El merchandising mejor sostenible

Los regalos de empresa mejor sostenibles

Dejar huella en los clientes y no en el planeta ya es una elección al alcance de todos los bolsillos

El merchandising o regalo promocional se ha convertido en una de las prácticas más arraigadas entre las empresas para con sus públicos de interés. Es una técnica eficaz para generar embajadores de una marca o empresa, una estrategia que busca crear un vínculo con los clientes a través de un objeto y sus características.

“El merchandising sostenible es un gran aliado de las empresas responsables y concienciadas para conectar con sus stakeholders” (by publiACTIVA)

En 2020 se ha incrementado la conciencia medioambiental de muchos consumidores y grupos sociales. Durante el confinamiento se ha podido apreciar de forma clara el gran impacto negativo que la sociedad está ejerciendo sobre el medio ambiente y los distintos ecosistemas, algo que ha despertado muchas conciencias dormidas.

Esta situación, sumada a la tendencia preexistente de consumo sostenible y responsable, como los ecoactivos, han afianzado el mercado del merchandising sostenible posicionándolo como la elección preferida para transmitir el valor añadido de las marcas.

Actualmente existe una amplia variedad de productos sostenibles y económicos para los conocidos regalos de empresa, además de una gran diversidad de materiales respetuosos y reciclables como el PLA de maíz, el bambú o el corcho, entre otros muchos.

Muestra de ello la encontramos en catálogos como el de publiACTIVA, en el que fomentan hasta 10 tipos de materiales sostenibles. Una agencia de comunicación responsable por convicción, como ellos se definen. Con más de 28 años de experiencia ofreciendo merchandisings sostenibles, naturales o reciclados, prevé un crecimiento en la demanda de estos productos responsables, debido al incremento de los consumidores conscientes y las empresas responsables.

Materiales sostenibles para regalos responsables

El PLA de maíz, es una alternativa ecológica, de origen renovable y biodegradable. Un sustituto natural del plástico.

El bambú, es 100% natural y biodegradable, un recurso muy renovable, resistente y duradero. En un año la planta se repone sin dificultades.

El corcho, es 100% natural y biodegradable, considerado uno de los materiales orgánicos más duraderos. La corteza del alcornoque se autoregenera.

Más allá de la utilidad o peculiaridad del objeto, las empresas buscan transmitir sus propios valores a través de este regalo promocional. Valores que las definen y diferencian, como el compromiso social o medioambiental, la propia filosofía y misión de la empresa, o simplemente su personalidad. Estos valores los consiguen transmitir más fácilmente a través de este tipo de elecciones sostenibles y responsables, como recomienda la agencia de comunicación y marketing consultada.

Mas noticias en ecoactiva.

Comienza la implantación en España de máquinas que recompensan por reciclar

España cuenta ya con máquinas que recompensan por reciclar las latas y las botellas de plástico de bebidas

Las primeras 10 máquinas que fomentan el reciclaje se han instalado en estaciones de tren de Cataluña y, reciclando en ella las latas y botellas de plástico de bebidas. Se podrán conseguir desde patinetes eléctricos hasta billetes de tren, además de contribuir a causas sociales.

Antes de que finalice el año, se instalarán 100 máquinas en distintas estaciones de transporte y centros comerciales de diferentes puntos del país para ayudar a que los ciudadanos puedan reciclar esos envases fuera de sus hogares.

Estas máquinas de reciclaje forman parte de RECICLOS, el Sistema de Devolución y Recompensa (SDR) desarrollado por Ecoembes, que también funciona en los contenedores amarillos de municipios de 6 Comunidades Autónomas.

Máquinas que fomentan el reciclaje y lo recompensan

Cuando un ciudadano eche esos envases en estas máquinas, además de reciclar y contribuir, de este modo, a darles una segunda vida, podrá obtener incentivos con los que fomentar el transporte sostenible. Es decir, cada vez que recicle podrá participar en sorteos para conseguir desde billetes de tren a patinetes eléctricos, además de poder contribuir a causas de carácter solidario como donaciones a entidades como el Banco de Alimentos.

Las primeras 10 máquinas ya están funcionando en distintas estaciones de tren del Área Metropolitana de Barcelona, gracias a la colaboración entre Ferrocarrils de la Generalitat de Ecoembes (FGC) y Ecoembes. En las próximas semanas, se instalarán 5 más, que se sumarán al un total de 100 máquinas que se instalarán antes de que acabe el año.

