más vistosas. Puede verse estampada en camisetas, vestidos, bolsos, peluches, tazas o zapatos. Y por supuesto en el ya famoso hinchable gigante que triunfa en redes sociales y entre influencers. Más allá de la tendencia, el flamenco sufre, como otras muchas aves acuáticas, la pérdida de sus hábitats, las sequías e incluso el cambio climático.

Con el objeto de dar a conocer a estas aves y concienciar sobre las amenazas que les afectan, SEO/BirdLife lanza la campaña Selfie al flamenco, con la que pretende precisamente eso: realizar una pequeña radiografía para ofrecer información a la ciudadanía a través de la web seo.org/selfie-al-flamenco con la que pueden acompañar sus propios ‘selfies’ o autoretratos fotografiando algún estampado u objeto con el ave de moda.

Los flamencos son especialmente vulnerables durante la reproducción, que va aproximadamente desde abril hasta finales junio. Durante este periodo, la mayor parte de la población se concentra en unos pocos enclaves. Por tanto, cualquier incidencia o situación ambiental adversa puede acarrear el fracaso reproductor de una parte importante de la población.

En concreto, solo existen dos colonias relativamente estables en el Mediterráneo occidental: en La Camarga, en el sur de Francia; y en Fuente de Piedra, en Málaga. Por eso, una primavera parca en lluvias puede desecar prematuramente un humedal, lo que puede conducir al fracaso reproductivo, bien por falta de alimento o por predación de perros, zorros o jabalíes, que, pueden acceder fácilmente a los nidos.

Amenazas a su hábitat

 En cuanto a cómo podría afectarle el cambio climático, el investigador de la estación Biológica de Doñana y colaborador de SEO/BirdLife, Juan Amat, explica que aunque haya predicciones, no se sabe lo que realmente puede pasar: “probablemente los principales efectos se derivarán de alteraciones en el hábitat. Los modelos predicen menores precipitaciones y como los humedales que usan los flamencos son temporales, estos serían más efímeros. Pero, por otra parte, a causa de la previsible subida del nivel del mar, se podrían formar nuevos humedales costeros, lo que podría favorecer a la especie. Ahora bien, dado que en la actualidad en gran medida dependen de humedales artificiales como piscifactiorías o salinas, los efectos del cambio climático podrían no ser tan severos como en otras especies”.

En cualquier caso, como explica Amat, “es prioritario conservar los humedales naturales, que para la especie son más importantes que los artificiales. Y después conservar los sitios de nidificación, que al ser escasos hacen que la especie, aunque sea abundante, sea también vulnerable”. De hecho, el flamenco común se incluye en el Libro Rojo de las Aves de España , está contemplado en el Anexo I de la Directiva de Aves por su importancia a nivel europeo y aparece incluido en el Listado de Especies en Regimen de Protección Especial que le garantiza una protección a nivel estatal..

¿Qué sabemos del flamenco?

Es común relacionar esta hermosa ave con las lagunas del África tropical o los pantanales de Florida, pero lo cierto es que está mucho más cerca. Cuando hablamos de esta especie en España nos referimos al flamenco común (Phoenicopterus roseus), ya que existen otras cinco especies más en el mundo. Una de ellas, el flamenco enano, procedente de África, también visita ocasionalmente nuestros humedales, donde se mezcla con el común. Al otro lado del Atlántico se encuentran el flamenco chileno; el del Caribe o americano (quizá el más conocido por sus rosa más intenso del plumaje y que ocupa los humedales bañados por el mar Caribe), y las parinas grande y chica, localizadas en el altiplano andino, entre Chile, Perú y Bolivia.

Rasgos llamativos

El flamenco común destaca por su peculiar aspecto y color, como si fuera un garabato rosáceo en medio del agua. Lo delatan también su gran tamaño y sus largas patas y cuello, pues mide entre 125-145 cm de altura y 140-170 cm de envergadura (de punta a punta de las alas). Contrariamente a su retorcida figura, en vuelo presenta una silueta muy estilizada, con el largo cuello y las patas estiradas. Machos y hembras solo se diferencian en el tamaño, los primeros algo mayores que ellas.

Puede ser visto en algunas de nuestras lagunas del interior peninsular, en muchos de nuestros mejores marjales costeros mediterráneos y del Atlántico andaluz, siempre en amplias superficies de aguas someras salobres, marismas, salinas o grandes lagunas litorales y endorreicas, sometidas, a menudo, a regímenes de inundación y sequía.

El flamenco común presenta una distribución que abarca desde África y Asia, hasta los países europeos mediterráneos. Sin embargo, su presencia en esta amplia área geográfica no es continua y depende de la existencia de este tipo de humedales tan específicos.

