Autor, J. C. Justamante

FILOMENA REVITALIZA BUENA PARTE DE LA PENINSULA Y LAS ISLAS

Se cumplieron las previsiones, la borrasca Filomena deja una media de 50 litros de precipitación, entre sólida y líquida en el Sureste, Centro, Nordeste y en los dos archipiélagos.

Nieve como regalo de Reyes

Un regalo, muy bien recibido por una “mayoría de la sociedad” consciente de los fenómenos naturales y sus beneficios para el entorno, no tanto por la otra parte, que de forma pesimista siguen calificando estos fenómenos como de “mal tiempo”, siendo una de las formas que la naturaleza tiene de autoregenerarse.

Ciertamente, lo inusual de este fenómeno natural unido a la imagen catastrofista que muestran la mayoría de los medios de comunicación fomentan, más si cabe, una imagen negativa cuando debería ser la contraria. Filomena no es la culpable del colapso que se ha producido sino la consecuencia de una sociedad nada previsora, cada día más dependiente y ajena a la necesaria convivencia con la Naturaleza. No debemos olvidar que «la naturaleza no nos necesita, somos nosotros quienes la necesitamos”

Pese a los colapsos ocasionados como consecuencia de la falta de previsión, las imágenes que nos ha dejado Filomena son cuanto menos espectaculares, insólitas e inolvidables para muchos, que invitan a disfrutar.

Prueba de ello la encontramos en numerosos campos, pueblos y ciudades que han quedado cubiertos por un espeso manto blanco de nieve, como en Madrid, Albacete o Murcia.

Más noticias en ecoactiva.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.