“Con la llegada de estas máquinas, queremos acercar el hábito del reciclaje aún más a los ciudadanos, llevándolo a esos sitios donde pasan parte de su tiempo. Además, recompensan a aquellos recicladores que tienen adoptado este gesto y anima a los que no a sumarse y empezar a hacerlo” declara Nieves Rey, directora de Comunicación y Marketing de Ecoembes.

Cómo funcionan las máquinas

Hacer uso de la máquina de RECICLOS es muy sencillo: los ciudadanos solo tienen que conectarse a la webapp, escanear el código de barras del envase que quieren reciclar y depositarlo en una de las máquinas disponibles. Al hacerlo apareceré en la pantalla un código QR para escanear y obtener los puntos, denominados RECICLOS, que se podrán cambiar por las distintas recompensas disponibles.

Con los incentivos que reciban por reciclar en las máquinas, los ciudadanos podrán elegir fomentar el transporte sostenible o contribuciones a otras causas de carácter social para ayudar a su comunidad.

RECICLOS by Ecoembes ya es una realidad

Estas máquinas son un paso más en el crecimiento del proyecto RECICLOS, un Sistema de Devolución y Recompensa (SDR) desarrollado por Ecoembes, la organización ambiental sin ánimo de lucro que coordina el reciclaje de envases en España.

RECICLOS ya es una realidad en los contenedores amarillos de varios municipios de la Comunidad de Madrid, Cataluña, Islas Baleares, Región de Murcia, La Rioja y Aragón.  A lo largo de 2021, se espera que esta iniciativa llegue a todas las Comunidades Autónomas.

Mas noticias en ecoactiva.

LIBERA y los estudiantes de F.P. contra la basuraleza

LIBERA llama de nuevo a los estudiantes de F.P. a combatir la basuraleza con innovación

LIBERA Makers pretende promover la innovación para luchar contra la basuraleza entre los estudiantes y ayudar así a los voluntarios, que desde el Proyecto LIBERA, contribuyen a liberar los espacios naturales de residuos abandonados.

Vuelve LIBERA Makers, la iniciativa de LIBERA, un proyecto de SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, contra la basuraleza.

El proyecto, pretende concienciar sobre el impacto de la basuraleza al alumnado. Así como capacitar a los jóvenes especializados en formación profesional para desarrollar prototipos innovadores, que faciliten la labor de lucha contra estos residuos.

Víedeo presentación inciativa LIBERA Makers.

Al igual que en la primera edición, este año los grupos de trabajo de alumnos presentarán a la competición soluciones innovadoras para dar respuesta a uno de los dos retos propuestos.

Por un lado, los alumnos pueden obtar por crear un prototipo que sirva para recoger basura de los entornos naturales, y ayudar así a los miles de voluntarios que forman parte de LIBERA. Por otro lado, pueden elegir crear un prototipo que sirva para evitar que los residuos lleguen a la naturaleza.

Además, los prototipos diseñados podrán aplicarse en algunos de estos tres ecosistemas: marino, terrestre o aguas de interior. Más info sobre la convocatoria aquí.

Un enfoque innovador para combatir la basuraleza

El proyecto de LIBERA Makers contra la basuraleza, propone un enfoque innovador a la hora de combatir la basuraleza, poniendo a disposición de estos jóvenes de Formación profesional, una metodología propia innovadora.

Esta formación supone para los estudiantes una oportunidad para formarse en el mundo maker. Esta técnica consiste en aprender mediante la producción de objetos sirviéndose de aparatos y técnicas tecnológicas como impresoras 3D, entre horas herramientas a su alcance.

En la edición del año pasado, LIBERA Makers logró reunir a 64 centros de FP de 16 comunidades autónomas distintas, sumando así a más de 1.000 alumnos que desarrollaron sus prototipos. 

Mas noticias aquí.