La alimentación tiñe su plumaje

Mientras los adultos visten de rosa, los jóvenes presentan aún una coloración pardo-grisácea y tienen las patas mucho más cortas. “Este color rosáceo lo adquieren a través de la alimentación, que contiene unos pigmentos llamados carotenoides y que se encuentran en proporción variable en los seres vivos que ingieren. De ellos, el más frecuente que se fija tanto en plumas como es patas es el cantaxanteno”, explica Juan Amat.

Además, añade una curiosidad: “para realzar el colorido durante los períodos de cortejo, los flamencos se maquillan el plumaje utilizando pigmentos depositados en las secreciones uropigiales”. Se trataba de una suposición que por primera vez fue confirmada por Amat y su equipo en un artículo científico publicado en 2011.

 Un pico exclusivo

Aunque su singular pico puede darle un aire grotesco a su cabeza, responde a un diseño perfecto para alimentarse. El flamenco no picotea para conseguir su comida sino que con su cabeza sumergida en el agua bate el fondo para después tamizar el limo con su pico. De esta manera, insectos, larvas, pequeños crustáceos, moluscos, anélidos, microalgas y protozoos son filtrados gracias a las laminillas presentes a lo largo del borde del pico, mientras el agua es expulsada con la lengua. Todo un prodigio de la naturaleza.

Viajeros y gregarios

El flamenco no es amante de la soledad; tiende a viajar y a mezclarse. Se trata de una especie gregaria y parcialmente migratoria, que realiza movimientos dispersivos de nomadismo que reúnen a ejemplares de distintas colonias de cría. Por lo general, tras la reproducción, gran parte de los individuos se dispersan por distintos humedales ibéricos, del norte de África e incluso del Mediterráneo oriental.

Aunque pueda haber intercambios entre ellas, parecen distinguirse bien dos poblaciones en torno al Mediterráneo: la occidental, formada por los flamencos que crían en España, Francia, Italia y el norte de África, cuyos individuos no suelen avanzar más allá de Italia hacia el este y por el sur hasta el Banc d’Arguin, en Mauritania. Y por otro, la población oriental, cuyos individuos parecen desplazarse a mayores distancias, pues llegan a alcanzar el golfo Pérsico, incluso el subcontinente indio, donde se relacionan con las poblaciones asiáticas.

Fuente de Piedra

En el conjunto de su área de distribución se estima una población de 700.000 individuos, de los que unas 56.000-58.000 parejas se asientan en las colonias europeas. En España, la población reproductora varía según los años en función del nivel hídrico de los escasos humedales en donde cría, pero en años favorables se han llegado a estimar hasta 26.000 parejas reproductoras. La principal colonia de cría se localiza en la laguna malagueña de Fuente de Piedra, que acoge más de la mitad de las parejas reproductoras del país y es una de las más importantes del Mediterráneo. Otras colonias, de asentamiento más reciente y menor entidad, se sitúan en el delta del Ebro, las marismas de Doñana y del Odiel. Lugares como El Hondo o las salinas de Santa Pola (Alicante) y las lagunas manchegas de Pétrola (Albacete) albergan pequeños núcleos de cría cuando las condiciones son óptimas. No obstante, la población reproductora en España muestra una tendencia positiva desde la pasada década de los años setenta, tras años de seguimiento y manejo de la especie.

Guarderías de flamencos

La intimidad no es algo que caracterice a la reproducción del flamenco. Predomina la cría cooperativa y la fuerza de las colonias, que reúnen a cientos o miles de parejas. A partir de abril construyen los nidos, muy próximos unos de otros, en aguas someras de nivel generalmente constante y con islotes que les mantienen a salvo de predadores. Estos nidos, hechos de barro y vegetación, con forma de cono truncado, alcanzan un diámetro 40-60 centímetros y hasta medio metro de altura. La hembra deposita en ellos un huevo (raramente dos), que son incubados por ambos sexos durante unos 30 días.

Los pollos permanecen algunos días en el nido, pero pronto lo abandonan para agruparse en “guarderías”, donde quedan al cuidado de unos pocos adultos mientras la mayor parte de los progenitores se alejan de la colonia en busca de alimento, recorriendo a veces hasta distancias de 200 kilómetros. Durante el primer mes de vida los pollos se alimentan de una papilla segregada en el aparato digestivo de los padres. Transcurridos unos 70 días, los pollos ya están emplumados y al cabo de poco más de tres meses abandonan la colonia. Hasta los cinco años de edad los jóvenes no tendrán que preocuparse por criar.

 

Machos grandes y hembras pequeñas de avutarda muestran la misma actividad matinal aunque la dieta varíe con el sexo

La disponibilidad de comida, y no la gran diferencia de peso y volumen entre macho y hembra, es lo que determina el tamaño del área de alimentación matinal en la avutarda común

 Con 13 kilos, es una de las aves voladoras más pesadas del mundo

 Unas prácticas agrícolas favorables en las zonas cerealistas son vitales para la conservación de esta especie,  catalogada como “Vulnerable” y que tiene en España más de la mitad de la población mundial.