Hoy ha comenzado la 2ª Semana de la RSC Global 2020

La Semana de la Responsabilidad Social busca inspirar al sector de la RSC e impulsar iniciativas que buscan ayudar a conseguir un mundo más justo, igualitario y sostenible

Organizado por Ingeniería social y Asociación más responsable, esta semana de la Responsabilidad Social comienza hoy 10 de noviembre hasta el próximo viernes 13. Donde se citan multitud de profesionales internacionales relacionados con el sector de la responsabilidad social corporativa. Al mismo tiempo, en su Feria Virtual, distintas empresas y proyectos, exponen sus buenas prácticas en materia de RSC y sostenibilidad.

La 2ª Semana de la Reponsabilidad Social Global 2020 contará con perfiles como el de Cristina Sánchez, Directora ejecutiva de Red Española del Pacto Mundial, Julie Marie Urban, Responsable de RSC y Fundación SEUR o Marc Simón, Director corporativo del Área Social – Fundación Bancaria «la Caixa», entre otros muchos de diversas especialidades y sectores.

Estos profesionales aportarán sus conocimientos y experiencias sobre las distintas temáticas que se incluyen en el evento. Como el impacto de la RSC en el sector sanitario, en el logístico y en el sector alimentario, entre otros temas y sectores.

En la Feria Virtual encontramos, entre otras, propuestas como Pensumo, una app para guiar al ciudadano a alcanzar los ODS. PubliACTIVA, una agencia de comunicación responsable por convicción o Tree.jobs, un portal de empleo sostenible.

El Proyecto LIBERA apadrina 77 nuevas iniciativas de conservación de la naturaleza

Por cuarto año consecutivo, el Proyecto LIBERA, de SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, ha dado a conocer las iniciativas seleccionadas para el desarrollo de ‘Apadrinamientos de espacios naturales’. El objetivo es impulsar y potenciar el trabajo de las asociaciones locales que trabajan en favor de la conservación de la naturaleza. Así, de entre un total de 106 proyectos presentados por todo el territorio nacional, 77 han sido seleccionados y recibirán por parte de LIBERA ayudas económicas de hasta 1.500 euros, formación en diferentes materias y asesoramiento técnico para llevar a cabo acciones concretas de conservación de espacios naturales locales y de lucha contra la basuraleza.

Como novedad de este año, dentro de las 77 ayudas, se han seleccionado cinco ‘Apadrinamientos plus’, con una dotación de hasta 3.000 euros con el objetivo de apoyar y dar la oportunidad de desarrollar un proyecto de mayor envergadura. Para optar a esta nueva categoría, los proyectos presentados debían ser de asociaciones o entidades que lleven dos o más años formando parte del programa de Apadrinamientos de espacios naturales’. En concreto, los galardonados han sido la Asociación Deverde con el proyecto ‘Humedales y Basuraleza’, que busca poner en marcha acciones divulgativas con material audiovisual que conciencie a la ciudadanía con el problema de la basuraleza en la zona de la Sierra Oeste madrileña. En este enclave, en el que se llevarán a cabo parte de las acciones, se está sufriendo un grave problema de acumulación de residuos, por lo que la actuación que se plantea es la de limpieza y acondicionamiento. Otro proyecto seleccionado en Madrid como ´Apadrinamiento plus´ es “#TRIecoLIBERA”, de la Asociación TriECO Educación Ambiental. Este proyecto, que da continuidad a los puestos en marcha en años anteriores, actúa en el entorno del Río Jarama y busca proteger el Águila Imperial Ibérica, una especia en peligro de extinción que se ve gravemente afectada por la basuraleza.

Por otro lado, la Asociación Canina Licaón también repite como ‘Apadrinamiento LIBERA’ esta vez con su proyecto ‘España a Pie Contra la Basuraleza’ que consiste en recorrer España a pie y en solitario desde Madrid llevando a cabo un registro sobre la tipología, cantidad y localización de los residuos durante todo el trayecto, georreferenciando los lugares especialmente afectados y sensibilizando a los habitantes.

Otro ‘Apadrinamiento plus’, esta vez en las Islas Canarias ha sido la Asociación Medioambiental Terramare, cuyo proyecto constituye la tercera fase del proyecto “Puesta en valor del Bosque del Adelantado”, que ya fue apoyado por el LIBERA en la campaña de Apadrinamientos de 2018 y 2019. Mediante acciones de voluntariado ambiental con escolares, se quiere seguir rehabilitando el enclave a fin de proteger su gran valor ecológico.

Finalmente, la Asociación Cívica, con el proyecto ‘Custodia de parajes naturales y divulgación ambiental Fase II’, ha sido seleccionada como ‘Apadrinamiento plus’. Este colectivo andaluz actúa en las Vías Pecuarias de la Cañada Real de la Mesta y Cordel del Viso, un enclave en el que se llevarán a cabo parte de las acciones y que está sufriendo un grave problema de acumulación de residuos, por lo que la actuación que se plantea es la de limpieza y acondicionamiento.

Además, en esta cuarta edición, entre los proyectos apadrinados por LIBERA se encuentran colectivos que llevan varios años de recogida tanto en entornos de monte como de ríos y de playas. En enclaves montañosos encontramos ‘Apadrinamientos LIBERA’ como la Sociedade Galega de Historia Natural, AHE Galicia, la Asociación Guías de Doñana o el Parque Dunar Matalascañas.

En entornos fluviales encontramos otro año más proyectos como el de la Asociación Región de Murcia Limpia, el de la Asociación Grupo Scout Ciudad del Sol, de la Asociación Avanfuer, de la Associació La Sorellona y de la Asociación Medioambiental AMECO.

Por último, en el ámbito de la protección de playas y mares, ha sido nuevamente seleccionado el proyecto de Ecodive.

«Sin insectos no hay vida» Título de la campaña de Ecologistas en Acción y la Asociación Española de Entomología

Ante el alarmante descenso de las poblaciones de insectos a nivel mundial y en el Estado español, la gran importancia ecológica de los insectos y el escaso interés que han demostrado las administraciones e incluso algunas entidades científicas en estas especies, la Asociación Española de Entomología y Ecologistas en Acción lanzan ‘Sin insectos no hay vida’, un proyecto que forma parte de campaña confederal de Ecologistas en Acción ‘Sin biodiversidad no hay vida’.

‘Sin insectos no hay vida’ pretende sensibilizar a la sociedad y a las administraciones de la importancia ecológica de los insectos, de las graves consecuencias ecológicas, sociales y económicas que tiene su progresiva desaparición y de la necesidad de adoptar medidas urgentes para favorecer su conservación. Para ello se ha elaborado diverso material informativo en las diferentes lenguas oficiales: un informe, un cartel, cinco modelos de pegatinas, un tríptico, varios vídeos y diversas infografías y memes que se difundirán en asociaciones, centros educativos y redes sociales.

Durante décadas se ha prestado mucha más atención a la fauna vertebrada: aves, mamíferos, peces, anfibios y reptiles. Han recibido más financiación y mayor reconocimiento sus investigaciones y estudios por parte de los distintos estamentos oficiales y sociales e incluso de las instituciones científicas. Sin embargo, los insectos tienen una tasa de extinción ocho veces más rápida que la de mamíferos, aves y reptiles [1]. En 2017, un estudio [2] demostró que se había reducido más del 75 % de la biomasa de insectos voladores en áreas protegidas de Alemania y publicaciones posteriores han analizado situaciones semejantes a nivel mundial, europeo e ibérico. Mariposas, abejas, libélulas y escarabajos, entre otros, son los grupos con las especies más amenazadas. Para Ecologistas en Acción resulta incomprensible que no exista suficiente información científica en el Estado español para conocer el estado de conservación de la mayoría de estas especies.

El declive de los insectos es consecuencia de la pérdida de hábitat, especialmente de prados y pastizales, debido a los usos agrícolas, la utilización de plaguicidas (insecticidas, herbicidas y fungicidas), la incidencia de patógenos y el cambio climático. Se estima que el 40 % de las especies de insectos polinizadores se hallan en peligro de extinción como consecuencia de las actividades humanas.

A la indudable e incalculable importancia ecosistémica de los insectos se une la importancia económica, social y cultural que tienen estas especies. La polinización es uno de los procesos ecosistémicos más importantes, y depende en gran parte de los insectos. Según las estimaciones realizadas por la Unión Europea, el 84 % de las especies vegetales y un 76 % de la producción alimentaria en Europa dependen de la polinización realizada por las diferentes especies de abejas. La FAO estima que la producción agrícola mundial que depende directamente de los polinizadores está entre 235.000 y 577.000 millones de dólares al año, y el volumen de la producción agrícola que depende de los polinizadores ha aumentado en un 300 % en los últimos 50 años. Especialmente grave es el caso de las diferentes especies de abejas silvestres, ya que sus poblaciones están sufriendo una gran regresión por la acción antrópica, principalmente por la utilización de plaguicidas: herbicidas, fungicidas, insecticidas y, entre ellos, los neonicotinoides.