La avutarda común (Otis tarda) es la más voluminosa de las especies de la avifauna ibérica y una de las aves voladoras más pesadas que se conocen, de ahí su nombre (ave lenta, en levantar el vuelo, claro). Y es que no debe ser fácil elevar repentinamente hasta 13 kilos de peso, que es lo que puede alcanzar un gran macho adulto ibérico. Por eso se encuentra casi al límite de esta capacidad tan específica de las aves como es volar. Precisamente de la gran diferencia de tamaño entre machos y hembras versa el estudio sobre la avutarda recién publicado en la revista científica Ardeola, pero en este caso enfocado en la manera de alimentarse en ambos sexos: la avutarda también destaca por ser el ave con el dimorfismo sexual en tamaño más acusado: la hembra, mucho menos llamativa, es comparativamente más ligera pues pesa entre 3 y 5 kilos.

Los investigadores, un equipo de científicos del Museo Nacional de Ciencias Naturales-CSIC encabezado por Luis Miguel Bautista, sabían que en muchas especies la movilidad suele ser proporcional al tamaño corporal. Partiendo de esa idea, era lógico que el área de alimentación fuese mayor en el sexo más grande, el macho, ya que sus necesidades energéticas son más elevadas. Para comprobar esta predicción se escogió una época, el invierno, y una zona cerealista de la Comunidad de Madrid, donde se hizo el seguimiento de grupos unisexuales formados por solo machos o solo hembras. En invierno las avutardas se reúnen en grandes bandos que pueden superar más de un centenar de ejemplares que se alimentan en las mismas zonas agrícolas

Distinto peso, igual movilidad para alimentarse

El objetivo, desvelar tres aspectos de su biología desconocidos hasta el momento: el patrón temporal de la alimentación en ambos bandos; la proporción de aves que se alimentan de manera activa, y el tamaño del área de forrajeo matutina de cada sexo. Para ello, los autores registraron el comportamiento y los movimientos de los bandos unisexuales de avutardas durante las mañanas invernales y muestrearon la disponibilidad de comida.

Observaron lo siguiente: la proporción de aves alimentándose activamente aumentó y después decreció durante la mañana en ambos sexos, siendo más baja en los machos que en las hembras y más acusada esta diferencia en donde la disponibilidad de leguminosas era menor. También comprobaron que los campos de leguminosas fueron el sustrato preferido de las avutardas, y que el área de alimentación era menor en los sitios con mayor disponibilidad de estos cultivos. A pesar de lo que se creía, no hubo diferencias entre sexos ni en el tamaño del área de forrajeo ni en la selección de los dos sustratos preferidos: leguminosas (veza, garbanzo, lenteja…) y barbechos (terrenos sin cultivar para regenerar el suelo).

“Tanto el área de alimentación como la proporción de aves forrajeando fue determinada durante la mañana más por factores ecológicos, como la disponibilidad de alimento, que por los requerimientos metabólicos derivados de las diferencias de tamaño”, explica Luis M. Bautista.

“Estos resultados –matiza el investigador– que hemos obtenido de un estudio a corto plazo no excluyen un efecto de dimorfismo sexual sobre la extensión del área de alimentación durante todo el día o periodos de tiempo más prolongados, pero sí muestran que el efecto del tamaño corporal en el comportamiento alimenticio podría ser más pequeño de lo que se predice sólo por la diferencia de tamaño entre sexos, lo cual resulta inesperado a la luz de todo lo que sabemos sobre el efecto del tamaño corporal en la movilidad de otras especies”.

El barbecho y las leguminosas

Aunque los autores no sacan conclusiones de los dos lugares preferidos para alimentarse (barbechos y campos de leguminosas) por no ser el objetivo del estudio, este dato denota la importancia que tiene la gestión agrícola de las áreas cerealistas para la conservación de las aves esteparias, como por ejemplo la avutarda. En este sentido, Inés Jordana, responsable del programa de Agricultura y Alimentación de SEO/BirdLife explica que “este estudio corrobora la necesidad de promover sistemas agrarios diversificados para favorecer a la biodiversidad y las especies protegidas ligadas a los campos de cultivo, y en particular remarca la importancia de unos usos que se han visto reducidos en los últimos tiempos, como el barbecho y las leguminosas, fundamentales también para la fertilidad del suelo”.