Ante esta grave situación, la Asociación Española de Entomología y Ecologistas en Acción consideran esencial que:

– Las administraciones adopten medidas para frenar las principales amenazas que sufren los insectos, especialmente evitar la destrucción de su hábitat, motivada muchas veces por la actividad agraria, reducir muy sustancialmente la utilización de plaguicidas, impulsando programas de buenas prácticas agrícolas y de asesoramiento en cuanto al manejo integral de plagas y de la polinización, recuperar los ecosistemas degradados más utilizados por los insectos, restaurando los espacios silvestres y urbanos, aumentando la abundancia, la diversidad y la continuidad de sus recursos florales o de otra índole e incluir en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y Catálogo Español de Especies Amenazadas de un importante número de insectos.

La alimentación bio en las escuelas como defensa ante el coronavirus

La pandemia ha hecho del 2020 un año especial. Esta situación ha puesto de relieve la necesidad que tenemos adultos y niños de adquirir unas defensas inmunológicas potentes que nos ayuden a luchar contra la COVID19. Sin duda, la mejor vía es conseguirlas a través de una buena alimentación: consumiendo alimentos naturales y de la mejor calidad nutricional.

El Comité de Agricultura Ecológica de la Comunitat Valenciana, en colaboración con la Diputación de Alicante, continúan apostando por acercar a los jóvenes alicantinos el programa EcoEducativo Aula Bio, donde casi un millar de alumnos de primaria aprenden los beneficios de una alimentación saludable, ecológica y respetuosa con el medio ambiente. La iniciativa cuenta con la participación de Green Press Comunicación, líder en el sector de la ecoeducación en colectivos escolares. Durante los últimos cuatro años este taller se ha impartido de manera presencial, pero este año, y siguiendo los protocolos sanitarios, el programa AulaBio ha comenzado a impartirse de forma online.

Aula Bio responde a la necesidad de enseñar a las futuras generaciones a adquirir hábitos de alimentación más saludables y sostenibles. El contenido del nuevo curso online comprende un taller en directo, a través de una video conferencia, donde los alumnos aprenden de manera didáctica los principales conceptos claves para educarse en los beneficios de una alimentación sana y ecológica, cómo diferenciarla, y cómo acceder a ella. También incluye la emisión de diferentes videos explicativos que refuerzan las enseñanzas del curso. Al final, los alumnos pueden preguntar todas sus dudas o inquietudes en una conversación online.

Está dirigido a los alumnos de sexto de primaria de los centros educativos de Alicante y a sus docentes. La etapa infantil es idónea para abordar aspectos tan relevantes para salud del niño como es el conocimiento y la concienciación sobre la importancia de que la alimentación sea natural, variada y sostenible. Además, en Aula Bio se insiste en la comunicación entre el alumno, profesor y familia, como cadena de transmisión para avanzar hacia un modelo de alimentación más saludable, natural y libre de residuos tóxicos.

Primera granja de leche capaz de convertir sus residuos orgánicos en energías renovables

La empresa familiar catalana Torre Santamaría, situada en Balaguer (Lleida), se ha convertido en la primera granja de leche de vaca capaz de utilizar el 100% de sus residuos orgánicos en la generación de energías renovables.

En 2011, la granja ya instaló unas de las primeras plantas de biogás (digestores), capaz de descomponer el estiércol generado por las vacas y generar biogás para abastecer las necesidades de electricidad, calefacción y agua caliente de la propia granja.

Ahora, a través de esta ampliación y su modernización mediante la incorporación del proceso de enriquecimiento de biogás, el estiércol generado por las vacas se podrá descomponer para generar biometano, que servirá para inyectarlo en la red de Nedgia. El uso del biometano como combustible alternativo sostenible jugará un papel fundamental en la reducción de emisiones de efecto invernadero y en la lucha contra el cambio climático.

Este hito, que ha supuesto una inversión cercana a los 4 millones de euros, ha sido posible gracias a la firma con Axpo del primer acuerdo de compraventa de biometano a largo plazo en España y al compromiso del Grupo Lactalis, a quien la granja Torre Santamaría entrega su leche desde hace 30 años en su fábrica de Mollerusa.

Tras la firma del acuerdo, Ignacio Soneira, Director General de Axpo Iberia, señaló la importancia de este tipo de contratos de compraventa a largo plazo para desarrollar proyectos viables de biometano: “Axpo fue el primer operador en comercializar biometano en España en 2015 y este innovador proyecto marca sin duda un nuevo hito en nuestra apuesta por un combustible de origen 100% renovable que contribuirá al cumplimiento de los objetivos de sostenibilidad marcados por Europa para 2030”. “Estamos muy orgullosos de ofrecer soluciones energéticas de origen 100% verde y colaborar en la construcción de un mundo más sostenible”, añadió.

La granja Torre Santamaría siempre se ha mantenido a la vanguardia en temas medioambientales, pionera en la implantación genética A2, siendo en 2019 la primera explotación lechera que el Grupo Lactalis certificó en bienestar animal (Welfair™) en Cataluña y con esta nueva inversión, se convertirá en el máximo exponente de la economía circular del sector primario. Con una media anual de 22 millones de litros de leche al año, lleva tres décadas colaborando con el Grupo Lactalis, quien envasa su leche en Mollerusa -a tan solo 25 kilómetros de la granja- bajo las marcas El Castillo o Puleva.

En palabras del Consejero Delegado del Grupo Lactalis en España, Ignacio Elola Zaragüeta, “desde Lactalis estamos convencidos que este tipo de inversiones medioambientales son un ejemplo de lo que nos depara el futuro para el sector lácteo y seguiremos apoyando el paso dado por los responsables de Torre Santamaría gracias a una colaboración de largo plazo. Por nuestro lado, seguimos trabajando en la sostenibilidad del campo y de la materia prima, mejorando su transporte, recogiendo la leche en un perímetro cercano a las plantas y optimizando nuestras rutas con el fin de reducir emisiones”.

No toda la carne que consumimos impacta igual en el cambio climático

Amigos de la Tierra en colaboración con el Basque Centre For Climate Change (BC3) publica en el Día Mundial de la Alimentación un informe que revela cómo la ganadería extensiva y la conservación de los pastos tiene un efecto mitigador del cambio climático. Sin embargo  la ganadería industrial basada en la importación de piensos que requiere la conversión de suelos naturales (pastizales o bosques) en suelos agrícolas mediante deforestación de zonas de bosque tropical, con su consecuente huella de carbono.

El informe aporta soluciones en torno a los modelos de producción y consumo de carne desde la perspectiva de la agroecología y la defensa de la soberanía alimentaria, a la vez que emite recomendaciones para que las políticas públicas sobre la producción y el consumo de carne sean exitosas para avanzar en la neutralidad climática para 2050.
La afirmación de que la producción y consumo de carne es una de las grandes responsables de la crisis climática que vivimos se ha convertido en un leitmotiv. Sin embargo, el informe “Ganadería y su contribución al cambio climático” que hoy presenta Amigos de la Tierra en colaboración con el Basque Centre For Climate Change (BC3) en un evento digital inaugurado por Dña. Valvanera María Ulargui Aparicio, Directora General de la Oficina Española de Cambio climático, aporta una perspectiva nueva en el debate sobre el impacto de la ganadería en la emergencia climática.

El informe detalla cómo las metodologías que actualmente se utilizan para la estimación de Gases de Efecto Invernadero (GEI) causantes del calentamiento global presentan limitaciones para atribuir el calentamiento que causa la ganadería y no permiten discernir la contribución entre los distintos modelos de ganadería existentes.

“Las acusaciones a la ganadería se centran principalmente en las emisiones de metano por la fermentación de la celulosa que comen los animales y en las emisiones de dióxido de carbono por el cambio del uso del suelo. Ambos factores asocian estas narrativas en gran medida a la ganadería extensiva” ha explicado Agustín del Prado, investigador del BC3 y coautor del informe. “Sin embargo, este tipo de análisis no tiene en cuenta la contribución de la ganadería en su conjunto, obviando las emisiones de GEI en todas las fases de producción y consumo incluyendo la fabricación, procesamiento y transporte de los insumos, como pueden ser los piensos, mucho más utilizados en la ganadería intensiva. Igualmente, este modelo de estimación de emisiones tampoco distingue entre especies ganaderas”.