Este es uno de los aspectos que se incluyen en el trabajo que SEO/BirdLife realiza desde hace muchos años, por una PAC más sostenible que tenga en cuenta la importancia de la relación entre agricultura y biodiversidad, una relación que bien gestionada y apoyada genera beneficios para todas las partes. La última reforma de esta política introdujo elementos interesantes como el llamado “greening”, que de hecho fomenta los usos señalados en este estudio, pero es necesario seguir avanzando en una integración completa del concepto de sostenibilidad y multifuncionalidad, y en particular de los objetivos de conservación de la Red Natura 2000, que en países como España están enormemente vinculados con la gestión agraria.

Prensa SEO/BirdLife

¿Son eficaces los protectores solares? Conoce alternativas.

El verano está cada vez más cerca y con  él, las ganas de acudir a las playas y piscinas para refrescarse, así como de disfrutar de actividades al aire libre. Como consecuencia, muchas marcas ya han comenzado sus campañas de recuerdo y concienciación sobre la importancia de utilizar protector solar. Pero, ¿en qué nos beneficia y nos perjudica utilizar estos protectores? Leer más

Sigue en directo la vida secreta de los buitres negros

En el Valle de Lozoya, en pleno Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y sobre un pino silvestre, se encuentra el enorme nido de una pareja de buitre negro (Aegypius monachus) con su pollo de unos 25 días de edad. Es una de las 112 parejas que existen en la gran colonia de este valle de la vertiente madrileña de la sierra, donde se encuentra catalogada como en peligro de extinción. Pero no se trata de una pareja cualquiera, sino de la elegida por la Comunidad de Madrid y SEO/BirdLife para que se convierta en protagonista del mayor “reality show” de la naturaleza del Guadarrama. Leer más

Reabilitan un edificio en Madrid cómo ejemplo de ahorro energético

Con la finalidad de conseguir edificios más eficientes energéticamente y más inclusivos socialmente, la campaña ‘Mejora la energía de tu comunidad’ presenta la rehabilitación piloto que se está realizando en un edificio de viviendas en Madrid. El objetivo de esta iniciativa es mostrar a la sociedad española todos los aspectos de un proceso de mejoras energéticas que pueden llegar a reducir el consumo de energía en las viviendas hasta un 80%, ahorrando más de 680 euros al año por hogar en gastos y beneficiando el medio ambiente. Con esta reforma también se consiguen edificios más inclusivos socialmente, que permiten abordar los problemas de pobreza energética del país y aumentar la calidad de vida de los ciudadanos. Leer más

La marca Elevate consigue el certificado textil OEKO-TEX®

La nueva colección textil Elevateque comercializa Publiactiva supera los criterios de la norma OEKO-TEX® Standard 100, un sistema de ensayo y certificación independiente. La certificación de los productos textiles de acuerdo conla norma OEKO-TEX® Standard 100 exige que todos los componentes de un artículo (material exterior, hilos de costura, cremalleras, etc.) cumplan sin excepción los criterios exigidos. Leer más

El Águila Panchita es madre por primera vez

El Águila pescadora Panchita que inverna en la Ría del Eo, ha criado perfectamente a sus dos primeros polluelos en un nido ubicado en un gran pino en el Bosque de Orleans en Francia. Leer más

En el centro de Madrid anidan ya siete parejas de halcones

Ya son al menos siete las parejas de halcones que anidan en el centro de Madrid, según los trabajos de seguimiento de estas rapaces que SEO/BirdLife lleva a cabo desde hace años. Una pareja más se ha sumado este año 2013 al censo urbano de estas rapaces. Mientras en su medio natural el halcón peregrino (Falco peregrinus) ha sufrido una fuerte regresión por diversos motivos como el deterioro del hábitat, poco a poco ha ido estableciéndose de forma natural dentro de la ciudad de Madrid, hasta llegar este año a un número récord de siete parejas reproductoras. Leer más

La cigüeña "Yerga" regresa a La Rioja tras su aventura africana de 177 días

La cigüeña blanca llamada «Yerga», marcada con un emisor satélite GPS la pasada primavera, ha regresado a su nido en la ciudad riojana de Alfaro tras finalizar su aventura africana, que ha durado 177 días, en los que ha recorrido 3.350 kilómetros. En la foto, cedida por el Gobierno de La Rioja, Yerga en vuelo con su pareja a su regreso de África. Leer más

La cigüeña Yerga vuela de regreso a La Rioja tras pasar el invierno en Senegal

Después de pasar su “invernada” en la región de Diourbel, en el interior de Senegal, a unos 3.340 kilómetros de su nido, la cigüeña “Yerga” ha comenzado su viaje de vuelta a tierras riojanas. Este ejemplar de cigüeña blanca, marcado con un dispositivo GPS la pasada primavera para estudiar el comportamiento migratorio de la especie, ha recorrido ya más de 1.200 kilómetros en su viaje de vuelta y se encuentra en la actualidad en pleno Sahara Occidental. Leer más