El informe plantea así un cambio de paradigma que tenga en cuenta dos elementos: estimar la cantidad de carbono fósil que se incorpora a la atmósfera por el conjunto de toda la actividad ganadera (no solo las emisiones en la granja, sino también lo que se genera en la fabricación, procesamiento y transporte de los insumos) y evaluar los impactos de las distintas especies ganaderas y de los diferentes modelos productivos.

“La ganadería industrial se basa en la importación de piensos (maíz y soja) sobre todo para animales monogástricos (como cerdos y pollos). Esta producción normalmente requiere la conversión de suelos naturales (pastizales y bosque) en cultivos, mediante deforestación de zonas de bosque tropical principalmente en Suramérica, con su consecuente huella de carbono. Las actuales estimaciones no nos permiten visualizar estos graves impactos frente a los efectos benignos para el clima de la ganadería extensiva y ecológica” ha declarado Andrés Muñoz Rico, Responsable de Soberanía Alimentaria de Amigos de la Tierra.

Para apoyar el diseño de una estrategia de producción y consumo de carne alineada con los objetivos de reducción de emisiones de gases efecto invernadero, el informe concluye con cuatro recomendaciones principales para las políticas públicas nacionales:

Implementar criterios que estimen adecuadamente las emisiones antropogénicas derivadas de la actividad ganadera y sus diferentes impactos a nivel climático: tanto los negativos que ahora no se contabilizan (emisiones indirectas no incluidas en inventarios nacionales en el sector ganadería), como los positivos (fijación de carbono en tierras de pastos o efecto positivo en el albedo) o neutros (el metano biogénico que no se acumula en la atmósfera, o las emisiones naturales de la ganadería).
Evaluar los impactos climáticos de los diferentes sistemas productivos de carne, desde la ganadería extensiva, pasando por los modelos mixtos, hasta los industriales. Además, considerar también el conjunto de impactos medioambientales y sociales, aunque no influyan en la emisión de GEI, como el impacto en las comunidades rurales o la contaminación de agua en el caso de la implantación de macrogranjas industriales.
Evaluar climáticamente todas las políticas públicas que afecten a la producción y consumo de carne, tales como la Política Agraria Común (PAC), la firma de tratados de libre comercio, como el de la UE-MERCOSUR, o las propuestas de reforestaciones en tierras de pastoreo incluidas en el “Pacto Verde Europeo”, teniendo en cuenta el conjunto de emisiones GEI derivados de los patrones de producción y consumo de carne que se promuevan.
Integrar las políticas públicas sobre la producción y consumo de carne en una perspectiva global sobre el sistema alimentario, que incluya otras estrategias alimentarias beneficiosas para alcanzar los objetivos de la neutralidad climática para 2050, como pueden ser el aumento de la producción agraria y ganadera agroecológica, la promoción de la ganadería extensiva, la reducción de la perdida y del desperdicio alimentario o el impulso de los canales cortos de comercialización.
En el Día Mundial de la Alimentación, las organizaciones consideran importante remarcar que de cara a alcanzar los objetivos de neutralidad climática comprometidos para 2050, es fundamental una estrategia combinada de reducción del consumo de carne industrial, y sustitución por otra de ganadería extensiva, la cual tiene un mayor potencial de reducción del calentamiento neto.

El evento de presentación del informe la “Ganadería y su contribución al cambio climático”, que se realizará hoy a las 11:00 a través de las redes sociales Facebook y YouTube de Amigos de la Tierra, es uno de los seis encuentros del Mes de acción por un sistema alimentario más justo para las personas y el planeta organizado por Amigos de la Tierra en el marco de la campaña #GoodFoodGoodFarming

Por una PAC para el Pacto Verde Europeo

El futuro de la PAC se decide la próxima semana. Ante el debate que se celebrará en Bruselas, del 19 al 21 de octubre, SEO/BirdLife y WWF hacen un llamamiento para que el Parlamento Europeo y los ministros de agricultura no pierdan la oportunidad histórica de reformar en profundidad una de las políticas comunitarias más importantes. La nueva PAC condicionará durante los próximos siete años no solo el futuro de la agricultura sino el del medio ambiente, el clima y la salud de las personas. La PAC que se vote decidirá si Europa sella su compromiso por el futuro sostenible que plantea el Pacto Verde o, por el contrario, da la espalda a la transición agroecológica.

Desde el próximo lunes 19 hasta el miércoles 21 de octubre se debatirán en el Consejo de Agricultura y Pesca (AGRIFISH) y en el Parlamento Europeo las propuestas de enmiendas a los reglamentos que determinarán el futuro de la PAC. SEO/BirdLife y WWF asisten con preocupación al curso de las negociaciones en el AGRIFISH, pero también a los últimos movimientos en el seno del Parlamento Europeo con el aparente acuerdo de tres grupos políticos (PPE, S&D y Renew Europe) encaminado a diluir una mayor ambición ambiental y social de esta política.

Aunque hay algunas propuestas positivas, el balance global se valora como negativo. Entre los aspectos que se buscan debilitar en el acuerdo de los partidos mayoritarios, por ejemplo, se encuentran elementos como los ‘ecoesquemas’ o la propuesta de una condicionalidad reforzada, que constituyen el corazón de la reforma verde y social que la PAC necesita. Los ‘ecoesquemas’ son una iniciativa novedosa para  recompensar a las prácticas ganaderas y agrícolas que ayudan a conservar y son beneficiosas para el medio ambiente y el clima. Si estos instrumentos no elevan el listón respecto de la situación actual no será posible revertir la crisis ambiental del sector.

También preocupa que consideren blindar una asignación mínima del 60% de los fondos a pagos directos (que están sirviendo para promover el modelo de agricultura industrial e intensificada en grandes explotaciones) o la no inclusión de cuestiones relativas a agricultura y ganadería de alto valor natural y el apoyo escaso a las explotaciones en  espacios Natura 2000. Por su parte, el Consejo tampoco apuesta por una condicionalidad realmente reforzada en materia ambiental y social y sigue sin fijar un presupuesto que permita dar respuesta a los objetivos de biodiversidad y clima.

Ante estas propuestas, que suponen un retroceso, ambas organizaciones solicitan al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, al Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico y a los eurodiputados españoles, que apoyen una reforma de la PAC comprometida con el medio ambiente, el clima y la salud de las personas y que se vincule de manera legal y efectiva con el Pacto Verde Europeo, garantizando al mismo tiempo el futuro del propio sector al proteger los recursos naturales de los que depende.

Para afrontar estos retos, SEO/BirdLife y WWF piden que la mitad del presupuesto total de la PAC esté asociado a objetivos ambientales y climáticos, y que se promueva la remuneración de bienes públicos, como los ofrecidos por las explotaciones en Natura 2000, la agricultura y ganadería de Alto Valor Natural y la producción ecológica.

Asimismo, proponen que se eliminen los subsidios perversos de la PAC para el medio ambiente, el clima, el bienestar animal y la salud de las personas, y reforzar las condiciones de acceso a las ayudas en materia ambiental y social (la condicionalidad). En particular, en  materia de condicionalidad, establecer como práctica obligatoria la rotación real en cultivos herbáceos, el mantenimiento de la cubierta vegetal en leñosos y un porcentaje de superficies de interés ecológico en todos los tipos de cultivos y superficies agrarias ocupadas por elementos naturales y no productivos para dar espacio a la naturaleza. Estas propuestas situarían a la agricultura española en una posición ventajosa, al afrontar los principales problemas ambientales vinculados a modelos intensivos y favorecer prácticas propias de la agricultura mediterránea.

Con estas propuestas se busca revertir la crisis social y ambiental del campo, reorientando el desequilibrado modelo actual de la PAC que agota el campo y da la espalda a las explotaciones de mayor valor socio ambiental. Además es un sistema injusto, pues aún tan solo el 20% de los beneficiarios de esta política acaparan el 80% de las ayudas. Por ello, SEO/BirdLife y WWF creen que la Política Agraria Común más allá de 2021 debe ser una de las políticas clave para impulsar la transición agroecológica, incluyendo el cumplimento de los objetivos planteados por la Estrategia de la Granja a la Mesa y de Biodiversidad 2030.